Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Un modelo teórico resuelve el efecto paradójico de los viajes en el tiempo

Ciertas características cuánticas evitarían “la paradoja del abuelo” y la necesidad de las distorsiones espacio-temporales


La fascinación por el viaje en el tiempo no se ciñe sólo a la ciencia ficción. Los científicos defienden su posibilidad, y se esfuerzan por producir modelos teóricos que la justifiquen. El último, creado por un físico del MIT, está basado en ciertas propiedades de la física cuántica que permitirían evitar el efecto paradójico de estos viajes, entre ellos, el peligro de que puedan cambiar el presente. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor



Imagen: FotoWorx. Photoxpress.
Imagen: FotoWorx. Photoxpress.
Recientemente, en un artículo publicado la revista Daily Mail, el famoso físico británico Stephen Hawking definía las vías que, según las teorías actuales de la física, podrían servirnos para viajar en el tiempo: agujeros de gusano agrandados, órbitas alrededor de agujeros negros o viajes a la velocidad de la luz podrían utilizarse, al menos teóricamente, para desplazarnos hacia el pasado o el futuro.

Pero existe un serio problema para que los viajes en el tiempo puedan realizarse, además de las dificultades y desafíos técnicos que aún quedan por superar: la llamada “paradoja del viaje en el tiempo” o “paradoja del abuelo”.

Esta paradoja señala que si un viajero del tiempo fuera hacia el pasado y allí matase a su abuelo, con esta acción acabaría con la posibilidad de su propia existencia y, en consecuencia, con su viaje temporal.

Posible solución cuántica a las paradojas

Un científico del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) llamado Seth Lloyd, afirma ahora que la máquina del tiempo podría superar este último y paradójico escollo, si se desarrollase aprovechando ciertas características de la física cuántica.

Según publica la revista Wired, lo que Lloyd propone es un modelo de viaje en el tiempo que explícitamente elimine la inconsistencia o paradoja del abuelo.

Dicho modelo, bautizado como modelo “post-seleccionado” está basado en la llamada “post-selección”: la posibilidad que presenta la física cuántica –gracias a su valor probabilístico- de desarrollar cálculos que ignoren ciertos resultados.

Es decir, la postselección permitiría que sólo formasen parte de una ecuación específica aquellas variables que propicien un resultado predeterminado.

Llevado a la máquina del tiempo, este modelo implicaría que el viajero temporal no podría moverse a sus anchas por el pasado, sino que la máquina que lo traslada estaría predeterminada para realizar ciertas acciones.

De esta forma, se aseguraría la imposibilidad de que el viajero en el tiempo encontrase y asesinase a su abuelo, entre otras paradojas. Lloyd afirma que haciendo leves cambios en las condiciones iniciales de los viajes en el tiempo, las situaciones paradójicas no se producirían.

Seth Lloyd. Fuente: MIT.
Seth Lloyd. Fuente: MIT.
Teletransportación cuántica

En la revista Technology Review, se explican otros aspectos de las ideas de Lloyd, publicadas por el científico y sus colaboradores en arxiv.

Los científicos creen que la post-selección podría aprovecharse para la fabricación de una máquina del tiempo exenta de efectos paradójicos, si se combinase con otra extraña propiedad de la física de partículas conocida como “teletransportación cuántica”.

La aparición del concepto de teletransportación cuántica se remonta a 1993, año en que se descubrió que el estado cuántico de un objeto, es decir, su estructura más elemental, podía en teoría ser teletransportado de un lugar a otro… sin que en realidad la partícula se moviese de su posición original.

Esto es posible porque lo que se transporta es la estructura de las partículas, es decir, su esencia última, y no la materia del objeto, que permanece inamovible tanto en el punto de partida como de llegada. A nivel cuántico, la teletransportación ya ha sido demostrada, incluso a larga distancia.

Dado que la teletransportación cuántica aprovecha una característica cuántica conocida como entrelazamiento cuántico, que permite reproducir en el espacio un estado cuántico (la estructura esencial de la partícula cuántica) que existía con anterioridad en otro sitio, Lloyd y sus colaboradores afirman que sería posible aplicar la postselección para que este mismo proceso se diera a la inversa, hacia el pasado.

Esta posibilidad evitaría que el viaje en el tiempo requiriese de ciertas condiciones espacio-temporales, como las explicadas por Hawking: distorsiones en el espacio tiempo que se producen sólo en lugares como los agujeros negros y los agujeros de gusano o que surgen cuando se viaja a la velocidad de la luz.

No es ciencia ficción

El viaje en el tiempo, aunque parece propio de la ciencia ficción, ocupa las mentes de los científicos desde hace años. Por ejemplo, otro modelo teórico de viaje al pasado fue propuesto en 2007 por el científico israelí Amos Ori. Según los cálculos realizados por este investigador, podría construirse un bucle espacio-temporal a partir únicamente de materia ordinaria y densidad de energía positiva.

Esta idea estaba basada en el aumento de la llamada curvatura del espacio-tiempo, hasta provocar que la flecha del tiempo llegue a enroscarse sobre sí misma formando un bucle.

Por otro lado, en 2006, un físico de la Universidad de Connecticut llamado Ronald Mallet ideaba un prototipo de máquina del tiempo que utilizaba energía luminosa en forma de rayos láser para curvar el tiempo

Para elaborar su máquina del tiempo teórica, Mallet aplicó ecuaciones basadas en las teorías de la relatividad de Einstein que le permitieron observar la curvatura del tiempo a través de un rayo de luz circulante obtenido por medio de una disposición de espejos e instrumentos ópticos.

La fe en que los viajes en el tiempo acaben concretándose es tal que, en 2004, el físico Paul Davies llegó a afirmar en un encuentro de especialistas que “la máquina del tiempo era cuestión de dinero y no de física”. Es decir que, si hubiera inversiones para la investigación en este terreno, tal vez podrían superarse las dificultades tecnológicas de un viaje que, según determinan actualmente las leyes de la física, entra dentro de lo posible.


Sábado, 24 de Julio 2010
Artículo leído 16020 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Alex el 25/07/2010 13:32
Cada generación se acerca más a la meta: la máquina del tiempo ya no es solo ingenio de científicos Doc, sino de una realidad futura.

2.Publicado por Borg el 25/07/2010 17:49
No me parece que el artículo diga nada apenas novedoso;
http://www.portalcienciayficcion.com/index.php/component/content/article/61-teoriascientificas/191-viajeseneltiempo

Supongo que el afán por encontrar la factibilidad de viajar en el tiempo excluyendo paradojas, se debe a la incómoda idea de aceptar turistas temporales que pudieran interferir en el presente. La explicación más alentadora para solucionar este problema, sería que al viajar hacia atrás no te sitúas en una misma linea temporal pero años atrás, sino en un universo paralelo (un universo igualito al que pretendes ir, pero con una diferencia ; hay un turista espacial {luego ya no puede ser el mismo}).

3.Publicado por vector el 25/07/2010 23:51
La paradoja se evita, simplemente, porque desde el punto de vista cuántico, la información corespondiente a las dos realidades se proyecta de forma paralela, superpuesta y simultánea, en la supuesta "realidad" espaciotemporal. No hay nada que condicionar para obtener el resultado deseado.
Los viajes en el tiempo son tan virtuales como las propias proyecciones, en las que las diferentes versiones de pasado, presente y futuro ya existen, razón por la cual es absurdo pretender "teletransportarse". Basta con diseñar el ordenador cuántico que nos permita percibir la realidad espaciotemporal deseada y obrar en consecuencia, dentro de cualquiera de las proyecciones, para modificarla, sin riesgo a paradoja alguna.

4.Publicado por Moisés jusel el 26/07/2010 00:10
¿De lograrse el viaje en el tiempo para que se utilizaría? y ¿a quíen beneficiaría?

5.Publicado por gn6 el 26/07/2010 00:41
si en el futuro el viaje en el tiempo es posible, ¿cómo es que no tenemos pruebas de los viajes futuros al pasado, es decir a nuestro presente?

6.Publicado por Borg el 26/07/2010 17:26
Vector, muy inteligente de tu parte.
Moisés, excelentes preguntas.
gn6, no es cuestión de alargarme y repetrime, en ese enlace que doy (respuesta 2), se contesta eso.

Voy a centrarme es responder a Moisés, que es quien ha aportado, para mi, las cuestiones más importantes en este tema;
Podría utilizarse para evadirse de la realidad, desconectar de la rutina, o quizás, como solución de escape de un tiempo que incomoda o hasta resulta inquietante...
El benefício podría ser unilateral (si solamente nos fijamos en la/s personas que utilizan viajes espaciotemporales), o simbiótico (si se toma la molestia de encajar el viajero y sus aptitudes, con carencias que universo paralelo de destino, presenta). Supongo que eso requiere no solamente de los conocimientos y tecnologías para moverse espaciotemnporalmente, sino también del cotejo y análisis profundo para que la operación se optimice por amas partes.

Ahora bien, desde un punto más metafísico, tengo la sensación que, y lo he repetido muchas veces; Si existimos, es precisamente porque ya viajamos en el tiempo. Quizá esto merecería más explicación, pero ya doy ese enlace algunas pistas (lo que pienso verdaderamente sobre ello, fluctúa.

Por cierto, se agradece a la moderación permitirme ese hipertexto. Saludos.

7.Publicado por Un Andaluz el 27/07/2010 21:47
Yo esoy en la linea de pensamiento de Borg: Si conseguimos crear una máquina del tiempo, y viajamos al pasado, en el momento en el que nosotros llegamos dejamos de estar en nuestro pasado para llegar a un universo paralelo. De forma que si, podemos viajaral pasado, lo que no podemos es regresar a nuestro futuro. Todos los cambios realizados se verán reflejados en el nuevo futuro, sin embargo, ese nuevo futuro no es el universo desde el que partimos.

Para poner un ejemplo: Juan y Marcos son son dos científicos que crean una máquina del tiempo. Juan se queda a los mandos de la máquina, mientras que Marcos viaja al pasado. Marcos, un cruel cientifico sin corazón, mata a su abuelo para ver que pasará, y despues vuelve de nuevo al futuro. Alli, apenas nada a cambiado, todo sigue igual... Salvo el hecho de que todo lo que tenia que ver con sus investigaciones ha desaparecido. Se encuentra con Juan, pero este no le reconoce. Busca sus registros de nacimiento, sin éxito. Simplemente, no hay nada de su existencia anterior. De hecho, Marcos no existió en ese universo hasta que volvio de su viaje del tiempo.

Desde el otro pnto de vista, Juan ve como Marcos parte hacia el pasado, pero pasa la hora estipulada para su regreso... pero no vuelve. Es incapaz de volver al presente, y el experimento de la máquina del tiempo queda aparcado, como un tema interesante pero demasiado peligroso. Se consigue viajar en el tiempo, al pasado y al futuro, pero del pasado es imposible volver.

8.Publicado por snov el 28/07/2010 18:36
. Es sin dudas un tema apasionante,lo que no me queda muy claro es lo siguiente:si la materia es el resultado de la interaccion de niveles discretos de energia con el espacio(practicamente no existe como tal)entonces mi presente osea mi instante actual es la consecuencia de mi instante anterior osea mi pasado , entonces , aunque yo viaje al instante anterior nuevamente no podria modificar mas mi presente porque yo mismo soy consecuencia de ello ,osea aunque modificara mi instante anterior no tendria consecuencia en mi presente ya que esa interaccion que me permite existir es debido al intercambio de niveles discretos de energia entonces es el tiempo realmente una dimension o es solo residuo de nuestra esencia?....

9.Publicado por Borg el 29/07/2010 01:04
Quizá convendría enfocar esto desde otro punto de vista…
En principio, los que estamos comentando este tema parece que estamos implícitamente aceptando que los universos paralelos existen y se dan. De lo contrario, y por lo que hemos hablado, el viaje al pasado parece que no se sustenta. Pues bien, por un lado tendríamos universos paralelos sumamente parecidos y casi idénticos; que uno tiene un átomo más que otro (por ejemplo), y todo los sucedido en él es idéntico a otro; mismos sucesos, mismos desencadenamientos causales, mismas cantidades y acciones, mismos personajes, reacciones, etc… Y por otro lado, tendrían que haber universos paralelos inimaginablemente distintos los unos de los otros. Ante esta tesitura hallamos el primer interrogante; ¿Cuál sería la minima diferencia posible entre universos sumamente parecidos? (Porque un átomo… es mucho; se estima que nuestro universo era mucho más pequeño que un átomo…y mirad lo que nos ha ocurrido).
Por otra parte, surge el segundo y lógico interrogante; ¿Y cuan distintos pueden llegar a ser los universos paralelos entre si?
Ante estas dos preguntas, nos damos cuenta que; Parecería que de universos paralelos, hay infinitos (siempre hay algo más pequeño divisible, y algo mayor y complejo). Y en medio de eso: puntos teóricos indivisibles (que como vemos se van achicando con el uso de nuevas herramientas) y universo que nos contiene (y que no podemos atisbar más allá de eso), nos “virtualmente” colocamos.
Ya si empezamos a considerar que la materia como tal no existe ladrillo-materia primordial e indivisible no se da nunca), podemos empezar a plantear este tema desde una perspectiva holográfica (no sería la palabra que usaría, pero es la que actualmente se ajusta más a la idea). En verdad, andamos literalmente entre nubes de electrones. Luego para mí, la época romana (por decir una) existe y se da al unísono junto con todas las demás posibles. No se trata tanto, pienso yo, de buscar modos para viajar en el tiempo, sino de considerar que T=0 (y como desde esta perspectiva, se da esta superflua sensación de transcurso de… procesamiento de datos; porque todos nosotros, somos información)

10.Publicado por Gonzalo Salvatierra Rego el 31/07/2010 16:05
Un Ejemplo:
Yo hago la maquina del tiempo me tardo muchos muchos años, por fin la termino y viajo por el tiempo.
Ahora bien si tarde tantisimos años en hacerla bueno por que no viajar en el tiempo al futuro me encuentro conmigo mismo y me pido los planos para hacer la maquina del tiempo mejor me enseño como hacerla y me quedo hasta terminarla luego voy al pasado cuando empezaba a tener la idea y me doy esa maquina del tiempo de mi futuro claro llegara un momento en que la maquina sera tan pero tan pequeña que podra estar dentro de mi cuerpo para asi no perderla en algun pasado pueda auto repararse ella misma y no tener ningun problema al usarla en cualquier epoca pues sera la operacion de ella mentalmente (quiero estar en el año 1900 he instantaneamente voy sin operar un dial) pero
¿si fuera posible no estariamos viajando todos por el tiempo?
????????????????????? buena pregunta no es asi????????????????

11.Publicado por coyicabuto el 02/08/2010 19:51
Imaginemos que hacemos una máquina que es capaz de visualizar coordenadas temporales de tal modo que vemos lo ocurrido en el pasado como imágenes etérereas. Bien, no se producen paradojas puesto que estamos hablando de varemos energéticos, no escenas materiales concretas. Al estar en un lugar concreto definido del tiempo esas coordenadas están ahí también para el futuro. Si 500 años más adelante ese invento sigue existiendo sus viajantes pueden localizar la coordenada y acercarse a ese tiempo ya pasado sin provocar paradojas puesto que se habla, repetimos, de aspectos intangibles. ¿Qué os parece? (no soy un científico, así que no defino nada concreto).

12.Publicado por vinicius el 10/08/2010 16:21
lo interesante es que quien querria viajar al pasado para matar a su abuelo, hay que ser muy maldito para eso jajajaj xD

13.Publicado por Guoberg el 16/08/2010 17:45
Me ha interesado mucho tu artículo borg. ¿Las cosas que suceden están predeterminadas por esas otras dimensiones?.

14.Publicado por borg el 20/08/2010 19:03
El tema clave de mi aportación es que el libre albedrío no existe. Muchos sostienen que ningún mecanismo cerebral ni neurológico te ordena que hagas cierta acción de tal o cual modo, de forma establecida e incuestionable. Es decir, que la inteligencia humana es capaz de modificarse a si misma gracias al libre albedrío. Pero lo que la neurología ha demostrado, es que la libertad es una ficción cerebral. El famoso “Libre albedrío”, no existe. Así lo confirmaron en 2008 las investigaciones sobre neurociencias. Estas investigaciones determinaron que la actividad cerebral previa a un movimiento, realizado por el sujeto en un tiempo por él elegido, es muy anterior (hasta 10 segundos) a la impresión subjetiva del propio sujeto de que va a realizar ese movimiento. Y aunque la falta de libertad es algo contraintuitivo, los experimentos indican que estamos determinados por las leyes de la Naturaleza. Para mi, resulta obvio que partimos condicionados por nuestras limitaciones; ya sean estructurales (fisiología), genéticas (funcionalidad), como meméticas (socioculturales = inserción/actualización de datos). El libre albedrío, defendido por una serie de doctrinas filosóficas, señala que los humanos tenemos el poder de elegir y tomar nuestras propias decisiones. Sin embargo, en un artículo titulado “Free will versus the programmed brain”, el filósofo de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, Shaun Nichols, afirmaba que las posturas contra la existencia del libre albedrío se han acrecentado y extendido a través de libros y revistas de ciencia divulgativa. La mayoría confunde lo que en biología se llama ‘grados de libertad’ con la libertad propiamente dicha.
Todos los animales poseen diferentes grados de libertad, es decir, posibilidades de elegir entre varias opciones. El número de opciones depende del grado de encefalización del animal en cuestión y del elenco de posibilidades circunstanciales que el contexto ofrece. Nosotros tenemos muchos más grados de elección que un perro, y éste más que un lagarto, y éste, a su vez, más que una ameba. Pero la posibilidad de escoger entre varias opciones no nos dice por qué elegimos la que elegimos, o, con otras palabras, si esta elección es voluntaria, inconsciente, o determinada por la situación en la que nos encontramos. En suma, poseer grados de “libertad” no significa ser libres.
Ante tales acontecimientos, avances, e investigaciones, puede que en el fondo no seamos tan distintos a los robots (y que seamos como unos bio-robots); porque no somos dueños de nosotros mismos, sino que funcionamos dependiendo de las condiciones y mecanismos de activación, en función de las simulaciones mentales que compulsivamente ejecuta nuestro cerebro (para luego contrastarlas con una realidad que sobrepasa nuestras capacidades). Y es que desde el punto de vista de los fisiólogos; “no hay evidencia que haya un proceso de decisión previa, a la ejecución de una acción”. Es decir, al ejecutar una acción (por los estímulos que recibe el cerebro), luego nos la apropiamos automatizadamente como propia (considerándola una decisión nuestra, consciente y premeditada). Humanamente hablando, pensamos que elegimos. Funcionalmente de momento, los resultados muestran lo contrario. Yo pienso que son los estímulos recibidos por el cerebro (y su tipología), lo que desencadena en nosotros unas acciones concretas (en base, en su mayor parte, a la fisiología cerebral y la disposición de los datos contenidos en el msimo). Es decir, que el “proceso” que determina lo que hacemos, no es de yo a lo demás; "yo elijo, y en consecuencia libremente hago... lo que quiero”, sino de lo demás, a mi; "en base a lo que hay, mi base de datos, y cómo funciono, hago... lo que pueda" {y ejecutamos respuestas automatizadas condicionadas, que asumimos computerizadamente como elecciones personales}.

Ver imag: http://www.portalcienciayficcion.com/images/12-neurociencia/004_neurociencia-explica-misterios-parte3/05-comportamiento-computerizado.jpg

Es un proceder claramente automatizado y nada misterioso, que en términos de cibernética denominaríamos de "retroalimentación", y en su mayor parte es memético. Uno mismo, no llena su base de datos con lo que quiere (y lo que quieres no es elegible), ni conecta y desconecta sus circuitos neuronales a conveniencia (ni ha decidido heredar semejante estructura). Somos pues, como robots biológicos que nos autoprogramamos mediante "educación" y permanentes actualizaciones, no más libres que un androide (porque somos piezas y circuitos que articulan un organismo complejo, en base a descodificaciones de datos), que actúan según sus necesidades. Un cerebro no programado, sería incapaz de leer este texto, por ejemplo. No reconocer eso, sería como decir que el funcionamiento humano es algo inescrutable, inexplicable, sobrenatural, y arbitrario (y no tendría ningún sentido avanzar en investigaciones para descubrir lo que somos y cómo funcionamos). Si el conocimiento avanza, es porque implícitamente reconocemos que respondemos a causas medibles y procesos concretos explicables. Y si tuviésemos el conocimiento de absolutamente todo lo existente, y el cómo y porqué funciona (y en que medida nos condiciona), seguramente concluiríamos que el azar en verdad no existe (y que nuestra maquinaria simplemente ejecuta acciones en base a su modo de procesar los datos y su funcionamiento).
Me he salido un poco de tema, pero considero que tener en cuenta que el libre albedrío no existe, es determinante para entender que los viajes temporales que hagamos, ya están determinados.

Aclaración: Estas opiniones son extractos sobre inteligencia artificial y neurociencia, de diversos artículos de mi portal.

15.Publicado por Natalia el 18/03/2011 14:12
Sobre los universos paralelos, viajar al pasado y no poder volver a "ese presente" (devenido en futuro), porque el presente sería la materialización consecuente de multiples fenómenos y cursos de acción que culminaron en esa "realidad", todo esto y relacionado con la noción tan humana de "espacio-tiempo" se me ocurrió una vez una cuestión similar. Tenía que ver justamente con el tiempo, y nuestra interpretación del mismo, yo pensaba si uno quisiera contar el tiempo, mensurarlo, (y no solo mirar el movimiento de las agujas del reloj), del instante 0 donde uno comienza a contar, se suceden segundos tras segundos y así hasta el infinito eterno, pero, si del momento 1 comienzo a contar de nuevo, consigo otra infinita sucesión de tiempo, y así hasta el momemnto n...si a ello le sumo el sentido espacial y dirección, podría tener infinitos puntos de partida con infinitas direcciones en infinitas sucesiones! Esa misma idea podría quizas uno aplicarla a la vida de todo ser humano, uno podría ser entonces como dice Borg, información, que considerada en un momento y en una dirección conforma lo que llamamos nuestra vida, pero en un contexto macro, es solo una porción del flujo de infinitos...

16.Publicado por borg el 30/03/2012 01:41
Muy interesante tu idea, Natalia.
Cada vez más va ganando terreno la visión que somos información y no materia y energía.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria