Recomendar este blog Notificar al moderador
CONO SUR

Bitácora

19votos

Sólo quienes viven por o para la literatura, pueden darse el lujo de estar al día en las novelas que se publican. Es decir, un puñadito así de personas.

Los motivos son varios pero se sintetizan en uno: tiempo vital. Nuestras estresadas sociedades ya no permiten leer libros que excedan los 300 mil caracteres con espacios. Esto significa -causa-efecto o efecto-causa- que ya no es gratificante escribir novelas como La guerra y la Paz o La Montaña mágica. Es dudoso, incluso, que Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez pudieran repetirse el lujo de espacio-tiempo que se dieron con Conversación en la catedral o El amor en tiempos del cólera.

Valga el exordio para autojustificarme por comentar, muy en diferido, la novela El desierto, de Carlos Franz, publicada el 2005 y ganadora del Premio La Nación-Sudamericana. Lo hago para que mis amigos peruanos sepan que también existe un gran narrador en Chile y para que mis amigos escritores, en general, comprueben que, aunque demore, leo las obras que me asestan.

Personalmente, reconozco una gran novela por la pena que me da llegar a las páginas finales. La penúltima fue la de Vargas Llosa sobre Flora Tristán y su nieto Gauguin. El desierto es la última. Y esto, pese (o debido) a sus robustas 472 páginas, propias de un autor que publica sólo cuando se percibe en el terreno de la excelencia.

La mejor historia privada del Chile actual

Ese fin con pena me permitió reconfirmar el aserto balsaciano sobre las bambalinas de la gran ficción: La de Franz es, hasta el momento, la mejor historia privada del Chile pos golpe de 1973. Nos cuenta el país de Pinochet con más cercanía, emoción y verosimilitud que el mejor libro politológico. Buen testimonio nos brinda Carlos Fuentes: “Franz se atreve a mirar el melodrama de unas vidas y elevarlo a la tragedia de una nación”.

Los personajes básicos son ricos per se: Laura, jueza chilena que cree en la compatibilidad del Derecho con la dictadura, el capitán Cáceres, que la seduce desde la violencia sofisticada y Claudia, la hija que rivaliza con la madre, pero intuyendo su misterio.

El coro es un pueblo perdido en el desierto que vive su tiempo detenido de carnaval cristiano-pagano. La elíptica morosidad con que Franz mezcla estos ingredientes, sumen al lector en el prodigio de la gran narrativa.

Es, en síntesis, una de esas raras novelas cuya “puesta en palabras” y estructura estimulan una decodificación intensa. Agrego que, gracias al conocimiento personal del autor, pude enriquecer la lectura con otros elementos. Del Franz abogado viene esa extraña mezcla de filosofia del derecho y filosofia a secas que cruza a algunos personajes. De su vivencia como hijo de una hermosa e inolvidable actriz de teatro, viene la potente caracterización de Laura.

Como dato para lectores cinéfilos, puedo asegurar que él nunca vio Portero de noche, de Liliana Cavani, estrenada precisamente en 1973. Lo digo porque, en otro contexto, el filme es su novela previsualizada. Uno podría revisitarlo para descubrir que Charlotte Rampling y Dick Bogarde son la puesta en imagen de Laura y el capitán Cáceres, incluso en el marco de la violacion iniciática y su feroz síndrome de Estocolmo. Cuando se lo comenté, Franz me dijo que ya se lo habían mencionado otros lectores y que él no quería arrendarla, “pero ya no me dejas otra salida”.

Tras el duro placer de esta lectura, parece tonto quejarse en pretérito. Sin embargo, como lector agradecido uno siempre quiere compartir las experiencias preciosas. No puedo dejar de decir, entonces, que El desierto habría hecho las delicias de los analistas, criticos y cronistas que vivimos los gloriosos años 60. Pero hoy … ¿quien da espacio en los medios para disectar una obra de tan rica complejidad?

Publicado en La República el 25 sept. 2007.

José Rodríguez Elizondo
Lunes, 1 de Octubre 2007



Facebook Google + Twitter LinkedIn Del.icio.us Digg Google Y! Technorati Meneame Viadeo Pinterest



Editado por
José Rodríguez Elizondo
Ardiel Martinez
Escritor, abogado, periodista, diplomático y caricaturista, José Rodríguez Elizondo es en la actualidad Director del Programa de Relaciones Internacionales de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y Director de la carta mensual Realidad y Perspectivas (RyP). Miembro del Consejo Editorial de Tendencias21, su obra escrita consta de 29 títulos, entre narrativa, ensayos y reportajes. Entre esos títulos están “Historia de dos demandas: Perú y Bolivia contra Chile”, “El mundo también existe”, "Guerra de las Malvinas, noticia en desarrollo ", Las crisis vecinales del gobierno de Lagos", "Crisis y renovación de las izquierdas", "El Papa y sus hermanos judíos", "La pasión de Iñaki", “Chile: un caso de subdesarrollo exitoso”, "Chile-Perú, el siglo que vivimos en peligro”, "De Charaña a La Haya” y “Temas para después de La Haya”, publicados por la Editorial Andrés Bello, Random House Mondadori, Planeta y RIL. También ha publicado, más recientemente, "Todo sobre Bolivia y la compleja disputa por el mar" en Ediciones El Mercurio. Ha sido distinguido con el Premio Rey de España de Periodismo (1984), Diploma de Honor de la Municipalidad de Lima (1985), Premio América del Ateneo de Madrid (1990) y Premio Internacional de la Paz del Ayuntamiento de Zaragoza (1991). En 2013 fue elegido miembro de número de la Academia Chilena de Ciencias Sociales, Políticas y Morales.





Archivo
L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      



RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile