Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog de Tendencias21 sobre el mundo del Branding en la Era Digital

Bitácora


El plan más importante de esta generación es salvar el mundo de su destrucción. No es un grito apocalíptico, sino la oportunidad histórica, de enmendar el daño que le hemos hecho como humanidad a la Tierra. Pero para lograrlo se necesitan dos cosas: tiempo suficiente y un buen plan. Hoy, la humanidad carece de ambos.


El futuro del mundo empieza en París.
El ser humano, es una suma de contradicciones e ironías. Mientras comienza su plan de colonizar Marte, en la Tierra unos 4.000 niños menores de cinco años mueren al día por falta de agua potable y saneamiento adecuado, según UNICEF. Sin embargo, habitamos un planeta con el 70 por ciento de su superficie cubierta de agua.

La cumbre sobre el cambio climático que empieza en Paris ayudará por encima de todo al fomento de la conciencia pública sobre el impacto que nuestras decisiones, o la ausencia de ellas, genera sobre la Tierra. Demasiado poco para la tragedia que se vive.

Esta 21ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) culmina un largo proceso de negociación que empezó en la COP de Durban en 2011. Poner de acuerdo a 195 países se presenta como menos fácil que colonizar Marte. Y aunque el optimismo no sobra, se han dado pasos para, por fin, alcanzar acuerdos vinculantes tras la misma. Muchas voces autorizadas dicen que París no es el final de un proceso de cambio climático, sino un nuevo principio.

Tener o no acceso a agua potable es la diferencia entre vivir o morir. Ciento setenta niños por hora mueren cada día por falta de ella. La raza humana ya ha consumido el 80 por ciento de sus recursos de agua dulce naturales. Quedan sólo 8 mil metros cúbicos de agua potable por persona por año, ante los 9 mil que quedaban en 1990 y los 15 mil en 1900. Más de 2,5 billones de personas tienen acceso a agua potable y 3,5 billones tienen dificultades ante este acceso .

El agua no es un tema menor, aunque no es el único asunto importante. “El acceso al agua potable en una comunidad mejora de manera decisiva aspectos como la educación y la igualdad de género. Contar con un punto de agua cercano al hogar mejora los índices de asistencia al colegio, lo que además contribuye al cumplimiento de otro Objetivo del Desarrollo del Milenio, garantizar la educación primaria universal”, confirma la directora general de Plan Internacional, Concha López. No es cotidiana la conciencia de este problema y menos aún la posibilidad de ayudar a erradicarlo.

En un artículo reciente de la revista Nature, hay más cifras que despiertan conciencias. En el mundo hay 422 árboles por persona, en promedio. La buena noticia es que esto es 7,5 veces más de lo que se pensaba. Sin embargo, cada año se pierden 15.000 millones de ejemplares. Y, desde que comenzó la civilización humana, se estima que el número cayó un 46 por ciento.


El futuro del mundo empieza en París.
Tal vez, nunca creímos que el mundo fuese finito. Existen datos aterradores sobre el fin de nuestro planeta. Desde Hawking hasta Al Gore, desde Greenpeace hasta la ONU, la llamada de atención sobre el desgaste de nuestro planeta es cada vez mayor. De momento el alarmismo, en unos casos, y la realidad en otros, no han llegado a despertar las conciencias globales.

Las diferentes realidades en unos y otros lugares de la Tierra, hacen que esta concientización lleve mas tiempo del esperado. Países desarrollados, en vías de desarrollo, sub desarrollados, o sin desarrollo pelean por diferentes conciencias. Mientras, suben las temperaturas, se degrada la atmósfera, se deshiela el Ártico, y fenómenos naturales que no se veían hace décadas se suceden.

El año 2015 será el más cálido desde que empezaron a tomarse registros de las temperaturas, allá por 1880. Esencialmente el aumento de la temperatura esta directamente relacionado con el incremento del dióxido de carbono y otras emisiones a la atmósfera causadas por la actividad humana. Nueve de los 10 años más cálidos durante los últimos 135, se han registrado desde el 2000; y los años que van de 2011 a 2015 son el quinquenio más cálido entre los que se tengan registros.

El futuro del mundo empieza en París.
Que nosotros seamos conscientes de las consecuencias que tienen nuestras decisiones sobre el planeta y lo que supondrán para las generaciones futuras es un primer gran paso. La ironía de toda esta preocupación es en realidad no enfocar con precisión quién será el verdadero perjudicado: ¿la Tierra o el Hombre?

Cuidar la Tierra no es otra cosa que cuidar al ser humano. El Planeta podrá seguir existiendo bajo cualquier condición, pero quién no podrá sobrevivir en él bajo cualquier circunstancia es el Hombre. El cuidado del medio ambiente es una preocupación centrada en la naturaleza para preservar al genero humano. El hacer posible la habitabilidad del hombre en la Tierra depende de esta conciencia y como se aplique.

Cuidar al planeta es la excusa para preservar al genero humano en él. Hay un proverbio Sioux que sería fantástico estuviese presente en nuestras conciencias cada día: “No heredamos esta tierra de nuestros antepasados, la tomamos prestada de nuestros hijos.”


El futuro del mundo empieza en París.
El IFH, Instituto para el Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford, y la Fundación Retos Globales, con sede en Suecia, han recopilado un listado con los eventos que podrían acabar con la civilización, incluso con la propia existencia de los humanos. El informe hace hasta un cálculo de la probabilidad de que alguno suceda en los próximos 100 años. Estos son los "12 jinetes del Apocalipsis":

1. Cambio climático extremo.
2. Guerra nuclear
3. Catástrofes ecológicas.
4. Pandemias mundiales.
5. Colapso del sistema mundial.
6. Impactos de grandes asteroides.
7. Súpervolcanes.
8. Biología sintética.
9. Nanotecnología.
10. Inteligencia Artificial.
11. Riesgos inciertos.
12. Mala gobernanza mundial en el futuro.

Lo que más llama la atención en la lista es que la mayoría de los enemigos de la civilización humana han nacido dentro de ella. Algunos peligros, como el cambio climático o la guerra nuclear, llevan tiempo en los listados y otros como algunas tecnologías, como la inteligencia artificial o la biología sintética, se suma recientemente. “Los riesgos tecnológicos, especialmente la biología sintética, la inteligencia artificial y la nanotecnología, parecen suponer una mayor amenaza que los riesgos naturales, con la posible excepción de las pandemias” dice el investigador del IFH y coautor del informe, Stuart Armstrong. “La guerra nuclear también es una gran amenaza y es un riesgo antropogénico aunque no sea estrictamente de origen tecnológico”.

Lo más preocupante es la tardanza en tomar decisiones. De alcanzarse, el acuerdo de París solo entrará en vigencia a partir del 2020. Esta implica que habrá por fin un un plan de acción colectiva. Nos queda la duda si el tiempo será suficiente para lograrlo.

Ya tenemos las herramientas y los conocimientos para poder actuar. Nosotros podemos elegir y las generaciones futuras no tendrán esa opción. Pero por encima de todo no deja de llamarme la atención que la mayoría de los responsables globales sigan poniendo el foco en dejar un planeta mejor a nuestros hijos, pero pocos lo hagan en dejar mejores hijos a nuestro planeta. No hablo de lo uno o lo otro, sino de las dos cosas. Algo así como decir que no queremos medio ambiente, lo queremos entero.

Andy Stalman

Domingo, 29 de Noviembre 2015



Nuevo comentario:
Twitter


Editado por
Andy Stalman
Andy Stalman
Andy Stalman es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Belgrano y Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica Argentina, ambas de Buenos Aires. Ha realizado estudios Avanzados de Comunicación en la Universidad de Saint Joseph, en Philadelphia, EE.UU y está especializado en Dirección de Marketing por la Universidad de Pompeu Fabra de Barcelona. Profesor y Premio a la Excelencia Académica del IE Business School. Doctor en la Universidad Piloto de Colombia de la Cátedra que lleva su nombre. Ha colaborado en España y en el exterior como profesor invitado en la Universidad Pompeu Fabra, la Universidad Antonio de Nebrija y la Universidad de Alcalá de Henares, la Universidad de Piura y el CESA, entre otras.
De 1994 a 1997, se desempeñó como Director de Marketing para Lacoste con sede en Buenos Aires. De 1998 a 2002 fue Director de Marketing de Aeropuertos Argentina 2000 encargado del desarrollo del marketing y comercial de los 35 mayores aeropuertos del país. En octubre de 2002 comienza a trabajar como socio y Managing Director de Cato Partners España, en Barcelona y en 2006 asume la responsabilidad de Cato Partners Europe, con sede en Madrid, liderando proyectos en más de 15 países.
Miembro del Comité de Expertos de Creanavara y de la Junta Directiva de la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC). Ha escrito más de 150 artículos especializados en Branding, Comunicación, Diseño y Marketing para diferentes medios generalistas y especializados de varios países. Es conferenciante tanto en España y Europa como en Latinoamérica.
Autor del best seller "Brandoffon, el Branding del futuro", que lleva más de 90 semanas consecutivas como uno de los libros más vendidos de Amazon. En 2016 publicará su nuevo libro "Humanoffon".
Este blog ha sido premiado como el Mejor Blog de Marketing de España en 2015 en la categoría ‘Premio anual Top Blogs Marketing’; y lleva ya más de un millón de visitas.






RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile