Tendencias 21
Universidad Comillas




Una investigación sobre la moralidad aclara el origen de la religión

Las experiencias espirituales serían un subproducto de capacidades cognitivas preexistentes, no religiosas


A la hora de tratar de explicar el origen de la religiosidad en nuestra especie, los científicos proponen dos alternativas: que la religión surgió para potenciar la cooperación entre individuos no relacionados genéticamente o que emergió a partir de ciertas capacidades cognitivas preexistentes en el ser humano. Ahora, un estudio realizado por científicos de la Universidad de Harvard y basado en la psicología moral experimental, señala que la segunda explicación sería la más acertada. Por Yaiza Martínez.



Imagen de Buda, líder espiritual hindú, fundador del budismo. Fuente: Everystockphoto.
Imagen de Buda, líder espiritual hindú, fundador del budismo. Fuente: Everystockphoto.
Imagen de Buda, líder espiritual hindú, fundador del budismo. Fuente: Everystockphoto.
Imagen de Buda, líder espiritual hindú, fundador del budismo. Fuente: Everystockphoto.
Los detalles acerca de la emergencia y evolución de la religión no han sido claramente definidos, y siguen siendo fuente de debate entre los especialistas.

Según publica Eurekalert, ahora un artículo publicado en la revista Trends in Cognitive Sciences proporciona una novedosa perspectiva para esta cuestión, a partir de la revisión de la fascinante relación entre moralidad y religión.

No cabe duda que las experiencias espirituales y la religión, que se han dado en todas las culturas y momentos de la historia, están asociadas exclusivamente a nuestra especie, y que en última instancia son fenómenos enraizados en nuestro cerebro.

Sin embargo, quedan algunas cuestiones sin responder a este respecto, sobre todo cómo y por qué los comportamientos religiosos se originaron, y cómo estos comportamientos han ido cobrando diversas formas en el proceso evolutivo de la humanidad.

Dos explicaciones posibles

Según explica uno de los autores del estudio, el investigador Ilkka Pyysiainen, del Helsinki Collegium for Advanced Studies, de Finlandia, algunos expertos afirman que la religión surgió como medio de adaptación frente a la necesidad de solucionar el problema de la cooperación entre individuos no relacionados genéticamente.

Otros expertos, en cambio, proponen que la religión emergió como un derivado o subproducto de ciertas capacidades cognitivas preexistentes en el ser humano.

El problema de estas dos propuestas explicativas radica en que, aunque exista cierta base que las sustente, ambas resultan difíciles de demostrar.

Pyysiainen y su colaborador, el psicólogo Marc Hauser, del departamento de psicología y biología evolutiva de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, han abordado ambas cuestiones desde una novedosa perspectiva, basada en la psicología moral experimental, para revisar ambas hipótesis.

Juicios morales independientes

Según explican los científicos en el artículo publicado por Trends in Cognitive Sciences, bajo el título “The origins of religion: evolved adaptation or by-product?” (Los orígenes de la religión: ¿adaptación evolucionada o subproducto?), ambas explicaciones fueron evaluadas a partir de la exploración de la relación entre religión y moralidad.

Así, gracias a la revisión de los más recientes trabajos empíricos en psicología moral, se constató que sería la segunda de las explicaciones (la religión como subproducto de capacidades cognitivas preexistentes) la que más base científica tendría.

En concreto, escriben los investigadores, el hecho de que, a pesar de las diferencias existentes entre las religiones, en realidad no existan diferencias individuales en los patrones de los juicios morales que los humanos emiten ante dilemas morales que se producen en escenarios no familiares, sería la clave.

La moralidad y la religión están relacionadas entre sí de diversas maneras. Para algunos, no existe moralidad sin religión, mientras que para otros, la religión es simplemente una forma de expresión de las intuiciones morales.

Pero se ha comprobado que los juicios intuitivos sobre lo que está bien o lo que está mal operan independientemente de compromisos religiosos explícitos.

Cooperación no religiosa

Este hecho respaldaría la teoría de que la religión no emergió originalmente como un medio adaptativo para fomentar la cooperación (puesto que los juicios morales que la favorecerían no serían necesariamente religiosos).

Por tanto, resulta más probable que la religión surgiera a partir de funciones cognitivas preexistentes, que en sí mismas evolucionaron a partir de otras funciones, no religiosas.

La cooperación, señalan los científicos, sería por tanto fruto de mecanismos mentales ajenos a la religiosidad, aunque esta última haya ayudado a facilitar y a estabilizar la cooperación entre los grupos humanos.

En otro sentido, la presente investigación ayudaría a entender la compleja relación entre religión y moralidad: en muchas culturas parece que los conceptos y creencias religiosas se han convertido en un modelo de conceptualización de los principios morales.

Sin embargo, esta relación no es una relación necesaria, por lo que las críticas a la religión no deberían ser siempre experimentadas como una amenaza fundamental a una existencia moral.

Religión en la mente

Tal y como explicamos anteriormente en Tendencias21, diversos especialistas en ciencias cognitivas, como Justin Barret, de la Universidad de Oxford, aseguran que son ciertas propiedades funcionales de nuestros sistemas cognitivos las que nos hacen ser individuos religiosos.

Estos especialistas ve las raíces de la religión en nuestra sofisticada cognición social, que nos lleva a ver señales de “agentes” –mentes similares a las nuestras- que actúan sobre el mundo, y a interpretar éste como si estuviera hecho con un propósito.

Los humanos tenemos, afirman estos científicos, una tremenda capacidad para impregnar, incluso a los objetos inanimados, de creencias, deseos, emociones y conciencia. Esta capacidad, según el psicólogo de la Universidad de Yale, Paul Bloom, estaría en el núcleo de muchas de nuestras creencias religiosas.



Martes, 9 de Febrero 2010
Visitas de este artículo: 8348



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Alejandro Álvarez Silva el 09/02/2010 18:17
Muy de acuerdo con lo expuesto en el artículo, aunque estos temas siempre son susceptibles de muchas interpretaciones. Saludos:
Alejandro Álvarez

2.Publicado por Alberto el 09/02/2010 18:48
Ante esto, lo mejor es darle la razón....


3.Publicado por Javier el 09/02/2010 21:46
Me uno a la alabanza al artículo de hoy. me ha gustado mucho. Ciertamente y como ateo, yo tengo moral también. La moral común que hemos convenido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La moral no es algo de las religiones, sino algo innato y también, conveniente. Las religiones modelan la moral para sostener sus dogmas y creencias, con lo cual desvirtúan la moral global para hacerla tribal y, por tanto, inmoral.

Respecto de la tendencia a "humanizar" nuestro entorno, hay un ejemplo muy al día: imaginad un puntito negro en la blanca pantalla de vuestro ordenador que va desplazándose de forma homogénea pero sin un sentido concreto. A la larga acabamos dotándolo de consciencia, de voluntad propia. Y solo es un puntito que se desplaza aleatoriamente.

4.Publicado por Benito vila el 11/02/2010 22:06
¿Y donde se inician esas capacidades cognitivas preexistentes?.
Se quedan a medio camino de una verdad que está en la propia Biblia. Fué en la famosa "caída" cuando como experimento en ese planeta, la mónada humana decidió OLVIDAR quienes somos para experimentar en el plano físico tridimensional con todas sus consecuencias.
Pero ese "borrado del chip" no pudo ser completo porque este universo es principalmente "información" (ver Ervin Laszlo), de ahí que nos quede esa reminiscencia interior, por cierto grabada en lo que los genetistas llaman ADN basura.
Aquí es donde en base a este vago recuerdo inconsciente hemos creado a los dioses y consecuentemente las religiones para que nos administren este vacío.
Si realmente supiéramos quienes somos las religiones no tendrían sentido.

5.Publicado por Javier el 12/02/2010 12:29
Para (4) Benito Vila:

El universo informado. Una bonita hipótesis interconectora entre la física y la metafísica. Me suena igual que los ovnis, francamente. Ya unirlo al ADN y a las mónadas me parece mucho especular, pero para una charla de café está bien.

6.Publicado por MARCELO el 13/02/2010 16:10
JAVIER

Usted dice: La moral no es algo de las religiones, sino algo innato y también, conveniente. Las religiones modelan la moral para sostener sus dogmas y creencias, con lo cual desvirtúan la moral global para hacerla tribal y, por tanto, inmoral.

ESTA EQUIVOCADO.

Las religiones modelan si, la moral, tanto como usted modela la suya. El detalle que se le pasa por alto es que, cada religión tiene su moral basada en lo que dicen determinadas escrituras y usted, en lo que le dicta su conciencia o escritos de otros ateos. Por lo tanto, tanto usted como cualquier religión, tienen una moral acotada por preceptos, dogmas o prejuicios. Todos somos tribales ¿o acaso cree usted que por ser ateo, es la cúspide de la mejor moral? El ateísmo, tiene facetas religiosas muy interesantes, tanto como cualquier religión. Saludos cordiales.

7.Publicado por Alfonso el 14/02/2010 13:02
Interesante artículo, pero que parte de un dilema incorrecto desde el punto de vista científico: no se puede plantear como una opción científica que la religión haya surgido "CON EL FIN DE fomentar la cooperación entre individuos no emparentados genéticamente", ya que ninguna característica humana surge con finalidad alguna. Todas las características humanas (surgidas evolutivamente) son producto de combinaciones y errores genéticos aleatorios (eso son las mutaciones). Una cosa es que sea ÚTIL para algo, y otra muy distinta es que haya surgido PARA algo.

8.Publicado por José Luis el 14/02/2010 13:15
Buenos días. Creo que el artículo no se refiere a como, sobre todo, las religiones y el resto de la cultura crean nuestra forma de pensar, sino de que en el cerebro humano desde unos tiempos precoces en su evolución tiene una facilidad especial para el pensamiento mágico. Una tremenda capacidad para impregnar, incluso a los objetos inanimados, de creencias, deseos, emociones y conciencia, origen de las religiones. Creo que es interesante el pensamiento de: Ludwig Andreas Feuerbach (1804 - 1872) http://es.wikipedia.org/wiki/Ludwig_Feuerbach
Como el expresó a pensamientos parecidos. (Los dioses no han sido inventados por los gobernantes o los sacerdotes, que se valen de ellos, sino por los hombres que sufren...)

9.Publicado por Javier el 16/02/2010 09:56
Para (6) Marcelo: no, no me baso en dogmas ateos. La moral tuya y mía es la que escrita está en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, esa que se niega a firmar el Vaticano.


10.Publicado por Beatriz Basenji el 17/02/2010 00:24
Me ha impactado la frase de Benito Vila: "Si realmente supiéramos quienes somos las religiones no tendrian sentido."
Hay indicios de que existió en un pasado remoto una lengua original. Es posible que esa lengua haya sido el sánskrito. Los llamados "libros de los Vedas " son posiblemente los mas antiguos de la Humanidad. Y estos libros tienen una antigüedad superior a los 90 mil años. (Florencio de Basaldua. Prehistoria e Historia de la Civilización Indígena de América"1923) En los libros de los Vedas deberíamos indagar quien fue primero: la moral o la religión?

11.Publicado por Jorge Armando Dragone el 12/05/2010 02:27
Pienso que existe otra manera posible de relacionar la moral y la religión. ¿Por qué descartar a priori la posibilidad de que Dios haya creado al hombre con un sentido moral innato (ley natural), que al mismo tiempo haya revelado, en forma progresiva , dicho código moral connatural al ser humano (el decálogo mosaico y los profetas hebreos) y que, finalmente, por intermedio de Jesucristo y de la Iglesia Católica, haya posibilitado al ser humano un conocimiento más claro y explícito de dicho código moral (el amor a Dios y al prójimo), su sentido último (la bienaventuranza eterna) y la capacidad de hacer realidad en la conducta humana dicho código moral, mediante la inhabitación en el hombre del mismo Dios ("Gracia Santificante" o "Espíritu Santo"). La existencia de nociones morales similares en otras religiones no invalida la hipótesis, porque podría interpretarse como explicitaciones imperfectas del mismo código moral. Creo que no debemos temer tanto el vernos obligados a darle la razón a Platón, Aristóteles y Tomás de Aquino, aunque ello suponga necesariamente una desmitologización del mito del progreso indefinido.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 22 de Noviembre 2016 - 07:55 ¿En qué creen los que no creen?









Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico