Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Una interfaz cerebral permite a monos mover una silla de ruedas con el pensamiento

Los investigadores tienen que perfeccionarla antes de probarla con humanos


Un equipo de la Universidad Duke (EE.UU.) ha desarrollado una interfaz cerebro-máquina que, implantada en el cerebro de primates, permite a éstos manejar una silla de ruedas robótica sólo con el pensamiento. Aún tienen que perfeccionarla antes de probarla con humanos.





Señales cerebrales de los monos. Imagen: Shawn Rocco. Fuente: Universidad Duke.
Señales cerebrales de los monos. Imagen: Shawn Rocco. Fuente: Universidad Duke.
Neurocientíficos de la Universidad Duke (Carolina del Norte, EE.UU.) han desarrollado una interfaz cerebro-máquina (IMC) que permite a los primates utilizar sólo sus pensamientos para moverse con una silla de ruedas robótica.

La IMC utiliza señales de cientos de neuronas registradas simultáneamente en dos regiones del cerebro de los monos que están involucradas en el movimiento y la sensación. A medida que los animales piensan acerca de cómo moverse hacia su meta -en este caso, un recipiente que contiene uvas frescas- los ordenadores traducen su actividad cerebral en funcionamiento en tiempo real de la silla de ruedas.

La interfaz, que se describe en la revista en línea Scientific Reports, demuestra según la nota de prensa de Duke el potencial futuro para las personas con discapacidad que han perdido la mayor parte del control muscular y la movilidad debido a cuadriplejia o esclerosis latearal amiotrófica, dice el autor principal Miguel Nicolelis, co-director del Centro Duke de Neuroingeniería.

"Para algunas personas con discapacidad grave, incluso guiñar les es imposible", dice Nicolelis. "Para ellos, el uso de una silla de ruedas o un dispositivo controlado por medidas no invasivas como un electroencefalograma (un dispositivo que monitoriza las ondas cerebrales a través de electrodos en el cuero cabelludo) puede no ser suficiente. Se demuestra claramente que si tiene implantes intracraneales, obtiene un mejor control de una silla de ruedas que con los dispositivos no invasivos".

Los científicos comenzaron los experimentos en 2012, implantando cientos de microfilamentos delgados como un cabello en las regiones premotora y somatosensorial de los cerebros de dos macacos rhesus. Entrenaron a los animales moviendo de forma pasiva la silla hacia su objetivo, el recipiente con uvas. Durante esta fase de entrenamiento, los científicos registraron la actividad eléctrica a gran escala del cerebro de los primates. Luego, programaron un sistema informático para traducir las señales del cerebro en comandos de motor digitales que controlaban los movimientos de la silla de ruedas.

A medida que los monos aprendieron a controlar la silla de ruedas sólo con el pensamiento, se hizo más eficiente la navegación hacia las uvas y completaron los ensayos más rápido, cuenta Nicolelis.

Señales

Además de observar las señales del cerebro que correspondían al movimiento de rotación y de traslación, el equipo de Duke también descubrió que las señales del cerebro de los primates mostraban signos de que estaban contemplando la taza de uvas a distancia.

"No era una señal que estuviera presente al inicio de la formación, sino que surgió como un efecto de que los monos se convirtieran en expertos en la tarea", dice Nicolelis. "Eso fue una sorpresa. Demuestra la enorme flexibilidad del cerebro para asimilar un dispositivo, en este caso una silla de ruedas, y asimilar a su vez las relaciones espaciales de ese dispositivo con el mundo que lo rodea".

Los ensayos midieron la actividad de cerca de 300 neuronas de cada uno de los dos monos. El laboratorio de Nicolelis había informado anteriormente de la posibilidad de grabar hasta 2.000 neuronas utilizando la misma técnica.

El equipo espera ahora ampliar el experimento mediante el registro de más señales neuronales para aumentar la exactitud y fidelidad de la IMC de los primates antes de hacer pruebas con un dispositivo implantado en seres humanos. Además de Nicolelis, los autores del estudio son Sankaranarayani Rajangam; Po-He Tseng; Allen Yin; Gary Lehew; David Schwarz; y Mikhail A. Lebedev.

Referencia bibliográfica:

Sankaranarayani Rajangam, Po-He Tseng, Allen Yin, Gary Lehew, David Schwarz, Mikhail A. Lebedev & Miguel A. L. Nicolelis: Wireless Cortical Brain-Machine Interface for Whole-Body Navigation in Primates. Scientific Reports (2016). DOI: 10.1038/srep22170.


Viernes, 4 de Marzo 2016
Universidad Duke/T21
Artículo leído 3036 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria