Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Una buena estrategia emocional para reducir la ansiedad

Las personas que tienden a revaluar de manera positiva las situaciones difíciles son menos propensas a padecer este trastorno, que afecta a más del 20% de la población mundial


¿Hay estrategias emocionales que pueden facilitarnos la vida? Al parecer sí. Según un estudio de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, las personas que aplican la llamada “revaluación cognitiva” tienden a padecer menos ansiedad que otras. Esta estrategia consiste en observar los problemas o situaciones difíciles desde una perspectiva positiva, considerándolos como un desafío o una posibilidad. Según los autores de la investigación, aunque no se pueda hacer mucho para condicionar factores ambientales o genéticos que contribuyen a la ansiedad, sí que se pueden cambiar las estrategias de regulación emocional para reducirla.




Imagen: Julie McMahon. Fuente: Universidad de Illinois.
Imagen: Julie McMahon. Fuente: Universidad de Illinois.
¿Qué solemos hacer cuando tenemos un problema? ¿Ocultarlo? ¿Hacer como que no existe? ¿Esperar a que se solucione?

Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, sugiere que las personas que suprimen sus emociones en circunstancias problemáticas tienden más a sufrir ansiedad‎ que aquellas que aplican una estrategia de regulación emocional bautizada como “revaluación cognitiva”. Por tanto, regular las emociones cuando nos enfrentamos a situaciones adversas puede ayudarnos a reducir nuestra ansiedad.

La investigación consistió en una serie de cuestionarios, con los que los científicos preguntaron a 179 hombres y mujeres sanos cómo gestionaban ellos sus emociones y su grado de ansiedad, en diversas situaciones. Después, los autores del estudio –publicado en la revista Emotion - analizaron los resultados de los cuestionarios, con el fin de averiguar si diversas estrategias emocionales estaban relacionadas con un mayor o menor grado de ansiedad.

Resultados obtenidos

Este análisis reveló que aquellas personas que aplicaban la estrategia de regulación emocional antes mencionada tendían a padecer niveles más bajos de ansiedad social y menos ansiedad general que aquéllas que evitaban expresar sus sentimientos.

La revaluación implica observar un problema dado desde una perspectiva distinta, explica en un comunicado de la Universidad de Illinois Nicole Llewellyn, directora del estudio junto al psicólogo Florin Dolcos, del Instituto Beckman de dicho centro.

Así, si la evaluación de una situación es la interpretación personal o la visión que tenemos de ella, la revaluación sería la reinterpretación de dicha circunstancia. Las personas que, al hacer esto, son capaces de replantear y reconsiderar lo que les ocurre para encontrar sus aspectos positivos o entienden los problemas más como desafíos estimulantes que como algo negativo, añade Llewellyn, tienen menos problemas de ansiedad.

La estrategia se puede cambiar

El hallazgo es relevante, si se tiene en consideración que en la actualidad se estima que un 20.5% o más de la población mundial sufre de algún trastorno de ansiedad, generalmente sin saberlo.

Además, en las sociedades avanzadas modernas, la ansiedad se ha desarrollado de forma patológica y conforma, en algunos casos, cuadros sintomáticos que constituyen los denominados trastornos de ansiedad, que tiene consecuencias negativas y muy desagradables para quienes lo padecen.

Entre los trastornos de ansiedad se encuentran las fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la agorafobia, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social, etc.

Según Dolcos, “la Organización Mundial de la Salud ha predicho que en 2020, la ansiedad y la depresión –que tienden a concurrir- estarán entre las causas más prevalentes de incapacidad en el mundo. Como tal, será superada sólo por las enfermedades cardiovasculares. Todo ello estará asociado a grandes costes”.

Sin embargo, no toda la ansiedad es mala, añade el psicólogo. Un nivel bajo de ansiedad puede ayudar a mantener el tipo de atención que necesitamos para conseguir hacer las cosas. De hecho, suprimir las emociones también a veces puede resultar una buena estrategia en una situación a corto plazo.

De igual modo, una actitud siempre positiva puede ser peligrosa y hacer que la gente ignore, por ejemplo, sus problemas de salud o se implique en comportamientos de riesgo.

Llewellyn, por su parte, señala que lo importante de esta investigación es que revela que la ansiedad se puede reducir si se cambian las estrategias emocionales: “No se puede hacer mucho para condicionar factores ambientales o genéticos que contribuyen a la ansiedad. Pero sí se pueden cambiar las estrategias de regulación emocional”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Nicole Llewellyn, Florin Dolcos et al. Reappraisal and Suppression Mediate the Contribution of Regulatory Focus to Anxiety in Healthy Adults. Emotion (2013) (en prensa).

Miércoles, 15 de Mayo 2013
Universidad de Illinois/T21
Artículo leído 9983 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Alberto Rodríguez-Sedano el 16/05/2013 12:27
Esto suena a psicología social sin conciencia de su problemática; es hablar de un problema sin conciencia de qué problema se habla; es psicologismo. La raíz de problemas de este tipo no está en la gestión particular del problema, su reducción a un ámbito psíquico particular. Muy al contrario, la esencia de su problemática está en una estructura saturada, que se ha llevado más allá de lo que podía soportar.

La psicología social, a este respecto, debiera volverse antropológica.

2.Publicado por Alejandro Sánchez el 28/06/2013 04:11
Gracias por el artículo, viene a corroborar lo que tantos estudios y libros de autoayuda exponen, que una mejor gestión vital es posible desde dentro de la persona y que a partir de este cambio la persona puede encarar en forma más efectiva y eficiente los desafíos de su vida para luego lograr superarlos, ya sea a nivel individual o como parte de un colectivo social.

3.Publicado por controlar la ansiedad el 28/01/2014 10:41
Excelente información la que compartes. Simplemente, mi punto de vista es, por qué gran parte de las personas que sufren algún síntoma relacionado con la ansiedad no busca ayuda? Temor del qué dirán, de que piensen que están locos, no se? Cómo solucionar un problema si no se reconoce el problema? Agregando a esto que muchas veces los síntomas no son percibidos por las personas que los rodean, lo que dificulta aún más que la ayuda aparezca. Creo que recién cuando la persona asuma que tiene algún problema, podrá comenzar a tomar medidas para tratar de eliminar la ansiedad por completo.
Saludos y felicitaciones por el sitio.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte