Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Una desconexión neuronal podría explicar la crueldad humana

La capacidad de cometer atrocidades comienza con la inhabilitación de una red de células cerebrales que nos permite empatizar con otros, sugiere un estudio


Los seres humanos a veces son capaces de cometer grandes atrocidades y actos horribles, prácticamente inconcebibles. ¿Por qué? Un estudio reciente realizado por investigadores de la Duke University y de la Princeton University, de Estados Unidos, sugiere que estos comportamientos podrían tener su origen en el fallo de una red neuronal implicada en la interacción social y que hace posible que reconozcamos a otras personas como “humanos”. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Red de neuronas. Imagen: gerard79. Fuente: stock.xchng.
Red de neuronas. Imagen: gerard79. Fuente: stock.xchng.
Los seres humanos a veces son capaces de cometer grandes atrocidades y actos horribles, prácticamente inconcebibles. ¿Por qué?

Un estudio reciente realizado por investigadores de la Duke University y de la Princeton University, de Estados Unidos, sugiere que la clave de estos comportamientos podría estar en el fallo de una red neuronal implicada en la interacción social y en el reconocimiento de otras personas como “humanos”.

Dicha red puede desconectarse ante los individuos que causan disgusto o rechazo, afirman los autores del estudio. Como consecuencia, la gente deshumaniza a otros individuos y olvida que éstos tienen pensamientos y sentimientos.

Según explica el director del estudio, el psicólogo Lasana Harris, en un comunicado de la Duke University: “Cuando nos encontramos con otra persona, normalmente deducimos algo sobre sus pensamientos. Pero, a veces, esta función cognitiva falla, lo que abre la posibilidad de que no percibamos al otro como completamente humano”.

Red neuronal y empatía

En los últimos años, la neurociencia social (que es el estudio simultáneo de dos cerebros en interrelación mutua) ha demostrado que, en el cerebro humano, normalmente se activa una red neuronal concreta cuando vemos imágenes de otras personas o reflexionamos acerca de lo que están pensando otros individuos.

Esta red ha sido identificada gracias a la tecnología IRM o de imagen por resonancia magnética, que permite, de manera no invasiva, registrar imágenes de la actividad cerebral.

Los científicos han sabido que esta red de conexiones neuronales está relacionada con la cognición social, facultad gracias a la cual podemos tener determinados pensamientos o sentimientos –como la empatía- al interactuar con otros individuos.

En la investigación de Harris, realizada en colaboración con Susan Fiske, una profesora de psicología de la Universidad de Princeton especializada en la formación de impresiones sobre los demás y en cómo afectan los prejuicios culturales a las relaciones humanas, participaron 119 estudiantes de la Universidad de Princeton, de una media de edad de 20 años. Todos ellos completaron una encuesta sobre juicios y toma de decisiones, a medida que iban viendo imágenes de personas.

Resultados obtenidos

Con esta encuesta, los científicos determinaron si los estudiantes presentaban respuestas emocionales esperables ante ciertas imágenes, como orgullo al ver a una estudiante de universidad o a un bombero americano; envidia al ver a una mujer de negocios y a un hombre rico; compasión, ante un hombre anciano y una mujer discapacitada o rechazo, al ver a una mujer sin hogar y a un hombre drogadicto.

Lasana Harris. Fuente: Duke Institute for Brain Sciences.
Lasana Harris. Fuente: Duke Institute for Brain Sciences.
Tras imaginar un día en la vida de estas personas, se pidió a los participantes que evaluaran sus potenciales características: su grado de calidez, de competencia, de responsabilidad hacia su propia situación, de control sobre su situación, de inteligencia, de autoconciencia, etc.

Por último, los estudiantes fueron sometidos a un escáner de IRM para registrar su actividad cerebral, al mismo tiempo que veían las imágenes.

Los resultados obtenidos demostraron lo siguiente: la red neuronal clave para la interacción social de los estudiantes no se activó ante las imágenes de drogadictos, personas sin hogar, inmigrantes y otras personas pobres.

Por otro lado, los científicos descubrieron que otras regiones cerebrales influían en la tendencia a deshumanizar a cierto tipo de personas. Dichas regiones fueron las relacionadas con el rechazo, la atención y el control cognitivo.

Es necesario ponerse en la piel de otros

Según Harris: “Estos resultados sugieren que la deshumanización de otras personas tiene raíces múltiples y es un fenómeno complejo. Habrá que hacer nuevas investigaciones para delimitar con mayor exactitud esta complejidad”.

Lo científicos afirman, por otra parte, que resulta muy sorprendente constatar cómo la gente atribuye fácilmente cognición social –vida interna o emociones- a animales y a coches, pero, en cambio, elude establecer contacto ocular con los mendigos sin hogar que se encuentra por la calle.

A este respecto, Fiske señala que “necesitamos pensar en la experiencia de otras personas, eso es lo que nos hace completamente humanos”. De lo contrario, fomentaremos una disfuncionalidad neuronal que favorece la “percepción deshumanizada” o la incapacidad de considerar la vida interior de los demás.

En una situación extrema, esta desconexión cerebral podría explicar, por ejemplo, cómo la propaganda contra los judíos en la Alemania nazi contribuyó a la tortura y el genocidio de millones de personas, afirman los investigadores.

Los resultados de esta investigación han aparecido detallados en el Journal of Psychology bajo el título "Dehumanized Perception: A Psychological Means to Facilitate Atrocities, Torture, and Genocide?” (La percepción deshumanizada: ¿Un instrumento psicológico para posibilitar atrocidades, tortura y genocidio?).

Estudios previos habían establecido ya relaciones entre el funcionamiento del cerebro y las capacidades sociales. Es el caso, por ejemplo, de una investigación sobre psicópatas realizada en 2010 por psicólogos de la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos, en la que se constató que los cerebros de este tipo de individuos presentan una actividad mayor de lo normal en cierta área del cerebro relacionada con la sensación de recompensa o de placer.

Como consecuencia, los psicópatas buscan siempre su propio beneficio sin importarles los efectos de sus actos sobre otras personas o los peligros que puedan conllevar dichos actos.

Martes, 20 de Diciembre 2011
Artículo leído 23275 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por martha Diaz Diaz el 22/12/2011 01:55
interesante la investigación, sin embargo, no todos los factores que la producen son de carácter orgánico, tal vez las condiciones sociales que se están presentado en las formas convivencia en el mundo están alterando la capacidad de afecto de lo seres humanos, por tanto se hace necesario saber que situaciones estan alterando estas interconexiones neuronales.

2.Publicado por Beatriz Basenji el 23/12/2011 01:22
Es un tema muy complejo. Con seguridad la mayoría de las personas conocemos a "alguien" que cabe en esta descripción que nos hace el artículo. En mi caso, hago alusión a una persona joven , que cuando era una niña aún era muy compañera de su madre . Esta niña sufrió una violación y a consecuencia de ello fue madre. Fue una excelente madre hasta el primer año de vida de su bebé.Luego comenzó a tomar distancia y a delegar en la abuela toda la responsabilidad del niño. Lo ve escasamente una vez a a semana.Ella es actualmente mayor de edad, trabaja y obtiene buena remuneración. No da a su madre un solo centavo para la manutención de la criatura.Se podría decir que es hasta cruel con su propia madre.Hace un año le diagnosticaron epilepsia.

3.Publicado por Jorge Reyes el 23/12/2011 15:20
Interesante artículo, pero me asalta una duda: existen personas que no sólo sienten empatía con otros seres humanos, sino que también extienden su círculo de compasión hacia otras especies (pollos, gusanos, etc.), como sale explicado en: www.sinparadigmas.com/animalistas/Compasion.htm
¿Estas personas tendrían potenciado el circuito neuronal? ¿Se puede explicar neuronalmente la existencia de la compasión sin barreras de epecies?

4.Publicado por hipnosis el 24/12/2011 11:19
Interesante, aunque la veo muy reduccionista a la conclusión, habría que profundizar más.

5.Publicado por hipnosis el 24/12/2011 11:19
Interesante, aunque la veo muy reduccionista a la conclusión, habría que profundizar más.

6.Publicado por vilma el 27/12/2011 17:23
si pudieran hacer una droga que arreglara ese deshorden drmonal este mundo seria mejor para vivir,

7.Publicado por Gilberto el 30/12/2011 23:12
Creo, como lo vislumbran algunos comentarista, no sólo es orgánico el problema, también biosicosocial, se sabe que el medio ambiente modifica los órganos y sus funciones. La cultura que emana de un capitalismo salvaje nos ha llevado a la destrucción paulatina de la humanidad, espiritual y en cuanto a los valores humanos.

8.Publicado por Eduardo Riveros el 04/01/2012 23:18
Es decir ¿Con un tratamiento médico se podría atacar el problema de la delincuencia?

9.Publicado por Otro comentario el 12/01/2012 12:21
La mayoría de las investigaciones de este tipo apuntan esencialmente a lo mismo: todo lo que somos y lo que hacemos es fruto de la herencia genética y el ambiente mas las variables de entorno de cada momento. Al final el libre albedrío no es más que una percepción ilusoria fruto de la centralización de todos estos fenómenos. Esto significaría que el mérito y la culpa son mecanismos para funcionar en sociedad pero que no existen mas allá de la abstracción.

10.Publicado por Gilberto el 12/01/2012 18:33
¿Quiere decir esto que nuestra capacidad de elegir entre dos o más situaciones o variables es mera ilusión?

11.Publicado por Ariel Cuadros el 07/03/2012 10:05
Y sin intención religiosa, que hay de la influencia malévola que la "ciencia" siempre trata de evitar para no verse tan limitada en este tipo de cuestionamientos. Se habla de subjetiidad, cuando este tipo de opresión es totalmente percibida por algunos de los afectados sin ser enfermedad mental. Mucho avance tecnológico para tan pequeño criterio científico.

12.Publicado por Armando Huaranga Bashualdo el 11/05/2012 20:36
Interesante. Tomaré en cuenta, sin embargo trata el tema aislado del aspecto psicosocial.



13.Publicado por Belén V el 23/07/2016 05:15
El informe está super incompleto. "ciertas áreas".. ese tipo de comentarios no me entregan ninguna información relevante.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte