Recomendar este blog Notificar al moderador
COMPLEJIDAD Y MODELO PEDAGÓGICO

"Necesitamos escuelas de complejidad porque el rechazo de la complejidad es el principio de toda tiranía". José García Calvo

El pasado 17 de abril fue lanzado el Manifiesto para la creación de un modelo pedagógico integral que hoy publicamos en su versión defintiva tras la incorporación de las aportaciones de los participantes. Este Manifiesto, junto con las conclusiones del I Ciclo sobre Complejidad y Modelo Pedagógico, se hará llegar a las diferentes instituciones educativas de España y otros países, así como a la UNESCO.


Presentación

Nosotros, los redactores y redactoras de este Manifiesto, nos definimos como adultos implicados en la educación desde distintos ámbitos y desde distintas labores, que consideramos la tarea de educar como la responsabilidad más importante de toda sociedad hacia todos sus integrantes.

Las inercias que condicionan los procesos educativos, parecen obviar el conocimiento alcanzado hasta hoy sobre la complejidad humana y la importancia que la acción educativa tiene para que la persona pueda encontrarse consigo misma, saber quién es, de dónde viene y a dónde va, y, de esta manera, asumir valores, iniciativas y responsabilidades en sus decisiones individuales, y a la hora de su integración en la comunidad humana.

Consideramos

* Que nos encontramos en la necesidad de establecer las bases, los fundamentos de la educación, restableciendo el objeto de la educación en el pleno desarrollo del ser humano. Un sujeto definido por un cuerpo, una mente y un espíritu, aspectos estos integrales que han de ser atendidos integralmente, por lo que las prioridades a establecer en la educación serán fijadas desde el propio sujeto, desde su adentro y en su afuera.

* Que nuestra mirada sobre cada educando ha de tener en cuenta su potencial interno, y las facultades que ha de desarrollar conociéndose y alcanzando la suficiente comprensión de sentido. Esto nos lleva a la obligación de propiciar ese despertar al conocimiento de lo que cada uno y cada una es, por lo que los pasos a la participación social han de ser orientados hacia la búsqueda de formas de proyección propias, a través de los recursos que la sociedad de su época le ofrece, considerando que las posibilidades y los condicionantes son su marco experiencial y que no implica determinismo alguno.

* Que en la actualidad existen conocimientos y experiencias nuevas, las cuales parten de la emergencia de un nuevo paradigma científico, filosófico e incluso religioso, el cual conduce a una comprensión mayor de la naturaleza material y espiritual del ser humano.

* Que, sin embargo, este nuevo paradigma no cuenta, aún, con espacios y estructuras sociales que sostengan y apoyen aquellas iniciativas que están produciendo, con mucha dificultad pero con gran firmeza, las grietas por las que se abren las ventanas a la comprensión de todo lo que nos sucede hoy.

* Que este colectivo de educadores, educadoras y profesionales de otras disciplinas, todos interesados por la mejora de la educación, tiene el propósito de continuar dando los pasos para la construcción de un modelo pedagógico que esté en armonía con la nueva visión adquirida.

* Que como toda creación, este nuevo paradigma pedagógico surge estimulado por una inquietud interna y por una necesidad de transformación de las actuales condiciones sociales en las que nos toca educar, por lo que es necesario que aceptemos el riesgo que suponen las circunstancias adversas, construyendo nuevas realidades a partir de ellas, para lo cual se precisan los siguientes

Requisitos

1. Es imprescindibles que los educadores y las educadoras nos reconozcamos en permanente aprendizaje, acompañándonos en nuestro propio despertar, conociendo nuestras facultades, reconociéndonos como formando parte de todo lo que existe, aceptando los cambios, sintiendo que todo se mueve y coopera con el latir de la vida, cuando ejercemos con amor y vocación el magisterio.

2. Es fundamental que descubramos el punto de partida desde el que nos situamos cada uno y cada una. Observemos desde qué lugar miramos, cuáles son las circunstancias en las que nos desenvolvemos, cuáles son las condiciones que se dan, cuáles los recursos personales y los del entorno y cuál es el fin que pretendemos alcanzar, como educador o educadora.

3. Es necesario que aceptemos que nuestra función más importante no es enseñar materias, disciplinas, teorías, sino mostrar lo que es y eso sólo se enseña, y sólo lo aprenden los pupilos y las pupilas, cuando el educador y la educadora encarnan los valores, los principios y los conocimientos que pretenden transmitir.

4. Es preciso que no renunciemos a nuestra responsabilidad como educadores y como educadoras y a nuestra capacidad como creadores y creadoras. Hemos de asumir que el poder de crear, de innovar, está en todas las personas, también en cada uno de nosotros y de nosotras. Por eso somos responsables de lo que hay y de lo que puede haber en el futuro.

5. Hemos de contar con una visión integradora de todos los conocimientos si queremos responder a la complejidad de los retos a los que nos enfrentamos en este siglo.

6. Necesitamos promover una nueva formación para todos los docentes, que les faculte para afrontar los retos en la educación de hoy; para aprender a articular y religar los diferentes saberes disciplinarios, hasta ahora parcelados; para contextualizar las migraciones de ideas entre estos compartimentos disciplinarios (¿de dónde vienen?, ¿en dónde están?, ¿hacia dónde van?) y para adquirir autonomía en la creación y comunicación de los conocimientos y los saberes.

7. Precisamos cambiar la mirada con la que percibimos la realidad, buscando con libertad en los nuevos manantiales de conocimientos que ya fluyen desde las ciencias y desde la experiencia, los cuales nos inducen a adoptar nuevas formas de conocer, donde la razón sensible predomina sobre la racionalidad lineal.

8. Hemos de ser conscientes de que protagonizar un cambio en el modelo pedagógico es crear nuevas condiciones de transformación social, en el entorno que rodea la vida de nuestros alumnos. Es también activar las dinámicas sociales, cambiando las interrelaciones viciadas, para que la sociedad y sus instituciones se confabulen a favor de una educación para la vida, al servicio de la vida y siguiendo las leyes internas de la vida. Por todo ello es urgente que se promueva

Una nueva perspectiva sobre quién es el sujeto de la educación

Para esa visión es para la que se está demandando una nueva pedagogía, porque las nuevas generaciones ya vienen con la capacidad de entender lo que hoy se anuncia y somos los adultos, interesados en su educación, los primeros que hemos de despertar a ese conocimiento, para ser capaces de diseñar un modelo educativo acorde y así poderles acompañar en ese aprendizaje humano.

De lo que se deduce que hemos de construir un modelo educativo que acompañe a los alumnos y las alumnas en el despertar de sus potencialidades físicas, psíquicas y espirituales. Este modelo ha de estar basado en valores de amor, respeto, solidaridad y responsabilidad para consigo, para con los otros seres humanos y para con el entorno natural, en un universo que todo lo abarca.

* La educación ha de posibilitar que el alumno se descubra como un ser humano en proceso permanente de transformación, de aprendizaje y de crecimiento trascendente a lo largo de la vida. Despertando a la consciencia del papel que tiene como “especie, como individuo y como ciudadano” en cada una de las circunstancias en las que se vea involucrado.

* Ha de permitir que el alumno y la alumna sean protagonistas de su propia construcción, favoreciéndoles la toma de consciencia de sí mismos y de su pertenencia a un todo, en el que se integran todos y está todo, lo que conocen y lo que ignoran.

* Cada alumno y cada alumna llega a la escuela con su propia historia, los objetivos de la educación no se han de alcanzar luchando contra los condicionantes que puede acarrear aquella. Educar no es pelear contra ellos para rescatar a nuestros alumnos y alumnas de las malas influencias que le rodean. Sus circunstancias no son un enemigo a vigilar, sino un soporte para madurar superándolas.

* Hay que mirar su cultura y no partir en su educación de valores abstractos que no tienen en cuenta la afectividad, la sensibilidad, la empatía, la fidelidad, la solidaridad y el apego que tienen a su entorno y a las fuentes de las que se nutre su identidad. Los educandos son seres humanos complejos, no sujetos fragmentados.

Cualidades del nuevo paradigma pedagógico

* Creemos fórmulas pedagógicas mirando a los que tenemos en el aula hoy: preguntándonos qué necesito, para qué y en quién estoy pensando.

* Tengamos presente el conjunto de circunstancias que rodean el proceso de aprendizaje de cada alumno y cada alumna, a la hora de establecer una estrategia para cualquier tipo de objetivo a cubrir.

* Asumamos con co-responsabilidad la realidad que encontramos, tal como es. En las condiciones que se dan es en donde hemos de desarrollar nuestra creatividad, aprendiendo, junto con nuestros alumnos y alumnas, a transformar los desequilibrios en nuevas oportunidades.

* Transformemos las condiciones que vienen dadas, posibilitando su flexibilización y adaptación a las necesidades de nuestros alumnos y alumnas, no éstos a las necesidades de las normas fijadas con patrones generales.

* Eduquemos a partir de la experimentación y convirtamos cada experiencia en nuevos conocimientos.

* Si “lo primordial en educación es que el alumno y la alumna sean autónomos, maduros, eficaces y que sepan trabajar por sí mismos”, eso sólo se puede lograr si tenemos en cuenta desde quién partimos y cuál es el objetivo principal de su educación.

* Busquemos una metodología abierta a la propia creatividad de cada persona, a su origen, a los recursos con los que cuenta y al medio en donde se desenvuelve su acción. También es fundamental que definamos qué conocimientos son pertinentes y cuáles no.

* Configuremos un nuevo modelo pedagógico flexible que responda a una concepción nueva de la naturaleza del ser humano y de la sociedad, como realidades en continuo movimiento que interaccionan, se retroalimentan y se sostienen.

* Integremos las nuevas visiones que provienen de los nuevos conocimientos en las ciencias físicas, biológicas, neurológicas etc. que nos dan una nueva lectura sobre lo que puede ser el ser humano y el universo, con una mirada transdisciplinar que nos permita favorecer, desde la educación, el paso a una concepción nueva del hombre, de la mujer y de la sociedad que construyen ambos cada día.

* Dejemos de considerar que el objetivo más importante de las estrategias de aprendizaje está en lograr el inmediato mayor rendimiento escolar, para centrarlas en potenciar en el ser humano la aceptación y apertura a otras perspectivas distintas a las que ya posee, y que lo sitúa en un proceso de aprendizaje permanente.

* En resumidas cuentas, lo más importante es que fijemos la intención, la atención y el objetivo en aquello que ha de quedar vivo y para siempre en los alumnos y las alumnas, después de su paso por la escuela: la inquietud y la habilidad para seguir aprendiendo.


Se adhieren al Manifiesto

María Yolanda Álvarez Ulloa (Actriz). Maite Aragonés Marin (Psicólogo Clínico-Psicoterapeuta). Luis Arribas Mercado (Editor). María José Barral González (Socióloga). Juan Miguel Batalloso Navas (Orientador). Mª del Mar Bautista Pérez (Redactora del Cuerpo de Taquígrafos). Catia Bernaldo de Quirós (Pedagoga Investigadora). Francisco Buigues Tro (Psicopedagogo). Adriá Cañete Broseta (Profesor de Secundaria). José Luis Carrillo Manzano (Asesor Escuelas de Padres). Ana Castillo Huerta (Maestra). Berta Civera Coloma (Profesora de Enseñanza Secundaria). Francisco Juan Díaz-Andreu García (Ingeniero de Telecomunicación). Jessica Dinely Cabrera Cuevas (Profesora). Mónica Edwards Schachter (Dra. Didáctica de las Ciencias e Ingeniera Electrónica). Pedro Eizaguirre Massé (Educador ambiental). Inmaculada Expósito Domínguez (Educadora - Gerontóloga). Susana García Gil (Profesora de Secundaria). Mª Llanos García López (Maestra). Antonio José Gil Padilla (Ingeniero, catedrático de sistemas). Rosario Gómez Viñarás (Profesora IES jubilada). María Virginia González Dorta (Maestra de Primaria). María Teresa Iruretagoyena Osuna. (Catedrática de Economia, UPM). Sara Jiménez Nieto (Educadora medioambiental, CSIC). Juan Ramón Jiménez Simón (Pedagogo social). Enrique Lacasa Claver (Profesor. Universidad de Lleida). Mª Teresa Lafuente del Pozo (Promotora libro infantil-juvenil). David Lanza Escobedo (Doctorando. UAM). Fernanda Llobet Ugalde (Estudiante). Juan Antonio López Benedí (Filósofo y escritor). Pedro A. Luque Domínguez (Pedagogo. Profesor Universidad de Sevilla). Lorenzo Martín Peña (Educador medioambiental CSIC). Miguel Ángel Mendo Valiente (Escritor y psicólogo). María del Pinar Merino Martín (Psicoterapeuta). Alicia Montesdeoca Rivero (Socióloga). Enrique Rivera García (Profesor, Facultad CC. de la Educación, Universidad de Granada). Gregorio Rodríguez Gutiérrez (Maestro). Ana María Sagarna Comenge (Psicóloga). Sylvia Sánchez Ritcher (Maestra Educación Infantil y Psicopedagoga). Milagros Sánchez Pascual (Maestra de Educación Infantil). Victoria Santander Del Amo (Abogada). Antonio Sosa Suárez (Escultor y Pintor). Inés Tuñón (Funcionaria). Dora Ufano Romero (Maestra). Susana Valero Risoto (Profesora Técnico de Servicios a la Comunidad). Antonio Vidal Maestre (Profesor de Enseñanza Secundaria). Julio Vigil-Escalera Hevia (Ingeniero de Telecomunicación).




Comité de Educación para una Sociedad Compleja


Facebook Google + Twitter LinkedIn Digg Google Y! Technorati Meneame Viadeo Pinterest
Sábado, 2 de Mayo 2009


Editado por
PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad
Portia, Asociación para la Transdisciplinariedad” es una institución heredera de un conocimiento que quiere transmitir: la cultura transdisciplinaria. La perspectiva transdisciplinaria es la que organiza y da sentido y finalidad a nuestra Asociación, a su estructura, a sus objetivos, a sus acciones, a sus metas y a sus valores. Como consecuencia de esa perspectiva, la Asociación se constituye como una estructura flexible, abierta, sabiéndose enriquecida y enriquecedora del contexto en el que nace y en el que se desarrolla, con capacidad pendular para transformar y transformarse en el juego entre sus creaciones, sus vivencias y sus reflexiones.

Con la colaboración del Comité de Educación para una Sociedad Compleja





Noticias de Transdisciplinariedad


RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile