Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Una enfermedad amenaza a la producción mundial de trigo

Afecta especialmente a los países de la región mediterránea, alerta la FAO


Una enfermedad que afecta gravemente a las cosechas de trigo se está expandiendo rápidamente en Europa, África y Asia, afectando especialmente a la región mediterránea. Los países más afectados representan el 37 por ciento de la producción mundial de trigo, del que dependen 1.000 millones de personas en los países en desarrollo.




La roya del trigo, una enfermedad fúngica que puede causar pérdidas de hasta un 100 por ciento de las cosechas en trigos vulnerables y no tratados, está realizando nuevos avances en Europa, África y Asia, según advierten los dos últimos estudios científicos en los que ha colaborado la FAO.

Los informes, resaltados en la revista Nature tras su publicación por la Universidad de Aarhus en Dinamarca y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), alertan de la aparición de nuevas razas de roya amarilla y del tallo en diversas regiones del mundo en 2016.

Al mismo tiempo, las razas de roya existentes ya conocidas se han extendido a nuevos países, según confirman los expertos, haciendo necesarias medidas de detección temprana para impedir graves daños a la producción de trigo, en particular en la cuenca del Mediterráneo.

El trigo es una fuente de alimento y subsistencia para más de 1.000 millones de personas en los países en desarrollo. Por sí solos, África septentrional y oriental, Oriente Medio y Asia occidental, central y meridional - vulnerables a las enfermedades de la roya - representan alrededor del 37 por ciento de la producción mundial de trigo.

Las royas del trigo se propagan rápidamente a grandes distancias con el viento. Si no se detectan y tratan a tiempo, pueden transformar un cultivo de aspecto saludable -a tan sólo unas semanas de la recolección-, en una maraña de hojas amarillentas, tallos negros y granos marchitos.

Los fungicidas pueden ayudar a limitar el daño, pero la detección temprana y la acción rápida resultan cruciales. Lo mismo que las estrategias de gestión integrada a largo plazo.

El Mediterráneo, el más afectado

En la isla de Sicilia, una nueva raza de patógeno de roya del tallo –denominada TTTTF- afectó a varios miles de hectáreas de trigo duro en 2016, en el mayor brote de la enfermedad que se ha visto en Europa en décadas. La experiencia con razas similares sugiere que las variedades de trigo candeal pueden ser también vulnerables a esta nueva raza.

La raza TTTTF de roya del tallo es la última en haber sido identificada. Sin un control adecuado, advierten los investigadores, pronto podría propagarse a grandes distancias a lo largo de la cuenca mediterránea y la costa adriática.
Mientras tanto, varios países de África, Asia central y Europa han estado luchando contra nuevas cepas de roya amarilla nunca antes vistas en sus campos.

Italia, Marruecos y cuatro países de Escandinavia han visto aparecer una raza completamente inédita de roya amarilla que todavía no cuenta con un nombre. Cabe destacar que la nueva raza ha tenido mayor prevalencia en Marruecos y Sicilia, donde la roya amarilla se consideraba insignificante hasta hace poco. El análisis preliminar sugiere que la nueva raza está relacionada con una familia de cepas agresivas y mejor adaptadas que otras a temperaturas más altas.

Los productores de trigo en Etiopía y Uzbekistán han estado luchando al mismo tiempo contra los brotes de roya amarilla AF2012, otra raza que apareció en ambos países en 2016 y tuvo un gran impacto, en particular sobre la producción de trigo etíope. La raza AF2012 se encontraba con anterioridad tan solo en Afganistán, antes de que se manifestase en el Cuerno de África el pasado año, afectando a decenas de miles de hectáreas de trigo.

Nuevas razas

La raza de roya amarilla Warrior –ya asentada y que fue detectada por los científicos en el norte de Europa y Turquía hace unos años- continuó propagándose por el aire en 2016 y ahora se encuentra presente en Europa y Asia occidental.

Mientras que la raza Digalu (TIFTTF) de la roya del tallo continúa devastando el trigo en Etiopía, la raza más conocida de roya del tallo -la muy potente Ug99- está ahora presente en 13 países, y se ha extendido en dirección norte desde África oriental hasta el Medio Oriente.

La Ug99 tiene el potencial de afectar a muchas de las variedades de trigo cultivadas en todo el mundo, ya que sigue produciendo nuevas variantes. En fecha reciente se ha detectado en Egipto, uno de los principales productores de trigo del Próximo Oriente.

La FAO, el CIMMYT, el ICARDA y la Universidad de Aarhus colaboran juntos como miembros de la Iniciativa mundial de Borlaug contra la roya (BGRI).

Referencia

Report for Puccinia striiformis race analyses and molecular genotyping 2016, Global Rust Reference Center (GRRC), Aarhus University, Flakkebjerg, DK- 4200 Slagelse, Denmark. Mogens Støvring Hovmøller, Julian Rodriguez-Algaba, Tine Thach, Annemarie Fejer Justesen & Jens Grønbech Hansen, 2 February, 2017.

 

Lunes, 6 de Febrero 2017
FAO/T21
Artículo leído 2138 veces




Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Miércoles, 26 de Julio 2017 - 11:00 Gastar dinero en comprar tiempo nos hace más felices