Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Usan el sonido para controlar el tráfico y ahorrar energía en los hogares

La ciudad de Santander es el banco de pruebas del proyecto EAR-IT, financiado por la UE


El proyecto EAR-IT, financiado por la UE, ha probado en Santander con éxito la utilidad de los sensores acústicos para detectar la cantidad de tráfico, en concreto en un punto cercano a un hospital, de cara a mejorar el tránsito de las urgencias. También han utilizado estos sensores para la gestión automática de los hogares y el ahorro energético.





Los 12.000 dispositivos de EAR-IT colocados en Santander. Fuente: maps.smartsantander.eu
Los 12.000 dispositivos de EAR-IT colocados en Santander. Fuente: maps.smartsantander.eu
¿Se ha planteado alguna vez la posibilidad de que se utilice la acústica para obtener datos? El proyecto europeo EAR-IT ha estudiado esa posibilidad con varias aplicaciones pioneras que repercuten en el día a día de las personas.

Con el seguimiento de la densidad del tráfico urbano y con la instalación de dispositivos que ahorran energía en las viviendas —entre otros adelantos— se podrá avanzar en el desarrollo de ciudades y edificios inteligentes, informa Cordis, el Servicio de Información Comunitario de Investigación y Desarrollo.

Los artífices de EAR-IT han tomado una tecnología acústica inteligente desarrollada previamente a escala de laboratorio y la han modificado y adaptado para su uso en entornos reales de la vida diaria.

El proyecto, en el que han participado institutos de investigación y asesores comerciales, entre ellos la Universidad de Cantabria, ha abarcado aplicaciones tanto de interior como de exteriores: el seguimiento del flujo del tráfico y el control del consumo de energía en inmuebles teniendo en cuenta el número de ocupantes de una sala.

Santander, inmenso espacio experimental

En el marco de la iniciativa FIRE (relacionada con la Internet del futuro), la ciudad de Santander (España) se ha convertido en un inmenso espacio de investigación experimental que se ha dado en llamar SmartSantander.

Se trata del banco de pruebas para las aplicaciones de exteriores de EAR-IT; concretamente, para el seguimiento del flujo del tráfico en un cruce próximo al hospital municipal y el análisis de la densidad del tráfico en dos calles.

Según explica el coordinador del proyecto, el profesor Pedro Maló, del instituto portugués de investigación Uninova, "se trata de un cruce complicado donde se ha registrado un buen número de incidentes de tráfico. Llegan vehículos desde varias direcciones y ello dificulta el paso de los de urgencias. EAR-IT ha instalado sensores que captan el sonido de las sirenas y, seguidamente, activan otros sensores que siguen la trayectoria del vehículo de interés. Después, los datos al respecto se emplean para modificar los semáforos y permitir el paso de la ambulancia».

Urgencias

Los sensores pueden ayudar a que las personas necesitadas de atención de urgencia accedan al hospital con mayor rapidez y seguridad, pero además pueden servir para enviar un mensaje a una aplicación para smartphone con el fin de avisar de un concierto o actividad callejera que se esté celebrando en las proximidades. Una vez instalado el sensor, los datos que recoge pueden tener varios usos.

El equipo del proyecto también ha comprobado si estos sensores son capaces de contar el número de vehículos que circulan por determinada calle. Para cerciorarse de la precisión de los datos, el equipo de EAR-IT se centró en dos calles bajo cuyo asfalto se habían instalado sensores por inducción electromagnética.

"Fue un alivio y una gran alegría cuando, al cabo de un año de esfuerzos por adaptar la tecnología al entorno urbano, comprobamos que los sensores acústicos y de presión proporcionaban la misma información", reconoce el profesor Maló. Los sensores de la calle pueden contar únicamente vehículos, mientras que los sensores acústicos tienen multitud de aplicaciones.

Contaminación

Se ha confirmado que los sensores son capaces de contar cuántos vehículos pasan, incluso cuando el tráfico es abundante. Por tanto, esta tecnología puede usarse para reconocer puntos de gran densidad de tráfico e incluso combinarla, por ejemplo, con detectores de contaminación. De este modo, podría obtenerse una herramienta de gran ayuda para el empeño de la UE por mejorar la calidad del aire en los centros urbanos.

EAR-IT está aprovechando la excepcional infraestructura de experimentación que supone SmartSantander y ha colocado doce mil dispositivos por toda la ciudad. Estos dispositivos funcionan con baterías y la mayoría están instalados en farolas para asegurar la sostenibilidad energética. Son baterías pequeñas que se recargan por la noche con el paso de la electricidad y, así, precisan un mantenimiento prácticamente nulo.

Hogares seguros y eficientes

EAR-IT ha trabajado también en el uso de datos acústicos en el hogar con el fin de ahorrar energía mediante una evaluación de la actividad existente en determinada estancia y un cálculo de las personas que se encuentran en ella. Como explica el profesor Maló, "se puede hacer que se abran las ventanas, se cierren las cortinas y se enciendan o apaguen las luces y la calefacción, todo de forma automática". Los usuarios pueden ajustar la configuración, añade.

Una aplicación muy importante, en vista del envejecimiento poblacional que vive Europa, consiste en el uso de sensores acústicos para detectar si un individuo se encuentra seguro en su casa. Estos sensores podrían, por ejemplo, emitir un mensaje de socorro si el individuo sufre una caída, avisando así a familiares y servicios sanitarios de la necesidad de acudir al lugar.

Privacidad

Esta tecnología puede aportar muchas ventajas, pero el equipo responsable también es muy consciente de la necesidad de prevenir que viole la privacidad. Por este motivo ha creado una herramienta destinada a desarrolladores que deseen utilizar los sensores acústicos. Se encuentra disponible en la web del proyecto. Dicha herramienta evalúa la situación concreta, avisa de posibles implicaciones de índole legal y propone soluciones con las que proteger la privacidad de todo el mundo.

En el proyecto han participado seis entidades europeas y una pyme de China. Contó con fondos por valor de 1,45 millones de euros procedentes del apartado de TIC del Séptimo Programa Marco de la UE y estuvo en marcha durante dos años. Llegó a su fin en septiembre pasado y se ultimarán todos los detalles antes de fin de año.


Martes, 14 de Octubre 2014
Cordis/T21
Artículo leído 1143 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >