Recomendar este blog Notificar al moderador
COMPLEJIDAD Y MODELO PEDAGÓGICO

"Necesitamos escuelas de complejidad porque el rechazo de la complejidad es el principio de toda tiranía". José García Calvo

Reseña de nuestras lecturas

Como agua entre los dedos
Ficha Técnica

Título: “Como agua entre los dedos”
Autor: Miguel Fernández Villegas
Edita: Ediciones Aljibe
Fecha de publicación: Julio, 2010
País: España

Mientras que la enseñanza como actividad dirigida a proporcionar recursos y actividades para producir aprendizajes, no pasa de ser en el fondo más que una actividad puramente instrumental y técnica cuyo fin último radica en adquirir habilidades, destrezas y conocimientos de diverso tipo, la pedagogía por el contrario, no puede ser reducida a una simple o más o menos sofisticada tecnología, porque su sentido radica en hacer posible la educación y la vida, y para ello, claro está, no serán nunca suficientes ni los más refinados y excelentes recursos, ni las más bienintencionadas y ajustadas leyes.

Tenemos pues ante nosotros, uno de los libros de pedagogía y educación más apasionantes de la literatura juvenil de los últimos tiempos, sobre todo porque aunque toda la historia se desarrolla en torno a un centro de enseñanza en el que se expiden títulos académicos más o menos útiles para el mercado de trabajo, cualquier lector podrá comprobar que no hay en él una sola página en la que no encontremos un vibrante latido de pasión, sentimientos, compromiso, responsabilidad y amor por la vida en todas sus dimensiones.

“Como agua entre los dedos” bajo su visible estructura literaria en la que se relata la historia de un grupo de jóvenes que lucha decididamente por cambiar las condiciones educativas y de convivencia de su contexto escolar y social concreto, no solamente es una narración que denuncia el violento y asesino racismo presente en las bandas neonazis, sino sobre todo un libro que anuncia y pronuncia la posibilidad de que la educación es radicalmente indispensable en cualquier proceso de humanización y de desarrollo personal y comunitario. Se trata pues de un libro cargado de esperanza activa desde la convicción de que la educación tal vez no sea más que un acto de acompañamiento y descubrimiento de los dos valores sin los cuales la existencia humana carecería de sentido: el amor y la vida.

La pedagogía un arte que exige pasión, vocación, amor, intuición

En la literatura y bibliografía pedagógica al uso, que es la que normalmente se ofrece en las facultades universitarias que se ocupan de la formación del profesorado, estamos por desgracia demasiado acostumbrados a consumir enjundiosos manuales y eruditos ensayos que redactados por autores de escasa experiencia en la educación obligatoria, nos señalan con más o menos convicción lo que debe después el profesorado aplicar en sus aulas, santificando así el ya casi eterno divorcio entre los que hacen la educación y los que piensan y especulan sobre ella.

Sin embargo y gracias a que el libro de Miguel Fernández Villegas, es nada más y nada menos que un sencillo libro de literatura juvenil, con todo lo que ello comporta de recursos narrativos y de arte expresivo capaz de cautivar a lectores noveles, hemos podido nuevamente comprobar que la pedagogía sigue siendo, más que una ciencia o un conocimiento que se vende en los centros de formación del profesorado, un arte y que como tal exige de nosotros pasión, vocación, amor, intuición, una paciente disciplina y una fundada esperanza de que la vida siempre emerge y en su complejidad siempre restaura y sostiene la red de vínculos que hace posible nuestra existencia social y personal en armonía con nuestra madre Tierra.

Miguel Fernández Villegas es pues un maestro, un artista, un práctico de la pedagogía y la educación, además de un autor que "vende valores", al igual que el maestro "Don Antonio", uno de los personajes secundarios que pasan más desapercibidos en su obra, pero que más decisivamente influyen en la educación de “Samuel”, el profesor de filosofía que sostiene todo el proceso de innovación y creación de ambientes educativos enriquecedores.

Aunque Miguel Fernández Villegas, es ya un autor reconocido en el ámbito de la literatura infantil y juvenil, en el que ha publicado obras como "La isla de los espejos", "El monasterio perdido" y "Tocata y fuga de Bach" que van por su sexta, tercera y segunda edición respectivamente, podemos decir que todo su bagaje cultural y formación humana y literaria lo ha adquirido a lo largo de más de cuarenta años como educador, maestro y artista que ha sabido combinar sabiamente sus dotes artísticas y creativas, su pasión y su fe en la educación junto a su sensibilidad por la cultura clásica y la música.

Todo esto unido a su permanente e insobornable compromiso social y político a favor de los más débiles y necesitados, aspecto que le ha llevado a lo largo de su trayectoria vital a realizar opciones arriesgadas y no exentas de sacrificio y esfuerzo. Por tanto, no nos resulta extraño para quienes le conocemos, que sean tal vez estos momentos de su nueva etapa como profesor jubilado, los que más intensamente están haciendo posible la feliz síntesis entre educación, literatura, música y responsabilidad social, porque en el fondo, Miguel siempre fue un convencido de que el mundo y la sociedad pueden y deben cambiarse por medio de la cultura y la educación.

Estamos pues, ante un autor, que no solamente conoce de primera mano y en profundidad el mundo de las escuelas y los institutos de enseñanza, sino que además ejercita con maestría el arte de escribir, que a partir de esta nueva obra, ya no sólo se abre al mundo de los jóvenes, sino también al mundo de las personas de todas las edades sean o no profesionales de la educación, y es en este punto donde reside a nuestro juicio, uno de los grandes méritos de su obra, en cuanto que además de un excelente relato, se nos ofrece un libro de pedagogía y de educación en todo el sentido de la palabra.

Se podrá discrepar de sus propuestas, e incluso disentir de algunas de sus apreciaciones, pero lo que no se le podrá negar nunca es el mérito de haber mostrado con un lenguaje atractivo y cautivador que la educación está siempre en la trama de la vida y que paradójicamente donde con mayor vigor se manifiesta es en los márgenes de la misma, en aquellos espacios y momentos extracurriculares y extraescolares.

Sugerente retrato de los institutos de educación secundaria

Miguel por tanto, de una forma literaria sumamente cautivadora, nos deja atrapados desde sus primeras páginas en toda la trama, devolviendo la escuela al mundo de la vida, restaurando así de forma artística y apasionada, sin necesidad de fatuas declaraciones, toda esa letra impresa de buenas intenciones que acostumbramos a ver en las justificaciones de todas las leyes educativas del mundo y que después por lo general se pierden en las burocracias y en las rutinas del quehacer cotidiano de los docentes.

En este sentido, el libro retrata con veracidad no exenta de algunas ironías, todo el ambiente social y laboral que se vive en los institutos de educación secundaria de nuestro país, desde el trabajo muchas veces solitario en los departamentos; las dificultades y sinsabores que entraña la puesta en marcha de un proyecto de innovación y de compromiso educativo más allá de lo legalmente establecido; el pensamiento educativo dominante de la mayor parte del profesorado; el papel burocrático y en muchas ocasiones autoritario de los equipos directivos de los centros, e incluso las repercusiones motivadoras o desesperanzadoras de los inspectores de educación de turno.
Todo un panorama que ayuda al gran público a comprender que las instituciones educativas son organizaciones muy complejas en las que muchos de los problemas, por no decir todos, son muchas veces la expresión de la incapacidad para comprender que los seres humanos tenemos necesidades que no pueden ser exclusivamente satisfechas mediante las titulaciones y el recurso al principio de premio/castigo/obediencia.

La opción preferencial por los excluidos

Para cualquiera que desee profundizar en los fundamentos pedagógicos de "Como agua entre los dedos", es fácil darse cuenta que desde la primeras líneas en las que se describe la expulsión de clase de la alumna “Belinda Tarso” que "sintió lástima de su madre, todo el día fregando suelos para mantener a la familia" hasta las últimas líneas en las que “Samuel”, con el que el autor se identifica, vio "en la calle una mujer con su hijo a cuestas rebuscando en el contenedor de la basura", hay una indudable opción preferencial por los pobres, los marginados, los excluidos y las personas especialmente necesitadas. Y esto sin duda tiene enormes resonancias pedagógicas que se encuentran claramente fundadas en la obra educativa del insigne pedagogo brasileño Paulo Freire y especialmente en su "Pedagogía del oprimido" y en "La educación como práctica de la libertad".

No nos caben dudas de que los personajes de "Como agua entre los dedos" han sido intencionadamente caracterizados con sumo cuidado y atención optando por rasgos diferenciadores que por general la escuela los convierte en factores de discriminación, así como por capacidades y habilidades que acostumbran a pasar desapercibidas en aquellas personas que son catalogados y estigmatizados como diferentes, ya sea por su etnia, género, orientación sexual, cultura, religión u origen social. De aquí que el libro pueda considerarse como una apasionada defensa de la atención a la diversidad, la educación para la igualdad y la no discriminación, la educación para la democracia, la participación activa y el empoderamiento de los alumnos.

Una apuesta por las medidas recuperadoras, restauradoras y preventivas

Por ello, además de los fundamentos pedagógicas freireanos, esta obra hunde también sus raíces en la obra "Educación personalizada y comunitaria"de Pierre Faure y de alguna manera podría describirse como una original historia novelada de las variadas experiencias educativas liberadoras que como "La Escuela Viva" de Orellana (Badajoz) o "La Reforma Educativa" de la SAFA de Riotinto (Huelva) y otras muchas, se desarrollaron en nuestro país a comienzos de la década de los setenta del pasado siglo.

Con un asombroso y verosímil realismo, porque esta vibrante historia se nutre de detalles y acontecimientos que pueden encontrarse fácilmente en las crónicas actuales de los medios de comunicación, nuestro autor nos sumerge en una trama de conflictos, aventuras, descubrimientos y ambivalentes emociones, como todas las que surcan la adolescencia, para llevarnos de su mano a la construcción de un nuevo modo de hacer educación, modo que por otra parte no es tan nuevo ya que aunque Miguel no haya pensado en ello siquiera, toda su obra se alimenta también del espíritu libertario, socializador y cooperativo de Celestin Freinet y del compromiso social por los más débiles a través del estudio y la cultura en libertad presente en la obra Don Milani, pedagogos que pertenecen también a esa corriente tan a menudo olvidada y despreciada por las tendencias tecnológicas y neoconservadoras dominantes en el espectro educativo actual.

No obstante, por decir algo más de los fundamentos y valores educativos de esta sencilla y exquisita obra, no podemos olvidar las constantes referencias que nuestro autor nos suministra en relación a la inutilidad de las sanciones una vez que el mal o la falta ya se ha producido, apostando así incondicionalmente por todo tipo de medidas recuperadoras, restauradoras y preventivas. Y esta apuesta, nos pone sin duda en la estela de la pedagogía preventiva de Don Bosco, que ha constituido y constituye uno de los valores históricos esenciales de toda pedagogía, valores que saltando mucho más allá del espacio comunitario salesiano en el que han nacido, nos señalan que para la prevención, no bastan solamente el cuidado, el afecto y la atención, sino que también son necesarios recursos educativos, profesionales y laborales que permitan aprovechar y realizar todas las capacidades y habilidades de aquellos jóvenes con mayor riesgo de exclusión social.

Estructura de la obra

En cuanto a los aspectos formales, se trata de una obra escrupulosa y meticulosamente medida en todos sus detalles, o al menos es esto lo que nos parece después de haber realizado varias lecturas por algunos de sus capítulos. Podría decirse que está estructurada como en tres grandes partes, aunque para nada se tiene la sensación de división porque goza de una secuencia de acontecimientos variable y movible que dota al conjunto de una amenidad, un realismo y una capacidad de seducción difícilmente conseguibles, a no ser que pensemos en autores consagrados.
En lo que consideramos podría ser la primera parte de la obra, van apareciendo de forma natural cada uno de los principales personajes que después conformaran toda la trama argumental, huyendo intencionadamente de detalles innecesarios a los objetivos educativos pretendidos y creando poco a poco un ambiente escénico que se va dibujando a partir de los más diversos acontecimientos que son los que sirven al autor para dar cuenta de todo un catálogo de problemas fundamentales de la educación de nuestro tiempo.

Aunque la aparición de personajes es un hecho que siempre está presente y la obra no sigue una estricta secuencia lineal ya que arranca con el relato desde los primeros instantes realizando variados movimientos escénicos, una lectura atenta puede indicarnos que gran parte de los esfuerzos realizados por el autor, han estado centrados en describir la atmósfera organizativa, social y pedagógica que se vive en los institutos de educación secundaria en nuestro país. En este sentido, no sólo se consigue retratar el ambiente educativo y laboral de nuestros centros de secundaria ofreciéndonos detalles descriptivos, sino que también nos induce a reflexiones e interrogantes implícitos que nos ayudan a cuestionar la validez pedagógica de gran parte de las actividades rutinarias que se llevan a cabo en los mismos.

Nuestro autor, ha tenido la intuición y la capacidad de mostrarnos, que la auténtica vida educativa de un centro escolar, más que en las aulas y en los programas oficiales, más que en las rutinas y en los resultados de las evaluaciones, donde realmente se desarrolla es en los márgenes, en las casualidades y en las emergencias de la vida escolar, ayudándonos así a comprender la extraordinaria complejidad de los fenómenos educativos, fenómenos que no pueden ser exclusivamente reducidos ni a técnica, ni a resultados, ni a titulaciones.

Así pues, estos dibujos ambientales de los escenarios y los acontecimientos aparentemente irrelevantes que se desarrollan en ellos, constituyen a nuestro juicio lo que puede ser la segunda parte o elemento de la estructura general de la obra, permitiéndonos en gran medida comprender que educar es un largo y complejo proceso permanente que no necesariamente se produce en los centros escolares.

Como tercera parte, que ocupa más de la mitad de todo el libro, se exponen finalmente todos los elementos, condicionantes y acontecimientos que concretan el nudo y el desenlace, desenlace que por cierto no puede adivinarse hasta el último momento, sumiendo a los lectores en una seductora intriga que nos ayuda a leer placenteramente toda la obra de un tirón de forma completamente placentera y sin esfuerzo.

Juan Miguel Batalloso Navas

Maestro de Primera Enseñanza,
Orientador psicopedagógico y Doctor en Ciencias de la Educación




PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad


Facebook Google + Twitter LinkedIn Digg Google Y! Technorati Meneame Viadeo Pinterest
Jueves, 2 de Septiembre 2010


Editado por
PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad
Portia, Asociación para la Transdisciplinariedad” es una institución heredera de un conocimiento que quiere transmitir: la cultura transdisciplinaria. La perspectiva transdisciplinaria es la que organiza y da sentido y finalidad a nuestra Asociación, a su estructura, a sus objetivos, a sus acciones, a sus metas y a sus valores. Como consecuencia de esa perspectiva, la Asociación se constituye como una estructura flexible, abierta, sabiéndose enriquecida y enriquecedora del contexto en el que nace y en el que se desarrolla, con capacidad pendular para transformar y transformarse en el juego entre sus creaciones, sus vivencias y sus reflexiones.

Con la colaboración del Comité de Educación para una Sociedad Compleja





Noticias de Transdisciplinariedad


RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile