Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Un simple análisis de sangre detecta el riesgo de suicidio

Científicos descubren un gen implicado en la generación de pensamientos y actitudes suicidas, y que puede observarse con este tipo de análisis


Observando muestras cerebrales de enfermos mentales y de personas sanas, un equipo de científicos estadounidenses ha descubierto diferencias en los niveles de un gen llamado SKA2, en el caso de individuos suicidas. El hallazgo señala que, observando este gen, podrían detectarse las conductas suicidas, para intervenir y tratarlas a tiempo.




Imagen: Jenny Thompson. Fuente: PhotoXpress.
Imagen: Jenny Thompson. Fuente: PhotoXpress.
Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (EEUU) afirman haber descubierto una alteración química en un solo gen humano relacionado con las reacciones de estrés que podría indicar, a través de un análisis de sangre, el riesgo de intento de suicidio de una persona.

Este descubrimiento sugiere que los cambios en un gen involucrado en la función de la respuesta del cerebro a las hormonas del estrés juega un papel importante en las reacciones ante tensiones de la vida cotidiana, así como en la generación de pensamientos y comportamientos suicidas.

"Con una prueba como la nuestra, se podrían contener las tasas de suicidio mediante la identificación de personas en riesgo y las intervenciones precoces, con tiempo suficiente como para evitar una catástrofe", explica el líder del estudio, Zachary Kaminsky, en un comunicado de la Universidad Johns Hopkins.

Detalles del gen implicado

En sus experimentos, Kaminsky y sus colaboradores se centraron en una mutación genética de un gen conocido como SKA2.

Al observar muestras cerebrales de enfermos mentales y de personas sanas, descubrieron que, en las muestras de personas muertas por suicidio, los niveles de SKA2 se habían reducido significativamente. También encontraron en algunos de estos sujetos una modificación epigenética que altera la forma en que el gen SKA2 funciona, sin cambiar su secuencia de ADN corriente.

Esta modificación añade en concreto grupos metilo (-CH3 o molécula de tres atomos hidrógeno y uno de carbono) a las bases de dicho gen. Los niveles más altos de metilación fueron encontrados en los mismos sujetos del estudio que se habían suicidado.

En otra parte de la investigación, los científicos analizaron tres conjuntos distintos de muestras de sangre, el más extenso de ellos de 325 personas. Encontraron aumentos de metilación en el SKA2 similares, en individuos con pensamientos suicidas o que habían perpetrado intentos de suicidio.

Alta fiabilidad

Con estos datos, los científicos han desarrollado un modelo de análisis que predice qué persona está experimentando pensamientos suicidas o ha intentado suicidarse, con un 80% de certeza, según las pruebas realizadas. En personas con riesgo más grave de suicidio, la predicción ha alcanzado hasta un 90% de exactitud.

El gen SKA2 se expresa en la corteza prefrontal del cerebro, implicada en la inhibición de pensamientos negativos y en el control del comportamiento impulsivo.

Este gen ayuda a los receptores de hormonas de estrés en los núcleos de las células a hacer su trabajo: si el SKA2 está alterado, el receptor de la hormona del estrés no es capaz de suprimir la liberación de cortisol en todo el cerebro. Investigaciones anteriores ya habían demostrado que dicha liberación de cortisol es anormal en personas que intentan o cometen suicidio.

Aplicaciones

Los científicos creen que esta prueba podría tener varios usos, por ejemplo, en el ejército podría servir para averiguar si los miembros tienen esa mutación genética, que los haría más vulnerables.

Asimismo, serviría para controlar más de cerca a personas en riesgo de suicidio o para evaluar el peligro de suicidio rápidamente, en salas de emergencia psiquiátrica. Otro uso posible sería la de informar las decisiones de tratamiento, tales como si se debe o no dar ciertos medicamentos que se han relacionado con pensamientos suicidas.

El año pasado, este mismo equipo de investigadores descubrió alteraciones químicas específicas en dos genes que, cuando están presentes durante el embarazo, sirven para predecir con certeza si una mujer va a desarrollar depresión postparto. El hallazgo se hizo en un estudio que implicó a 52 mujeres embarazadas y que apareció detallado en la revista Molecular Psychiatry.


Miércoles, 30 de Julio 2014
Redacción T21
Artículo leído 1761 veces


Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 20 de Octubre 2017 - 09:00 Los superdotados están más expuestos a enfermedades

Jueves, 5 de Octubre 2017 - 09:00 Un reloj biológico controla nuestros músculos