Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog de Tendencias21 sobre el mundo del Branding en la Era Digital

La experiencia de compra


Si quieres comprender la palabra experiencia, tienes que entenderla como recompensa y no como fin.


Las emociones dirigen las decisiones de compra, no la lógica.
Empecemos por lo esencial: Somos lo que sentimos.

Compramos sin lógica. Priman las emociones en aquel universo de intangibles que se materializa en sentimientos.

La consultora Forrester corrobora que las emociones son un elemento esencial de la experiencia del consumidor que las marcas deben abordar para establecer conexiones significativas.

Las emociones de los consumidores tienen un impacto significativo en su comportamiento.

La mayoría de los consumidores puede seguir pensando que sus decisiones las toman basándose en la razón, muy a menudo éstas están poderosamente influenciadas por factores emocionales subconscientes que ignoran. Según la investigación de Forrester , las emociones tienen un gran impacto en cómo los consumidores perciben sus interacciones con las marcas. Las marcas pueden establecer conexiones duraderas con los consumidores utilizando experiencias para crear emociones positivas.

Si somos lo que sentimos, la conexión emocional entre una marca y un consumidor es tan esencial como la batería para el Smartphone.
Andy Stalman

Jueves, 2 de Julio 2015


Bitácora


"Para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible” nos decía Hermann Hesse


La educación, la última frontera.
Estamos viviendo una era de progresos inimaginable. Pero hay días en que los anacronismos propios de una Era de tanto progreso nos golpean en la cara. Uno de los ámbitos de mayor relevancia en esta época es, indudablemente, la educación. Y vemos, con preocupación, que la educación está siendo condicionada en muchos países, que se oponen al progreso. Todos somos conscientes que para que una sociedad cambie, el cambio debe empezar en la educación.

La educación ha sido y sigue siendo una herramienta para el control y también para el progreso, para la dominación y para la libertad, para estancarse o avanzar. Depende del uso que se haga de ella, la educación es un pilar esencial para el desarrollo en esta nueva Era. Resulta, en algún punto, inconcebible, que en plena Era Digital, en la que la humanidad tiene misiones en Marte, aterriza naves en un cometa en movimiento, los coches empiezan a conducirse solos y cientos de prodigios tecnológicos más, que la buena educación no sea un patrimonio esencial.

No muchos lo mencionan, pero la educación seguirá siendo el tesoro de una sociedad. Y una amenaza para los tiranos, los extremistas, los fundamentalistas, los populistas, los que quieren el poder solo para sí.

Porque educar es mucho más que ir al colegio. La meta principal de la educación, afirmaba Jean Piaget, "es crear hombres que sean capaces de hacer cosas nuevas no simplemente de repetir lo que otras generaciones han hecho; hombres que sean creativos, inventores y descubridores. Y esto genera progreso y evolución."

La segunda meta de la educación, seguía Piaget, "es la de formar mentes que sean críticas, que puedan verificar y no aceptar todo lo que se les ofrece. Y esto es un estorbo para los que quieren un pueblo inculto y fácilmente manipulable."

Todo hombre de genio, remarcaba José Ingenieros, "es la personificación suprema de un ideal. Contra la mediocridad, que asedia a los espíritus originales, conviene fomentar su culto; robustece las alas nacientes.” Y nada mejor que hacerlo con nuestros niños y jóvenes desde el principio de sus caminos. En los inicios de su vida, donde comienza a forjarse el carácter."

Andy Stalman

Lunes, 8 de Junio 2015


La era digital


Existe un nuevo tiempo para muchas marcas. Un tiempo que sólo entiende el concepto del ahora. Los directivos de las empresas miran con recelo el nuevo escenario al que se exponen, pero es mas barato hacer que el inmovilismo. En palabras de Seth Godin "el costo de equivocarse es menor que el costo de no hacer nada." Todo va deprisa, y el ahora sigue llegando cada vez a mayor velocidad.


Marcas conversando, cautivando y conectando en tiempo real.
Las marcas exitosas ya operan en tiempo real. Aprovechan cada oportunidad que se les presenta para conectar, comunicar, sorprender, emocionar, vender. No todos están listas, pero están preparadas. En la Era Digital nadie sabe desde donde vendrá la siguiente oportunidad. Twitter, Instagram, Facebook, WhatsApp, un post, un medio, todos están generando contenido en hacia un pipeline infinito.

El tiempo y el talento son los dos bienes más requeridos de nuestra época. La gente se mueve a máxima velocidad. La nueva sociedad opera en tiempo real. Algo que en el siglo XX cambiaba a lo largo de cuarenta años, hoy lo hace en cuatro. Todo parece indicar que en la medida que avance el nuevo siglo, los años serán sólo meses, días, horas. Todo vuela.

En un mercado en tiempo real, las empresas compiten para determinar cuáles pueden idear, crear y lanzar productos con mayor rapidez. Se vive en directo la relación entre consumidores y marcas, entre clientes y productos.

Cuando una marca o producto no despierta el interés de las audiencias o no concuerda con sus valores, éstas cambian rápidamente a otro producto, que pueda atraerlos y seducirlos. Si lo que una marca comunica es irrelevante, el consumidor lo va a ignorar. Los clientes pueden escuchar lo que las marcas dicen. Pero será mucho más eficaz si se escucha lo que las marcas hacen.

El umbral de atención es cada vez más pequeño. Por eso, las marcas tienen que impactar en el interés y la emoción de la gente. Aquellas empresas que no entiendan esta realidad, sufrirán en el presente y desaparecerán en el futuro. Un dato que lo deja muy claro: en la actualidad, pasamos un 75% de nuestro tiempo interactuando con marcas que no existían antes de 1980. De acuerdo al ranking Fortune 500: un 40% de las empresas más grandes del mundo en el año 2000, ya no está presente en el de hoy.

El tablero de los negocios del siglo XXI se desarrolla en directo. La sociedad occidental se ha vuelto adicta a la velocidad y a la información. La realidad se vive a través de las pantallas: la computadora, el teléfono móvil, la tableta, el e-reader.

El imparable crecimiento de las nuevas tecnologías ha hecho posible que quien tenga conexión pueda acceder a cualquier producto desde cualquier lugar y en cualquier momento. Actualmente, más de 4.000 millones de habitantes del planeta viven permanentemente conectados. Este cambio ofrece tantas oportunidades, que se convierte en una auténtica revolución.

La gente que tiene acceso a información relevante ya ha empezando a redefinir la relación con las marcas. El mercado se perfecciona porque los consumidores están más informados, comparten esa información, crean comunidades on line y dan relevancia a valores tales como la honestidad, la transparencia, la coherencia, la simpleza, la interacción.

En un contexto de esas características, la gran pregunta que se hacen muchas empresas es: ¿Cómo destacar, como ser reconocida, recordada, y elegida en medio de este tsunami de mensajes y meta-mensajes?

Como los servicios y productos de las principales empresas que compiten en todo el mundo son cada vez más similares, el Branding (es decir la identidad y personalidad de la empresa, del producto, del servicio) se convertirá en el factor más significativo a la hora de elegir entre una empresa, producto o servicio u otro.
Andy Stalman

Miércoles, 3 de Junio 2015


La era digital


Es complejo luchar contra la realidad existente. Lo mejor es no intentar cambiar un sistema o un modelo. Para cambiar algo lo mejor es construir uno nuevo que haga que el anterior se vuelva obsoleto. Parafraseando a Richard Buckminster Fuller .


 Los pequeños cambios son el principio de las grandes revoluciones.
Lo que nació como una cosmovisión del mundo de las marcas, se va extendiendo de forma, natural, a las personas, al ser humano. Cada día de avances tecnológicos nos sentimos más exigidos a estar conectados todas las horas de cada día. Inexorablemente esto está generando consecuencias que se dejan sentir en multitud de órdenes de la existencia de cada persona. Algunas muy tangibles, otras aun en plena gestación. Hay voces que hablan de la desconexión como libertad. BrandOffOn ya no es un futuro presente para las marcas sino también para las personas.

Naturalmente, y como sucede en un cambio de era, el impacto no se puede medir aún. Solo pensar, sentir. Esta vida en la que la pausa se transforma en un bien casi inalcanzable, propio del sistema capitalista de este siglo, está generando escenarios que son inseparables de la construcción prefabricada del futuro.

En muchas personas esto genera un stress sin precedentes, en otras una alienación que roza la adicción, un día en que las pantallas son el escenario donde transcurre la vida. De allí la necesidad de asumir que para poder hacer lo que realmente nos importa como personas, como sociedad, necesitamos antes que nada, saber lo que realmente nos importa.

La realidad 24-7- 365 a la que nuestro cerebro empieza a ¿acostumbrarse? ¿adaptarse? está re-dibujando nuestro mundo contemporáneo. Un mundo caracterizado por la conectividad, la velocidad, la actividad, la acumulación, el caos, la incertidumbre, la producción, las compras, el voyeurismo, la comunicación, el juego, o cualquier otra cosa, incesantes. Un loop incesante, interminable, que engorda y se reproduce, no de uno en uno, sino en multiplicaciones elevadas a números desconocidos y que no entran en la pantalla de un calculadora.

Estar desconectado parece ser un lujo. Compartir tiempo de calidad con la familia o los amigos empieza a considerarse un verdadero lujo. ¿por dónde empezar a cambiar? Según Mark twain la respuesta no es compleja, el secreto para cambiar es empezar por algún lugar; "el secreto para empezar por algún lugar es fragmentar tus complejas y abrumadoras tareas de tal manera que queden convertidas en pequeñas tareas que puedas realizar y entonces simplemente comenzar por la primera."
Andy Stalman

Viernes, 29 de Mayo 2015


La era digital


Ute Lemper sobre el mundo occidental de hoy: “es un mundo muy frío. No hay nada de impacto profundo e intelectual. La gente ya no necesita ni verse, todo son chats".


Humanizarlo todo.
La historia de la humanidad es la historia de cada uno contada por cada uno. Todos pueden pasar sin dejar su nombre en una estatua en una plaza pública, pero si el legado es útil para la humanidad, su sola contribución, lo hará inmortal.

La nueva historia se está digitalizando y archivando en la nube, pero aún hay una parte relevante de la existencia del hombre que se resguarda en los museos. Entre ellos, el más visitado del mundo es el Louvre, de París.

El título atrapó mi atención: “El Louvre invertirá 53,5 millones de euros para “humanizar” la visita al museo.”

Hacia fines del siglo XX, el Louvre recibía unos 3 millones de visitas al año. En la actualidad está cerca de alcanzar la cifra de 10 millones.

El actual director Jean-Luc Martínez se llena de orgullo al decir que “el Louvre es el único museo del mundo donde la propia entrada ya es considerada una obra de arte.” Quiere que la pirámide vuelva a ser un espacio de serenidad haciendo referencia a la obra del arquitecto I.M. Pei.

El llamado proyecto Pirámide, busca provocar una transformación considerable para reducir colas y descongestionar corredores: las puertas de acceso al museo se multiplicarán por dos, se abrirán nuevas taquillas y se ampliarán consignas y sanitarios y se trasladará la librería del vestíbulo a uno de los pasillos colindantes.

La idea es aliviar el flujo de visitantes en el lobby situado bajo la pirámide, hoy permanentemente saturado. Se busca simplificar lo complejo. Aspira a mejorar la calidad de la visita, juzgada confusa caótica por muchos visitantes, a menudo perdidos en un laberinto de salas y departamentos.
Andy Stalman

Miércoles, 20 de Mayo 2015


La era digital


"Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes." Napoleón I


Las personas que corren riesgos cambian el futuro.
Tal día como hoy, hace dos años y dos meses éramos testigos de un fenómeno que no se veía desde hace 14 siglos. No me refiero ni a eclipses, ni a cometas, ni a fenómenos naturales. En el Vaticano, comunicaban vÍa Twitter: “HABEMUS PAPAM FRANCISCUS”. Jorge Bergoglio, el Papa del fin del mundo, era el primer Papa no europeo elegido en 1.400 años.

Para la semana santa de 2015 asistí a una audiencia con el papa Francisco. El primer Papa BrandOffOn. Que tarea compleja tiene entre sus manos, pero que fuerza y que carisma posee. Lo dijo Javier Mascherano, lo sostiene el Papa Francisco: “Trato de hablar con hechos y no con palabras, porque es la única forma que tengo de sustentar algo”.

En un cambio de Era, empieza a ser normal aquello que hasta hace poco considerábamos extraordinario. Es la consecuencia ¿lógica? del cambio.

Salvando las distancias era como pensar hace un par de décadas que un empresario latinoamericano se haría con el control de buques insignias del marketing norteamericano como Burger King, Heinz o Kraft. Y sucedió. El hombre más rico de Brasil, Jorge Paulo Lemann es un defensor de la comida sana, pero en los negocios su apetito cambia. En marzo de 2015 la fusión con Heinz-Kraft convirtió a Lemann en un magnate de la alimentación, y líder del tercer mayor conglomerado de comida y bebida en Estados Unidos.

El magnate brasileño, ex jugador de tenis que compitió en Wimbledon en la década de los 60, ya es dueño de Heinz, Kraft Foods y Burger King a través de 3G Capital, su sociedad de inversión.

La seguridad, dice Hellen Keller, es principalmente una superstición. Evitar el peligro no es más seguro a largo plazo que la exposición directa. La vida es una aventura atrevida o nada.
Andy Stalman

Miércoles, 13 de Mayo 2015


Bitácora


"Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol." — Martin Luther King


El principio del fin del mundo.
Nunca creímos que el mundo fuese finito. Existen datos aterradores sobre el fin de nuestro planeta. Desde Hawking hasta Al Gore, desde Greenpeace hasta la ONU, la llamada de atención sobre el desgaste de nuestro planeta es cada vez mayor. De momento, el alarmismo, en unos casos, y la realidad en otros, no han llegado a despertar las conciencias globales. Las diferentes realidades en unos y otros lugares de la Tierra, hacen que la concientización lleve mas tiempo del esperado.

Países desarrollado, en vías de desarrollo, sub desarrollados, o sin desarrollo pelean por diferentes conciencias. Mientras, suben las temperaturas, se degrada la atmósfera, se deshiela el Ártico, y fenómenos naturales que no se veían hace décadas se suceden. Las caras de la luna son dos, y de este fenómeno también. Si se realizarán las peores amenazas del calentamiento, varios países nórdicos- Canadá, parte de Europa, Rusia, entre otros- se volverían mucho más fértiles y cultivables y habitables de lo que son ahora, mientras que países de África, o Asia se verían seriamente damnificados.

Cada 22 de abril, desde 1970, se celebra el Día Mundial de la Madre Tierra y en este de 2015, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon recuerda que “las grandes decisiones que tenemos por delante no corresponden solo a los legisladores y los dirigentes mundiales. Hoy, en este Día de la Madre Tierra, hago un llamamiento para que todos nosotros seamos conscientes de las consecuencias que tienen nuestras decisiones sobre el planeta y lo que supondrán para las generaciones futuras.”

Janez Potocnik recuerda que si creemos que la economía es más importante que el medio ambiente que intentemos aguantar la respiración mientras contamos nuestro dinero. Y Asimov recalcó que sólo hay una guerra que puede permitirse el ser humano: la guerra contra su extinción.

El alerta frente al cambio climático tiene cada vez mayor difusión. El cambio climático amenaza a -casi- todos por igual, a ricos y pobres, a europeos y africanos, mujeres y hombres. Sin embargo, el listado de los países más inmediatamente amenazados se parece mucho a la lista de los países más pobres, porque una sequía, una inundación, no tiene el mismo efecto en un país con recursos como en otro sin.

Y mientras delineamos el futuro, protagonizamos una era en la que nunca hubo tanto progreso para el ser humano. En toda la historia, como desde la Revolución Industrial y las revoluciones científicas asociadas a ella hasta nuestros días.

Como siempre, los desafíos ante el progreso deben ser tomados muy en cuenta y muy en serio. Cuando la máquina de vapor de James Watt echó a rodar, en la atmósfera había unas 300 partes por millón de dióxido de carbono, el principal gas que está calentando el planeta. En el verano de 2013 se superó la cifra de 400, algo así no había pasado en los últimos 800.000 años.

Sigue en pie, pendiente, la batalla por construir una relación más equilibrada del progreso con la naturaleza, y también con la tecnología.

Andy Stalman

Lunes, 27 de Abril 2015


La era digital


"¿Por qué la sociedad se siente responsable solamente de la educación de los niños y no de la educación de todos los adultos de todas las edades?" Erich Fromm


La sociedad de la educación.
En los países de la OCDE el 83% de las personas con titulación universitaria tienen empleo, en comparación con el 55% de las personas que cuentan sólo con un diploma de educación secundaria. La tasa de empleo es mayor para los hombres que para las mujeres independientemente de su nivel de educación: un 88% para los hombres y el 79% para las mujeres con educación universitaria, mientras que la tasa es del 69% para los hombres y 48% para las mujeres que cuentan sólo con un diploma de educación secundaria .

Como venimos recordando a lo largo de varias reflexiones en este blog, la educación debe recobrar un rol central y estratégico para el desarrollo, en el más amplio sentido de la palabra.

Al explicar su visión global del capital humano en el siglo XXI, el Presidente del Banco Mundial señaló que "la creatividad, la innovación y la energía emprendedora eran hoy más importantes que nunca, no solo para impulsar el crecimiento económico sino para resolver algunos de los problemas más graves del mundo, como el actual brote de ébola."

El presidente del Banco Mundial es médico y antropólogo de profesión. Llamativamente no es economista, aunque Jim Yong Kim reflexionó que tanto sus competencias académicas como sus experiencias transculturales habían cumplido un papel importante en su carrera, como haberle ayudado a encontrar formas creativas de tratar enfermos en países pobres y a establecer metas ambiciosas para el Grupo Banco Mundial.

De origen coreano, Kim enunció algunos de los desafío para uno de los países con mejores índices de educación del mundo: Corea del Sur. “La próxima frontera socioeconómica de Corea del Sur consiste en dar rienda suelta a todo el potencial creativo de los estudiantes, las mujeres y los jóvenes, y fomentar el libre flujo de ideas en toda la economía”.

En 2012, el número de mujeres que egresaron de la universidad en Corea del Sur fue mayor que el de hombres. Sin embargo, apenas el 56% de las mujeres en edad de trabajar tienen empleo actualmente, en comparación con el 78% de los hombres. Además, las mujeres coreanas ganan un 37% menos que los hombres coreanos, lo que constituye la mayor brecha de género en un país miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos .

“Corea no está aprovechando bien la enorme productividad y creatividad de sus ciudadanas”, dijo Kim. “Una mayor integración de las mujeres en la fuerza laboral tendría considerables ventajas económicas para Corea. En un estudio se señala que con la reducción de la brecha entre hombres y mujeres en la fuerza de trabajo las tasas anuales de crecimiento del producto interno bruto podrían aumentar 0,6% en los próximos 20 años”.


Andy Stalman

Viernes, 24 de Abril 2015


La era digital


"No puedes crear la experiencia. Debes experimentarla." Albert Camus


El consumidor es la experiencia.
Muchos retailers están siendo demasiado lentos a la hora de reinventarse a sí mismos en la era de la omnicanalidad.

Tendemos a sobrestimar el efecto de una tecnología en el corto plazo y a subestimar su incidencia en el largo plazo. Esto, sin duda, demuestra el caso de los retailers y su actitud hacia Internet. Después de un ataque de pánico en el cambio de milenio sobre el impacto que podía tener el entorno digital en su industria, las tiendas físicas se conformaron con hacer modestas modificaciones a su modelo de negocio o, como el avestruz, trataron de esconder la cabeza e ignorar lo que estaba ocurriendo. Pocos han hecho hasta el momento los cambios radicales y necesarios para enfrentar las amenazas del comercio electrónico y aprovechar su enorme potencial.

Pero no sólo del e-commerce, sino también agregando a la lista el m-commerce (móvil), pues el cliente será cada vez más “móvil”. Se estima que las compras a través de dispositivos móviles supondrán 600 mil millones de dólares, y quizá seamos testigos de la muerte del plástico y de la consolidación de la billetera móvil.

Y, además, tendrán que tener en cuenta el t-commerce (tabletas) y el f-commerce (Facebook) que, aunque hasta ahora ha registrado un fracaso estrepitoso, no debe de ser descartado.

Casi un 50% de los consumidores online compró a través de redes sociales en 2013. En un Informe de PwC sobre las expectativas y hábitos de consumo del comprador online, el 43% de los encuestados asegura haber comprado a través de tablets en 2013 y un 41% a través de smartphones.

La inacción pone en peligro la supervivencia de muchos operadores de retail. Las transacciones online están superando los 300 mil millones de dólares al año sólo en Estados Unidos. Su participación en el total de las ventas al por menor crece sin pausa, desde el 5% hace cinco años hasta más del 10% actual. Las personas de entre 20 y 30 años hacen una de cada cuatro compras a través del canal digital.

Es cierto que pocas señoras van a Internet a comprar sus vestidos de Armani, y los cazadores de gangas podrán seguir recurriendo a rebuscar en las tiendas de descuento. Pero, para atraer al resto, los minoristas tendrán que construir una oferta online sólida, al tiempo que hacen sus tiendas físicas más agradables, más convenientes y, en el caso de muchas grandes superficies minoristas, más pequeñas. De lo contrario, es probable que caigan, o simplemente se marchiten hasta cerrar y desaparecer.

Para construir una línea de negocio rentable los minoristas deben integrar todos sus canales. Muchos los mantienen separados, lo que aumenta el riesgo de que no se comuniquen o no trabajen juntos de manera adecuada. Las operaciones electrónicas de Walmart están en Silicon Valley, lejos de su sede de Arkansas. Tanto Wal-Mart, como otro gigante como Target, tienen una presencia insignificante online en relación con su tamaño. Al menos por ahora.

Sus tiendas, para atraer, deben enfocarse en cosas, como la ropa cara y los gadgets, que los clientes quieren probar antes de comprar, y por los que van a pagar un extra, como el asesoramiento de vendedores competentes. Sin embargo, la gente sigue (también de momento) buscando online, pero comprando offline.

Los establecimientos del mundo real (¿qué es real hoy?) tienden a ser más divertidos para visitar y recorrer, por lo que los compradores sienten que vale la pena el viaje al centro comercial o a la calle más céntrica de la ciudad. Las tiendas que apuestan por la diferenciación no sólo crecen debido a que contienen productos ‘cool’, sino a que están muy bien diseñadas, con un personal servicial y una experiencia diferente a las que ofrecen el resto de retailers. Los puntos de venta de Lego puede ser un calvario para los padres, pero a menudo obtienen éxito al dar a sus diminutos clientes “los mejores 30 minutos del día de un niño”. Sin embargo, todavía son muchos los minoristas que sólo piensan en conseguir una venta rápida, dejando de lado la construcción de relaciones con los clientes. Ellos son los que están más expuestos al riesgo del “showrooming”: compradores tratando de mirar productos “in situ” antes de escabullirse para comprarlo más barato online.

Andy Stalman

Jueves, 16 de Abril 2015


Tendencias de las marcas


Algunas marcas empiezan a entender que el poder está en la gente. El poder de la gente es inmenso. Lo decía Patty Smith en 1988: “People have the power”. El mundo se rige por nuevas normas. En febrero de 2010 escribí esta colaboración (que actualizo en datos) para la revista española del retail "Distribución Actualidad", el tiempo parece haber avanzado muy rápido para algunos, pero no para todos.


El consumidor, entre la razón y la emoción.
El mundo ha sido dramáticamente afectado por los cambios que estamos presenciando. Y estos cambios han llegado a todos los ámbitos de la vida, y con especial fuerza al mundo de la empresa y a su relación con el cliente. Por eso, ahora el marketing es conexión e interrelación, pero no sólo con el consumidor, sino con el grupo, el colectivo.

Me refiero a la comunidad cuyos miembros están perfectamente comunicados entre sí. En los que, de nuevo, el boca a boca adquiere relevancia y se convierte en el mejor mensaje de comunicación. El 78% de los consumidores reconocen que confían más en las recomendaciones de otras personas que en los formatos publicitarios. Son colectivos capaces de actuar como una fuerza única, pero con unas dimensiones hasta ahora desconocidas.

Esto provoca que el contexto al que nos enfrentamos sea completamente diferente al que hemos conocido hasta ahora. Hace sólo 25 años al Muro de Berlín lo derribaron personas deseosas del cambio. Lo que gobiernos, ejércitos y dólares no pudieron lograr, lo consiguió la gente. La radio tardó 40 años en llegar a 50 millones de espectadores. Facebook en 11 años ha alcanzado 1.350 millones de usuarios. Google llega a 5.500 millones de visitantes únicos por mes y en YouTube se suben 100 horas de video por minuto.

En los últimos 12 meses la población mundial creció en 115 millones (+1,6%), los nuevos usuarios activos de internet suman más de 550 millones de personas (+21%), hay 222 millones de nuevas cuentas activas en redes sociales (+12%). A enero de 2015 según TNW hay 7.210 millones de habitantes, 3010 millones de personas con acceso a internet (42%) y 2.078 millones de personas en redes sociales (29% de la población mundial, y 7 de cada 10 personas conectadas a la red).

Una audiencia millonaria y atomizada. Las reglas del juego han cambiado y las marcas ahora deben emplear mensajes que utilicen los sentidos como canal de comunicación para llegar al corazón, no sólo a la mente. El consumidor no atiende a razones, busca emociones, quiere ser protagonista del acto de compra. Esto debería transformarse en un acto memorable, singular, que genere ganas de contarlo, compartirlo y repetirlo.

Además, tenemos que tener en cuenta que cuando las emociones son lo suficientemente fuertes, creamos conclusiones lógicas que nos impulsan a comprar. Cuando las emociones mandan sobre la lógica, empezamos a buscar más formas para poseer lo que queremos, poseer a lo que estamos emocionalmente más unidos. Probablemente, esta es una de las claves del cambio.

Andy Stalman

Miércoles, 8 de Abril 2015


1 2 3 4 5 » ... 15

Editado por
Andy Stalman
Andy Stalman
Andy Stalman es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Belgrano y Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica Argentina, ambas de Buenos Aires. Ha realizado estudios Avanzados de Comunicación en la Universidad de Saint Joseph, en Philadelphia, EE.UU y está especializado en Dirección de Marketing por la Universidad de Pompeu Fabra de Barcelona. Profesor y Premio a la Excelencia Académica del IE Business School. Doctor en la Universidad Piloto de Colombia de la Cátedra que lleva su nombre. Ha colaborado en España y en el exterior como profesor invitado en la Universidad Pompeu Fabra, la Universidad Antonio de Nebrija y la Universidad de Alcalá de Henares, la Universidad de Piura y el CESA, entre otras.
De 1994 a 1997, se desempeñó como Director de Marketing para Lacoste con sede en Buenos Aires. De 1998 a 2002 fue Director de Marketing de Aeropuertos Argentina 2000 encargado del desarrollo del marketing y comercial de los 35 mayores aeropuertos del país. En octubre de 2002 comienza a trabajar como socio y Managing Director de Cato Partners España, en Barcelona y en 2006 asume la responsabilidad de Cato Partners Europe, con sede en Madrid, liderando proyectos en más de 15 países.
Miembro del Comité de Expertos de Creanavara y de la Junta Directiva de la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC). Ha escrito más de 150 artículos especializados en Branding, Comunicación, Diseño y Marketing para diferentes medios generalistas y especializados de varios países. Es conferenciante tanto en España y Europa como en Latinoamérica.
Autor del best seller "Brandoffon, el Branding del futuro", que lleva más de 35 semanas consecutivas como uno de los libros más vendidos de Amazon.






RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile