Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog de Tendencias21 sobre el mundo del Branding en la Era Digital

Bitácora


Cuando lo ordinario es extraordinario el mundo mejora. Lo femenino empuja a la humanidad hacia delante. Estamos presenciando momentos históricos en los que la mujer tiene, cada vez más, un rol sobresaliente. Se trate de mujeres desconocidas o conocidas, de aquellas que aparecen en los medios o de las que, sin ser protagonistas de las noticias, marcan la diferencia.


El futuro es de la mujer.
En el mes de junio, la primera astronauta china inició con éxito su misión. Más de seis décadas después de que el presidente Mao Zedong asegurara que en la China comunista las mujeres sostendrían “la mitad del cielo”, Liu Yang y otros dos tripulantes viajaron en la nave espacial Shenzou 9.

En Birmania, veintiún años después de haberlo conseguido, Aung San Suu Kyi recibe el Premio Nobel de la Paz. La líder opositora, un ícono de su país y de la lucha por las libertades, dice que a Birmania le queda mucho para la libertad completa. Tras 15 años de arresto domiciliario, todavía le queda coraje para seguir alzando la voz, para defender la paz y participar en la incierta política parlamentaria de su país.

Al mismo tiempo, otras dos mujeres tienen una voz de máxima relevancia en las finanzas globales: Merkel y Lagarde. A la Canciller alemana se le pide que encienda los motores de la economía mundial. Por su parte, la directora gerente del FMI ha recomendado un esfuerzo colectivo para que la eurozona alcance “una etapa fundamental en su desarrollo". Ambas son protagonistas de un momento histórico para la economía internacional.

Anna Wintour, editora de la revista Vogue, dirige los designios de la moda desde hace más de veinte años. Su influencia, como adalid de uno de los sectores económicos con mayor proyección en Estados Unidos y el mundo, trasciende este ámbito. Sino pregunten a Obama…

Más del 90% de las mujeres más poderosas de mundo tienen pelo corto. ¿Por qué? Merkel, Lagarde, Rousseff, Nooyi, Ghandi, Clinton, Obama...
Me contestan en Twitter, por mayoría abrumadora, que es por falta de tiempo para arreglarse.

Hoy ya no nos llama la atención que Madonna siga siendo la reina del pop y que en el top ten de los videos más vistos en YouTube estén Lady Gaga, Jennifer López, Shakira y Rihanna. Las mujeres reinando y gobernando, no sólo en el pop.

En la actualidad, más de 1.700 millones de habitantes de la tierra son dirigidos por una mujer presidente o primer ministro. Entre las más destacadas la misma Canciller Merkel, Dilma Rousseff en Brasil, Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, Dalia Grybauskaite en Lituania, Jóhanna Sigurdardóttir en Islandia, Julia Gillard en Australia o Ellen Johnson-Sirleaf, actual presidenta de Liberia.

Esto significa que un cuarto de la población del planeta es dirigido o liderado por una mujer. Todo está cambiando.

Es una realidad que los Juegos Olímpicos de Londres 2012 serán los Juegos de las Mujeres. Por primera vez en la historia olímpica, todas las delegaciones acudirán con atletas femeninas. Un total de 4.850 deportistas que suponen el 46% de los participantes. Un reflejo bastante cercano a la población mundial que reparte a los más de 7.000 millones de habitantes casi a partes iguales entre hombres y mujeres.

116 años más tarde. Mejor tarde que nunca.

Extraordinarias.

Por otro lado, entre las mujeres silenciosas y desconocidas encontramos la grandeza de lo pequeño.

Ser madre y mujer trabajadora es algo ya de por sí extraordinario. Y aunque resulte sacrificado, la mujer crea su propia perfección cuanto más imperfecta es su realidad. Y eso resulta absolutamente admirable.

Lo ordinario se transforma en extraordinario precisamente por ello.

Se oyen argumentos muy críticos con el avance de los derechos de la mujer, que ha tenido lugar en estos últimos años. Algunos opinan que han terminado siendo un retroceso. Que hoy la mujer trabaja más, descansa menos, está más expuesta y menos cómoda.

Sin embargo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) declara en sus principios que la población femenina ha sido decisiva en el progreso de la democracia, la reducción de la pobreza, la prevención y la recuperación de las crisis, la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible. Asegura, además, que “empoderar a las mujeres da un impulso a las economías florecientes, a la productividad y al crecimiento”.

A su vez, el PNUD elabora un Índice de Desigualdad de Género, que tiene en cuenta tres dimensiones: la inserción en el mercado laboral, el empoderamiento y la salud. Cómo tratan las sociedades a la mujer, dice mucho del grado de desarrollo de los países.

Y también del extensísimo camino que queda por recorrer…

La suma de estos datos y realidades (unas desconocidas, otras famosas) nos deja una sola certeza: que la fuerza, la energía y, en concreto, el instinto femenino es lo que nos empuja hacia el futuro.



Andy Stalman

Jueves, 26 de Julio 2012


Bitácora


¿Por qué no podemos potenciar el movimiento de positividad que se está gestando desde Twitter? ¿Por qué no aportamos todos un tuit al día y una acción al día que genere, propague y amplifique la positividad? ¿Por qué no avanzar con las ganas y el talento de esta Humanidad que busca un mundo mejor? ¿Por qué dejar que otros creen el futuro si podemos hacerlo nosotros?


Todos los que queremos aportar positividad en este contexto complejo somos un poco soñadores, utópicos, ilusos, románticos, quijotes, altruistas. Algunos nos miran con cara de asombro, como preguntándose en qué mundo creemos que vivimos. Sin embargo, una gran mayoría comparte esta actitud tan necesaria.

La positividad es un estado de ánimo. No significa que no tengamos problemas sino que a pesar de ellos, seguimos adelante, buscando superarlos, solucionarlos aunque la actitud en positivo suene para muchos naif, carente de fondo, inútil.

Las emociones son las que nos mueven. La actitud positiva es la que determina no solo el presente que queremos vivir sino el futuro que queremos construir.

Tiempos complicados.

"El talento se educa en la calma y el carácter en la tempestad", dijo Wolfgang von Goethe.

En estos tiempos de turbulencia de los mercados, pero más aun de turbulencia emocional deberíamos sacar el carácter al campo.

Dicen que uno solo no puede lograr nada. En mi casa, hay un hormiguero de minúsculas hormigas rojas. Son menos de la mitad de la mitad de las hormigas negras que viven en otro hormiguero a pocos metros. Cuando sin querer dejas tu pie descalzo cerca del hormiguero de las pequeñas, de una en una van subiéndose a tu pie gulliveriano y te empiezan a picar descaradamente. Una hormiga roja sola molestaría, nada más pero entre todas hacen que me aleje, que se aleje el peligro. La suma de muchos individuos puede cambiar las cosas.

No digo que la positividad nos dará de comer o que educará a nuestros hijos, o que mejorará el estado de la sanidad sino que puede ayudar a que todos hagamos un poco de hormigas para trabajar juntos.

Si esa positividad llega al maestro, al alumno, al médico, al paciente, al trabajador, a la familia y a vos y a mí, podremos atravesar el caos de una manera menos agria y menos dolorosa.
El movimiento se demuestra andando. Un movimiento de positividad se demuestra haciendo, no diciendo. Porque al hacer las cosas se dicen solas.

Los jinetes de la negatividad seguramente pensarán que esto no sirve para nada y que es una tontería infantil. Y tienen razón. Somos infantiles, niños, creativos, ilusos, idealistas porque queremos que el mundo sea un lugar mejor. Y creemos que tenemos que empezar con algo.

La gente necesita ilusión. El mundo nos exige la responsabilidad de buscar el bien común, de avanzar en conjunto para cambiar la dinámica derrotista y negativa que sólo le conviene a unos pocos.

Dice un antiguo proverbio africano: “si usted piensa que es demasiado pequeño para hacer una diferencia es que no ha pasado la noche con un mosquito"

Nuevos tiempos.

Somos quijotes, convencidos que podemos mejorar nuestro presente y construir nuestro futuro mejor.
Para eso, usamos:
Los abrazos
La ilusión
Las ganas
La necesidad
La actitud
Los sueños
La Positividad

…. ¿Por qué no?
Andy Stalman

Martes, 12 de Junio 2012


Bitácora


“Una ardilla muriendo enfrente de tu casa puede ser más relevante para tus intereses ahora mismo que gente muriendo en África”, Mark Zuckerberg, presidente de Facebook. El mundo es un complejo entramado de intereses. Cuanto más se profundiza en ello, más difícil resulta de explicar y de entender. Al mismo tiempo, el hombre crea sistemas tan intrincados que el sólo hecho de pensar en cambiarlos desalienta al más osado.


La ardilla, el sistema y el Titanic.
La (¿nueva?) crisis económico/financiera que se materializó en 2007 y que comenzó varios años antes es un claro ejemplo de todo ello. Cambió todo y, sin embargo, todo sigue igual. Los bancos, en el epicentro de la crisis, no sólo no cambiaron sino ahora son más grandes (fusiones/adquisiciones) y, por ende, más difícil que caigan, o que los dejen caer. John Maynard Keynes lo ponía en palabras hace más de 70 años: “Si yo te debo una libra, tengo un problema; pero si te debo un millón, el problema es tuyo”.

El sistema se come al sistema y el ser humano mira azorado cómo las torres de los bancos son cada vez más altas, alejadas de la gente y del día a día. Es una metáfora más real que propia la realidad.

Los bancos centrales y los organismos financieros internacionales inundaron el mercado de divisas pero, en su enorme mayoría, para el “rescate” del sistema financiero, de los bancos. Sin embargo, poco o casi nada de ese dinero, hablamos de miles de millones, trillones en Estados Unidos, llegó a la gente que observaba desde la base de las torres.

Este mundo complejo. Este sistema acomplejado.

Casi cinco años después de la caída de Lehman Brothers son muchos los que se siguen preguntando qué pasó con todos esos miles de millones de dólares, euros, yenes, libras, yuanes, etc., que se usaron para “rescatar” al “sistema”. Se lee en Twitter que si en vez de Lehman Brothers hubiese sido Lehman Sisters jamás hubiésemos visto su caída. Algunos pocos bancos rechazaron la ayuda, otros ni siquiera la necesitaron, pero hablamos de la inmensa minoría.

The Economist publicaba recientemente un informe que demuestra que en el mundo hay menos pobreza que hace una década. Es decir, que el mundo está mejor. El avance de la humanidad, el progreso “per se”, empuja hacia el futuro con la fuerza de lo obvio, pero no tanto por mérito de unos u otros, sino porque es la ley casi natural.

El “rescate”, como si de un hundimiento se tratase, hubiese tenido aún más sentido si hubiese rescatado también al entramado comercial de las pymes, a los clubes en problemas, al sistema educativo que sólo recibe recortes, a la justicia, a la salud…

Será tiempo de dejar de leer sobre la crisis económico/financiera y empezar a reflexionar sobre el sistema que creamos y en el que creemos, y contrastar si de verdad es el idóneo, el menos malo, el que nos hace bien y nos sirve, no el que se sirve de nosotros. Necesitamos, como sociedad, una reflexión más profunda. No es cuestión de señalar culpables, de hecho hasta hace poco parecía que, con extraordinarias excepciones, el culpable es invisible.

¿Qué valores buscamos o queremos, o mejor dicho necesitamos? ¿Qué prioridades buscamos como sociedad? ¿Qué futuro estamos construyendo y hacia dónde nos dirigimos? ¿Qué tipo de progreso buscamos?

El mundo mira con indiferencia al hambre y la desnutrición en África, a las guerras de Oriente Medio y alrededores, a la pobreza y el analfabetismo en Latinoamérica o en ciudades de la propia Europa. A la mayoría de gente con poder de cambiar las cosas le sigue preocupando más la ardilla en el jardín del fundador de Facebook.

Mientras, el mundo avanza, sobreviviendo, tropezándose nuevamente con las mismas piedras y con un sistema que puede terminar siendo el Titanic, una trampa.

Todo depende del hombre, de nosotros o ¿del sistema?
Andy Stalman

Jueves, 10 de Mayo 2012


Bitácora


Resulta difícil aceptar que mientras nosotros estamos actualizando nuestra agenda para la semana que viene, otros se encuentran pensando cómo será el mundo en el 2020. Un mañana en que todo lo que hoy nos imaginamos podría terminar siendo real.


Pensando el mañana del mañana.
Figurarnos el futuro es un ejercicio de imaginación sin límites, sin restricciones, sin barreras. Implica mirar y buscar donde nadie lo haya hecho antes. No es sencillo pero constituye un desafió extraordinario. Por eso, me gustaría que nos animemos a plantearnos un 2020 como horizonte que emana de nuestra imaginación, no de la de otros.

Al mismo tiempo, es realmente fascinante asimilar que mientras la tecnología avanza a la velocidad del sonido, el ser humano sigue sin cambiar, en su esencia. Para lo bueno y para lo malo.

Michio Kaku, profesor de física teórica en el City College de Nueva York se ha dedicado a pensar y a escribir su mundo posible. Nos dice que en el 2020 desaparecerán las computadoras y los tumores. Que conocer idiomas no será una ventaja competitiva y que ser creativo será esencial.

Leer algunas de sus predicciones, que pueden parecer de ciencia ficción para quienes nos sentimos ajenos al mundo de la ciencia y la física, es un ejercicio de imaginación excepcional. Estas son algunas de las pautas que resalta y que a mi me gustaría compartir en este espacio.

“Al nacer, todos los seres humanos actuamos como científicos por naturaleza: cuando somos pequeños, queremos saber por qué brillan las estrellas, por qué sale el sol (…) pero cuando llegamos al colegio secundario, una combinación de malos profesores y de falta de inspiración, nos encamina a que dejemos de ser así".

En 2020, la palabra computadora habrá desaparecido del idioma Inglés.

Cada dieciocho meses, el poder de las computadoras se duplica, señala Kaku, por lo que en ocho años, un microchip tendrá un coste de sólo un centavo. En lugar de un chip en el interior de un escritorio, vamos a tener millones de chips en todas nuestras posesiones: muebles, automóviles, electrodomésticos, ropa. Dentro de ocho años, tendremos coches sin conductor y dentro de dieciocho, órganos sintéticos.

En esta realidad, Internet estará en nuestra lente de contacto. Kaku dice que: “en unos años, al parpadear uno estará en línea y que eso va a hacer que cambie todo. Los estudiantes buscarán las respuestas a los exámenes mientras los están haciendo. Los extranjeros traducirán sus conversaciones con los nativos al instante”.

Aunque parece que estos aparatos están a años luz de distancia, él insiste en que “están llegando muy, muy rápido". Como ejemplo cita el prototipo de la lente de contacto llamado "Land Warrior", del ejército norteamericano. En 2010, probó el dispositivo durante el rodaje de un especial para el canal de la ciencia, donde aparece con regularidad. Un soldado utiliza un casco con un visor, que permite ver el campo de batalla: "Uno ve las fuerzas amigas, las fuerzas enemigas, la artillería, los aviones, todo, con sólo chasquear a la derecha, sobre el ojo".

Sus previsiones pueden sonar extrañas y la primera reacción es el escepticismo, entendido no como incredulidad sino en su sentido estricto, como duda.
Andy Stalman

Sábado, 7 de Abril 2012


Bitácora


En esta década, la emigración volverá a superar a la inmigración en España. Según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), cada año se marcharán medio millón de personas por la falta de trabajo y perspectivas. En torno al 10%, españoles. Detrás de cada número un nombre. Una historia. Una oportunidad. Un dolor. Uno de ellos es Paco.


Mi amigo Paco.
“Me voy a Copenhague." Así empezó la charla. Casi tan helado como el clima danés me dejó su noticia. Paco, Paquito, se iba de Sitges a la capital del reino de Dinamarca.

Paco está entre los 30 y los 40. Estudió y se graduó. No era el mejor estudiante, pero tampoco el peor. Si era de los mejores amigos que uno podría querer tener. Empático, echado para adelante, amigo de sus amigos, soñador, trabajador, disfrutador de los pequeños regalos que da la vida.

Hacia fines de los ´90 renunció a un gran puesto en una multinacional para seguir un sueño. Se mudó a Barcelona, desde Madrid, y empezó a trabajar en “algo que me gustaba, con gente con ilusión.”

Conversador incansable, sabio de la escuela de la calle, generoso con quienes más lo necesitan, de risa fácil y mirada reflexiva. Una década después volvió a dar un salto hacia un nuevo sueño: su empresa propia. Coincidió el inicio de su nuevo sueño con la pesadilla del inicio de la crisis. No se le puede decir que no lo intentó todo. Todo, hasta que una tremenda bofetada de la cruda realidad del mercado lo empujó hacia el cierre de su PYME.

Buscó, buscó, pidió a los amigos trabajo, no limosna. Llamó, escribió, hurgó en LinkedIn, lo intentó.

El 2010 encuentra a un Licenciado, viajado, curtido, en la mejor edad para producir y generar riqueza, desempleado, desangelado, agobiado y con horizontes cada vez más alejados. Pero hay gente que nace con un madera especial. Hay gente, como Paco, que nunca renuncia, que no se deja vencer. Que aunque el cinturón apriete y la crisis te rodee no se deja desanimar. Y fue así que un día del 2011 lo llamé para ver como se encontraba y me respondió: “Me voy a Copenhague."

Más de 300.000 españoles han dejado España desde 2008 ante la falta de horizonte laboral, según un comunicado del máximo ejecutivo de la Federación Nacional de Asociaciones de Consultoría, Servicios, Oficinas y Despachos (FENAC) y de la Comisión Laboral de CEOE. Uno es Paco.

Y no sólo nos duele a los familiares y amigos, también, y sobretodo, le duele a España. Esta emigración hay que verla en un contexto espacial más amplio que el de esta crisis puntual. La salida del talento es menos preocupante que su no retorno. Representa un freno a nuestro desarrollo futuro, en el sentido de que nuestros jóvenes se están viendo obligados a marcharse al extranjero, y probablemente a no volver. El país que no ofrece condiciones o al menos ayuda a crearlas, termina expulsando a sus hijos. Estamos viendo como España se descapitaliza de talento de cara al futuro.

Paco no era fluido en el idioma inglés, pero no fue una traba para él. Lo más difícil, sin duda, fue dejar atrás a sus familiares y a sus seres queridos, especialmente a Pipo, su hijo.

Estas cifras esconden un drama personal, como escribe Martin Varsavsky: "Ahora hay otro tipo de emigración, mucho menos trágica pero no menos triste, que separa a la familia y a los amigos."

Paco sigue luchando por un futuro mejor, sino el suyo, al menos el de Pipo. Lo que no ha perdido es el ánimo y la garra, porque Paco es Paco y no vino al mundo a quejarse sino a pelear por los suyos.

Cierra la conversación: “Saludos desde Copenhague, me voy a trabajar”.
Andy Stalman

Domingo, 5 de Febrero 2012


Bitácora


Cuando hace justo nueve años aterrizaba en Barcelona para abrir la oficina de Cato Partners el mundo era un “poquito” diferente. Del 2002 al 2011 no han pasado muchos años, pero si muchas cosas. La historia avanza a la velocidad del sonido.


Nueve años en España. Tanto, tan poco.
Decia Einstein que “el tiempo se creo para que no sucedieran todas las cosas a la vez.” Desde pequeños nos inculcan el concepto espacial y finito de la vida. De 0 a 4 años al jardin de infantes, de 5 a 6 el pre-escolar, a los 7 la primaria, a los 12 la secundaria, a los 17 la universidad, y así en una rueda finita llena de hitos.

Cumplir 9 años en España es un hito personal y profesional. Debo reconocerlo, nunca me imagine estar tanto tiempo fuera de mi Buenos Aires querido.

El fin de un ciclo, el cambio de etapa, los días especiales hacen que uno vuelva, por un instante, la vista atrás, para ver de donde viene, para no olvidar a donde va.

El año 2002 fue testigo de mi aterrizaje en Barcelona, estaba a 13 días de cumplir mis 33. Encontraba simbologías por todos lados.

Parece que fue ayer.

Ese año nos encontró recibiendo a la moneda única europea. El € nacía en Europa. Argentina devaluaba el peso en un 40 por ciento. Wikipedia en español cumplía su primer año de vida y José maría Aznar era el Presidente del Gobierno. En Londres, la reina Isabel II celebra el 50.º aniversario de su llegada al trono y Ana Patricia Botín asumía la presidencia de Banesto.

Con el avance de la tecnología y el caudal de información y novedades dejamos de sorprendernos? Creo que hemos perdido algo de curiosidad, de capacidad de sorpresa, de buscar nuevas preguntas, mejores respuestas.

Pero aún así destacamos hechos de trascendencia. La nave Mars Odyssey de la NASA comienza a cartografiar la superficie de Marte. El hombre, a través de sus máquinas, estaba en suelo marciano. En la Tierra el Premio Príncipe de Asturias de las Artes se lo llevaba Woody Allen y el de las Letras Arthur Miller. El premio Nobel de la Paz para Jimmy Carter. Nos dejaron en 2002, entre otros, Billy Wilder, María Félix, Gerónimo Saccardi, Ladislao Kubala, Rudi Dornsbuch, Eduardo Chillida, Iván Illich y Tita Merello.
Andy Stalman

Lunes, 5 de Septiembre 2011


Bitácora


Estos tiempos me gustan. Son tiempos de hiperconexión, de información casi total, en tiempo real, de viajar, de aprender, de oportunidades. Estamos escribiendo la historia de una nueva era mientras la vivimos, ¿no es apasionante? La era de Social Media es una de las mayores revoluciones en la historia de la humanidad, y nosotros somos sus protagonistas.


Branding en la era digital.
Pero no estamos entrando en la era de la redes sociales por el volumen de tráfico, ni por la cuota de mercado, sino por el uso que los ciudadanos hacemos de ellas. Las redes forman parte del consumo cotidiano, de nuestro hábito de información diaria. Forman parte de nuestras vidas, al fin y al cabo, cubriendo el hueco que en su día tenían otros.

Y en todo este proceso, el Diseño tiene un papel extrategico, trascendental. En Estados Unidos, la cantidad de diseñadores graficos se ha decuplicado en la ultima decada; ya superan a los ingenieros químicos, en una proporcion de 4 a 1. En EE.UU. hay un 30% más de gente ganándose la vida como escritores (gran auge de blogs, el medio que más ha crecido en la era de los Social Media). Hay identificados unos 38 millones de norteamericanos como la “clase creativa”, afirmando que son la clave del desarrollo. Toda información que leí en el libro “Una nueva Mente” de Daniel Pink y que ilustra de manera clara y directa sobre esta re-evolución. La mente, nuestro cerebro, la próxima frontera.

"Los ingenieros tienen que encargarse que las cosas funcionen", dice Pink. Pero si esas cosas no complacen tambien a la vista o inspiran al alma, poca gente las comprará. El dominio del Diseño y otras aptitudes aparentemente “blandas” se han convertido para individuos y empresas en el principlal modo de destacar en una plaza de mercado (on/off line) abarrotada. Por ello en empresas líderes como Sony, se oye decir: “ En Sony asumimos que todos los productos de la competencia tienen basicamente la misma tecnologia, prcio, rendimiento y funciones. El diseño es lo unico que diferencia un producto de otro en el mercado”.

Andy Stalman

Martes, 23 de Agosto 2011


Bitácora


En este escenario global, hay deportistas que se han transformado en íconos globales. No se apoyan en la extravagancia, el éxito fácil ni en lo superficial sino en su talento, humildad y capacidad de superación. No son grandes comunicadores fuera del campo, pero cuando hablan haciendo lo que mejor saben hacer el mundo se rinde de admiración. De entre la mayoría destaca un pequeño gran fenómeno llamado Leo Messi.


Cada era tiene un mega crack, esta es la era Messi.
Hace pocos días, en el encuentro del primer laboratorio español de retail, la Directora de Marketing de una marca de referencia en el sector afirmaba, palabras más palabras menos: “Seguir discutiendo sobre la importancia o no de Internet para el retail es antiguo. Esta discusión debería haberse hecho hace años. Este asunto ya no se discute, ya está aquí, es parte de la realidad”.

Desde que se inició la Copa América, un tema se encuentra por encima de todos: Lionel Andrés Messi. No deja de llamar la atención que se hable acerca del mejor jugador del mundo, que además está camino de ser el mejor de la historia.

Paradojas del destino, los dos mejores “diez” que dio la historia del fútbol son argentinos, son zurdos y sus siglas sólo se diferencian en una letra: DAM y LAM.

En aquella noche de Champions contra el Arsenal, memorable, en que Messi hizo 4 goles y dio un paso más en esa escalera que lo sigue llevando al estrellato mundial, Cruyff, el holandés que sentó las bases de este Barça declaró: "Leo, el muchacho que borda lo fácil… tiene la capacidad de hacer lo difícil sin sufrir, sin angustiarse, sin padecer. Sufriendo no puede ser el mejor en nada, en nada. Leo flota por el campo, a veces tienes la sensación de que no está, de que se esconde… pero está..."

Messi ya ha superado todas las fronteras y se ha convertido en una marca deseada, admirada y querida. No sólo juega en uno de los mejores equipos de la historia sino que es el mejor dentro de esa historia.

Todos los seguidores de una marca buscan un mensaje claro y honesto. Buscan sinceridad. Buscan emocionarse y experimentar. Buscan coherencia y diferenciación. Buscan formar parte de la historia que esa marca cuenta o transmite.

Messi logra todo eso. Es un icono global. Marca goles pero también construye marca. A su oficio le agrega la pasión cada vez que entra al campo de juego. Aunque tiene un don natural, le suma su trabajo, su esfuerzo y sacrificio. Esto lo hace único y seguramente irrepetible.

Por eso, la discusión sobre Messi ya está pasada de moda. Es el mejor jugador del mundo.

Muchos son los datos que demuestran este hecho: recibió el premio al Mejor Jugador del Mundo de la FIFA y el Balón de Oro en 2009. Es el primer ganador del FIFA Balón de Oro, que desde 2010 engloba ambos premios. Es el tercer máximo goleador de la historia del Barca y está entre los 10 jugadores extranjeros con más partidos disputados con la camiseta blaugrana. Ganó 3 Champions League con el Barça y 5 Ligas de España.
Andy Stalman

Domingo, 10 de Julio 2011


Bitácora


En el Diario "El Mundo" se publicó esta entrevista. Pero sólo en papel. Me gustó mucho y quería compartirla en este formato también. Así empezaba: ANDY STALMAN- Experto en comunicación y creación de marcas. Director general de Cato Partners Europe, ha participado en la I Semana de las Redes Sociales de Castilla y León, celebrada en Valladolid.


Por una de esas paradojas de la vida esta considerado un «gurú internacional» de las redes sociales... siendo argentino. Cumple con el tópico nacional de hablar y hablar pese a ser un experto en la herramienta que limita sus mensajes a 140 caracteres. «Cuando me preguntan si las redes cambiaron la comunicación digo: ¡pues claro!, y si cambió para todos, imagínate para los argentinos... ¡Ia sintesis!, dice entre bromas y veras.
P.- ¿Las redes sociales son para las empresas el boca a boca de estos tiempos?
R.- Si. Es el poder amplificador mas grande que hay, también es el centro de unión, la plaza mayor, la catedral donde nos juntamos ahora para compartir nuestras experiencias nuestros gustos, para criticar; para ver: Somos todos voyeurs, queremos saber lo que está pasando en este mundo, compartirlo. El poder que tiene esta red es llegar a donde antes no imaginábamos.
P.- ¿La publicidad tradicional ya ha cambiado también gracias a los nuevos cauces? R.-Absolutamente. En Estados Unidos uno de cada tres dólares que entra en la cuenta de resultados entra ya por la publicidad digital. Cambiaron los soportes, pero también cambió el consumidor. Se acabaron los secretos, hay más tramparencia. La publicidad no te puede vender una promesa que luego no puede cumplir como marca, porque en un minuto y medio te hacen pomada, te destruyen" Si vas a un lugar que prometen algo y no lo cumplen, sales diciendo 'que nadie venga aquí' y según el poder amplificador que tengas, la influencia que tengas y la red en la que te muevas, puedes hacer que ese lugar cierre. Ahora el mensaje tiene que ser absolutamente honesto. Se acabó la época de las mentiras.
P.- Eso puede servir para la publicidad empresarial, pero parece evidente que en internet y en las redes sociales se miente y mucho.
R.- Si, pero la mentira tiene patas muy cortas en estos momentos. La foto de Bin Laden muerto se supo que era mentira a las dos horas.
P- ¿No existe el riesgo de que el mensaje se pierda precisamente por la facilidad para lanzarlos a través de las redes sociales. al ser una especie de limbo en que cabe todo?
R.- Por eso es muy Importante el mensaje. no mandar un mensaje, sino qué mensaje vas a mandar; como vas a hacer para que sea relevante, para que, entre la millonada de mensajes que hay por día, la gente vea el tuyo e interactúe. Hay que pensárselo mucho. Tiene que impactar en la gente.
P.- Recomienda a los empresarios que no dejen que otros construyan su imagen en internet, pero eso parece complicado cuando con las nuevas herramientas todo el mundo puede opinar:
R.- Aunque alguien no esté en las redes sociales. van a hablar igual de él,bien o mal. El empresario en general tiene la impresión de que van a hablar mal de uno, ¿por qué? ¿Por que las marcas que no tienen ningún problema están? Estando puedes defenderte de las críticas, puedes argumentar si lo que están diciendo es cierto o mentira, poner datos que contrasten con lo que la gente está opinando y, sobre todo, crear tu propia personalidad.
P.- ¿Reconoce cierta pérdida en las relaciones del tú a tú a costa de esta eclosión de las redes sociales e internet?
R.- Lo reconozco cien por cien y lo comparto cien por cien. Pero no estoy muy seguro de que solo tenga que ver con el mundo digital y con intemet, sino con estos tiempos veloces, de vorágine, de ser exitoso rápido y cueste lo que cueste. Nos hemos vuelto muy superficiales, pero creo que es un problema de raíz de la sociedad. Yo también echo en falta determinadas cosas. Está genial mirarse a los ojos o dar un abrazo o sentarse a hablar de un problema en el café, pero en las redes sociales también hay mucha emoción, mucha humanidad para compartir; hay gente que encuentra en internet su psicólogo, su diván.

La entrevista la firma C. Monje, pero recuerdo su nombre perfectamente, Camino. Una periodista que te mira a los ojos y que hace que la entrevista sea una conversación, un proceso de pensamientos, de reflexión.
Andy Stalman

Sábado, 25 de Junio 2011


Bitácora


Este término inglés blog o weblog proviene de las palabras web y log ('log' en inglés = diario). El nombre bitácora está basado en los cuadernos de viaje que se utilizaban en los barcos para relatar el desarrollo de cada salida a la mar. Tendemos a darle preferencia a los términos anglosajones, perdiendo, a veces el espíritu de aventura, heroísmo y descubrimiento de expresiones castellanas. Me gusta bitácora más que blog, pero llegué tarde para cambiarlo. De la revolución del 2004 a una voz relevante en Internet.


La bitácora del siglo 21: Blogs.
Escribir un blog te da la posibilidad de estar en contacto cotidianamente con una audiencia de 2,500 o 100.000 lectores, tan ávidos de información como de opinión, crítica o puntos de vista diferentes.
Por eso, un blog es una cosa muy seria y generalmente contiene textos pensados, elaborados y procesados. Un bloguero es alguien que tiene algo interesante para compartir.

Nuestra era podría ser definida de muchas maneras pero seguro que todos coincidimos en tres cosas: es una era con escasez de tiempo, una era de híper-conectividad y una era muy veloz (en exceso).
Esta velocidad hace que algunas personas se vuelquen masivamente a la híper conectividad pero sin saber bien por qué o para qué. Gente que corre a darse de alta en redes sociales o gente que empieza un blog para abandonarlo tras tres o cuatro posts.

La cantidad de información a la que accedemos por día es excesivamente global, viral y social. Generalmente, no alcanzamos a digerir unos cambios que ya el mundo nos entrega muchos más.
Las redes sociales, los blogueros, los medios online nos han acercado a la información de una manera intensa, novedosa y participativa. Vivimos experiencias tan fascinantes como comentar una noticia en tiempo real con el periodista que está cubriendo una información o con uno de los protagonistas de esas noticias, ya que en muchos casos, el que informa es alguien que simplemente comparte ese instante con el mundo.

Podemos pensar en experiencias emocionantes vividas online. Por ejemplo, el fenómeno de los treinta y tres mineros chilenos atrapados por más de dos meses a seiscientos metros de profundidad. Este tipo de historias nos atrapan, porque necesitamos heroísmo, superación.

Por otro lado, también queremos consultar en Internet el estado del tiempo o de las autopistas, las noticias. Todo el mundo terminará usando Internet, es una cuestión de tiempo, redes, infraestructuras y tecnología. Internet será el punto de unión de la Humanidad.
Andy Stalman

Miércoles, 1 de Junio 2011


1 2 3 4

Editado por
Andy Stalman
Andy Stalman
Andy Stalman es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Belgrano y Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica Argentina, ambas de Buenos Aires. Ha realizado estudios Avanzados de Comunicación en la Universidad de Saint Joseph, en Philadelphia, EE.UU y está especializado en Dirección de Marketing por la Universidad de Pompeu Fabra de Barcelona. Profesor y Premio a la Excelencia Académica del IE Business School. Doctor en la Universidad Piloto de Colombia de la Cátedra que lleva su nombre. Ha colaborado en España y en el exterior como profesor invitado en la Universidad Pompeu Fabra, la Universidad Antonio de Nebrija y la Universidad de Alcalá de Henares, la Universidad de Piura y el CESA, entre otras.
De 1994 a 1997, se desempeñó como Director de Marketing para Lacoste con sede en Buenos Aires. De 1998 a 2002 fue Director de Marketing de Aeropuertos Argentina 2000 encargado del desarrollo del marketing y comercial de los 35 mayores aeropuertos del país. En octubre de 2002 comienza a trabajar como socio y Managing Director de Cato Partners España, en Barcelona y en 2006 asume la responsabilidad de Cato Partners Europe, con sede en Madrid, liderando proyectos en más de 15 países.
Miembro del Comité de Expertos de Creanavara y de la Junta Directiva de la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC). Ha escrito más de 150 artículos especializados en Branding, Comunicación, Diseño y Marketing para diferentes medios generalistas y especializados de varios países. Es conferenciante tanto en España y Europa como en Latinoamérica.
Autor del best seller "Brandoffon, el Branding del futuro", que lleva más de 90 semanas consecutivas como uno de los libros más vendidos de Amazon. En 2016 publicará su nuevo libro "Humanoffon".
Este blog ha sido premiado como el Mejor Blog de Marketing de España en 2015 en la categoría ‘Premio anual Top Blogs Marketing’; y lleva ya más de un millón de visitas.






RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile