Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog de Tendencias21 y Fundación Telefónica


COGNOTECNOLOGÍA

Lunes, 10 de Diciembre 2012

El materialismo es una doctrina filosófica de la que se dan en este post algunas ideas básicas. Tal doctrina se lleva muy bien con el mundo científico y tecnológico que surgió en nuestro mundo a partir de la Revolución Científica y de hecho nuestra ciencia y nuestra tecnología -- incluso en la actualidad -- no parecen necesitar muchas más explicaciones sobre la materia de las que dieron Newton y otros padres de la ciencia moderna. Sin embargo, otras interpretaciones sobre la materia, la vida y los hombres fueron aportadas en tiempos no muy posteriores a los de los primeros filósofos naturales, o científicos, y su difusión, con el retardo temporal que corresponda, ha dado y dará lugar a otra ciencia y a otra tecnología. El segundo principio de la termodinámica del que se da breve noticia en lo que sigue es un cambio radical en la interpretación de la materia al que el mecanicismo y el materialismo ya no se adaptan tan bien.


La doctrina materialista
(Continuación)

El materialismo es una corriente, también filosófica, que se opone frontalmente al idealismo. Independientemente de la existencia o no de dos entidades, la materia y el espíritu, el pensamiento y el ser, o el cerebro y la mente, lo que el materialismo defiende es que la materia siempre tiene prioridad sobre la consciencia y es aquella la que da lugar a ésta. En una palabra, sólo existe una realidad, la realidad material.

A partir de Newton dicha realidad es explicada en términos de materia, masa y movimiento, de acuerdo con las leyes formuladas por este insigne sabio. Tal como se dice en los capítulos 2 y 3 del libro de Davies y Gregersen que utilizamos como referencia básica, debidos respectivamente a Ernan McMullin (1924 – 2011) y Philip Clayton (1955 - ), las características del materialismo son:

 La materia es el constituyente fundamental del mundo natural.
 Las fuerzas actúan siempre sobre la materia.
 Las partículas básicas de la materia son los átomos – los cuales junto con las fuerzas físicas, cualesquiera que resulten ser—determinan el movimiento de los objetos naturales. Lo cual lleva consigo el determinismo.
 Todos los objetos materiales que encontramos en nuestro mundo son agregados de esas partículas elementales y sus movimientos y comportamientos pueden entenderse en términos de las fuerzas físicas fundamentales que actúan sobre ellos (reduccionismo). En consecuencia no existe nada que no se producto de esas partículas y de esas fuerzas. En particular no existen fuerzas exclusivamente biológicas (vitalismo), no existen fuerzas mentales (dualismo) y no existen fuerzas divinas. El dualismo, por tanto, desparece de nuestras vidas.
 El materialismo es un posicionamiento ontológico, es decir, que es lo que permite establecer qué tipo de cosas existen y qué tipo de cosas no existen, pero pude utilizarse también para discernir entre lo que es susceptible de explicación científica y lo que no lo es. Todos los conocimientos de cualquier ciencia o rama del saber, biología, psicología y otras, están incompletos hasta que no se conocen las leyes físicas que subyacen bajo los fenómenos a que dichas ciencias se refieren.
 En lo que se refiere al materialismo moderno (y extremo) todo en nuestro mundo podría explicarse a partir de las posiciones y los momentos de las partículas elementales de la materia.


La materia para los ilustrados seguidores de Newton y de otros primeros científicos, como d’Holbach, Diderot, Voltaire y otros, era sólida (ocupaba todo el espacio), continua y formada por cuerpos más pequeños iguales en todos los sentidos a los grandes. El reduccionismo era una parte importante del materialismo y de la filosofía mecanicista que los ilustrados difundieron.

Ese mecanicismo, por cierto, dio lugar a una nueva cosmovisión, como ya se ha dicho en otros posts, y produjo al extenderse entre los hombres comunes, la primera gran revolución industrial, cuyo comienzo tuvo lugar también en el siglo XVIII.

Así las cosas Europa y Occidente en general, se desarrollaron con fuerza a lo largo de varios siglos (XVIII, XIX y XX), floreció la ciencia, y la industria y la tecnología evolucionaron hasta extremos inimaginables.

Pero, independientemente de que tal desarrollo científico y tecnológico siga actuando en nuestro mundo casi cuatro siglos después de la Revolución Científica, otras interpretaciones de la naturaleza, de la materia y de la vida aparecieron poco tiempo después de dicha revolución. El hombre, un ser curioso e inquieto, repensó pocos años más tarde estos elementos, y de la mano de personajes como los franceses Sadi Carnot y Émile Clapeyron, el alemán Rudolf Clausius y el inglés Lord Kelvin, estudiosos de la termodinámica, descubrieron fenómenos, leyes y explicaciones absolutamente novedosas. Fue el segundo principio de la termodinámica y el concepto de entropía cuyos fundamentos se sitúan a mediados del siglo XIX, aunque tardan años en concretarse y en difundirse. Ya sabemos el tiempo que los nuevos conceptos necesitan para difundirse, es decir, en llegar a los hombres corrientes y en producir resultados materiales.

(Continúa en el post que sigue)

Adolfo Castilla
Facebook Google + Twitter LinkedIn Del.icio.us Digg Google Technorati Meneame


Facebook
Twitter
LinkedIn
Rss
Google+

Editado por
Adolfo Castilla
Adolfo Castilla
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN,
Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Consejo Editorial de Tendencias21, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.


Blog de Tendencias21 y Fundación Telefónica






Compartir este sitio

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile