Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
   




Un mundo más desigual y violento


Un estudio ha descubierto que las desigualdades sociales y la dominación de la sociedad por una élite se retroalimentan recíprocamente, formando un círculo vicioso que aumenta la inseguridad. Otros datos confirman la relación entre desigualdad y violencia, configurando un mundo que no es en el que queremos vivir y dejar a las nuevas generaciones.


Eduardo Martínez de la Fe
Eduardo Martínez de la Fe, es el Editor de Tendencias21. Saber más del autor

Lo que parecía una evidencia se ha confirmado científicamente: el aumento de las desigualdades sociales radicaliza a las élites dominantes, que quedan expuestas a reacciones de violencia, el racismo y el sexismo. Son los datos de un estudio que llama la atención sobre los peligros de este círculo vicioso.

Pero no es sólo la opinión de las 47.000 personas de 27 países participantes en este estudio  lo que cuenta. Según el último informe de la OCDE States of Fragility 2016, la violencia ha aumentado en el mundo en la última década, aunque había descendido en la segunda mitad del siglo pasado.

El 83% de estas víctimas han encontrado la muerte fuera de las zonas de conflicto entre 2010 y 2015. Las tasas más altas de muertes violentas se encuentran en América Central y el Caribe. Y los civiles son los más afectados, ya sea la violencia de origen político o social.

Esta espiral de violencia se corresponde con el aumento de las desigualdades. Según Oxfam, desde el inicio del presente siglo, la mitad más pobre de la población mundial sólo ha recibido el 1% del incremento total de la riqueza mundial, mientras que el 50% de esa “nueva riqueza” ha ido a parar a los bolsillos del 1% más rico. En la actualidad, tan sólo ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial, 3.600 millones de personas.

Según la OCDE, instituciones débiles y corruptas, las desigualdades económicas y sociales e incluso las rivalidades por el poder, ponen de manifiesto la fragilidad de las instituciones y el origen del crecimiento de la violencia. 

Y aunque la pobreza no conduce directamente a la violencia, destaca la OCDE, los datos son suficientemente preocupantes para que nuestra sociedad cambie de rumbo y procure un crecimiento más armónico con las personas y el medio ambiente. No es este el mundo en el que queremos vivir y dejar a las siguientes generaciones.



Martes, 9 de Mayo 2017
Artículo leído 2626 veces






Comente este artículo

1.Publicado por C. el 10/05/2017 11:24
El artículo, como casi todo lo que se escribe sobre el tema, confunde desigualdad con pobreza. El problema no es la desigualdad, sino la pobreza. Y la mayor parte de la gente que se queja (en países como España) no es pobre. La desigualdad es un problema inventado para camuflar la envidia, que es el problema real, pero nadie quiere reconocer que es envidioso. Es un problema sociológico, no económico.

2.Publicado por Demian el 11/05/2017 19:26
Lo economía no se puede separar del factor humano, de lo irracional; cualquier intento teórico de racionalizar el mercado es tendencioso y en extremo, utópico. La desigualdad no es un problema inventado ni sociológico, es producto del sistema económico. Vivimos en un mundo con recursos limitados. No existe la abundancia y la riqueza para todos, si los 7000 millones de personas que habitan el planeta quisiesen vivir el nivel de vida derrochador que llevan las economías mas desarrolladas colapsarian todos los ecosistemas, la civilización no seria sostenible, habría constantes guerras por los recursos naturales y a largo plazo el mundo dejaría de ser habitable

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.