Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog de Tendencias21 sobre el mundo del Branding en la Era Digital

La era digital


El día a día de cualquier ser humano está lleno de preocupaciones, inquietudes y recelos. Algunos somos más susceptibles que otros pero el estado de intranquilidad ante el mundo que nos ha tocado vivir es casi inherente a la especie. Entre esas preocupaciones, cada vez adquiere mayor peso el miedo a la obsolescencia. O lo que es lo mismo, a convertirnos en seres caducos, sin capacidad de reinvención o de adaptación a un entorno en continuo cambio.


Obsolescencia o cambio.
Peter Diamandis, autor del best seller “Abundance: the future is better than you think”, asegura que en los próximos ocho años, las personas conectadas a Internet pasarán de 2.000 a 5.000 millones. Otro dato: en tan sólo tres días, se generan cinco exabytes de información. Para que entendamos la dimensión, Nikesh Arora, Vicepresidente de Google, calcula que el volumen creado desde el inicio de los tiempos hasta 2004, ha sido exactamente el mismo.

El Presidente de Audi, Rupert Stadler, reconocía que diseñar un nuevo modelo de coche supone sesenta meses de trabajo. En ese período, Apple es capaz de lanzar al mercado cinco dispositivos distintos.

Estas breves pinceladas ilustran el ritmo al que se transforman las cosas y hacen evidente la necesidad de que hombres y empresas evolucionen en forma paralela. Del mismo modo que si se tratara de un programa informático, debemos actualizar periódicamente nuestros conocimientos, actitudes y hábitos.

En este punto, sobrepasados por los eventos o absorbidos por su velocidad es normal que aparezcan en escena viejos fantasmas, como el miedo a lo desconocido o al equívoco.

Por eso, el mundo de hoy se rinde a los pies de aquellos que se reinventan, reemplazando la incertidumbre por sueños, planes e ideas.
Andy Stalman

Jueves, 25 de Octubre 2012


La era digital


El 7 de agosto de 2012 fue un buen día. El número 7 siempre me gustó. Es un número que hace referencia a ciclos, a la historia, a la suerte. Es un número que tiene magia. Además, recuerdo que me fui a dormir con la ilusión que el 8 iba a ser especial - en algún lugar de mi mente presentía que ese 8 no sería uno más-.


A la mañana, cuando me conecté a Twitter, que es mi ventana a la información, ya era un ventanal. Desde hacía más de dos horas, decenas de personas estaban mandándose #8abrazos. Twitter rebosaba oxitocina. La locura de convocar “embajadores para un mundo mejor” se estaba materializando. Cientos de personas cruzándose mensajes y deseos para mejorar el mundo. Mandando y recibiendo #8abrazos.

Mientras tanto, en el otro mundo real, la gente también se sumaba y estaba dando o recibiendo abrazos en las casas, las oficinas, el metro, el autobús.

Se volaron esas horas y cuando los primeros rayos de sol despertaban al continente americano, el aluvión de abrazos se multiplicó. Los latinos, desde Italia hasta Argentina, pasando por Costa Rica, España, Colombia, Ecuador, Uruguay, Venezuela, México, Perú... somos “abraceros”. Nos gusta abrazar. Nos hace bien.

Se estaba viviendo lo que alguna vez imaginé. Que la gente se abrazara porque sí, para hacer de su mundo y del de los suyos un lugar mejor. Estaba pasando…

Recuerdo que a mis veinte años, viví una época en la que necesitaba abrazar. No sólo cuando hacia un gol (que pasaba en ocasiones demasiado extraordinarias) sino cuando estaba con gente que quería o me hacía bien. No supe lo de los 6 segundos hasta casi dos décadas después - recién superado ese lapso de tiempo, el abrazo tiene un impacto químico en el cerebro - pero no me hacía falta. Ya me había dado cuenta que a mayor tiempo abrazando, mayor satisfacción en el alma.

Y hoy lo veo en la cara de todos. No solo lo veo, lo siento. Resulta realmente impresionante cómo se transforma el estado de ánimo. Por eso, no existe en ningún diccionario alguna palabra que pueda servir para agradecer a todos los que desinteresadamente se implicaron en esto.

El 8 de agosto de 2012 pudo haber sido un día normal y corriente, pero no lo fue. Fue un día mágico. Un día en que la gente no siguió a nadie, sino al deseo de hacer del mundo un lugar más feliz. Sin consignas políticas, sin marcas patrocinadoras, sin prima de riesgo, sin celebrities, sin especulación.

Se trataba de que ese día 8 fuese un disparador, el inicio, no el fin. Por eso propongo, a sugerencia de mucha gente que lo recomendó, que cada día 8 de cada mes, todo aquel que quiera, lo necesite o lo desee, se abrace con 8 personas. 8 abrazos por día.

Y ya en 2013 el abrazar y ser abrazado se vuelve imprescindible. El movimiento #8abrazos ya tiene vida propia, y como un virus -de los buenos- contagia cada día más.

¿Por qué no hacemos del 8 de febrero de 2013 un gran día de abrazos para contagiar al mundo de esa positividad que la oxitocina segrega en nuestros cerebros?

Usamos 13 horas por semana, 650 horas al año viendo emails. Usemos al menos 48 segundos al día para abrazar, 576 segundos al año.

Sigo buscando embajadores de un mundo mejor. ¿Me ayudas a hacer del mundo o al menos de nuestros micro-mundos un lugar mejor?

Utilizando los hashtags #8abrazos y #8hugs para contagiar la idea el movimiento no conocerá de fronteras.

En una de esas, el 8/03/13 en vez de miles somos cientos de miles… En una de esas 8 abrazos cambian el mundo...
Andy Stalman

Martes, 2 de Octubre 2012



Editado por
Andy Stalman
Andy Stalman
Andy Stalman es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Belgrano y Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica Argentina, ambas de Buenos Aires. Ha realizado estudios Avanzados de Comunicación en la Universidad de Saint Joseph, en Philadelphia, EE.UU y está especializado en Dirección de Marketing por la Universidad de Pompeu Fabra de Barcelona. Profesor y Premio a la Excelencia Académica del IE Business School. Doctor en la Universidad Piloto de Colombia de la Cátedra que lleva su nombre. Ha colaborado en España y en el exterior como profesor invitado en la Universidad Pompeu Fabra, la Universidad Antonio de Nebrija y la Universidad de Alcalá de Henares, la Universidad de Piura y el CESA, entre otras.
De 1994 a 1997, se desempeñó como Director de Marketing para Lacoste con sede en Buenos Aires. De 1998 a 2002 fue Director de Marketing de Aeropuertos Argentina 2000 encargado del desarrollo del marketing y comercial de los 35 mayores aeropuertos del país. En octubre de 2002 comienza a trabajar como socio y Managing Director de Cato Partners España, en Barcelona y en 2006 asume la responsabilidad de Cato Partners Europe, con sede en Madrid, liderando proyectos en más de 15 países.
Miembro del Comité de Expertos de Creanavara y de la Junta Directiva de la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC). Ha escrito más de 150 artículos especializados en Branding, Comunicación, Diseño y Marketing para diferentes medios generalistas y especializados de varios países. Es conferenciante tanto en España y Europa como en Latinoamérica.
Autor del best seller "Brandoffon, el Branding del futuro", que lleva más de 90 semanas consecutivas como uno de los libros más vendidos de Amazon. En 2016 publicará su nuevo libro "Humanoffon".
Este blog ha sido premiado como el Mejor Blog de Marketing de España en 2015 en la categoría ‘Premio anual Top Blogs Marketing’; y lleva ya más de un millón de visitas.






RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile