Recomendar este blog Notificar al moderador

COMPLEJIDAD Y MODELO PEDAGÓGICO


"Necesitamos escuelas de complejidad porque el rechazo de la complejidad es el principio de toda tiranía". José García Calvo

El autor de este texto es un vocacional maestro que anduvo por las aulas de algunas escuelas andaluzas durante 30 años. Hoy sigue en la escuela de la vida, y en otras aulas del mundo, compartiendo lo aprendido y su amor por la educación. Esta historia que nos narra es un acontecimiento que vivió a principios de la primera década de este siglo. De un brochazo Juan Miguel nos describe, con su acostumbrada sensibilidad, la historia de Paquito y la fuerza de la vida que en él anidaba. Una fuerza que sobrepasando los más negros augurios, permitió poner de manifiesto la dignidad con la que el personaje supo construir una sabiduría vital para sostenerse mientras le quedó aliento.


Carne de Cañón con Alas
Por entorno, la pobreza

Todo era negro. Negra era la noche. Negras eran las casas. Negro era el vestido. Negro era el dolor. Negra fue la espera y rojo el corazón.

Fue en una noche loca, de esas en las que movidos por la búsqueda y la huidabbf, los pobres se abrazan sin temor a la vida y al amor. Y después de nueve meses y cuatro horas de dolorosa espera, las puertas de la vida se abrieron para echar al mundo al más risueño y moreno de los bebés de las chabolas.

Aun no había cumplido los doce años cuando abandonó la escuela. Su pobre existencia era únicamente el producto de una familia pobre, que habitaba en una ciudad pobre, de esas en las que como siempre, grandes mayorías de harapientos o de esclavos de cuello blanco y negro, se mueven frenéticamente por un centro urbano rodeado de gigantescos espacios de pobreza. Pero su futuro empezaba.

Creció como todos, a base de malnutrición y trampeando la suerte de vivir a cada instante, hasta que un día, llegada la edad, le ofrecieron la posibilidad de "ser alguien en la vida". Sin dudarlo un instante se alistó voluntario al ejército en un cuerpo militar que cantaba sin rubor el "¡Viva la muerte!". Al menos confiaba en comer caliente todos los días.

- ¡Por favor! ¡Háganme el favor! ¡Por caridad! ¡Por caridad!...

Pasé de largo sin notar su presencia, porque en aquella calle a esas horas de la mañana, es habitual encontrar a una multitud de variopintos personajes que se buscan el sustento mediante un sinfín de espectaculares e inverosímiles actividades. Sin embargo y después de haber recorrido más de la mitad del largo de aquella famosa y bulliciosa calle, su voz retumbaba cada vez con más fuerza en las paredes de mi corazón.

-¡Por caridad! ¡Por caridad!...

Aquella voz provocó en mí el más tumultuoso y desconsolado de los sollozos. En aquel instante no supe entender por qué aquella reacción tan histéricamente sentimental, pero movido como por un resorte, me di inmediatamente la vuelta dirigiéndome presuroso a dar una limosna a aquella voz que hacía temblar los cimientos de una peregrina existencia como la mía.

Mi sorpresa fue mayúscula, porque allí estaba él, aquel risueño niño moreno que había nacido en las chabolas de la margen izquierda del río, allí donde se amontonaban las basuras y la nueva clase obrera depositaba los escombros de interminables obras de reforma, que servían paradójicamente para la construcción de horribles y mortecinos habitáculos a los que nada tenían.


PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad


Facebook Google + Twitter LinkedIn Digg Google Y! Technorati Meneame Viadeo
Viernes, 13 de Enero 2012
El arraigo, o cómo ser en el paisaje
Barrancos, riscos, veredas.
El viento en los pinos,
y el rumor del agua
a un lado del camino

Me arraigué a este paisaje
como los árboles a la tierra.


Virginia González Dorta

PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad


Facebook Google + Twitter LinkedIn Digg Google Y! Technorati Meneame Viadeo
Miércoles, 14 de Diciembre 2011

Al ser autónomo lo define su capacidad para tomar la iniciativa, su espontaneidad para asumir la responsabilidad y su claridad interna para optar entre los estímulos que provienen de su entorno: le mueven valores, practica la iniciativa y asume la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan y que funcionen. Por Alicia Montesdeoca


Seguir el camino que he trazado es el proyecto,
persistir en el empeño el objetivo
construirme como fortaleza el medio.

Proyecto, empeño y medio, la identidad,
el caminar, la voluntad de ser
el camino, la promesa de lo real

En sus veredas materializo las intuiciones
las creaciones son la compañía,
reflejo de lo que soy,
cauce para la añoranza que me acompaña,
sueño que me lleva al despertar

En mí está lo que busco,
las respuestas a mis preguntas,
las verdades que me sirven

En mí está la paz que anhelo
la protección ante el desamparo
la esperanza ante el porvenir

En mí están los otros,
los que están cerca y los que no sé en dónde habitan
los que buscan y los que encontraron
los perdidos y los ausentes.


“Yo soy” (abril de 2004)



PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad


Facebook Google + Twitter LinkedIn Digg Google Y! Technorati Meneame Viadeo
Sábado, 8 de Enero 2011


Editado por
PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad
Portia, Asociación para la Transdisciplinariedad” es una institución heredera de un conocimiento que quiere transmitir: la cultura transdisciplinaria. La perspectiva transdisciplinaria es la que organiza y da sentido y finalidad a nuestra Asociación, a su estructura, a sus objetivos, a sus acciones, a sus metas y a sus valores. Como consecuencia de esa perspectiva, la Asociación se constituye como una estructura flexible, abierta, sabiéndose enriquecida y enriquecedora del contexto en el que nace y en el que se desarrolla, con capacidad pendular para transformar y transformarse en el juego entre sus creaciones, sus vivencias y sus reflexiones.

Con la colaboración del Comité de Educación para una Sociedad Compleja





Noticias de Transdisciplinariedad


RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile