Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Una variante genética, ¿responsable de la felicidad conyugal?

Científicos establecen por vez primera una relación entre la satisfacción marital y el ADN


¿Por qué hay individuos muy satisfechos con su matrimonio y otros completamente desgraciados? Un estudio ha revelado que una variante genética conocida como 5-HTLPR condicionaría el nivel en que afecta a cada persona el clima emocional en su pareja. En parte, de dicho alelo dependería, por tanto, la felicidad conyugal. La investigación es la primera que relaciona la genética, las emociones y la satisfacción marital. Por Marta Lorenzo.




Imagen: Alexey Klementiev. Fuente: PhotoXpress.
Imagen: Alexey Klementiev. Fuente: PhotoXpress.
¿Qué hace que algunas personas sean más propensas a la felicidad conyugal -o a lo contrario- que otras personas? Investigadores de la Universidad de California en Berkeley (UC Berkeley) y de la Universidad de Northwestern (ambas en EEUU) han encontrado una pista importante en nuestro ADN: existe un gen implicado en la regulación de un neurotransmisor llamado serotonina‎ que puede predecir hasta qué punto nuestras emociones afectan a nuestras relaciones.

El presente estudio podría ser el primero que relaciona la genética, las emociones y la satisfacción marital. "Un misterio sin resolver es lo que hace que las personas sintonicen con el clima emocional de su matrimonio mientras otras no son conscientes de dicho clima, explica el psicólogo de la UC Berkeley, Robert W. Levenson, autor principal del estudio en un artículo de Yasmin Anwar publicado por dicha Universidad.

Por otra parte, la investigación ha aparecido detallada en la revista Emotion. "Con estos nuevos hallazgos genéticos, entendemos ahora mejor qué determina la importancia que da cada individuo a las emociones”, sigue diciendo Levenson.

En concreto, los investigadores descubrieron que existe una relación entre la satisfacción en las relaciones y una variante genética o "alelo"‎ conocida como 5-HTTLPR. Todos los seres humanos heredan de cada uno de sus progenitores una copia de esta variante del gen, cuyo polimorfismo fue identificado en la década de los 90 del pasado siglo. Desde entonces, el 5-HTLPR ha sido muy investigado y relacionado con los trastornos neuropsiquiátricos y afectivos.

Características del estudio

Los participantes en la investigación que tenían dos alelos 5-HTTLPR cortos resultaron ser más infelices en su matrimonio cuando en éste surgían emociones negativas, como la ira o el desprecio; y mucho más felices cuando surgían emociones positivas, como el humor y el afecto. Por el contrario, a los individuos con uno o dos de estos alelos alargados les afectaba menos el tono emocional de sus parejas.

"Siempre estamos tratando de conseguir la mejor receta para tener una buena relación, en la que la emoción sigue pareciendo un importante ingrediente", señala Levenson, que dirige un estudio longitudinal de 20 años de duración con más de 150 parejas casadas. Los resultados actuales se derivaron específicamente del análisis de los genotipos de más de 156 esposos y esposas, a los que se observó interactuando con sus parejas a lo largo del tiempo.

Los voluntarios eran individuos de mediana edad o mayores, cuyas relaciones fueron seguidas desde 1989. Cada cinco años, las parejas acudían a la UC Berkeley para informar sobre su satisfacción marital y para interactuar entre ellos en un entorno de laboratorio mientras los investigadores codificaban sus conversaciones a partir de sus expresiones faciales, su lenguaje corporal, su tono de voz y los temas de discusión.

Además, más recientemente, 125 de estos participantes proporcionaron muestras de ADN. Los investigadores contrastaron entonces sus genotipos con sus niveles de satisfacción marital y con el tono emocional de sus interacciones en el laboratorio.

En términos porcentuales, para los cónyuges con dos alelos 5-HTTLPR cortos, que constituyen el 17% de los individuos estudiados, se estableció una fuerte correlación entre el tono emocional de sus conversaciones y sus sentimientos acerca de su matrimonio. Para el 83% de los cónyuges con uno o dos alelos largos, por el contrario, la calidad emocional de sus interacciones tenía poca o ninguna relación con su satisfacción marital.

Ventajas y desventajas

Los científicos señalan que los resultados obtenidos no suponen que las parejas con diferentes variaciones del alelo 5-HTTLPR sean incompatibles. Pero sí podría ser que dos personas que tengan dos alelos cortos sean más propensas a prosperar en una buena relación, y a sufrir mucho en una mala.

"Los individuos con dos alelos cortos de esta variante del gen pueden ser como las flores de invernadero: florecerían en un matrimonio con un clima emocional bueno y se extinguirían cuando el clima emocional es negativo", señala por su parte Claudia M. Haase, otra de las autoras de la investigación. Pero "ninguna de estas variantes genéticas es intrínsecamente buena o mala", agregó Haase. "Cada una tiene sus ventajas y desventajas."

El vínculo entre genes, emoción y satisfacción marital fue particularmente pronunciado en los adultos mayores. "Una explicación podría ser que en la vejez - al igual que en la primera infancia – se es más susceptible a las influencias de nuestros genes", concluye Levenson.

La serotonina ya había sido relacionada con la felicidad (en general), en un estudio previo, realizado en 2011 por científicos de la University College de Londres, de la Harvard Medical School, de la Universidad de California en San Diego y de la Universidad de Zurich. En él participaron 1.000 pares de gemelos y se estableció que aproximadamente un tercio de la variación en el grado de felicidad de las personas es hereditario y depende del funcionamiento del gen que transporta este neurotransmisor.

Referencias bibliográficas:

Claudia M. Haase, Laura R. Saslow, Lian Bloch, Sarina R. Saturn, James J. Casey, Benjamin H. Seider, Jessica Lane, Giovanni Coppola, Robert W. Levenson. The 5-HTTLPR Polymorphism in the Serotonin Transporter Gene Moderates the Association Between Emotional Behavior and Changes in Marital Satisfaction Over Time. Emotion (2013). DOI: 10.1037/a0033761.

Miércoles, 9 de Octubre 2013
Marta Lorenzo
Artículo leído 3696 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por manipulador alimentos el 09/01/2014 16:42
no creo en genetica ...la felicidad depende de otras cosas obvio!

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte