Recomendar este blog Notificar al moderador


Cristianismo e Historia

Hoy escribe Antonio Piñero


En la postal 532 del 3 de octubre 2014 comencé una miniserie sobre el tema que indica el título de esta postal, pero no tuve ocasión de continuarlo, pues otras cuestiones perentorias se me introdujeron en la agenda de este Blog. Voy a procurar desde hoy seguir con este tema y hacerlo un poco más seguido de modo que los lectores no pierdan el hilo. Lo último que dijimos en la postal anterior fue que para diversos historiadores de la Iglesia del siglo II se inicia ya en serio un proceso de corrupción de la entidad primitiva e idealizada que se consideraba “El verdadero seguimiento de Jesús”. Y señalan como signo:

1. Corrupción en la transmisión de las Escrituras, pues se sospecha que en el siglo II se dio un proceso de edición, es decir, de corrección y normalización de los escritos que los cristianos iban considerando sagrados y propios, no estrictamente judíos, y diferentes de lo que hasta el momento era la Biblia común (lo que hoy denominamos como Antiguo Testamento).


2. Corrupción del pensamiento de Jesús. Olvido en la práctica de las máximas de Jesús sobre la pobreza absoluta de sus seguidores más conspicuos; olvido de las estrictas normas sobre el divorcio; perversión del modo de entender Jesús la vida, etc. con la consiguiente acomodación al mundo presente, etc., y

3. Corrupción del genuino pensamiento de Pablo, estrictamente judío, por otro más concorde con la mayoría pagano-cristiana que entonces primaba en la Iglesia, que con el tiempo llevará a la fundación de una religión nueva, estrictamente separada del judaísmo, que fue la religión propia de Jesús y de Pablo.

Que sepamos la primera protesta en serio contra una iglesia institucionalizada se dio muy pronto, en el siglo II y es el montanismo. Era en síntesis un cristianismo regido por el Espíritu, no por la jerarquía. El montanismo toma su nombre de Montano, un cristiano de la región de Frigia, en Asia Menor. Hacia el 172 y junto con dos profetisas cristianas, de nombre Prisca y Maximila, fundó un movimiento profético dentro de la Gran Iglesia, pues afirmaba que había recibido ciertas revelaciones del Espíritu Santo dirigidas a renovar y perfeccionar a los cristianos, sobre todo teniendo en cuenta que el fin del mundo era inmediato. Esta renovación afectaba sobre todo a la vida moral, y pretendía avivar la valentía entre los fieles ante las posibles persecuciones, e impulsar una práctica muy rigurosa de vida que ayudara a prepararse para el fin.

El comportamiento de los miembros de la Iglesia debía ser el adecuado a esta realidad. Dos cosas eran importantes: una valiente confesión de fe en Cristo que no se arredrara ante los paganos, incluso ante el martirio si fuera necesario, y una entrega fervorosa a la vida ascética, sobre todo al ayuno y a una limitación voluntaria de las prácticas sexuales, para que Dios apresurara el fin y encontrara a la Iglesia preparada. La práctica del ayuno estaba justificada por el ejemplo de Ana, la anciana profetisa de Jerusalén, de la que cuenta el evangelista Lucas que ayunaba de día y de noche esperando la liberación de Israel (Lc 2,37s).

No puede decirse de ningún modo que incluso en los inicios del siglo III, momento en el que escribe el muy rigorista Tertuliano, por ejemplo, hubiera una corrupción monetaria, que es lo que hoy entendemos generalmente por corrupción en las instituciones públicas. El siguiente pasaje del Apologético de Tertuliano nos da idea de la atmósfera que reinaba en las iglesias en aquellos momentos. Escribe este Padre de la Iglesia hacia el año 210 para la iglesia del norte de África, pero dando a entender que era un uso universal:

“Los fondos de las donaciones no se sacan de las iglesias y se gastan en banquetes, borracheras y comilonas, sino que van destinados a apoyar y enterrar a la gente pobre, a proveer las necesidades de niños y niñas que no tienen padres ni medios, y de ancianos confinados en sus casas, al igual que los que han sufrido un naufragio; y si sucede que hay alguno en las minas, o exilado en alguna isla, o encerrado en prisión por sólo la fidelidad a la causa de la iglesia de Dios, son como infantes cuidados por los de su misma fe (Apología, 39).

Señalemos, sin embargo, que el obispo y sus ayudantes, los presbíteros y diáconos controlaban estos dineros. Así pues, junto con el control intelectual de los fieles, se logró de inmediato –gracias a la caja de la seguridad social-- el control monetario. Este hecho tendrá consecuencias más tarde.

Signos de corrupción de las iglesias los tenemos ya muy claramente en el siglo IV, es decir, a partir de que la Iglesia adquiriera un papel relevante en el Imperio gracias a Constantino. Paso aquí por alto el detenerme en las dificultades históricas del famoso Edicto de Milán de Constantino del 312, puesto que hoy numerosos historiadores del Imperio Romano tienen muchas dudas sobre su autenticidad, ya que la noticia y el texto parcial de este edicto se conserva solo en dos escritores cristianos y solo en parte, en lo que respecta a la libertad de culto.

Como esos dos historiadores --Eusebio y Lactancio-- transmutaron un Constantino pagano (sabemos que Constantino no se convirtió formalmente nunca al cristianismo y parece que nunca fue bautizado = Pepa Castillo, “Año 312. Constantino, emperador, no cristiano”. Editorial Laberinto, Madrid 2012) en otro cristiano, estas noticias sobre el Edicto son al menos sospechosas Sí parece absolutamente claro que de una u otra manera Constantino tuvo un interés enorme, político, por atraerse a los cristianos, sobre todo a los obispos y que esa religión, unida y sin fisuras lo apoyara totalmente (Constantino en esos momentos era solo emperador de la parte occidental del Imperio, y entre otras cosas esperaba de los obispos occidentales le apoyaran ante los obispos orientales, y que estos movieran la voluntad de sus fieles de modo que consiguiera el apoyo de todo el pueblo cristiano oriental para su pretensión de ser también emperador de Oriente y unificar de nuevo el Imperio dividido por Diocleciano = la tetrarquía).

Con el apoyo del emperador y el asentamiento de la Iglesia como fuerza más visible y potente, en la sociedad pagana de los siglos IV y V se produjeron conversiones en masa hacia el cristianismo después de la actividad procristiana de Constantino, hubiera o no estrictamente un Edicto de Milán. Hay en este ámbito un cliché histórico, exagerado o falso que conviene examinar. Escribe Johannes Quasten en su prólogo al tomo II de su Patrología, B.A.C. 1962, obra de gran aprecio en España:


“La libertad de culto concedida por Constantino dio muy pronto como resultado conversiones en masa. La Iglesia vino a ser un factor dominante en el mundo” (p. 4). Pero J. Quasten añade: “El peligro grave estaba en que no hubiera una suficiente transformación de los corazones y de las inteligencias dando pie a un relajamiento de la moral y de la vida espiritual de los cristianos”.


En este sentido, Rodney Stark, autor de “La expansión del cristianismo”, Trotta, Madrid 2011, precisa:


“Pretender que las conversiones en masa al cristianismo ocurrieron porque las multitudes reaccionaban espontáneamente ante los evangelizadores otorga a la seducción de la doctrina un lugar central en el proceso de conversión: la gente oye el mensaje, lo encuentra atractivo y abraza la fe. Pero las ciencias sociales modernas relegan el atractivo de la doctrina a una función muy secundaria, al mostrar que la mayoría de la gente no se liga con tanta fuerza a las doctrinas de su nueva fe hasta después de su conversión” (p. 25). Con otras palabras, la gente se convertía por motivos de beneficios sociales y no por motivos puramente religiosos.


Este respecto comenta el Prof. Dr. Ramón Teja, en su artículo “El oro de Cirilo de Alejandría: compra de voluntades y sobornos en el Concilio Ecuménico de Éfeso I (431)” 327-337, publicado en la obra, G. Bravo - R. González Salinero (eds.), LA CORRUPCIÓN EN EL MUNDO ROMANO, Editorial Signifer, Madrid 2008:


“Si resulta difícil y arriesgado establecer comparaciones entre países actuales sobre la valoración social de la corrupción, mucho más lo es, con el riesgo de caer en anacronismos groseros, trasladar nuestros hábitos y esquemas de valores a otras épocas históricas. Es una constatación evidente que la política en el Mundo Romano se basaba en formas de actuación que con nuestros esquemas de moral pública actual podríamos calificar sin ninguna duda como «corrupción». La venta de cargos, el nepotismo, el clientelismo, los favoritismos de todo tipo, etc., estaban profundamente arraigados en la praxis y las mentalidades colectivas de la época.

“Quizá la cuestión radica en saber hasta qué punto estas prácticas eran compatibles y desembocaron o no en una «privatización» del poder del Estado Nos vamos a limitar a plantear el tema de que las formas de corrupción imperantes en el Imperio fueron aceptadas sin escrúpulos y, a veces, ampliamente superadas por los poderes eclesiásticos. Lo cual no debe extrañar. La Iglesia es una institución que surge en el Imperio Romano, se desarrolla y consolida durante el Imperio adaptándose a las mentalidades y formas de ejercicio del poder dominantes en la sociedad del momento. Hay formas de corrupción sutiles y groseras, es decir que guardan o no los límites que la sociedad estaba preparada para tolerar”.

En la postal siguiente pondré un par de ejemplos de inicios del siglo IV de la mundanización de la Iglesia.


Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com
Antonio Piñero Viernes, 19 de Diciembre 2014
Hoy escribe Antonio Piñero

Antes de empezar con las respuestas quiero comunicaros que hoy he entrado por segunda vez en el Blog común de Thomas Hudgins-Antonio Piñero, “Across the Atlantic” = www.pineroandhudgins.com, y me ha parecido muy bueno cómo lo ha enfocado mi colega transatlántico. Es ágil y está muy bien presentado. El Prof. Dr. Hudgins es baptista, y yo soy escéptico y racionalista. Por ello el contraste de opiniones que se expresa nítidamente en el Blog en apartados que se distinguen bien, será --espero—muy bien recibido en lectores de lengua inglesa. Ha empezado hace unos días y ya tiene unos 150 lectores.


Pregunta:

Qué hay de cierto que el primer canon cristiano fue escrito por el pueblo asirio, que se escribió en arameo y no contenían algunas epístolas no el apocalipsis? Le agradezco, como siempre, nos ilustre con su sabiduría, pues, hasta donde yo sé, el primer canon cristiano fue establecido en el Concilio de Nicea, y cuanto muy antiguo tenemos el mal llamado El Concilio de Jerusalén es el nombre dado a la primera reunión normativa del cristianismo (la iglesia cristiana primitiva) hacia el año 50, según se relata en el capítulo 15 de los Hechos de los apóstoles. Existe la controversia de si llamarlo o no concilio: normalmente no se le incluye dentro de los concilios de la Iglesia Católica, si bien en la mayoría de las ediciones católicas de la Biblia sí aparece con esta denominación.. Saludos cordiales.


Respuesta:

Respondo por partes

1: Supongo que cuando escribe “asirio” quiere decir “sirio” (para “asirios”, consulte simplemente la Wikipedia). Si es así, le diría que la cristiandad siria tenía su centro en Antioquía del Orontes, y tuvo sin duda alguna su parte en la formación del canon del Nuevo Testamento, pero no en arameo, sino en griego. Aunque las palabras de Jesús fueron dichas en arameo, se tradujeron al griego muy pronto y todo el Nuevo Testamento está compuesto originalmente en griego incluido el Evangelio de Mateo. Por tanto esa sentencia “canon en siríaco” es absolutamente incorrecta.

2: Otra idea falsa que circula por ahí es que el canon fue establecido en el Concilio de Nicea del 325. No se conservan las actas de este concilio, pro toda su intención fue dirigida contra la doctrina arriana. Por favor, consulte el capítulo dedicado a “Arrio” de mi libro “Cristianismos Derrotados”, Edaf, Madrid 2009.

El canon del Nuevo Testamento empezó de hecho con la última y definitiva edición del Evangelio de Juan que ya considera como normativa el material sinóptico (es decir el que manejan los evangelios de Marcos, Mateo y Lucas) pues lo reescribe, interpreta y alegoriza, tal como se hacía en la Antigüedad con los textos sagrados y solo con ellos). El canon se fue formando a lo largo del siglo II entre las comunidades de Roma, Antioquía y Éfeso. Y hacia el 160 o 170 ya estaba casi casi como hoy día.
Consulte por favor, Los libros sagrados en las grandes religiones: judaísmo, cristianismo, islam, hinduismo y budismo. Los fundamentalismos, El Almendro, Córdoba, 2007, 298 pp. ISBN 978-84-8005-107-1. Editor junto con J. Peláez. Autor del capítulo “Cómo y porqué se formó el canon del Nuevo Testamento”, pp. 177-210. Y Christian Bernard Amphoux, Le canon du Nouveau Testament avant le IVe Siècle, en el vol. XXI de la revista española Filolgía Neotestamntari, Córdoba 2014, pp. 9-27. Probablemente puede verlo por Internet.

3: El vocablo “concilio” aplicado a la reunión entre Pedro, Bernabé y Tito con Santiago, Pedro y otros de la comunidad judeocristiana de Jerusalén el año 49, fue una simple reunión. El vocablo “concilio” es despistante. Fíjese que en ese momento no se sabía ni siquiera qué era el cristianismo, salvo como designación de judíos y paganos que creían que Jesús era el Cristo o el Mesías. Pero el Imperio Romano aún lo consideraba como une especie de rama del judaísmo.



Pregunta:

¿Usted cree que la alabanzas que se dan en las iglesias como ¿al padre?, ¿al hijo?; a ambos, sin duda, corresponde a las alabanzas al César, al modo en que los celtas solían cantar, ir al combate?


Respuesta:


Formalmente podría ser en cuanto alabanza a la superioridad religiosa. En caso de combate, formalmente podría ser también en cuanto gritos de súplica a la instancia superior para que ayude. Pero en el caso del cristianismo, que fue una rama del judaísmo al principio, hay que asimilarlas en el fondo, forma y doctrina de base a las alabanzas o doxologías a Yahvé del Antiguo Testamento.


Pregunta:

Una pregunta si usted cree conveniente responder. Se trata sobre su obra "Guía para entender el Nuevo Testamento". Es una obra interesante pero tengo una duda:

Usted escribió su libro SIN ninguna actitud confesional pero tambien me doy cuenta que usted dice que el sentir medio de los investigadores católicos armoniza con muchas cosas que usted expone en su libro.

¿¿Significa esto que los investigadores católicos están progresando academicamente hacia una actitud más objetiva-científica al abordar los textos bíblicos??



Respuesta:


Sin duda alguna. Cada vez más hay una convergencia entre investigadores católicos, protestantes e independientes en la exégesis del Nuevo Testamento. Y a la vez hay más astucia y se encuentran nuevas vías dentro de los estudiosos católicos sobre todo, y protestantes más bien conservadores, para responder a las dificultades que les plantean los investigadores independientes. Así que las dos cosas a la vez. Sin embargo, la diferencia está en que los investigadores católicos no acaban sacando las consecuencias de lo que afirman. Un ejemplo: todos sostienen que Jesús fue siempre un judío observante y que nunca dejó de serlo. La consecuencia es que Jesús no pudo ser entonces el fundador del cristianismo. Pero, inconsecuentemente, se sigue manteniendo que Jesús fue el fundador del cristianismo.


Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Antonio Piñero Jueves, 18 de Diciembre 2014
Hoy escribe Antonio Piñero


Pregunta:

Ando en busca de información sobre los reinos o civilizaciones que existieron en la región del tibet (Himalaya), India, o las rutas comerciales de productos desde el himalaya hasta Jerusalem en la época del Nuevo Testamento, ¿Dónde me aconsejaría usted que buscara esta información?, grupos peligrosos, etc. De antemano gracias, será de mucha utilidad para mi.


Respuesta:

Siento decirle que no tengo ni la menor idea. Y que yo sepa en la literatura científica que manejo a diario sobre el mundo antiguo e Israel en particular en el siglo I, no he encontrado jamás semejante tema.



Pregunta:

1) la teoría del origen de la vida, que hace aprox. 15-20 mil millones de años ocurrió un cataclismo y que la vida surgió hace unos 4 mil millones de años al combinarse moléculas etc, o
2) la narración de génesis que apunta el origen de la vida hace poco más de 6 mil años. Quisiera conocer más que otra cosa cual de estas dos teorías concidera usted más fácil de creeer, más fácil de que fuera realidad y en cual cree usted.



Respuesta:


1: Naturalmente no soy un especialista en astrofísica o en biología/coosmología. Pero me pparece evidente que las teorías científicas sobre el origen de la vida son las que se acercan ma´s a la posible verdad.

2: Hoy día, incluso los teólogos católicos defienden que la narración del Génesis es puramente mítica; que con base en leyendas sumerias del 3000 a.C., terminó de componerse hacia el siglo V a.C. Que el origen del sea hace 6.000 año solo lo puede sostener quien sea radicalmente ignorante tanto de las ciencias bíblicas como de la cosmología actual. Existen fanáticos fundamentalistas, pero en la investigación bíblica no se les hace caso.



Pregunta:


Si analizamos correctamente el pasaje de los
magos (Mt 2,1-12) resulta que no son magos, sino sabios de la corte de oriente (Babilonia) o sus
herederos.

Hay un solo hombre que se le hizo saber la fecha del nacimiento del
Mesías, este es Daniel, el cual nos hace un acertijo con las semanas... Dan
9:25-27 "Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar
y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y
sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos
angustiosos. (26) Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al
Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá
la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la
guerra durarán las devastaciones. (27) Y por otra semana confirmará el pacto
con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda.
Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que
venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el
desolador."

Nosotros no entendemos pero el sí lo entendió es evidente. Dan_5:11
En tu reino hay un hombre en el cual mora el espíritu de los dioses santos, y
en los días de tu padre se halló en él luz e inteligencia y sabiduría, como
sabiduría de los dioses; al que el rey Nabucodonosor tu padre, oh rey,
constituyó jefe sobre todos los magos, astrólogos, caldeos y adivinos, Daniel
sabía el día del nacimiento. Daniel quería honrarlo. ¿Pero cómo lo haría?
Era casi 700 años antes del nacimiento. Los calendarios habían cambiado
incluso en la vida de Daniel. No podría usar un calendario, ¿Cuál calendario?
¿Existiría el calendario hebreo en 700 años? ¿O el babilónico? Los
astrólogos que eran también los astrónomos, calcularon cual estrella estaría
en el cénit en Israel el día del nacimiento. O un evento astronómico como
podría ser la conjunción de Júpiter y Saturno y mercurio que se repite cada
805 años. Usaron los astros para calcular el tiempo, y Daniel les conto a los
hombres de ciencia de Babilonia el acontecimiento que ocurriría. Y así se
formó como una logia secreta que guardaría el secreto y acudiría el día del
nacimiento, llevando el mensaje de Daniel diciendo que había comprendido no
solo la fecha sino la misión del salvador.

Al enviarle oro, reconociendo que
era el príncipe mesías. Incienso, para decirle que sabía que era el ungido de
Dios, el mesías. Y mirra para decirle que sabía su misión de morir para pagar
el precio del pecado de todos los hombres, porque la paga de pecado es muerte, y
el pecado se perdona como una ofensa pero se paga como un delito. Aquí uno de
los hombres mas sabio del mundo entrego como misión a sus sucesores, que en la
época marcada por el acontecimiento astronómico, no importando el calendario
que se use, fueran a entregar sus presentes a quien sería el salvador de la
humanidad… Dios hecho hombre habitando en un tabernáculo no hecho por manos
de hombre, sino un tabernáculo vivo, Jesús de Nazaret, quien en su nacimiento
se hizo hombre al recibir y formar un alma humana. Así que en estos escritos de
Mateo se está cumpliendo la profecía de Daniel acerca del nacimiento del
Salvador y Daniel representado por una comitiva de sabios de Babilonia está
haciendo su reconocimiento al Mesías.


Respuesta:


Más que pregunta es un comentario. A mi vez, diré mi opinión:

Toda la argumentación me parece errónea porque no tiene en cuenta que Daniel es un apócrifo, escrito inmediatamente después del levantamiento de los Macabeos en el año 168 a.C. contra la helenización de Judea propuesta por el rey seléucida Antíoco IV y recibid con entusiasmo por muchos jerusalemitas ilustrados que estaban de acuerdo en convertir a Jerusalén y Judea en general en un reino (o provincia) más del helenismo dejando atrás su cultura “bárbara”, la Biblia y sus leyendas, la Ley, etc. Todo lo que describe como profecía el falso Daniel es lo que ocurrió antes, durante y después del Levantamiento.

Ocurre que en el siglo II (no se sabe cuándo; la hipótesis de que hubo un concilio en Jabne/Jamnia a finales del siglo I es muy discutida), cuando los rabinos declararon qué libros eran sagrados y cuáles no, es decir, cuando moldearon el canon de la Biblia hebrea, fueron engañados por el apócrifo y creyeron que ese Daniel era en verdad un profeta de tiempos de Nabucodonosor, es decir, antes de que en la época del reinado de Artajerjes II de Persia, momento (hacia el 425 a.C. ) en el que el que los sacerdotes y sabios del entonces Israel declararon solemnemente “que al profecía había cesado en Israel” y que los libros producidos posteriormente a esa fecha serían piadosos, etc., pero no sagrados y no podían ser aceptados en el canon.

Por otro lado, la interpretación del texto de Dn 9,25ss es errónea. Por ejemplo el “mesías”, es decir, el ungido asesinado es ciertamente el sumo sacerdote Onías III, depuesto por Antíoco IV, sustituido por su hermano Jesús, que cambió el nombre en Jasón, quien a su vez fue eliminado del sumo sacerdocio por el helenista Menelao que a la postre mandó asesinar a Onías III en torno al 172 a.C. Para la crisis macabea sus antecedentes y consecuentes, puede verse Biblia y Helenismo, cap. 1, ”El encuentro de Israel con el helenismo”, pp. 21-99. El Almendro Córdoba 2006

Por último, es una idea que goza de un cierto consenso entre los estudiosos que el mensaje teológico de Mato en el episodio de los “magos”, es decir, sacerdotes de la religión persa zoroástrica, representaban a todos los paganos y que al dorar a Jesús significaba la aceptación de este como mesías no solo del Israel sino del mundo entero, es decir, como salvador universal. La religión persa era probablemente la única la que los judíos desde el siglo II a.C. mostraban un cierto respeto. Por eso la elección de “magos”.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com
Antonio Piñero Miércoles, 17 de Diciembre 2014
Literatura hebrea y judía. Índice general (547)
Hoy escribe Antonio Piñero

Queridos amigos: Como ya os dije, voy a transcribiros hoy el índice completo, casi 20 páginas de el libro que os recomendé el viernes pasado cuyo título es el mismo de esta postal. Me parece tan importante este libro y colma una laguna que teníamos en nuestra bibliografía que os añado este índice para que caigáis en la cuenta de todos los temas que se abordan en este libro. Y lo transcribo porque el índice no aparece en la página web de la editorial Trotta.

ÍNDICE GENERAL
Contenido .............................................................................................. 9
Introducción........................................................................................... 11
Colaboradores ........................................................................................ 15
Siglas y abreviaturas................................................................................ 21
1. Una aproximación al estudio de la Biblia: Guadalupe Seijas......... 25
I. Biblia y cultura......................................................................... 26
II. La Biblia, un libro singular....................................................... 27
III. La Biblia y el Próximo Oriente Antiguo.................................... 28
IV. El estudio de la Biblia............................................................... 31
1. Enfoques centrados en el texto............................................ 32
2. Enfoques centrados en el lector........................................... 35
3. Un texto, distintas aproximaciones: el análisis de Gn 16,1-16.. 39
V. Antes de empezar..................................................................... 43
Referencias bibliográficas................................................................. 44
2. El Pentateuco: Guadalupe Seijas................................................... 47
I. La estructura del Pentateuco .................................................... 47
II. Los libros del Pentateuco ......................................................... 49
1. Génesis ............................................................................... 49
2. Éxodo ................................................................................. 51
3. Levítico............................................................................... 52
4. Números............................................................................. 53
5. Deuteronomio..................................................................... 54
III. Las colecciones de Leyes .......................................................... 56
1. Los decálogos...................................................................... 57
2. Los códigos legales.............................................................. 58
IV. La formación del Pentateuco.................................................... 60
V. Abrahán y Moisés: dos personajes clave ................................... 63
Referencias bibliográficas................................................................. 66
3. La historiografía bíblica: Pablo Torijano ...................................... 69
I. Cuestiones previas.................................................................... 69
1. La historicidad de los libros históricos................................. 69
2. Los métodos de estudio....................................................... 70962 h i s to r i a d e l a l i t e r at u r a h e b r e a y j u d í a
II. La historia deuteronomística .................................................... 72
III. Josué........................................................................................ 73
1. Contenido y estructura........................................................ 73
2. Composición....................................................................... 74
3. Historia e historicidad......................................................... 75
4. Ideología............................................................................. 75
IV. Jueces....................................................................................... 76
1. Contenido y estructura........................................................ 76
2. Composición....................................................................... 77
3. Historia e historicidad......................................................... 78
4. Ideología............................................................................. 78
V. 1-2 Samuel............................................................................... 79
1. Contenido y estructura........................................................ 79
2. Composición....................................................................... 80
3. Historia e historicidad......................................................... 82
4. Ideología............................................................................. 82
VI. 1-2 Reyes................................................................................. 83
1. Contenido y estructura........................................................ 83
2. Composición....................................................................... 85
3. Historia e historicidad......................................................... 86
4. Ideología............................................................................. 86
VII. 1 y 2 Crónicas.......................................................................... 87
1. Contenido y estructura........................................................ 87
2. Composición....................................................................... 88
3. Historia e historicidad......................................................... 89
4. Ideología............................................................................. 89
VIII. Esdrás-Nehemías...................................................................... 90
1. Contenido y estructura........................................................ 90
2. Composición....................................................................... 90
3. Historia e historicidad......................................................... 91
4. Ideología............................................................................. 92
Referencias bibliográficas................................................................. 93
4. Profetismo y libros proféticos: Guadalupe Seijas ......................... 95
I. La figura del profeta................................................................. 96
II. La palabra profética ................................................................. 97
III. Los libros proféticos................................................................. 104
1. Isaías................................................................................... 104
1.1. Isaías, el profeta del siglo viii a.e.c............................... 105
1.2. El Segundo Isaías, el profeta del exilio......................... 106
1.3. El Tercer Isaías, el profeta del retorno......................... 107
2. Jeremías.............................................................................. 108
3. Ezequiel .............................................................................. 109
4. Los Profetas menores .......................................................... 111
4.1. Profetas del siglo viii a.e.c.: Amós, Oseas y Miqueas.... 111
4.2. Profetas de finales del siglo vii a.e.c.: Sofonías, Nahún,
Habacuc, Abdías.......................................................... 114
4.3. Los profetas de la época persa: Ageo, Zacarías, Malaquías,
Jonás y Joel...................................................... 115
IV. Del mensaje oral al texto escrito............................................... 117
Referencias bibliográficas................................................................. 118Í N DI C E G E N ERAL 963
5. La poesía bíblica: Salmos, Cantar y Lamentaciones: Julio Trebolle .... 121
I. El libro de los Salmos............................................................... 121
1. Estructura del Salterio......................................................... 123
2. Formación del Salterio ........................................................ 124
3. Paralelos en la hímnica oriental antigua............................... 126
4. Géneros literarios del Salterio ............................................. 128
4.1. Himnos a Yahvé .......................................................... 128
4.2. Himnos del Templo o de Sión..................................... 129
4.3. Himnos del Rey-mesías ............................................... 129
4.4. Salmos sapienciales...................................................... 130
4.5. Lamentaciones personales y colectivas......................... 130
5. Poesía e imaginario de los salmos........................................ 131
6. El entorno social de los salmos............................................ 132
7. El mundo de ideas del Salterio ............................................ 133
II. El libro de Lamentaciones........................................................ 134
III. El Cantar de los Cantares......................................................... 136
Referencias bibliográficas................................................................. 139
6. La literatura sapiencial: Gonzalo Flor Serrano.............................. 141
I. La sabiduría ............................................................................. 141
1. ¿Qué es la sabiduría?........................................................... 142
2. Triple confianza y «temor de Yahvé»................................... 143
3. Límites y crisis de la sabiduría ............................................. 144
4. Los sabios............................................................................ 145
5. La sabiduría internacional ................................................... 146
6. Los géneros literarios .......................................................... 148
II. Los libros sapienciales.............................................................. 151
1. El libro de los Proverbios .................................................... 151
1.1. Título.......................................................................... 151
1.2. Colecciones y datación................................................ 152
1.3. Géneros literarios y contenido de las colecciones ........ 152
2. El libro de Job..................................................................... 154
2.1. Autor y fecha de composición ..................................... 154
2.2. Estructura literaria ...................................................... 155
2.3. Género literario y características literarias................... 156
2.4. Influencias de la literatura del Próximo Oriente Antiguo... 157
2.5. Contenido................................................................... 158
3. El libro del Eclesiastés o Qohélet......................................... 160
3.1. Título, autor y fecha de composición........................... 161
3.2. Estructura, género y características literarias................ 162
3.3. Contenidos.................................................................. 163
Referencias bibliográficas................................................................. 164
7. La Biblia y sus versiones: Luis Vegas Montaner............................... 165
I. La Biblia griega ........................................................................ 165
1. Definición........................................................................... 165
2. Importancia cultural............................................................ 166
3. La Carta de Aristeas y el contexto helenístico de la comunidad
judía de Alejandría........................................................ 167
4. Cronología y proceso de la traducción ................................ 169
5. Calidad de la traducción...................................................... 170964 h i s to r i a d e l a l i t e r at u r a h e b r e a y j u d í a
6. Sobre la helenización de la Septuaginta ............................... 171
II. Biblia hebrea y Biblia griega: sus diferencias textuales .............. 172
1. Actitudes ante la diversidad................................................. 172
2. Las primeras revisiones........................................................ 172
2.1. La revisión kaigé.......................................................... 173
2.2. La revisión protoluciánica ........................................... 173
III. Rechazo en el judaísmo y nuevas traducciones ......................... 174
1. Áquila ................................................................................. 174
2. Símmaco ............................................................................. 175
3. Teodoción y la revisión kaigé .............................................. 176
4. Otras versiones antiguas...................................................... 177
IV. La Septuaginta en la tradición cristiana: las recensiones ........... 177
1. La Hexapla y la recensión hexaplar..................................... 178
2. La recensión antioquena o luciánica .................................... 180
3. La recensión egipcia de Hesiquio ........................................ 181
V. La Septuaginta en la historia del texto bíblico .......................... 182
1. Los tres tipos textuales bíblicos ........................................... 182
2. La Septuaginta como Biblia oficial del cristianismo.............. 183
VI. Versiones antiguas de la Biblia: la traducción de la Septuaginta....... 183
1. Versiones occidentales......................................................... 184
2. Versiones orientales ............................................................ 186
Referencias bibliográficas................................................................. 189
8. El proceso de formación de los libros bíblicos. El canon de la
Biblia: Julio Trebolle ....................................................................... 191
I. La formación literaria de la Biblia ............................................ 192
1. Etapas en la formación de la Biblia...................................... 192
II. Estructuración de las colecciones bíblicas................................. 198
III. El impulso de las literaturas vecinas ......................................... 200
IV. La literatura deuterocanónica o apócrifa .................................. 202
V. La formación del canon............................................................ 205
Referencias bibliográficas................................................................. 207
9. Literatura entre la Biblia y la Misná: Luis Vegas Montaner ......... 209
I. Literatura apócrifa ................................................................... 209
1. Los apocalipsis.................................................................... 211
1.1. Libro de Daniel ........................................................... 212
1.2. Ciclo de Henoc ........................................................... 213
1.3. Revelaciones divinas tras la destrucción de Jerusalén ...... 217
1.4. Reescrituras de la historia bíblica................................. 221
1.5. Testamentos................................................................ 226
1.6. El testimonio de los profetas ....................................... 230
1.7. Nuevas oraciones ........................................................ 230
II. Literatura judeohelenística ....................................................... 231
III. Literatura de Qumrán .............................................................. 233
1. Textos halájicos y reglas...................................................... 234
2. Literatura de contenido escatológico................................... 235
3. Literatura exegética............................................................. 236
4. Literatura parabíblica .......................................................... 237
5. Textos poéticos y litúrgicos................................................. 237
6. Otros textos........................................................................ 238
Referencias bibliográficas................................................................. 240Í N DI C E G E N ERAL 965
10. Rabinismo y literatura rabínica: Lorena Miralles Maciá ................ 243
I. El judaísmo rabínico: un intento de definición ......................... 243
II. El marco histórico: la historia por fuera y por dentro............... 245
1. Un viaje por la historia del periodo rabínico........................ 245
1.1. La zona de Palestina .................................................... 245
1.2. Babilonia..................................................................... 248
2. La historia desde dentro: periodización de las etapas rabínicas.......................................................................................
250
3. Hitos y mitos. Los orígenes del rabinismo ........................... 252
3.1. El don de la Torá ........................................................ 252
3.2. Yabne y Yojanán ben Zakkay....................................... 254
3.3. Bar Kojba .................................................................... 256
III. La literatura rabínica................................................................ 257
1. ¿Literatura rabínica o literaturas rabínicas? ......................... 257
2. Los materiales rabínicos y su clasificación............................ 258
3. Los recursos hermenéuticos: «La Torá desde la Torá» (TJ
Meg 1,13 72b) .................................................................... 260
4. Las lenguas de los textos rabínicos ...................................... 262
Referencias bibliográficas................................................................. 264
11. Literatura halájica: Misná, Tosefta, Talmud: Olga Ruiz Morell........ 265
I. Abriendo la puerta a la Halajá.................................................. 265
1. Normativa sectaria .............................................................. 266
2. Formación de los textos ...................................................... 266
3. Metodología rabínica .......................................................... 266
4. Realidad y ficción................................................................ 267
II. Ley escrita y ley oral: actualizar el texto bíblico ....................... 267
III. Misná: repitiendo se aprende la lección.................................... 269
1. Descripción......................................................................... 269
2. El texto ............................................................................... 271
3. El discurso .......................................................................... 272
IV. Tosefta: un conocimiento añadido ........................................... 273
1. Descripción......................................................................... 273
2. El texto ............................................................................... 274
3. El discurso .......................................................................... 274
4. Extratextualidad de Tosefta ................................................ 275
4.1. Misná y Tosefta........................................................... 275
4.2. Tosefta y Talmud ........................................................ 276
V. Talmud: comentario a la Misná................................................ 277
1. Talmud de Jerusalén o Talmud Yerushalmi.......................... 279
1.1. El texto ....................................................................... 279
1.2. El discurso................................................................... 280
2. Talmud de Babilonia o Talmud Babli .................................. 280
2.1. El texto ....................................................................... 281
3. Comentarios al Talmud....................................................... 282
VI. Los tratados menores: extracanónicos del Talmud ................... 282
VII. Géneros: cómo se escriben las leyes.......................................... 283
1. Discurso legal...................................................................... 283
2. Discurso narrativo............................................................... 284
3. Discurso sapiencial.............................................................. 286
4. Discurso exegético .............................................................. 286
Referencias bibliográficas................................................................. 286966 h i s to r i a d e l a l i t e r at u r a h e b r e a y j u d í a
12. Los midrasim: Luis F. Girón Blanc .................................................. 289
I. Midrás y midrasim ................................................................... 289
II. Midrás escolar y midrás sinagogal ............................................ 290
III. Géneros o formas en el Midrás: Halajá y Hagadá..................... 292
IV. El Targum como Midrás .......................................................... 294
V. Objetivos de la exégesis rabínica .............................................. 294
VI. Principios de la exégesis rabínica.............................................. 296
VII. Reglas exegéticas...................................................................... 297
1. Qal va-jomer (regla n.º 1 de Hillel) ..................................... 297
2. Guezerá savá (regla n.º 2 de Hillel) ..................................... 299
3. Kelal u-ferat - perat u-kelal (regla n.º 5 de Hillel)................ 300
4. Dabar ha-lamed meinyanó (regla n.º 7 de Hillel)................. 300
5. Otros procedimientos hermenéuticos.................................. 300
VIII. Estudio de las formas: sucedido, parábola y homilía................. 301
1. Sucedido ............................................................................. 301
2. Parábola.............................................................................. 303
3. Homilía............................................................................... 306
IX. Cronología del Midrás............................................................. 309
1. Midrasim de época tannaítica.............................................. 309
2. Midrasim de época amoraítica o talmúdica ......................... 310
3. Posteriores al Talmud.......................................................... 310
Referencias bibliográficas................................................................. 311
13. El targum: Joan Ferrer Costa.......................................................... 313
I. La lengua aramea ..................................................................... 314
II. Las traducciones arameas de la Biblia o Targumim................... 317
III. El método targúmico................................................................ 319
IV. Las diferentes versiones targúmicas.......................................... 323
1. Targumim de Qumrán ........................................................ 323
2. Targumim rabínicos ............................................................ 324
3. Targumim de los Hagiógrafos ............................................. 327
Referencias bibliográficas................................................................. 328
14. Las academias de Palestina y Babilonia: Luis F. Girón Blanc ......... 329
I. El concepto de academia.......................................................... 329
II. Las academias de Palestina ....................................................... 330
III. Las presencia judía en Babilonia ............................................... 343
IV. Las academias de Babilonia ...................................................... 347
V. Los gaones (gueonim)............................................................... 349
VI. Saadia Gaón............................................................................. 350
Referencias bibliográficas................................................................. 353
15. La oración sinagogal y el piyyut palestinense: Meritxell Blasco
Orellana.......................................................................................... 355
I. Orígenes .................................................................................. 355
II. La oración sinagogal ................................................................ 356
III. Etapas del piyyut...................................................................... 358
1. El piyyut anónimo............................................................... 358
2. El piyyut oriental o palestinense.......................................... 359
2.1. El piyyut preclásico (siglos v-vi) .................................. 359
2.2. El piyyut clásico (siglos vi-viii)..................................... 360
2.3. El piyyut tardío (siglos viii-xi)...................................... 361Í N DI C E G E N ERAL 967
IV. Tipos de piyyut en el periodo palestinense ............................... 362
1. El yoser ............................................................................... 363
2. La qerobá ............................................................................ 365
Referencias bibliográficas................................................................. 367
16. Los judíos bajo el islam: literatura judeoárabe: María Ángeles
Gallego............................................................................................ 369
I. Generalidades .......................................................................... 369
1. Arabización ......................................................................... 369
2. La tradición judeoislámica................................................... 370
3. La lengua hebrea ................................................................. 370
4. El judeoárabe ...................................................................... 371
II. La literatura judeoárabe medieval............................................. 372
1. Orígenes y fuentes manuscritas............................................ 372
1.1. Colección de la gueniza de El Cairo ............................ 373
1.2. La Colección Firkovich ............................................... 374
2. Literatura judeoárabe preclásica .......................................... 375
3. Literatura judeoárabe clásica ............................................... 376
3.1. Traducciones de la Biblia............................................. 377
3.2. Exégesis bíblica ........................................................... 380
3.3. Teología y filosofía...................................................... 382
3.4. Gramática ................................................................... 384
3.5. Halajá ......................................................................... 386
3.6. Literatura científica ..................................................... 386
3.7. Poesía y prosa artística ................................................ 387
III. Epílogo: literatura judeoárabe posclásica y moderna ................ 387
Referencias bibliográficas................................................................. 389
17. Introducción a la literatura hispanohebrea: Aurora Salvatierra
Ossorio............................................................................................ 391
I. El estudio de la literatura hispanohebrea .................................. 391
II. Al-Ándalus: los textos y su contexto sociocultural.................... 392
1. Cortesanos, rabinos y poetas: un nuevo mundo de valores.. 393
2. El hebreo y la Biblia, señas de identidad.............................. 395
3. La poesía: en la corte y la sinagoga...................................... 396
4. Otras expresiones literarias ................................................. 400
III. Una nueva atmósfera sociocultural........................................... 402
1. El poeta y la poesía hebrea en la España cristiana: tradición,
innovación, simbiosis .......................................................... 402
2. La narrativa hebrea de ficción en su contexto...................... 406
3. Narrativa de ficción hispanohebrea: en un cruce de culturas.... 407
4. Otras expresiones literarias ................................................. 409
Referencias bibliográficas................................................................. 411
18. La poesía hispanohebrea: Aurora Salvatierra Ossorio ...................... 415
I. Los inicios de la poesía hebrea en al-Ándalus ........................... 415
1. Menajem ben Saruc y Dunásh ben Labrat............................ 415
2. Yisjac ibn Mar Saul y Yosef ibn Abitur................................. 417
3. Yisjac ibn Jalfun .................................................................. 417
II. La poesía hebrea en al-Ándalus: siglo xi ................................... 418
1. Semuel ibn Nagrella ............................................................ 418
2. Selomó ibn Gabirol ............................................................. 420968 h i s to r i a d e l a l i t e r at u r a h e b r e a y j u d í a
3. Otros poetas........................................................................ 422
III. La poesía hebrea en al-Ándalus: siglos xi-xii............................. 423
1. Mosé ibn Ezra ..................................................................... 423
2. Yehudá ha-Leví ................................................................... 425
3. Otros poetas........................................................................ 426
IV. Hacia la renovación de la poesía hebrea: Abraham ibn Ezra ..... 427
V. Poesía hebrea en el siglo xiii: los poetas de Gerona y Toledo ... 428
1. Los poetas de Gerona.......................................................... 429
2. Los poetas de Toledo .......................................................... 430
VI. La poesía hebrea en el siglo xiv: Semuel ibn Sasón................... 432
VII. Los últimos poetas hebreos de Sefarad: el círculo de Zaragoza... 434
1. Selomó de Piera y otros poetas............................................ 434
2. Selomó ben Reubén Bonafed............................................... 435
Referencias bibliográficas................................................................. 437
19. La narrativa hispanohebrea: Ángeles Navarro Peiro ...................... 439
I. Fuentes de la narrativa hispanohebrea...................................... 439
1. El cuento en la literatura hebrea anterior............................. 439
2. Las colecciones de cuentos orientales y sus versiones hebreas
................................................................................... 442
3. La macama árabe................................................................. 443
II. El género de la macama árabe en la literatura hispanohebrea ... 444
1. Selomó ben Sahl, Relato de Asher ben Yehudá (Neum Asher
ben Yehudá) ........................................................................ 444
2. Yehudá al-Jarizi, Séfer Tajkemoní ........................................ 445
III. La novela marco y los relatos insertados................................... 446
1. Yosef ben Meír ibn Zabarra, Libro de los entretenimientos
(Séfer Saasuim).................................................................... 447
2. Yisjac ben Selomó ibn Sahula, El proverbio antiguo (Meshal
ha-cadmoní)........................................................................ 449
IV. La novela ................................................................................. 452
1. Yehudá ibn Sabbetay, La ofrenda de Judá (Minjat Yehudá) ....... 452
2. Vidal ben Benvenist, Éfer y Dina ......................................... 457
V. Las colecciones de cuentos....................................................... 458
1. Yacob ben Elazar, Libro de cuentos (Séfer ha-meshalim)....... 458
VI. Esquemas narrativos en obras pertenecientes a otros géneros... 459
1. Las sátiras............................................................................ 460
2. Los debates ......................................................................... 460
Referencias bibliográficas................................................................. 463
20. Los estudios sobre la lengua hebrea: Mariano Gómez Aranda ...... 465
I. La gramática en oriente y norte de África................................. 466
1. Saadia Gaón como gramático .............................................. 466
2. Los gramáticos caraítas........................................................ 469
3. Gramáticos judíos del norte de África.................................. 472
II. Los grandes gramáticos de al-Ándalus ...................................... 473
1. La escuela gramatical de Córdoba ....................................... 473
2. Las grandes innovaciones de Yehudá Hayyuy y Yoná ibn
Yanaj................................................................................... 475
3. Otros gramáticos y lingüistas del siglo xi............................. 479
4. La divulgación de la gramática andalusí............................... 480
5. Las aportaciones a la gramática de la familia Qimji.............. 482
6. Los estudios de la lengua hebrea en el siglo xv .................... 483
Referencias bibliográficas................................................................. 485Í N DI C E G E N ERAL 969
21. Textos y filósofos medievales: Amparo Alba................................. 487
I. Contexto histórico ................................................................... 487
II. La filosofía judía medieval........................................................ 488
1. ¿Qué se entiende por «filosofía judía»?................................ 488
2. Antecedentes....................................................................... 488
3. Principales escuelas ............................................................. 489
3.1. El Kalam, o teología racional islámica ......................... 489
3.2. El neoplatonismo ........................................................ 489
3.3. El aristotelismo ........................................................... 490
3.4. Crítica del aristotelismo .............................................. 490
III. Textos y autores....................................................................... 491
1. Saadia Gaón........................................................................ 491
2. Yisjac Israelí ........................................................................ 492
3. Selomó ibn Gabirol ............................................................. 493
4. Bajya ibn Pacuda ................................................................. 496
5. Abraham ibn Daud.............................................................. 499
6. Maimónides........................................................................ 500
IV. La filosofía después de Maimónides: controversia y crítica del
aristotelismo ............................................................................ 508
1. Leví ben Guershom (1288-1344) ........................................ 509
2. Jasday Crescas (1340-1412) ................................................ 510
Referencias bibliográficas................................................................. 510
22. Escritos científicos y su transmisión: Carmen Caballero Navas ... 513
I. Ciencia en hebreo .................................................................... 514
1. Antecedentes....................................................................... 514
2. La creación de la biblioteca científica en hebreo.................. 517
3. Actitudes judías hacia la ciencia........................................... 520
II. Astronomía y astrología ........................................................... 521
1. Abraham bar Jiyya............................................................... 525
2. Abraham ibn Ezra................................................................ 526
III. Medicina.................................................................................. 527
1. El corpus de literatura médica en hebreo............................. 530
Referencias bibliográficas................................................................. 533
23. La exégesis medieval: Mariano Gómez Aranda................................ 535
I. La exégesis en Oriente ............................................................. 536
1. Saadia Gaón como exegeta.................................................. 536
2. La exégesis caraíta............................................................... 538
II. La exégesis bíblica en al-Ándalus en los siglos x a xii................ 541
1. La exégesis de los gramáticos andalusíes.............................. 541
2. Los comentarios bíblicos de Abraham ibn Ezra.................... 544
3. La exégesis de la familia Qimji ............................................ 546
III. La escuela exegética del norte de Francia ................................. 548
IV. La exégesis bíblica a partir del siglo xiii.................................... 548
1. Maimónides y la exégesis filosófica ..................................... 549
2. La exégesis cabalística y polémica de Najmánides................ 551
3. Humanismo y exégesis en Yisjac Abravanel ......................... 553
Referencias bibliográficas................................................................. 554
24. Los códigos legales: Ricardo Muñoz Solla ..................................... 557
I. La Halajá: cuerpo legal del judaísmo........................................ 557970 h i s to r i a d e l a l i t e r at u r a h e b r e a y j u d í a
1. Concepto ............................................................................ 557
2. Fuentes legales de autoridad................................................ 558
II. Fuentes literarias de la Halajá................................................... 560
1. Periodización ...................................................................... 560
2. Tipología textual................................................................. 561
III. Codificaciones legales .............................................................. 564
1. Las codificaciones halájicas de época gaónica ...................... 564
2. La obra de Yisjac al-Fasi: Séfer ha-halajot............................ 565
3. La consolidación de la ley: Maimónides y su Mishné Torá... 566
4. Literatura halájica de los siglos xii y xiii .............................. 569
5. La codificación de Yacob ben Asher ben Yehiel: el Arbaá
Turim.................................................................................. 569
6. Yosef Caro y su producción halájica .................................... 571
Referencias bibliográficas................................................................. 573
25. Literatura apologética y de polémica: Carlos Sainz de la Maza...... 575
I. Las raíces y el marco histórico-cultural del género.................... 575
II. Los moldes expresivos.............................................................. 576
III. La lengua y el estilo.................................................................. 579
IV. La disposición de los textos...................................................... 580
V. Los temas de la polémica.......................................................... 582
VI. La estrategia polémica del judaísmo ......................................... 583
VII. Las fases históricas de la polémica: del «resto» judío al antisemitismo........................................................................................
584
1. El modelo agustiniano......................................................... 585
2. La alta Edad Media ............................................................. 585
3. La renovación del siglo xii................................................... 585
4. La reacción judía ................................................................. 586
5. Los frailes y la literatura rabínica......................................... 588
6. El siglo xiv: Alfonso de Valladolid ...................................... 590
7. La respuesta judía................................................................ 591
8. La disputa de Tortosa.......................................................... 592
9. Reacciones judías a la crisis ................................................. 593
10. El ocaso de la polémica judeocristiana................................. 593
Referencias bibliográficas................................................................. 594
26. Cábala y mística: Amparo Alba....................................................... 597
I. Definición de conceptos........................................................... 597
1. La mística judía ................................................................... 597
2. La cábala............................................................................. 598
II. La mística judía antigua............................................................ 600
1. Los comienzos del esoterismo: Maasé Bereshit y Maasé Mercabá
.................................................................................... 600
2. La mística de la Mercabá y la literatura de Hejalot............... 602
3. Un tratado cosmológico: el Libro de la creación .................. 604
4. El movimiento pietista alemán: los Hasidé Asquenaz ........... 605
III. Los comienzos de la cábala....................................................... 607
1. El Libro de la claridad (Séfer ha Bahir)................................. 607
2. Yisjac el Ciego y los cabalistas de Provenza.......................... 609
3. La Escuela de Gerona.......................................................... 610
IV. La edad de oro de la cábala ...................................................... 612
1. Abraham Abulafia y la cábala extática ................................. 613
2. Los cabalistas de Castilla ..................................................... 615Í N DI C E G E N ERAL 971
3. Moisés de León y el Séfer ha-Zóhar..................................... 616
4. La cábala del Zóhar............................................................. 618
4.1. El nuevo Dios de la cábala........................................... 618
4.2. Las Sefirot ................................................................... 619
4.3. El hombre ................................................................... 620
4.4. Sobre la inmortalidad del alma y la trasmigración........ 621
V. La cábala en los siglos xiv y xv................................................. 621
VI. De Sefarad a Safed: la cábala luriánica ..................................... 622
1. La Contracción (Simsum).................................................... 624
2. La Ruptura.......................................................................... 625
3. La Restauración (Ticcún)..................................................... 625
Referencias bibliográficas................................................................. 626
27. Judaísmo europeo medieval: Joan Ferrer Costa............................... 627
I. El marco histórico.................................................................... 627
II. Literatura religiosa ................................................................... 628
III. Literatura secular..................................................................... 634
1. La literatura secular en Francia............................................ 634
2. La literatura secular en el norte de Europa .......................... 636
3. Immanuel de Roma ............................................................. 638
IV. Crónica histórica y relatos de viajes.......................................... 640
Referencias bibliográficas................................................................. 640
28. Literatura hebrea en los siglos xvi a xviii: María Teresa Ortega
Monasterio ...................................................................................... 643
I. Las biblias................................................................................ 645
1. Las biblias rabínicas............................................................. 646
2. Las biblias políglotas ........................................................... 647
2.1. La Biblia Políglota Complutense.................................. 648
2.2. La Biblia Regia y Arias Montano ................................. 651
II. Los comentarios gramaticales al texto bíblico........................... 653
1. Elías Levita.......................................................................... 654
2. Menajem de Lonzano.......................................................... 656
3. Selomó de Norzi ................................................................. 657
III. La literatura hebrea en Italia: el Renacimiento italiano............. 658
1. Azarías de Rossi .................................................................. 659
2. León de Módena................................................................. 660
3. Yosef Selomó Delmedigo..................................................... 661
IV. El siglo xviii. Un apunte ........................................................... 662
Referencias bibliográficas................................................................. 664
29. Breve introducción (casi jasídica) al jasidismo: Miguel GarcíaBaró
.............................................................................................. 667
I. Antigüedad y rasgos tradicionales del piadoso (jasid)................ 667
II. Los comienzos del jasidismo moderno en la crisis shabtaísta, de
acuerdo con las tesis de Gershom Scholem............................... 669
III. Los principios espirituales del jasidismo moderno .................... 670
IV. Brevísima historia en hitos del jasidismo moderno ................... 672
V. Los relatos clásicos de los saddiqim.......................................... 675
VI. Los relatos trágicos de los príncipes jasídicos............................ 679
Referencias bibliográficas................................................................. 681972 h i s to r i a d e l a l i t e r at u r a h e b r e a y j u d í a
30. El encuentro con la Modernidad: la Haskalá: Javier Fernández
Vallina............................................................................................. 683
I. La Haskalá y la filosofía ........................................................... 683
1. La aportación de Spinoza .................................................... 683
2. Mosé Mendelssohn ............................................................. 687
II. La literatura de la Haskalá ....................................................... 690
1. Los autores de transición o precursores............................... 690
2. Los comienzos literarios de la Haskalá ................................ 691
3. La madurez y transformación de la Haskalá ........................ 692
III. Valoración general ................................................................... 693
Referencias bibliográficas................................................................. 694
31. Los comienzos de la literatura hebrea moderna: precursores y
autores de la Haskalá: Alicia Ramos González .............................. 695
I. Escritores y audiencia............................................................... 697
II. Precursores italianos. Los Luzzatto........................................... 700
1. Mosé Hayyim Luzzatto (1707-1747)................................... 700
2. Rajel Morpurgo Luzzatto (1790-1871)................................ 702
III. La prensa ................................................................................. 703
IV. El centro galitziano y los autores satíricos ................................ 705
1. Yosef Perl (1773-1839) ....................................................... 706
2. Yisjac Erter (1791-1851) ..................................................... 707
V. La Haskalá en Rusia................................................................. 708
1. Narrativa............................................................................. 709
1.1. Abraham Mapu (1808-1867)....................................... 709
1.2. Méndele Mojer Seforim .............................................. 712
1.3. Mosé Leib Lilienblum (1843-1910)............................. 713
1.4. En femenino: Sara F. Foner (1854-1936) y Java Shapiro
(1879-1943) ........................................................... 714
2. Poesía.................................................................................. 716
2.1. Miká Yosef Lebensohn (1828-1852)............................ 716
2.2. Yehudá Leib Gordon (1830-1892) .............................. 717
Referencias bibliográficas................................................................. 719
32. El renacimiento de la literatura hebrea: Ha-tejiyyá: Raquel García
Lozano....................................................................................... 721
I. La poesía del renacimiento....................................................... 723
1. Hayyim Nahman Bialik (1873-1934): la poesía personal y
autobiográfica ..................................................................... 723
2. Saúl Tchernichovsky (1875-1943)....................................... 728
3. La «generación de Bialik» .................................................... 731
3.1. Los poetas renovadores............................................... 732
II. La narrativa del renacimiento................................................... 735
1. Miká Yosef Berdichevsky (1865-1921)................................ 735
2. Uri Nissan Gnessin (1879-1913) ......................................... 736
3. Yosef Hayyim Brenner (1881-1921).................................... 738
4. Gershom Shofman (1880-1972).......................................... 741
Referencias bibliográficas................................................................. 742Í N DI C E G E N ERAL 973
33. Literatura hebrea en el periodo de entreguerras: Alicia Ramos
González ......................................................................................... 745
I. El Modernismo ........................................................................ 747
1. Uri Zvi Grinberg (1896-1981)............................................. 748
2. Yisjac Lamdan (1899-1954)................................................. 749
3. Abraham Shlonsky (1900-1973).......................................... 750
4. Natán Alterman (1910-1970).............................................. 752
5. Lea Goldberg (1911-1970).................................................. 755
6. Alexander Penn (1906-1972) .............................................. 757
II. La narrativa en el periodo de entreguerras ............................... 759
1. Semuel Yosef Agnon (1888-1970)....................................... 759
2. Hayyim Hazaz (1898-1972)................................................ 762
3. Débora Barón (1887-1956)................................................. 764
III. El nacimiento de la literatura hebrea femenina......................... 767
Referencias bibliográficas................................................................. 770
34. La generación del Palmaj: Guadalupe Seijas ................................. 773
I. Poesía ...................................................................................... 774
1. Hayyim Guri (1923-) .......................................................... 774
II. Narrativa ................................................................................. 777
1. Sámej Yizhar (1916-2006)................................................... 778
2. Moshé Shamir (1921-2004) ................................................ 781
3. Aarón Megged, Janoj Bartov y Binyamin Tammuz .............. 782
Referencias bibliográficas................................................................. 784
35. La generación del Estado (Dor ha-Mediná): Raquel García Lozano ... 787
I. La poesía de la generación del Estado ...................................... 787
1. Natan Zach (1930), un absoluto renovador......................... 788
2. Yehudá Amijai (1924-2000), un puente entre lo viejo y lo
nuevo.................................................................................. 790
3. David Avidan (1934-1995) y el futurismo ........................... 793
4. Dalia Ravikovitch (1936-2005)........................................... 794
II. Reacción a la poesía de la generación del Estado...................... 798
III. La narrativa de la generación del Estado .................................. 800
1. Abraham B. Yehoshúa ......................................................... 801
2. Amos Oz ............................................................................. 803
3. Amalia Kahana-Carmon ...................................................... 807
4. Aharon Appelfeld y la literatura entorno al Holocausto....... 808
Referencias bibliográficas................................................................. 813
36. «La otra ola»: posmodernismo y postsionismo (1982-2012): Ana
María Bejarano................................................................................ 815
I. «La otra ola», una nueva forma de escritura ............................. 815
II. Multiplicidad de voces............................................................. 820
1. Los autores.......................................................................... 820
2. Las revistas literarias ........................................................... 838
Referencias bibliográficas................................................................. 839
37. Literatura sefardí: una breve visión de conjunto: Elena Romero .. 843
I. Generalidades .......................................................................... 843
II. Breve esbozo histórico ............................................................. 844
III. Literatura................................................................................. 848974 h i s to r i a d e l a l i t e r at u r a h e b r e a y j u d í a
IV. La producción literaria del siglo xvi y las traducciones de la Biblia...........................................................................................
851
1. Las traducciones de la Biblia................................................ 853
V. El siglo xviii como el de oro de la literatura judeoespañola ...... 854
1. Abraham Asá y su labor de traducción................................. 856
2. El Meam loez....................................................................... 857
3. Las coplas............................................................................ 859
VI. El siglo xix y la influencia europea........................................... 865
1. La prosa erudita .................................................................. 868
2. El periodismo...................................................................... 869
VII. Proceso de extinción; situación en la actualidad....................... 871
Referencias bibliográficas................................................................. 873
38. La literatura en yídis: Joan Ferrer Costa........................................ 875
I. El yídis, una lengua judía.......................................................... 875
1. La lengua de Asquenaz ........................................................ 876
2. Nacimiento y evolución del yídis......................................... 877
3. El yídis lengua literaria........................................................ 880
II. La literatura yídis antigua......................................................... 883
1. La Biblia en yídis................................................................. 883
2. La literatura homilética ....................................................... 884
3. Poemas épicos..................................................................... 886
4. Elías (Bahur) Levita y el romanzo cavalleresco..................... 886
5. Libros de moral y de costumbres......................................... 889
6. Libros de oraciones............................................................. 890
7. El Mayse buj........................................................................ 891
8. El Purim Shpil ..................................................................... 891
III. La literatura yídis moderna ...................................................... 891
1. El jasidismo......................................................................... 891
2. La literatura de los maskilim en yídis................................... 892
3. Los tres grandes maestros de la literatura yídis moderna:
Méndele Móijer Sforim, Shólem Aléijem y Yitzjok Léibush
Peretz.................................................................................. 893
4. La literatura yídis entre las dos guerras mundiales............... 894
Referencias bibliográficas................................................................. 899
Glosario ................................................................................................. 901
Bibliografía general................................................................................. 903
Biblia .............................................................................................. 903
Literatura rabínica........................................................................... 909
Literatura medieval ......................................................................... 913
Literatura moderna y contemporánea .............................................. 923
Literatura judía ............................................................................... 928
Índice onomástico................................................................................... 931
Índice de personajes bíblicos ................................................................... 951
Índice analítico....................................................................................... 955
Índice general ......................................................................................... 961


Saludos cordiales
Antonio Piñero
Antonio Piñero Martes, 16 de Diciembre 2014
Literatura Pseudo Clementina. Las Homilías griegas.
Hoy escribe Gonzalo Del Cerro

Homilía X

Consecuencias de la caída original

Pedro estaba hablando de las pesadumbres que sobrevinieron al hombre como consecuencia de su caída. Y ofrecía como solución la actitud o virtud del temor de Dios. Sus palabras eran tajantes: “Si no teméis a un solo Señor y Creador de todas las cosas, seréis esclavos de todos los males para vuestro daño” (Hom X 5,4). Pero todo era en el fondo el resultado de la caída. El hombre fue creado por Dios a su imagen y semejanza. Una semejanza que era visible en el mismo cuerpo del hombre, aunque la semejanza deseable del hombre con Dios debía ser no solamente parcial, sino total. El hombre debía reflejar la imagen y semejanza de Dios en su apariencia exterior y en el fondo de su interior.

El hombre refleja la imagen y la semejanza de Dios

Según su costumbre, el apóstol detallaba lo que previamente había afirmado de forma general. Por eso ampliaba su idea diciendo: “Vosotros tenéis su imagen en el cuerpo, tened igualmente en vuestra mente la semejanza de su pensamiento” (Hom X 6,1). Por consiguiente, el hecho de que el hombre fuera creado por Dios a su imagen y semejanza exige que la semejanza sea completa y digna del Creador. El hombre debe reflejar la imagen de Dios no solamente en sus perfiles carnales, sino en su pensamiento y en su corazón.

El hombre creado era semejante a Dios como efecto del acto creador de Dios. Pero vino la caída, que produjo, sobre todo, la destrucción de la semejanza de Dios. Los hombres habían sido creados para mandar y dominar. Pero al perder la imagen de Dios, perdieron la imagen de hombres y se hicieron semejantes a los animales irracionales. “Convertidos en cerdos, dice Pedro, os habéis hecho objeto de súplica de los demonios”, que pedían a Jesús que les permitiera entrar en los cerdos (Mt 8,31-32 par.).

Recuperar la semejanza de Dios por las buenas obras

La solución estaba clara. Los hombres deben hacerse semejantes a Dios por las buenas obras. Y considerados como hijos suyos por la semejanza, podrán ser restablecidos como dueños de todas las cosas. Es decir, si con la caída perdieron la semejanza con Dios, por la práctica de las buenas obras podrán recuperar la imagen perdida y volver al estado de amistad con Dios. Pedro traza el camino de la conversión, que comienza por el rechazo a los ídolos vanos con el objetivo fundamental de escapar de su dominio.

Rechazo de los ídolos vanos

Pues el culto a los ídolos se convierte en el dominio que ejercen sobre el hombre los que no tendrían categoría ni siquiera para ser sus esclavos. Se refiere Pedro a las estatuas sin alma ni vida, que ni ven, ni oyen, ni siquiera son capaces de moverse. Y si el culto implica una cierta forma de imitación, no es lógico que los adoradores de esos ídolos quieran ser como ellos y poseer una vida tan inerte como la de las imágenes hechas de materia muerta.

Lejos de nosotros, añade Pedro, ultrajar con semejante ultraje a un hombre cualquiera que lleva la imagen de Dios, aunque haya perdido su semejanza. Lo que debe hacer el hombre sensato es devolver los dioses hechos de oro, plata o de cualquier otro material a su primitiva naturaleza. Que vuelvan a ser copas, vasijas y todas las demás cosas, que pueden ser útiles para el servicio de los hombres. Cómo puede creerse que son dioses unas estatuas que tienen que ser defendidas por leyes humanas, guardadas por perros, custodiadas por multitudes. Y eso aunque sean de oro, plata o bronce. Pues objetos de piedra o de arcilla son custodiados por un valor irreal, ya que ningún hombre apetece robar un dios de piedra o de barro. De este modo, vuestros dioses están expuestos a un gran peligro cuando están hechos de un material de mayor valor. ¿Y cómo pueden ser dioses si pueden ser robados, fundidos, pesados, custodiados?

No pueden ser dioses las obras humanas

Un detalle del valor de los ídolos es el hecho de que son hechura de la mano del hombre, y ni siquiera pueden llamarse cosas muertas ya que nunca han tenido vida. A no ser que se trate de sepulcros de hombres antiguos. Con frecuencia uno ve templos artísticos de dioses, pero no sabe si son más bien monumentos de hombres famosos, muertos ya hace posiblemente siglos. Y si le dicen que se trata de templos de dioses, se postra con reverencia sin reparo, como si en ellos se contuviera el poder de sanar o salvar de los que un día andaban por el mundo. Los presuntos dioses no son otra cosa que corrupción y nada más. Porque si el que ha creado los ídolos ha muerto, con mayor razón no son sino corrupción y muerte las obras de sus manos.

La idolatría es en la Biblia el mayor pecado y el más castigado por el que gobierna el mundo. Los cristianos sienten aversión especial por los ídolos. Y como ellos, los hombres sensatos, que tienen capacidad de razonar, no adoran ni siquiera a los animales, ni agasajan a los elementos creados por Dios, el cielo, al sol, la luna, las estrellas, la tierra, el mar y todo lo que contienen. En opinión de Pedro juzgan rectamente al no adorar las cosas creadas por Dios, sino que piensan que se debe dar culto solamente al Dios que crea y ofrece esas cosas. En este asunto, también se alegra la creación de que nadie atribuya a esas cosas el honor propio de su Creador.

Saludos cordiales. Gonzalo Del Cerro










Antonio Piñero Domingo, 14 de Diciembre 2014
Hoy escribe Antonio Piñero




Pregunta:


No me convence del todo, lo que Usted ha dicho acerca de que hay que retrasar la fecha de composición del Evangelio de Marcos, ya que nombra a la Decápolis, y esa denominación no fue oficial hasta un decreto de Vespasiano en el año 75 en la que la constituía jurídicamente. Después de volumen V de la Historia Natural de Plinio el Viejo se impone la sensación de que antes que Plinio mismo ha habido otros autores que han hablado de la Decápolis ( pero, lamentablemente, no nos han llegado sus obras).

Plinio, en efecto, dice que no hay unanimidad acerca de cuáles son las ciudades que forman la Decápolis y que la mayoría está de acuerdo en que son Damasco, etc. Con esas frases se tiene la impresión de que Plinio no se está refiriendo a un distrito jurídica y políticamente constituido, y que, antes que él, otros autores escribieron sobre la Decápolis Por lo tanto, creo que el argumento de la Decápolis para datar Marcos es cuestionable.


Respuesta:

Admito esta argumentación. No recuerdo si daba por hecho que había que retrasar la fecha de composición del Evangelio de Marcos hasta el 75, o simplemente que había que tenerlo en cuenta. En todo caso se trataría de un “retraso” de unos cuatro años. Naturalmente habría que mover hacia adelante otros cuatro años la fecha de composición de Mateo, Lucas y Juan, pero no creo que sea demasiado problemático.

Por ejemplo: toda la argumentación de Joel Marcus en su excelente comentario al Evangelio de Marcos (Salamanca, Sígueme 2011- 2012) se basa que la cercanía de la guerra judía afectó totalmente la comprensión apocalíptica de la comunidad que está detrás del Evangelista y a pensar que la destrucción de Jerusalén y su Templo era el comienzo del fin. Creo que el argumento se sostendría igual si Marcos se compuso cuatro años más tarde. Además, tampoco sabemos si el Evangelio que ahora tenemos es la primera, segunda o quizás la tercera edición de la obra. Ciertamente hubo una en el siglo II cuando se añadió el final largo y espurio del Evangelio a partir de 16,9


Pregunta:


En el discurso de Pablo a los ancianos de Éfeso (Hechos de los apóstoles 20), les advierte de lobos crueles que no perdonarán al rebaño, que me parece una clara profecía post eventum. He visto que los comentaristas suelen interpretarlos como desviaciones teológicas pero, ¿no podría ser un eco de alguna persecución local? En favor de esta hipótesis, la carta a Éfeso del Apocalipsis dice que ha sufrido mucho.


Respuesta:

Dejando aparte la enorme probabilidad de que ese discurso de Pablo sea una interpretación ppuramente lucana, al estilo de cómo Tucídides “inventaba”, sin haber estado presente lo que debían de haber dicho sus personajes de “La Guerra del Peloponeso”, no tenemos argumentos fuertes ni en pro ni en contra de las dos hipótesis.

Ahora bien, la que Usted propone es muy verosímil, porque estudios recientes hablan de la proximidad en Asia Menor de dos comunidaddes cristianas, una compueta de gentiles predominantemente, la que está detr´´as de Lucas, y otra ccompuesta de juíos mayoritariamente, la que está detrás del autor del Apocalipsis.

Gonzalo Fontana, en una obra que comentaré próximamente (es estupenda y quiero leerla detenidamente dos veces y tengo poco tiempo), “El Evangelio de Juan. La construcción de un texto complejo: orígenes históricos y proceso compositivo”, Monografías de Filología Clásica de la Universidad de Zaragoza (Prensas de la Universidad) de 2014, habla de la permeabilidad entre las dos comunidades, de cómo se podían intercambiar ideas y materiales sobre Jesús. Por tanto, la hipótesis de interpretar Hechos, compuestos en Asia Menor, a base del Apocalipsis no sería ninguna tontería metodológica, sino todo lo contrario.


Pegunta:

Usted ha dicho algunas veces que cada vez se siente más inclinado a una datación tardía de los Hechos de los apóstoles. Me parece que hay que estar de acuerdo en que los
Hechos se escribieron un tiempo después que el Evangelio de Lucas. Creo que se nota bastante (contradicciones entre el final de Lucas y el comienzo de Hechos, Teófilo ya no es excelentísimo, etc.) pero, ¿por qué motivo cree Usted que la diferencia entre ambos libros es tan amplia como 20 o 30 años? Si es por las contradicciones, el propio libro de Hechos se contradice en las tres veces que narra la conversión de Pablo.


Respuesta: el argumento para datar Hechos tardíamente, pongamos 20 años después del Evangelio, no es solo por el “despiste” del autor al transmitir tradiciones totalmente contradictorias (por ejemplo, Evangelio: Jesús permanece en la tierra despu´´es de la resurrección 24 horas / Hechos: 40 días). Pienso que la mencionada fecha de composición tardía de los Hechos, es deducible a partir del análisis de a) Su estructura eclesiástica y los objetivos que pretende; b) Del dibujo de la sociedad que presenta que parece del siglo II; c) De su teología que corresponde más bien igualmente al siglo II; d) De su pintura continuamente negativa de los judíos como opuestos sistemáticamente al Apóstol e) De que las posibles noticias históricas sobre la vida y misión de Pablo están en este libro íntimamente unidas con leyendas populares y eso necesita bastante tiempo…

Para este tema me ha impactado la lectura de R. I. Pervo, Dating Acts. Between the Evangelists and the Apologist, Polebridge Press, Santa Rosa 2006, pp. 343-346 (es el resumen de los argumentos), que cito en la “Guía para entender a Pablo. Una interpretación del pensamiento paulino”, que como he dicho espero que salga el año que viene hacia abril, en Trotta.


Pregunta:



Al tratar de la bestia de 7 cabezas del Apocalipsis (Ap. 17), el autor dice que representan 7 reyes y que se acerca un octavo rey que es uno de los 7. En un capítulo anterior se dice que una de las cabezas está herida de muerte pero sanará (Ap. 13). Muchos comentaristas interpretan que el octavo rey es Domiciano, considerado un segundo Nerón o Nero Redivivus.

Sin embargo, en sus Historias, Tácito dice que, durante la guerra del año 68-69, circuló en Asia Meno y en Acaya la leyenda urbana de que Nerón no había muerto y que se estaba preparando para volver. Eso por no hablar de los tres impostores que se presentaron como Nerón tras su muerte. ¿No es posible que el autor del Apocalipsis se creyera esa leyenda urbana de que Nerón no había muerto?

No me parece nada inverosímil porque encaja con la idea de la cabeza herida que sana y, además, en tiempos recientes, muchos han llegado a creer que Elvis Presley no murió en 1977 sino que cambió de identidad, por lo que creo que es más fácil creerse en el siglo I que Nerón no murió.



Respuesta:

En mi opinión es muy posible que la leyenda urbana dijera que no había muerte Nerón, y que se había refugiado en la corte de los persas. Por eso corría la leyenda de que la “salvación” vendría de Oriente. Así pues, no me pronuncio respeto a esta cuestión con absoluta nitidez porque todo son hipótesis. Pero me parece que quizás es más probable la idea de que no muriera. Por varias razones: por los impostores que Usted menciona (a propósito –y por pura casualidad, aunque se me critique de que me sirva de propaganda: en la novela mía con J. L. Corral, El Trono Maldito” de Planeta, publicada hace poco, aparece una aventura que le acaeció a Arquelao, sucesor de Herodes el Grande en Judea, y fue la historia de un impostor que se hizo pasar por su hermanastro Alejandro y que se postuló como pretendiente al trono, porque afirmaba que no había muerto a pesar de la condena de su padre. Sus presuntos ejecutores se arrepintieron); segundo: por la leyenda del refugio cabe los persas; tercero, porque la resurrección era para los paganos (de donde se toma la idea de la vuelta de Nerón el Apocalipsis) una resurrección corporal era mucho más inverosímil que una fuga y un escondimiento.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Antonio Piñero Domingo, 14 de Diciembre 2014
Hoy escribe Antonio Piñero

Pregunta:


En 1 Corintios 11, 14 dice: “La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello?”…

En consecuencia ¿Por qué se nos ha representado siempre a Jesús con el pelo largo? ¿Cree usted que desde el punto de vista histórico Jesús llevó el pelo largo? Creo que este versículo induce a confusión… ¿Cuál es su opinión?


Respuesta:


Pablo está expresando probablemente la opinión de su entorno, del judaísmo de la diáspora dentro del Imperio grecorromano. Y es más que probable que la misma opinión estuviera vigente en Israel / Palestina en el siglo I y en el Mediterráneo oriental en general.

Por tanto, las imágenes de Jesús con el pelo largo probablemente son erróneas. En general predominan las imágenes de él medievales, en las que los varones podían llevar una melena corta.
Esta es mi impresión y le confieso que jamás me había parado a pensar en la incorrección o no de las imágenes de Jesús porque son pura fantasía. Nada tenemos de eso en los textos primitivos.



Pregunta:


¿Por qué Jesús no quiso que Herodes lo salvara de la crucifixión, aparece Herodes contento por verlo, pero Jesús se niega a contestarle y luego se ve a Herodes que lo cubre con un manto muy espléndido. En este pasaje al igual que el de Marcos Pilato no se lava las manos, solamente aparece en Mateo. ¿Por qué Pilatos dejo libre a Barrabás sabiendo que era un (zelote), y asesino?.



Respuesta:


Sus preguntas son muy lógicas desde el punto de vista de una persona que cree al pie de la letra lo que escriben los evangelistas. Y eso no es posible. Como se ha dicho en mi Blog muchas veces, y últimamente el Dr. Fernando Bermejo lo ha puesto de relieve, los evangelios están llenos de incongruencias. Por un motivo fundamental: son obras de propaganda de una fe previa y segundo mezclan en la figura de Jesús dos entidades: una el Jesús histórico; otra el Cristo de la fe y las hacen convivir juntas. Lo cual es imposible desde el punto de vista histórico.

Por ello, y respondiendo a sus preguntas –y de nuevo le digo: autoconténgase; no se prodigue, por favor, en preguntar demasiado—directamente le digo:

• Es inverosímil que Herodes Antipas quisiera salvar a Jesús de la crucifixión después de haber asesinado a Juan Bautista

• El personaje de Barrabás quizás no sea histórico en ese contexto. La costumbre de soltar un preso no es histórica en absoluto; no hay testimonios de ello en ninguna arte; es incongruente que Pilato –en el caso de que fuera histórica la escena--, quisiera salvar a Jesús y dejara libre a Barrabás. Diría que es imposible.

Por tanto, no se preocupe por cosas que son puras incongruencias programáticas de los evangelios.

Le repito que muchas de sus preguntas están contestadas en la “Guía para entender el Nuevo Testamento” de la que hay versión electrónica en la Editorial Trotta.



Pregunta:


En un programa de TV (Mis Enigmas Favoritos) usted menciona que para entender los escritos gnósticos es necesario leer primero a Platón. ¿podría darme bibliografía de Platón por favor?



Respuesta:


Lo mejor que puede hacer es leer a Platón mismo en una buena edición española que puede encontrar en librerías y bibliotecas. Segundo, luego, después de leerlo y saborearlo lentamente, antes de empezar con bibliografía especializada (es inmensa: en cualquier biblioteca de Humanidades que e precie los estantes de libros sobre Platón se miden por metros), lea una buena historia de filosofía. Yo creo que una accesible es la de F. Copleston, por ejemplo. Y ahí encontrará toda la bibliografía que desee.


Pregunta:

Le he oído en la radio decir que Jesús no era feminista. ¿Por qué dice eso?


Respuesta:

Pienso, después de haber estudiado muy detenidamente ese asunto en mi libro “Jesús y las mujeres”, reedic. Trotta, Madrid, 2014, que Jesús trató bien a las mujeres con las que se encontró en su ministerio público. Y suponemos, porque no hay testimonio escrito, que Jesús trató muy bien al grupo de muejres (Lucas 8,2-3) que servían con sus dineros al grupo de Jesús y sus discípulos, itinerantes, a veces perseguidos, y por tanto huyendo. Estarían agradecidísimos a este apoyo.


Y es verdad que no tenemos noticias tan explícitas de los auditorios públicos de otros pretendientes mesiánicos que pinta Flavio Josefo para la época desde la muerte de Herodes el Grande hasta la Gran Guerra judía del 66-70 d.C. Pero seguro que esos mesianistas tenían mujeres en sus auditorios y que las trataban bien. Si no las perdían como público.

Pero eso no significa que Jesús (y colegas pretendientes mesiánicos) fuera exactamente “feminista”. Para serlo hace falta una postura expresa de defensa de los derechos de las mujeres, de su lucha en pro de cambiar su posición social; habría sido necesaria la proclamación de algún que otro manifiesto en pro de las reivindicaciones de las mujeres en el panorama social del siglo I.

Nada de eso vemos en Jesús, ni en otros rabinos o maestros de la Ley. En general Jesús siguió las normas de su tiempo y no se preocupó de ningún cambio social, pues ya lo cambiaría todo Dios mismo en el Reino que habría de venir.

Por tanto, no hay elementos para defender que Jesús fue un “feminista”, ni para defender que elevó a las mujeres de rango, ni que las curara porque fueran mujeres desvalidas, ni tampoco es verdadero decir que Jesús inventó el matrimonio monógamo, ni tampoco que fue el primero en prohibir el divorcio por cualquier causa. Todo eso estaba ya inventado en el judaísmo…, con poco éxito, salvo entre los esenios, aquellos que está probablemente detrás de los Manuscritos del Mar Muerto.

Piénsese en el episodio de la curación de la suegra de Pedro narrada en el cap. 1 del Evangelio de Marcos. La curó “y ella se puso a servirles”!!!



Pregunta:



Quiero hacerle dos preguntas

1.. Ud cree que haya alguna religión revelada por Dios?, o son simplemente producto de la mente humana.

2. Jesús existió realmente según la investigación histórica, pero ¿a partir de que momento se formo su imagen mítica como un ser divino que hizo milagros y resucito muertos?


Respuesta:

1: Es una pregunta personal y como tal la contestaré. Mi concepción de Dios –no soy ateo, sino agnóstico—es, en todo caso, muy distinta a la bíblica. En todo caso, repito, porque de nada estoy seguro es de la existencia de la Razón Universal. Algo parecido al “Deus sive Natura” de Baruc Espinosa, pero sin ser panteísta. Por tanto, con esa concepción de Dios me parece imposible admitir la existencia de revelación alguna. Además si Dios es “lo esencialmente Otro” me parece imposible la revelación.

2: Desde el mismo momento de la creencia firme en la resurrección de Jesús y en la existencia de las apariciones. Pablo es el primer sistematizador de esta idealización de Jesús. Pero después hubo muchos otros. Y entre todos acabaron construyendo al Cristo celestial que intentaron unir –aunque a duras penas—con el Jesús histórico. Este proceso claro comienza con el Evangelio de Marcos (compuesto en torno al año 75 d.C.)

Saludos cordiales de Antonio Piñero

Antonio Piñero Sábado, 13 de Diciembre 2014
Un libro imprescindible de literatura hebrea y judía (546)
Hoy escribe Antonio Piñero

Tengo un libro ante mis ojos que no puedo reseñar, por su gran amplitud y trascendencia, sino comunicar a los lectores su existencia imprescindible, porque llena –y no es un tópico, en absoluto— un hueco en la bibliografía española. He aquí su ficha:

Guadalupe Seijas (dir.), Historia de la literatura hebrea y judía. Trotta, Madrid, 2014, Colección: La Dicha de Enmudecer. ISBN: 978-84-9879-557-8. 14 x 23 cm., 976 pp. Tapa dura. Precio: 49,00 €.

Transcribo la breve nota de presentación de la editorial misma:

“Faltaba en el panorama español una historia de la literatura hebrea y judía equiparable a las existentes en otras lenguas. Este libro viene a llenar ese importante vacío incorporando la notable aportación del mundo académico hispano, cuyas ediciones, traducciones y estudios durante las últimas décadas han contribuido significativamente a un mejor conocimiento de la literatura hebrea a lo largo de su historia. Su directora presenta, con la colaboración de otros veinticuatro especialistas, una visión completa y rigurosa de una literatura compleja, prolífica y poco conocida. A través de más de tres mil años de creación literaria en lengua hebrea este volumen abarca textos religiosos cruciales en la historia de la humanidad, narrativa, poesía, obras científicas y filosóficas. También incluye las obras de autores judíos que escribieron en griego, árabe o en otras lenguas propias como el sefardí o el yídis”.


Dice en la “Introducción" la directora de esta excelente (¡y breve a pesar de casi 1.000 páginas dado que trata prácticamente todos los temas que interesan al futuro lector):

Todos los libros tienen una historia detrás. El origen de esta Historia de la literatura hebrea
y judía se remonta al curso académico 2002-2003, en el que impartí por primera vez la asignatura
semestral Introducción a la Literatura Hebrea, cuyo objetivo es presentar una visión
panorámica de las principales corrientes y tendencias de esta literatura y de sus autores más
significativos; asignatura que vengo impartiendo regularmente desde entonces.


Se trata de una materia compleja: el temario es muy amplio y el tiempo escaso, lo que
impide el desarrollo de algunos temas —literatura sefardí o judaísmo medieval europeo apenas
se abordan—, la dificultad de encontrar un equilibrio entre la presentación teórica y el
comentario de textos y el hecho de que ningún docente puede ser especialista en todos los
periodos son, entre otros, algunos de los problemas con los que me enfrento habitualmente.
Muy pronto constaté que no existía una obra de referencia en nuestro idioma, hecho
llamativo ya que en España se lleva a cabo desde mediados del siglo xx una meritoria tarea
de investigación en este campo. Existen numerosas publicaciones (ediciones, traducciones y
estudios) sobre literatura bíblica, rabínica, medieval, sefardí, judeo-árabe, yídis y contemporánea;
sin embargo, faltaba una obra que permitiera tener una visión de conjunto de las literaturas
hebrea y judía desde sus inicios con la Biblia, hasta la producción literaria de nuestros
días, pues la única existente, Manual de historia de la literatura hebrea de D. Gonzalo Maeso,
publicada en 1960, se ha quedado desfasada tanto en contenidos como en su planteamiento.
Como fruto de la experiencia acumulada en la docencia de estos años surge este proyecto,
que se pone en marcha en junio de 2009 y que pretende llenar esta laguna desde una
perspectiva distinta, dando protagonismo a los textos. El estudio de la literatura no debe limitarse
al plano teórico, sino que debe ir unida a la lectura y análisis de los textos. Textos
que, por otra parte, son una ventana que nos permite vislumbrar los problemas y desafíos
de cada época.

Esta firme convicción es el punto de partida y por ello se han incorporado a cada capítulo
textos en prosa y en verso que ilustran los contenidos expuestos.
La presente obra no busca sólo transmitir conocimiento –aunque lógicamente esta
cuestión es muy importante– sino sobre todo pretende atraer y deleitar al lector, mostrándole
una literatura, en gran medida desconocida, como es el caso del estudio de la Biblia
como obra literaria, o el de la literatura hispano-hebrea medieval, conocida como la «Edad
de Oro» de la literatura hebrea, patrimonio también de la cultura española y tesoro literario
de la que apenas se tiene constancia en nuestra sociedad. Nuestra modesta contribución
quiere ser un a modo de escaparate que muestre los frutos del trabajo silencioso y desconocido
del investigador ante los ojos de la sociedad, estableciendo así una fluida comunicación
entre ambos sectores.

De lo referido hasta el momento se deduce que el lector al que se dirige la obra no es
necesariamente alumno del grado de Filología Semítica o de estudios de Literatura Comparada,
sino toda persona interesada en la cultura en general y en la hebrea en particular.
El título del libro, Historia de la literatura hebrea y judía debe entenderse en sentido
amplio. Literatura como término que comprende la producción literaria en todos sus géneros.
La división clásica de poesía, narrativa y teatro no siempre encaja en la literatura hebrea.
En ello tiene que ver la influencia de la Biblia y el marcado carácter religioso de muchas
de las obras que nos ocupan, como es el caso de la literatura rabínica en su conjunto.
Esto explica que en esta obra haya capítulos dedicados a jurisprudencia, filosofía, obras de
polémica o de filología.

Por otra parte, la presente obra no se ciñe exclusivamente a la literatura escrita en hebreo,
si bien ésta, como era de esperar, constituye el núcleo del libro. Bajo la denominación
de literatura hebrea se han incluido tradicionalmente la escrita en arameo (Targum, Talmud,
etc.) y las obras escritas en árabe sobre gramática, filosofía o ciencia por los autores hispanohebreos.

En esta Historia de la literatura hebrea y judía se han incorporado, además, capítulos
específicos dedicados a la literatura escrita en lenguas propias de los judíos, como
judeo-árabe, sefardí o yídis. En todas estas literaturas y como no podía ser menos, se plasma
la «judeidad» de sus autores y el trasfondo judío general en el que sitúan.
En una obra de estas características es inevitable elegir lo que, a nuestro juicio, es lo
más destacado de una producción literaria tan rica como la hebrea. Debe asumirse, por tanto,
que algunos autores y tendencias quedarán fuera de esta selección. Por otra parte y en
coherencia con este proyecto, se han incorporado algunos capítulos como Las academias de
Palestina y Babilonia o El encuentro con la modernidad que no suelen aparecer en obras
de este tipo, pero que se han considerado necesarios para acercar al lector al contexto y a la
mentalidad que subyacen en la literatura de determinados periodos.

Esta Historia de la literatura hebrea y judía es un libro redactado en colaboración, que
aúna en un proyecto común a 25 profesores universitarios e investigadores de distintas generaciones.

Cada tema se ha asignado a un especialista en la materia. Se ha buscado el equilibrio
entre unidad y diversidad, entre coherencia y peculiaridad. La naturaleza diferente de
los contenidos implica necesariamente que se aborden desde perspectivas distintas. Como
toda obra de estas características, los capítulos reflejan el talante y la percepción del autor,
lo que considero, confiere al libro una gran riqueza y un valor añadido.
Esta página web se ha concebido como complemento al libro. En ella se incluyen materiales
diversos que, por razones de espacio, no han tenido cabida en las ediciones impresa
y digital como las referencias bibliográficas de ediciones y manuscritos, otras referencias
adicionales y algunos apéndices textuales, recogido todo ello bajo el título otros materiales.
Así mismo se incluyen propuestas de trabajo que orientan al lector para que, por su
cuenta y de acuerdo con su interés particular, pueda seguir profundizando en el análisis de
los textos y una serie de cuestionarios que, agrupados bajo el epígrafe ejercicios de evaluación
permitirán al lector comprobar el grado de conocimiento adquirido.
Finalmente se han incorporado una serie de imágenes que ilustran el contenido de la
obra, entre las cuales se incluyen algunas de manuscritos y ediciones que nos permiten conocer
los textos en su soporte original.

No quisiera concluir sin agradecer el esfuerzo y la dedicación de todos y cada uno de
los participantes en este proyecto, profesores e investigadores, sin los cuales este libro no
podría haberse convertido en realidad. También quisiera recordar a quienes tenían prevista
su contribución y, por motivos ajenos a su voluntad, no han podido participar: Encarnación
Varela Moreno, que abrió la senda de los estudios sobre literatura hebrea moderna en
nuestro país y Miguel Pérez Fernández, figura de prestigio internacional en el ámbito de los
estudios rabínicos. Ambos están presentes a través de sus publicaciones y de sus discípulos.
Por último, mi agradecimiento a todos aquellos que me animaron a llevar adelante este proyecto,
a la editorial Trotta y, en particular a su director, por su firme y decidido apoyo”.


Fin de la cita. Yo hago mías estas palabras y las transmito a Ustedes ya que me temo que a muchos se les puede pasar desapercibida esta interesantísima obra de consulta, que considero totalmente imprescindible.

Y para que se vea que procuro ser imparcial quisiera manifestar, y hacer llegar a la directora, G. Seijas, una pequeña, pero importante queja: he manejado con especial interés su aportación sobre el Pentateuco, la estructura, los libros que lo componen, el apartado especial sobre la legislación y la historia de la formación de Pentateuco, etc. Todo sintético y bien. Pero, a mi entender, falta un apartado especial que trate de la valoración del material del libro como legendario y su valor histórico. Esta cuestión se omite de modo tajante.

Sin embargo, el lector sigue leyendo el apartado siguiente, “La historiografía bíblica, obra de otro compañero de Facultad de la Universidad Complutense de Madrid, el Dr. Pablo Torijano y en sus “Cuestiones previas” trata de la “historicidad de los libros históricos”. Le felicito por su aportación. ¿Por qué no en el Pentateuco? ¿Se tambalean los fundamentos de la fe? Y no sigo por este camino porque no deseo hacer un juicio de intenciones.

Y otra reflexión: Me gustaría haber visto en el elenco de colaboradores a algunos hebraístas del Departamento de hebreo de la Universidad Central de Barcelona, que tiene gente buenísima. Habría sido una ocasión de estrechar lazos, que ahora por la política y la crisis económica están muy deteriorados. Y bien que lo siento.

Y otra: el índice analítico de materia me parece escaso dada la magnitud de la obra.

Enhorabuena al equipo que ha hecho este magnífico libro y a la Editorial Trotta. En griego se diría “Ktema eis aieí”, un logro para siempre como Tucídides mismo calificó su obra, si no me equivoco.

Saludos cordiales Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid

NOTA:

Me parece este libro tan necesario que he pedido a la editorial que me envíe por correo electrónico el índice completo, incluidas las subdivisiones de los capítulos, para mostrarlos aquí en el Blog. No me ha llegado a tiempo, pero lo subiré en cuanto me llegue. Así que, por favor, echad una ojeada otro día por si os interesa ver el índice.

OTRA NOTA:

Os adjunto un vínculo de una presentación mía de "El Trono Maldito" en la emisora del periódico "La Voz de Galicia":

file:///C:/Users/Antonio/Downloads/Sumario%20programa%20250%20(1).pdf

Saludos.
----------------------

ANEXO


LISTA DE COLABORADORES DE LA
HISTORIA DE LA LITERATURA HEBREA Y JUDÍA


Amparo Alba es profesora titular del Departamento de Estudios Hebreos y Arameos de la
Universidad Complutense de Madrid. Imparte clases de lengua y literatura hebreas y de
cábala, ciencia y mística judía. Entre sus líneas de investigación se pueden citar: literatura
hebrea medieval, literatura de polémica judeocristiana, cábala, mística judía, liturgia judía,
cuentística y narrativa hispanohebrea y ciencia judía medieval. Es autora de numerosas publicaciones
entre las que se pueden citar los libros sobre cuentística hebrea medieval: Cuentos
de los rabinos (1991), El Midrás de los diez mandamientos y el Libro precioso de salvación
(1990), así como de numerosos artículos sobre literatura hebrea, liturgia y cábala en
libros y revistas especializadas.


Ana María Bejarano es profesora titular del Departamento de Filología Semítica de la Universidad
de Barcelona donde enseña lengua y literatura hebreas. Su línea de investigación
principal es la literatura hebrea contemporánea. Ha traducido al español a un gran número de
autores hebreos entre los que se cuentan R. Bluvstein, Y. Sobol, A. B. Yehoshúa, D. Grossman,
Y. Katzir, T. Shalev, B. Gur, M. Shalev, S. Kashua, E. Keret, D. Tsalka y S. Yizhar. Codirige los
cursos de traducción hebreo-español de la Escuela de Traductores de Toledo. Entre sus publicaciones
cabe destacar Raquel Bluvstein. Poemas (1985), un estudio con traducción anotada de
todos los poemas de la primera poetisa hebrea en Palestina/Eretz Israel, y el capítulo «Literatura
israelí: entre el documento testimonial y la extrema libertad artística», en Israel, siglo xxi.
Tradición y vanguardia (2011).


Meritxell Blasco Orellana es profesora del Departamento de Filología Semítica de la
Facultad de Filología de la Universidad de Barcelona y miembro del Institut de Recerca
en Cultures Medievals (IRCVM) de la misma institución. Entre sus publicaciones destacan
Manuscrito hebraicocatalán de farmacopea medieval. Edición paleográfica. Ms. Firkovitch
I Heb-338 de la Biblioteca Nacional de Rusia (2007); Notas sobre ginecología y cosmética
femenina, etc. (2009) y Capítulos de la sisa del vino de la aljama judía de Zaragoza (1462-
1466) en colaboración con C. Lleal, J. R. Magdalena y M. Á. Motis (2011).


Carmen Caballero Navas es doctora en Filología Hebrea, con premio extraordinario, por
la Universidad de Granada. Actualmente es profesora titular en el Departamento de Estudios
Semíticos de la misma universidad. Ha realizado estudios de posgrado en la Universidad
Hebrea de Jerusalén y ha sido investigadora de The Wellcome Trust Centre for the History
of Medicine at UCL (Londres) entre los años 2000 y 2003. Sus líneas de investigación se relacionan
con la producción textual hebrea sobre salud femenina en el occidente mediterrá-
neo durante la Edad Media, y sobre la experiencia histórica de las mujeres judías,
mente como dadoras y receptoras de cuidado sanitario. Es autora de The Book of Women’s
Love and Jewish Medieval Medical Literature on Women. Sefer ahavat nashim (2004), y de
capítulos de libros y artículos en revistas de reconocido prestigio internacional. Junto con
E. Alfonso ha coeditado Late Medieval Jewish Identities. Iberia and Beyond (2010).


Javier Fernández Vallina es profesor titular del Departamento de Estudios Hebreos y Arameos
de la Universidad Complutense de Madrid donde imparte clases de filosofía judía y literatura
comparada. Licenciado en Filosofía y doctor en Filología Semítica es miembro del
Task Force for the International Cooperation on Holocaust Education, Remembrance and
Research. Su investigación se articula en torno a tres disciplinas: pensamiento, literatura y
religión y, de manera especial, entre literatura y religión, y en la comparativa entre religiones
y Modernidad. Director de numerosas tesis doctorales, entre sus publicaciones caben destacar:
El targum de Job (1982), «Pensamiento judío sefardí antes y después de 1492», en Pensamiento
y mística hispanojudía y sefardí, coordinado por Á. Sáenz-Badillos, J. Targarona y
R. Izquierdo (2001) y su participación en la Enciclopedia Latinoamericana de Filosofía.
Joan Ferrer Costa es profesor titular de Estudios Hebreos y Arameos de la Universidad de Girona
y profesor de Sagrada Escritura en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Girona.
Discípulo y colaborador de Joan Corominas, ha traducido la Biblia al catalán y ha publicado
estudios sobre filología hebrea, aramea, siríaca, yídis y catalana. Entre sus obras: Un Targum
de Qohélet. Editio Princeps du Ms. M-2 de Salamanca. Texte araméen, traduction et commentaire
critique (1998); en colaboración con M. Taradach, Breve diccionario siríaco (1999); en
colaboración con M.ª A. Nogueras, The Wisdom of Ben Sira, according to the Codex Ambrosianus
(2003); en colaboración con N. Calduch-Benages y J. Liesen, Esbozo de historia de la
lengua aramea (2004) y El yídish. Historia y gramática de una lengua judía (2008).


Gonzalo Flor Serrano es profesor de Introducción a la Biblia, Historia de Israel y Escritos
Sapienciales en el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla. A raíz de sus estudios en el Pontificio
Instituto Bíblico con Alonso Schökel surge su colaboración en el Diccionario de la Ciencia
Bíblica (2000). Es especialista en el Cantar de los Cantares y el libro de los Salmos, de los
que ha realizado los correspondientes comentarios en el Comentario al Antiguo Testamento de
la Casa de la Biblia (1992 y 1994). Además de otros artículos y colaboraciones, coeditó con
J. Guillén Torralba y J. M.ª González Ruiz La Biblia del Oso de Casiodoro de Reina (1987).
María Ángeles Gallego es científica titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas
y doctora en Filología Semítica por la Universidad Complutense de Madrid (1996).
Con posterioridad disfrutó de una beca posdoctoral Fulbright en la Universidad de Emory
(Estados Unidos) (1997-1999), y trabajó como investigadora asociada en la Universidad de
Cambridge (2000-2002). Su área de especialización es la lengua y literatura judeoárabe medieval,
dentro de la que ha publicado varias monografías y estudios: El judeoárabe medieval.
Edición, traducción y estudio lingüístico del Kitab al-taswi’a del gramático andalusí Yonah
ibn ana (2006); The impact of Arabic diglossia among the Muslims, Jews and Christians
of al-Andalus (2010) y «Origen y evolución del lenguaje según el gramático y exegeta caraí-
ta Abu al-Fara Harun ibn al-Fara» (2003).


Miguel García-Baró es profesor de Filosofía en la Universidad Pontificia Comillas y profesor
invitado en numerosas universidades iberoamericanas. Con anterioridad ha trabajado en
la Universidad Complutense y en el Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones
Científicas. Pertenece a la junta directiva del Centro de Estudios Judeocristianos de
Madrid y dirige la revista de este centro El Olivo. Ha traducido a autores como F. Rosenzweig,
E. Levinas, E. Wiesel, C. Chalier, G. Scholem, W. Benjamin y J. Taubes. Entre sus obras, dos,
sobre todo, se refieren a temática judía y a la Shoá: Ensayos sobre lo Absoluto (1993) y La
compasión y la Catástrofe (2007).


Raquel García Lozano es doctora en Filología Hebrea y profesora titular del Departamento
de Estudios Hebreos y Arameos de la Universidad Complutense de Madrid, donde imparte
clases de lengua y literatura hebrea moderna y contemporánea. Su línea de investigación es
la literatura hebrea moderna, en especial, la poesía, y la literatura escrita en lengua hebrea
sobre el tema de la Shoá. Ha traducido a autores israelíes de la talla de Y. Amijai, A. Oz,
A. B. Yehoshúa, A. Appelfeld, Y. Kaniuk, H. Levin o L. Goldberg. Entre sus publicaciones
destacan La poesía de Yehuda Amijai (2003), la edición de la antología Un idioma, un paisaje.
Antología poética 1948-1989 (1997) o el artículo que analiza la primera novela publicada
sobre Auschwitz «Allí todos tenían el mismo nombre: Ka. Tzetnik. Reflexiones sobre la
novela Salamandra»: MEAH 60/2 (2011), 99-133.


Luis F. Girón Blanc es catedrático emérito del Departamento de Estudios Hebreos y Arameos
de la Universidad Complutense de Madrid, participante del programa Cátedra BBVA
en Cambridge (Reino Unido) y Fellow del Institute for Advanced Studies de la Universidad
Hebrea de Jerusalén. Su campo de investigación es la lengua y la literatura de la época rabí-
nica. Ha publicado traducciones de midrasim: Midrás Exodo Rabbá (1989), Midrás Cantar de
los Cantares Rabbá (1991) y Seder O’lam Rabbá (1996); estudios lingüísticos: «Los usos de
atid y de sof en el hebreo rabínico tardío» (1992) y ediciones críticas de manuscritos: «Cantar
de los Cantares Rabbá: Seis fragmentos de la gueniza de El Cairo conservados en Cambridge
University Library» (2000); así como introducciones: El Talmud (2006).


Mariano Gómez Aranda es investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
Su campo de investigación es la exégesis bíblica y la ciencia de los judíos de la península
ibérica en la Edad Media. Ha publicado varias ediciones críticas de los comentarios bíblicos
de Abraham ibn Ezra, entre las que se pueden destacar Dos comentarios de Abraham ibn
Ezra al Libro de Ester (2007) y El comentario de Abraham ibn Ezra al Libro de Job (2004),
así como varios artículos sobre exégesis bíblica, filosofía y ciencia medieval. También ha dirigido
varios proyectos de investigación y es profesor en New York University en Madrid y
en Middlebury College, donde imparte cursos sobre judíos, musulmanes y cristianos en la
península ibérica y religiones en el Mediterráneo.

Lorena Miralles Maciá es licenciada en Filología Hebrea y Filología Clásica y doctora por
la Universidad de Granada. Después del periodo posdoctoral en diversas universidades de
Austria y Alemania, se incorporó al Departamento de Estudios Semíticos de la Universidad de
Granada, donde lleva a cabo su labor investigadora y docente. Sus investigaciones se centran
especialmente en el campo de la literatura rabínica y la influencia de la tradición grecolatina
en el judaísmo clásico. De reciente publicación son «Conversion and Midrash. On Proselytism
and Proselytes in Leviticus Rabba»: JSJ 42/1 (2011), 59-83; «Aesopian Tradition and Rabbinic
Literature», en New Perspectives on Late Antiquity (2011, 433-446) y «Salomón, la hija
del Faraón y la dedicación del templo de Jerusalén. La versión de Levítico Rabbá 12,5», en
Hierà kaì lógoi. Estudios de literatura y de religión en la Antigüedad (2011, 13-31).


Ricardo Muñoz Solla, doctor en Filología Hebrea, es profesor del Área de Estudios Hebreos
y Arameos en la Universidad de Salamanca, donde imparte clases de lengua hebrea, literatura
e historia de los judíos. Entre sus líneas de investigación destacan las relacionadas
con la historia social y cultural del judaísmo hispano-medieval y con el criptojudaísmo peninsular
de principios de la Edad Moderna. Autor de diversos artículos sobre el pasado judío
y judeoconverso castellano, ha participado en varios proyectos de investigación y colaborado
recientemente en el Diccionario biográfico de la Real Academia de la Historia; Dizionario de
l’Inquisizione y Diccionario de humanistas españoles (2012).


Ángeles Navarro Peiro, catedrática emérita del Departamento de Estudios Hebreos y Arameos
de la Universidad Complutense de Madrid, ha dirigido o ha colaborado en diversos
proyectos de investigación dedicados al estudio del judaísmo hispánico, centrándose principalmente
en la poesía hebrea andalusí y la narrativa hebrea medieval. Numerosas publicaciones
entre las que se encuentran artículos, colaboraciones y libros, como Narrativa hispanohebrea
(siglos xii-xv) (1988); Los cuentos de Sendebar (1988); La ofrenda de Judá (2006)
y Literatura hispanohebrea (2006), reflejan dichas investigaciones.


María Teresa Ortega Monasterio, profesora de Investigación del Consejo Superior de
Investigaciones Científicas, ha sido directora del Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo
y Oriente Próximo (antes de Filología) del Consejo Superior de Investigaciones
Científicas desde 1993 hasta 2011, y en él ha desarrollado toda su actividad investigadora,
principalmente en las áreas de Biblia hebrea, masora y codicología en manuscritos hebreos
medievales. Ha colaborado en la editio princeps del Códice de Profetas de El Cairo, y
publicado un buen número de monografías, artículos de revistas y capítulos de libros entre
los que pueden destacarse: «Apéndices masoréticos en manuscritos españoles»: Sefarad 68
(2008) 343-368; «Textual Criticism of the Bible in the Spanish Renaissance»: Textual Criticism
13 (2008); «Hebrew Manuscripts in Spanish Collections: A New Catalogue»: Materia
Giudaica (2008), 311-330 y «Written Heritage in the Mediterranean: Research Developments
in Spain»: Mediterranean Review 4/1 (2011), 145-165.colaboradores 5


Alicia Ramos González es doctora en Filología Semítica por la Universidad de Granada. La
mayor parte de sus estudios se centran en la literatura judía moderna y contemporánea, la literatura
del Holocausto y la literatura femenina en yídis y hebreo en los siglos xix y xx. Entre
sus numerosas publicaciones cabe destacar, Guilgul, la metamorfosis de Dan Pagis (1994), en
colaboración con María Pérez Valverde; Génesis de la novela hebrea moderna. ‘Ahabat Siyon,
de Abraham Mapu (1996); Herederas del silencio, pioneras de la palabra. Escritoras hebreas
aprendiendo a hablar (2005), así como numerosos artículos sobre la obra de escritores y escritoras
en yídis, que traduce por primera vez al español. En la actualidad participa e po de investigación «CuRe. Cuerpos Re-escritos: dolor y violencia en escritoras y personajes
femeninos de la literatura de mujeres» de la Junta de Andalucía.


Elena Romero, doctora en Filología Semítica por la Universidad Complutense de Madrid,
es profesora de Investigación en el CCHS del Consejo Superior de Investigaciones Cientí-
ficas. Su campo principal de estudio es la literatura sefardí, tema en el que ha publicado
unos veinte libros, entre los que cabe citar: El teatro de los sefardíes orientales (1979); La
creación literaria en lengua sefardí (1992); Los yantares de Purim (2011), y cerca de cien
artículos, aparecidos en la revista Sefarad y en otras diversas revistas y colectáneas españolas
y extranjeras. También se ha ocupado de la literatura hebrea, campo en el que hay que
mencionar dos de sus obras: Šelomó ibn Gabirol: Poesía secular (1978), y La ley en la leyenda:
Relatos de tema bíblico en las fuentes hebreas (1989).


Olga Ruiz Morell es profesora de literatura hebrea y mundo bíblico en el Departamento
de Estudios Semíticos de la Universidad de Granada. Su investigación se desarrolla en el
ámbito de la lengua y de la literatura hebrea rabínica, especialmente en los textos legales del
judaísmo clásico del periodo tannaíta. Entre sus publicaciones más recientes: «El levirato:
desde el mundo bíblico al judaísmo clásico»: MEAH 57/2 (2008), 313-340; Leyes sobre el
matrimonio (hilkot ishut) del Mishné Torá (2010) en colaboración con A. Salvatierra Ossorio,
y «Las mujeres judías, transmisoras de la tradición a la luz de la literatura rabínica», en
Estudios de literatura y de religión en la antigüedad tardía (2011, 77-96).
Carlos Sainz de la Maza, licenciado y doctor en Filología Hispánica (Literatura) por la Universidad
Complutense de Madrid, es profesor en las universidades de Pavía y Complutense
de Madrid, en la que trabaja actualmente. Es especialista en prosa española medieval y del
Renacimiento, así como en la literatura surgida del contacto entre judíos y cristianos hispanos
de la Edad Media. En este último campo ha publicado estudios sobre polemistas conversos,
como Alfonso de Valladolid o Jerónimo de Santa Fe, sobre los romanceamientos de los
libros sapienciales bíblicos y de las obras astrológicas de Abraham ibn Ezra o sobre Sem Tob
de Carrión. Trabaja habitualmente en colaboración con la hebraísta de la Universidad Complutense
de Madrid Amparo Alba.

Aurora Salvatierra Ossorio es profesora titular en el Departamento de Estudios Semíticos
de la Universidad de Granada donde enseña literatura hebrea y lengua hebrea moder-colaboradores 6
na. Su labor investigadora se desarrolla en el ámbito de la literatura rabínica y medieval.
na. Su labor investigadora se desarrolla en el ámbito de la literatura rabínica y medieval.
El análisis de obras hebreas, en especial textos didácticos y sapienciales, en su contexto
romance centran su investigación en los últimos años. Entre sus publicaciones recientes
Leyes sobre el matrimonio (hilkot ishut) del Mishné Torá (2010) en colaboración con
O. Ruiz Morell; «The Seri ha-yagon (Balm for assuaging grief) by Ibn Falaquera. A Literary
Case of Crossbreeding», en Late Medieval Jewish Identities (2010, 187-200) o «Yehudah
al-Harizi y la literatura sapiencial hebrea (siglos xii-xiii)»: MEAH 59/2 (2010), 279-295.
Guadalupe Seijas es doctora en Filología Semítica y profesora titular del Departamento de
Estudios Hebreos y Arameos de la Universidad Complutense de Madrid, donde imparte clases
de hebreo bíblico y literatura hebrea. Ha dirigido ‘Ilu. Revista de Ciencias de las Religiones
entre 2007 y 2011. Su investigación se centra en la Biblia, principalmente en el campo
de la sintaxis de textos proféticos y en la masora. Entre sus publicaciones cabe destacar Las
masoras del libro de Deuteronomio (2002); Masora. La transmisión de la tradición de la Biblia
hebrea (2010) en colaboración con E. Martín Contreras; la traducción española de la
obra de A. Niccacci, Sintaxis del hebreo bíblico (2002) y la coedición de Computer Assisted
Research on the Bible in the 21st Century (2010).


Pablo Torijano es profesor titular del Departemento de Estudios Hebreos y Arameos de la
Universidad Complutense de Madrid. Doctor en Estudios Judíos por la Universidad de Nueva
York y en Filología Hebrea por la Universidad Complutense de Madrid, disfrutó de una
beca doctoral Fullbright en el periodo 1995-1998. Conocedor del armenio, georgiano, latín,
griego y siriaco, su ámbito de investigación se centra en la crítica textual del texto bíblico así
como en el judaísmo del Segundo Templo. Autor de Solomon the Esoteric King: From King to
Magus Development of a Tradition (2002) y coeditor, junto a A. Piquer, de Textual Criticism
ad Dead Sea Scrolls Studies in Honour of Julio Trebolle Barrera (2012), ha publicado numerosos
artículos sobre crítica textual en volúmenes colectivos. En la actualidad se ocupa de la edición
del texto griego de 1-2 Reyes dentro del proyecto Septuaginta Unternehmen de Gotinga.


Julio Trebolle es catedrático emérito del Departamento de Estudios Hebreos y Arameos de
la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido director del Instituto de Ciencias de las
Religiones de la misma universidad y es miembro del Comité internacional de edición de los
manuscritos del mar Muerto. Autor de varios libros sobre crítica textual y literaria de la Biblia
y sobre hermenéutica bíblica contemporánea, entre sus numerosas publicaciones podemos destacar
La Biblia judía y la Biblia cristiana (20134; 19931); Libro de los Salmos. Religión, poder
y saber (2001) y Job (2011) los dos últimos en colaboración con S. Pottecher.


Luis Vegas Montaner es doctor en Filología Bíblica Trilingüe por la Universidad Complutense
de Madrid y catedrático de hebreo en dicha universidad. Ha publicado trabajos sobre crítica
textual, sintaxis bíblica y de Qumrán y literatura apocalíptica. Coeditó junto a J. Trebolle
las Actas del Congreso Internacional sobre Manuscritos del mar Muerto celebrado en Madrid
en 1991. Ha participado en la serie «Apócrifos del Antiguo Testamento» con varias obras y es
autor de la traducción y comentario Génesis Rabbah I (Génesis 1-11) (1994).



Saludos cordiales de nuevo,

A. Piñero
UCM
Antonio Piñero Viernes, 12 de Diciembre 2014
Hoy escribe Antonio Piñero


Por esas casualidades de la vida he tenido la oportunidad de encontrar a Thomas Hudgins, doctor en estudios bíblicos, que está haciendo en España una investigación, que probablemente le conducirá a su segundo doctorado, sobre el texto griego del Nuevo Testamento en la Biblia Políglota Complutense con la ayuda del Prof. Dr. D. Luis Gil y de yo mismo.

El Dr. Hudgins se presenta a sí mismo en el nuevo Blog de la siguiente manera:

Thomas W. Hudgins serves as Assistant Professor of Biblical and Theological Studies at Capital Seminary and Graduate School in Washington, D.C., where he is currently teaching BIB516 Advanced Greek for Ministry.

He received his doctorate from Southeastern Baptist Theological Seminary in Wake Forest, North Carolina, studying in the Doctor of Education program under the direction of David Alan Black, the Dr. M. O. Owens Jr. Chair of New Testament Studies and Professor of New Testament Greek. During his time at Southeastern, Thomas also served as the Research Assistant and Intern to the New Testament Chair. His dissertation was published by Wipf and Stock: Luke 6:40 and the Theme of Likeness Education in the New Testament. Currently he is working on his Ph.D. in Greek Philology at the Universidad Complutense in Madrid, Spain.

Se nos ha ocurrido la idea de tomar el material de este Blog --que está funcionando desde 2007, muchas veces con aportaciones diarias, que en total pueden sumar más de 5.000 folios— e ir traduciéndolo en las correspondientes postales al inglés, pero con una novedad, a saber, que el Dr. Hudgins aportará su punto de vista respecto al mío en cada postal que sea conveniente. El Dr. Hudgins es baptista; por tanto su mundo es muy distinto al mía que soy escéptico y agnóstico respetuoso, de manera que puede haber un sano contraste de opiniones par que el lector puede encontrar su propia vía analizando las dos posturas.

Vamos a empezar dentro de unos días, pero ya tenemos el "sitio" dentro de la web. Creo que comenzaremos alternado postales de los variados temas que he ido publicando en este Blog, y con las aportaciones de los Drs. Gonzalo del Cerro y F. Bermejo, con la sección de “Compartir” de preguntas y respuestas, que al Dr. Hudgins le parece especialmente interesante para las gentes de los Estados Unidos y de ahí al público general de lengua inglesa, que es la "koiné", o lenguaje de entendimiento común en el mundo entero.

Aun a riesgo de pecar de excesiva rapidez, insisto en la idea de que el Blog está en gestación. Pero os transmito este apunte y os pongo el link del nuevo blog internacional, por si tenéis que hacer algún comentario y/o sugerencia, ahora que está empezando…, puesto que se pueden oír opiniones interesantes.

He aquí el vínculo:

http://pineroandhudgins.blogspot.com/?m=0.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
Antonio Piñero Jueves, 11 de Diciembre 2014
Hoy escribe Fernando Bermejo

Tras mi última postal, en la que mostraba que una de las objeciones a la reconstrucción de un Jesús que contempla su implicación antirromana –la objeción según la cual en ese caso es el prefecto romano quien habría arrestado a Jesús– está mal planteada porque no se debería presuponer alegremente que Pilato no arrestó a Jesús aunque los evangelios digan lo contrario, un amable lector me llamaba a capítulo afirmando que cómo es posible poner en cuestión los relatos evangélicos cuando ni más ni menos que el propio Flavio Josefo corrobora su credibilidad. En efecto, basta abrir una edición de las Antigüedades Judías por el Testimonium Flavianum (libro XVIII 63-64) para leer la frase: “Pilato lo condenó a morir en la cruz por instigación de las autoridades de nuestro pueblo”. Pues está claro, ¿no? Iosepho locuto, causa finita.

Vuelta a empezar, pues. En efecto, si hace algunas semanas un amable lector planteaba mal su pregunta, ahora otro amable lector vuelve a la carga con una objeción que, lamentablemente, está mal planteada. Mal planteada porque presupone 1) que Josefo escribió esa frase, y 2) que esa frase es un testimonio independiente. A continuación veremos que esto es mucho presuponer.

Antes de continuar, tengo que decir, ante todo, que no me extraña que nuestro amable lector presuponga todo eso, por la sencilla razón de que esto es lo que presuponen legiones de exegetas y teólogos, y lo que todavía hoy repiten muchos sedicentes historiadores. Si lo hacen los historiadores, ¿cómo no lo harán también los legos? Bienaventurados los que están seguros en asuntos dudosos, porque de ellos es el reino de los cielos.

Resulta, no obstante, que tenemos un doble problema con el texto de Josefo. El primero es que casi todos estamos de acuerdo en que el texto ha sido interpolado por manos cristianas (por una serie de razones que a estas alturas deberían estar claras, aunque si alguno quiere poner esto en cuestión, adelante y que nos ilustre). Ahora bien, si varias frases del Testimonium Flavianum (“Este era el Cristo”, y otras por el estilo) parecen provenir a todas luces de escribas cristianos, entonces se abre la posibilidad de que también la frase citada sea cosa de algún piadoso copista.

Y ahora quizás algún sabio lector me dirá: “¡Ah, Fernando, pero está usted haciendo trampa, porque cuando John P. Meier, Gerd Theissen y otros muchos estudiosos ilustres reconstruyen el texto original de Josefo, incluyen esa frase en el texto original!”

Y yo le responderé: “A mí, querido amigo, lo que digan Meier y Theissen y todas las legiones de sedicentes especialistas que se limitan a repetir al dedillo lo que dicen los otros me es del todo indiferente, porque como he demostrado detalladamente en un artículo ya publicado, los análisis de Meier y sus adláteres no son fiables” (el artículo puede leerse gratis en mi página de academia.edu).

Y entonces el amable lector probablemente me dirá: “Ah, Fernando, tiene Vd. un parti pris y se le ve el plumero, porque usted presupone que esa frase no la escribió Josefo, y así cualquiera”.

Y yo le responderé: “Pues no, querido amigo, yo no presupongo nada, porque, a diferencia de Vd. y de los Meier y Theissen, yo reconozco abiertamente que no tengo ni la más remota idea de si Josefo escribió o no la frase. Y de hecho, en otro artículo, este en inglés, sobre el Testimonium Flavianum (también este puede leerse gratis en la citada página) digo que dejo abierta esta cuestión”.

(Entre paréntesis: dos estudiosos tan diferentes entre sí como el piadoso André-Marie Dubarle y el escéptico Ken Olson afirmaron que esa frase “por instigación de las autoridades de nuestro pueblo” no la pudo escribir Josefo. Pero esto, por supuesto, no es un argumento, solo una aclaración).

Ahora bien, la cuestión no es solo que yo no tenga la más remota idea de si Josefo escribió o no la frase de marras. La cuestión es que, a diferencia de lo que parece, nadie tiene la más remota idea. Ya sé que John P. Meier puede decir misa –y de hecho la dice, porque es un sacerdote católico–, y que Gerd Theissen puede alzar la voz ante su comunidad evangélica, pero aunque ellos –y cientos que repiten lo que estos dicen– digan que esa frase la escribió Josefo, esto no hay manera de demostrarlo. Ellos la dejan en su reconstrucción del texto porque les viene bien, y les viene bien porque refrenda la versión de los evangelios que para ellos son Palabra de Dios. Pero no tienen ni un solo argumento convincente que lo demuestre. Ni uno solo, que yo sepa (si hay alguno, por favor infórmenme).

Lo repetiré una vez más, porque aunque muchos de nuestros lectores son muy inteligentes, otros tienen oídos para no oír: yo no digo que Josefo no escribió esa frase. Lo que digo es que no tenemos manera de saber si lo hizo o no. Y podría añadirse que, dado que el texto fue con práctica seguridad manipulado por cristianos y que la frase casa esencialmente tan bien con la versión evangélica, hay ciertos motivos para sospechar que quizás no la escribió. Ahora bien, si no estamos seguros –y no lo estamos– de que la escribió, no es legítimo construir un argumento sobre el supuesto de que Josefo
la escribió (que es lo que hace nuestro amable lector).

Pero hay algo más. No solo el Testimonium Flavianum fue retocado a todas luces por piadosos escribas –por lo que cabe la posibilidad de que la frase citada sea una creación cristiana–, sino que su texto original fue, como el resto de las Antiquitates Judaicae de Josefo, escrito a finales del s. I en Roma. Y esto significa que podría estar reflejando ideas cristianas, que a su vez reflejaran la versión evangélica de los hechos. Así lo han afirmado sensatamente algunos autores, como v. gr. E. Eve, “Meier, Miracle and Multiple Attestation”, Journal for the Study of the Historical Jesus 3 (2005) 23-45: 42. En otras palabras: incluso si Josefo hubiera escrito la frase él mismo, esta podría no constituir un testimonio independiente.

Espero que esto muestre por qué, en este caso, la objeción “Pero es que Josefo dice que…” está, de nuevo, mal planteada.

Saludos cordiales de Fernando Bermejo

P.D. 1: Últimamente varios amables lectores están acribillándome gentilmente con preguntas. Las iré respondiendo paulatinamente.

P.D. 2: En el indecente mundo en que vivimos, se celebra hoy el Día de los Derechos Humanos. Una de las campañas de Amnistía Internacional es la siguiente, por si a alguien le interesa: camphttps://web.es.amnesty.org/cambiaunavida/?pk_campaign=mailint&pk_kwd=20141127_General10D
Antonio Piñero Miércoles, 10 de Diciembre 2014
1 2 3 4 5 » ... 163


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile