Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog de Tendencias21 y Fundación Telefónica


COGNOTECNOLOGÍA

Abordamos en este post el tema de la materia y la interpretación que se ha hecho de ella (qué es, de qué está constituida, cuales son sus características...) a través de la historia. Se emplearán cuatro posts en hablar de ello, con un enfoque muy curioso que queda recogido en el título del presente. Lo que se quiere decir, de la mano de los autores de los dos primeros capítulos del libro de Davies y Gregersen presentado en el post anterior, es que después de alejarnos mucho de la interpretación de los antiguos griegos, y de Platón y Aristóteles en particular, con el materialismo, comenzamos ahora a acercarnos de nuevo a ellos. Lo hacemos, con las modernas teorías sobre el interior profundo de la materia y las nuevas concepciones sobre la Información La verdad es que ha habido diversas interpretaciones y nunca, además, ha llegado a determinarse con exactitud la esencia más profunda de la materia.


De la materia al materialismo y el camino de vuelta
El libro editado por Paul Davies y Niels Henrik Gregersen que hemos comenzado a glosar en el post anterior tiene cuatro partes (1). Una se relaciona con la evolución del concepto de materia desde la antigüedad a nuestros días, a la que se dedican éste y los tres próximos posts. Otras tres se destinan, respectivamente, a la evolución de nuestras ideas sobre la Física, la Biología y la Filosofía y la Teología. A estas tres últimas dedicaremos varios otros posts, que serán publicados en los próximos días o semanas.

Aunque no lo parezca todo tiene que ver con lo que tratamos en este blog ya que la evolución de lo que interpretamos y creemos sobre los componentes de nuestro mundo indicados (los componentes básicos, de hecho), tiene que ver con nuestro cerebro, con nuestra mente y con lo que es el conocimiento, la inteligencia y la consciencia. Si el hombre quiere adentrarse en la inteligencia artificial y en las tecnologías relacionadas con el conocimiento, a lo que este blog se dedica, es fundamental saber cómo la interpretación de lo que es nuestro mundo cambia con el tiempo.

La materia en concreto, que tan sólida y estática nos parece, que tanto usamos los hombres y con la que hemos construido obras tan imperecederas como las pirámides egipcias y el Partenón griego, es en su realidad más profunda algo vacío, probabilístico e indeterminado.

Platón, heredero de los filósofos griegos presocráticos, conocía los intentos hechos por estos en cuanto a establecer el origen de nuestro mundo, ya fuera el agua, el fuego, el aire, la tierra, los átomos o, incluso, el cambio en sí mismo, pero sabía también que no habían avanzado nada en cuanto a la esencia de todos esos orígenes. La materia en sí misma, lo que era, no había sido pensado antes de él. Creyó que todo lo que se aproximara a ella era imperfecto e ininteligible, ya que el verdadero conocimiento de las cosas estaba en la mente humana, estaba en las “formas”, que más adelante en la historia se llamarían “universales”. Lo que es verdaderamente real es la idea de una cosa. La realidad es el mundo intelectual a partir del cual todas las cosas que existen son modeladas o definidas. Esto, como sabemos, lleva inevitablemente a la idea de que el mundo material es en cierta manera un mundo ilusorio, un mundo que sólo existe en la mente del hombre.

Aristóteles que fue discípulo de Platón no se encontraba a gusto con la idea de que la materia fuera sólo una ilusión y trató de resolver el problema acercándose a la realidad y distinguiendo en un objeto la materia y la forma. En una estatua de bronce, por ejemplo, existe la materia (el bronce) y la forma que alguien da a esa materia. La forma podía ser, en efecto, algo inmaterial, algo intelectual, algo que sólo estuviera en la mente del autor de la estatua, pero la materia estaba allí. La estatua es la unión de ambas cosas.

Con eso creyó haber resuelto la dualidad entre materia y forma, pero no se adentró mucho más en la explicación de la materia. Creía que lo característico de la realidad era la potencialidad de la materia para dar lugar a cosas muy diversas.

Tomás de Aquino (1224/25 – 1274) en el siglo XIII, es decir diecisiete siglos más tarde, trató de compaginar las ideas de Aristóteles con las de la doctrina católica y le resultó más fácil explicar la existencia de la materia como realidad creada por Dios, con lo que podía tener un estatus ontológico independiente del hombre y de su mente.

_______________________________________
(1) Paul Davies y Niels Henrik Gregersen (Edited): “Information and the Nature of Reality. From Physics to Metaphysics”, Cambridge University Press, Cambridge, UK, 2010

(Continúa en el post siguiente)

Adolfo Castilla
Facebook Google + Twitter LinkedIn Del.icio.us Digg Google Technorati Meneame


Facebook
Twitter
LinkedIn
Rss
Google+

Editado por
Adolfo Castilla
Adolfo Castilla
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN,
Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Consejo Editorial de Tendencias21, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.


Blog de Tendencias21 y Fundación Telefónica






Compartir este sitio

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile