Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Una catástrofe ecológica se perfila en 2031

El día que China alcance el nivel de vida norteamericano, el modelo de desarrollo colapsará


Una proyección de la economía mundial realizada por el Earth Policy Institute desvela que el tradicional “modo de vida americano” es inviable a escala planetaria. El caso más evidente es el de China, donde de seguir el ritmo actual de crecimiento, en 2031 su población alcanzaría los 38.000 dólares de renta per cápita. La realidad es que no hay recursos para soportar esta demanda en productos esenciales como la energía, alimentos del campo o papel, por lo que una catástrofe ecológica sería inevitable. El Earth Policy Institute realiza así un nuevo enfoque de una antigua evidencia: que la superpoblación y el agotamiento de los recursos no pueden hacer frente al nivel de consumo y de contaminación del ser humano, lo que sin duda requerirá a medio y largo plazo una readaptación del hombre a su entorno para poder sobrevivir. Por Vanesa Marsh.

Catastrophe Expected for 2001? In a projection done by the Earth Policy Institute it was found that if the “traditional American way of life” was led on a global scale economic and ecological catastrophe could occur by 2031. The study, in terms of economic catastrophe, examined the current growth rate of China. The reality is that there are not enough resources to support essential demands like energy, food, or more specifically, paper. It is for these reasons that an ecological catastrophe would be inevitable. The Earth Policy Institute, therefore, says that mankind must readjust to its surroundings and live within Earth’s natural resource capabilities in order to survive. By: Vanessa Marsh




Una catástrofe ecológica se perfila en 2031
Un estudio realizado por el Earth Policy Institute estadounidense señala que los chinos podrían convertirse en una auténtica catástrofe ecológica, en caso de que llegaran a plagiar en unas décadas el estilo de vida americano.

Este estudio, que señala que este modelo es incompatible con la vida en la Tierra, advierte del riesgo que supondría que la economía china permitiese a todos los habitantes del país llevar un estilo de vida al más puro estilo capitalista, con su excesivo consumo de carne, sus tres coches por cada cuatro habitantes, sus viajes al extranjero y otras comodidades de las que disfrutan los países desarrollados.

Hoy día, la renta per cápita anual de China es de 5.300 dólares, pero ¿qué pasaría si se alcanza la de los estadounidenses en 2004, que fue de 38.000 dólares? Sucedería una catástrofe ecológica y económica.

Lo que plantea el informe del Earth Policy Institute es que es factible que la renta anual por habitante de China ascienda, ya que desde las reformas que aplicara el país en 1978, su economía ha crecido una media del 8% anual.

Por lo tanto, de seguir con este crecimiento, en 2031 los chinos tendrían la misma renta per cápita que los estadounidenses, lo que entrañaría un riesgo planetario aún mayor que el que padecemos actualmente. En caso de que la economía redujera su desarrollo hasta el 6% anual, esa equiparación se alcanzaría en 2040.

Datos preocupantes

En la década de los treinta, habrá 1.450 millones de chinos sobre la Tierra. Si, para entonces, la mayor parte de ellos viviera como un norteamericano medio actual, la contaminación procedente de los combustibles consumidos por sus vehículos sería equivalente a las emisiones de todas las fuentes de polución activas sobre todo el planeta actualmente.

El consumo de barriles de petróleo al día sería de 99 millones, frente a los 79 millones que se producen ahora mismo a diario en todo el planeta. Tantos barriles alimentarían a un total de 1.100 coches, que necesitarían para existir y moverse (por autopistas, carreteras, aparcamientos...) de un espacio equivalente a todo el destinado hoy por hoy en China al cultivo de arroz.

En lo que se refiere al sector agroalimentario, el consumo de cereales por persona pasaría de los 291 kilos anuales a los 935 kilos. Los chinos comerían en 2031, 181 millones de toneladas anuales, frente a los 64 millones actuales. Para ese año, lo chinos consumirían además 1.352 millones de toneladas de grano anuales, frente a los 382 millones de toneladas que consumieron en 2004.

En lo que se refiere al papel, otro de los elementos característicos de la modernización, los 27 kilos de papel por persona utilizados anualmente por los chinos pasarían a ser 210 kilos por persona, lo que supondría 303 millones de toneladas de papel, casi el doble de la producción mundial actual, que está en 157 millones de toneladas.

Una catástrofe ecológica se perfila en 2031
Modelo económico obsoleto

Todos estos datos evidencian que el modelo económico occidental no podría funcionar en China, simplemente porque no hay recursos planetarios suficientes.

Pero tampoco podría funcionar en India, país cuya economía crece una media del 7% anual. Ni tampoco para los tres mil millones de personas que aspiran a vivir el modelo americano, ni siquiera, a largo plazo, para los 1.200 millones de personas que ya lo viven.

De estos futuribles se deduce que el modelo de vida occidental es efímero y acabará más tarde o más temprano, puesto que resulta insostenible. La superpoblación mundial y el agotamiento de los recursos planetarios no pueden hacer frente al nivel de consumo y de contaminación del ser humano, lo que sin duda requerirá a medio y largo plazo una adaptación del hombre a su entorno para poder sobrevivir.

Un nuevo modelo económico, señala el Earth Policy Insitute, compatible con nuestro planeta, debería estar basado en fuentes de energía renovables, edificios capaces de aprovechar la energía de fuentes inagotables (como la solar o el viento), así como sistemas de transporte no individualizados. Por otro lado, es imprescindible la desaparición de las emisiones contaminantes.

Todo para frenar, no sólo la extinción de los recursos, sino también la aparición de nuevos conflictos mundiales por la expansión de un modelo económico insostenible por sí mismo.


Temas relacionados:

Entramos en el siglo de las amenazas

En 2050 la escasez de agua afectará a 7.000 millones de personas

Lunes, 28 de Marzo 2005
Vanessa Marsh
Artículo leído 39128 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por NVIDEON el 29/03/2005 03:04
Es muy triste pensar k el ser humano y el planeta Tierra se fundiran en la catastrofe en unos pocos años y mirando alrrededor te das cuenta que todo este galimatias no tiene solucion.

Ninguna nacion es lo suficientemente poderosa como para frenar esto... repito ninguna!!! Porque ni aunque se hunieran todas las naciones habria solucion x un simple motivo.. todas tendrian mucho que perder y ninguna lo permitiria. Se avecinan muy malos tiempos para el ser humano y por mucho que halla madurado nuestra raza y el conflicto belico se supone que esta desfasado en los paises del primer mundo, tarde o temprano surguira y sera mucho peor que anteriormente... suena muy duro lo que digo,, pero es lo que se ve venir... Kien o kienes podrian encontrar salida en este laberinto sin salida. Pues nadie de este mundo esta capacitado... Mmmm habre perdido la fe en el ser humano????

Pues si... peor no lo podemos estar haciendo camaradas terricolas. Nos merecemos los k nos viene encima y eso es indiscutible.

Salu2

2.Publicado por Fernando el 30/03/2005 06:08
No es cierto, desde hace 200 años que vienen con esto de que todo colapsará. No va a pasar nada.

Dentro de unos años vamos a estar riendonos de este artículo considerándolo ridículo.

3.Publicado por ebridge el 04/04/2005 16:17
Estoy de acuerdo con Fernando: dentro de unos años nos reiremos de este artículo, por la sencilla razón de que hay una cosa que se llama progreso tecnológico que deriva de este "sistema insostenible" y que nos permite vislumbrar que no todo es tan negro como lo pintan. Mi fe en la ciencia y en la capacidad de creación y superación del Ser Humano es lo que me hace no ser tan pesimista.

4.Publicado por Alejandro Sánchez el 10/05/2008 02:33
Es increíble como el ser humano, ante una amenaza inminente, se niega a aceptar que el futuro no le favorece. Este comportamiento se ha visto ante los avisos de los profetas del pasado. Ahora se da con los científicos del presente.

Caer en el triunfalismo facilista de la tecnología es futil, la tecnología solo retrasará la catástrofe, no la parará. Lo que sí parará el cismas es el cambio en el estilo de vida, un cambio radical al que muchos se niegan aceptar.

Por eso es que la catástrofe se vuelve imparable.

Es como el apocalipsis... sabían que las trompetas sonaron, pero no creían que los Angeles caerían sobre ellos.


Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte