Recomendar este blog Notificar al moderador



Blog de Tendencias21 sobre la ciencia, la economía y la cultura del deporte



Mientras que en la primera jornada de la Eurocopa los equipos fueron conservadores pero fieles a su estilo, en esta segunda las selecciones han ido descaradamente a por la victoria y se han producido partidos locos y muy equilibrados. Los equipos que se ponían por delante cedían al balón al contrario, que sin embargo sufría peligrosos contraataques. Dentro de la igualdad general del torneo, solo destaca un combinado: España.


"El primero a no perder, el segundo a ganar y el tercero a especular”. La Eurocopa está cumpliendo escrupulosamente este axioma, y los equipos que no perdieron el primer partido y ganaron el segundo pueden permitirse especular en el tercero: a Rusia, Alemania, España, Croacia y Francia les vale el empate (en el caso de Croacia, solo a partir del 2-2) en la última jornada.
 

Los partidos han sido tan equilibrados que, a diferencia de la primera jornada, la posesión no ha ido unida a una mayor profundidad (tiros a puerta). Veamos el gráfico:
 


El primero, a no perder, el segundo a ganar, y el tercero...

Quitando España e Irlanda, los otros 14 están mezclados en una nebulosa en la que no se ve ninguna correlación entre posesión y tiros a puerta. De hecho, si quitamos a España e Irlanda, la correlación es ligeramente negativa:


El primero, a no perder, el segundo a ganar, y el tercero...

El caso más claro es el de Portugal, que sin controlar en absoluto el partido pero con mayor potencial ofensivo, logró doblegar por 3-2 a Dinamarca (que no tuvo la suerte del primer día contra Holanda). En cambio Polonia, que atacó mucho a la poderosa Rusia, solo logró empatar. Del resto, solo sobresale la mediocridad de los griegos (lastrados por las lesiones eso sí).
 

Y ahora veamos el gráfico del torneo completo, que se ha visto algo desordenado por esta loca segunda jornada:


El primero, a no perder, el segundo a ganar, y el tercero...

De nuevo destaca España, seguida a lo lejos por Francia, y Holanda sigue siendo la que más tira a puerta junto a España, pese a no haber conseguido ningún punto. De nuevo Portugal deberá andarse con ojo mañana domingo, aunque para ellos será un partido más cómodo puesto que cederán el balón a los holandeses, más necesitados de la victoria.


Sobre España, poco que decir que no se haya dicho ya. Como ocurre con el Barcelona, su porcentaje de posesión es tan disparatadamente alto que por eso parece que tira poco a puerta, pero no es así. Francia, Rusia y Alemania, las otras grandes selecciones del torneo, se mueven en una curva más “humana”, y seguramente les servirá para llegar muy lejos y poner en aprietos a España. Pero a priori parece que España juega en otra división.


El debate alrededor de la selección siempre está ahí. Que si el 9 verdadero, que si el 9 falso... Se acusa a la selección española de que en el partido contra Italia mareó mucho la pelota pero tuvo poca mordiente atacante. Lo cierto es que las apariencias engañan. España tuvo mucho la pelota y por eso parece que tiró poco, pero de las 16 selecciones de la Eurocopa, es la tercera que más ha tirado a puerta en el primer partido. Ojo, eso no garantiza nada: la que más tiró, con diferencia, fue la derrotada Holanda.


Para Vicente del Bosque, las tres principales virtudes de la selección española son las 3 Ps: posesión (tener el balón), profundidad (acercarse a la portería y tirar a puerta) y presión. Ninguna de las tres garantiza la victoria por sí sola, pero suelen hacerlo si van unidas. Y lo cierto es que el partido de España contra Italia fue un ejemplo de eso.

Siempre hay que tomar las estadísticas con cuidado, pero juguemos un poco. La posesión es una estadística bien definida; para medir la profundidad, usaremos los tiros a puerta (dentro y fuera de los tres palos). Luego nos ocuparemos de la presión.

En este análisis del portal Zonalmarking sobre las principales ligas europeas se demuestra que los equipos que más tiran a puerta, a la larga son los que más goles meten y más partidos ganan. Y también, que en general cuanta más posesión tienes, más tiras a puerta, y que si tiras mucho a puerta significa que tienes el balón. Todo parece muy obvio, pero lo bueno de los datos es que demuestran que no son fantasías.

En un torneo corto como una Eurocopa se producen irregularidades, y equipos que tiran poco a puerta pueden llegar lejos si tienen un poco de suerte. Pero siempre hay más posibilidades de ganar si se tira y se controla. Así que, a imagen y semejanza de Zonalmarking, y con datos de WhoScored.com, representamos en una gráfica el número de tiros a puerta de las 16 selecciones frente al porcentaje de posesión (partidos de la primera jornada de cada grupo):

España tiene la posesión... y el tiro
Y voilá, tenemos que la mayoría de los equipos se ajustan a una recta creciente. Sobresale Holanda, con ¡32! tiros a puerta que le resultaron infructuosos ante la oportuna Dinamarca, que sólo tiró 8 veces y que no dominó el partido. Aun así, si yo fuera de la austera Alemania (solo 11 tiros con un 56% de dominio), que esta noche se enfrenta a Holanda, estaría preocupado.

Los dos equipos más dominadores y también más atacantes fueron Francia (21 tiros, 64%) y España (19 tiros, 65%). Ambas empataron. La selección más rácana, Inglaterra, con solo 5 tiros y un 35% de posesión. Interesante el dato de Italia, que sobresale por encima de la línea de tendencia: con solo el 34% de posesión, tiró 11 veces a puerta.

Hasta un gran entrenador como Mourinho dijo que a España le faltó chispa sin un atacante como Pedrito. Pero de estos datos se deduce que España no estuvo floja en ataque, sino todo lo contrario. Si acaso, que lo estuvo en defensa, o que fue Italia la que estuvo brillante en el campo del rival.

Se dice que a España le falta gol sin delantero centro. Puede ser, pero lo cierto es que en la primera jornada muy pocas selecciones marcaron más de un gol, y no lo hicieron ninguna de las que tuvieron los partidos más duros (Francia-Inglaterra, Alemania-Portugal, España-Italia). Un viejo dicho futbolístico reza que en los torneos cortos "el primer partido se juega a no perder, el segundo a ganar y el tercero a especular".

El fútbol es muy aleatorio, pero si dominas el balón y tiras a puerta, puedes dormir tranquilo que ya no puedes hacer más.

Bonus: El España-Italia fue uno de los partidos más broncos de la primera jornada, al menos según el número de tarjetas, que puede ser un buen indicador de la presión (la tercera P de Del Bosque). Está claro que tanto España como Italia tuvieron que emplearse a fondo en un partido intenso, con jugadas de peligro y con talento en ambos equipos.

Un tercio de los grandes jugadores de béisbol son zurdos. En la esgrima, el boxeo y el tenis de mesa también son bastantes más del 10%, que es la media de la población en general; en cambio, en otros como el golf son muy escasos. Un estudio sostiene que se debe a que determinados deportes se basan en el choque directo, mientras que otros potencian la colaboración. Una sociedad donde predomina la cooperación tiende a que todos sus individuos se parezcan, en este caso en ser diestros, pero la competitividad favorece a la minoría zurda.


Nadal en Doha, este año. Autor: Doha Stadium Plus Qatar.
Nadal en Doha, este año. Autor: Doha Stadium Plus Qatar.

Grandes boxeadores como Cassius Clay, futbolistas como Maradona, Pelé y Messi, y tenistas como McEnroe y Navratilova son zurdos. Y no son pura anécdota: en el deporte abundan los “siniestros” más que en otros ambientes. Un estudio de la Northwestern University, de Chicago, ha analizado  el tema y ha sacado conclusiones muy interesantes.

Los zurdos siempre han sido un poco un rompecabezas, recuerda la nota de prensa. Representando sólo el 10% de la población humana en general, los zurdos han sido vistos con sospecha y perseguidos a través de la historia.

Dos investigadores de la Northwestern University han descubierto que es el alto grado de cooperación de la especie humana, y no algo extraño o siniestro, lo más influye en la escasez de zurdos. Han desarrollado un modelo matemático que muestra que el bajo porcentaje de zurdos es el resultado del equilibrio entre cooperación y competencia en la evolución del hombre.

El profesor Daniel M. Abrams y su estudiante de postgrado Mark J. Panaggio -ambos diestros- han usado datos del mundo real (de los deportes de competición) para probar y confirmar la hipótesis de que el comportamiento social está relacionado con el mundo de las manos.


"Cuanto más social es el animal -y por tanto más valora la cooperación- más tenderá la población en general hacia un lado", explica Abrams, profesor asistente de ingeniería y matemáticas aplicadas en la McCormick School. "El factor más importante para una sociedad eficiente es un alto grado de cooperación. En los seres humanos, esto ha resultado en una mayoría de diestros."

Si las sociedades cooperativas fueran totalmente colaboradoras todo el mundo tendría la misma mano dominante, continúa Abrams. Pero si la competencia fuera más importante, se podría esperar un reparto 50-50. El nuevo modelo puede predecir con exactitud el porcentaje de zurdos en un grupo -los seres humanos, los loros, los jugadores de béisbol, los jugadores de golf- sobre la base de los grados de cooperación y competencia en la interacción social.


El modelo ayuda a explicar nuestro mundo de diestros, ahora e histórcamente: la relación 90-10 de diestros a zurdos se ha mantenido igual desde hace más de 5.000 años. También explica el predominio de atletas zurdos en muchos deportes donde la competencia puede conducir el número de zurdos a un nivel desproporcionado.

La cooperación favorece un uso común de las manos -para compartir las mismas herramientas, por ejemplo. La competencia física, por el contrario, favorece lo distinto. En una pelea, un zurdo en un mundo de diestros tiene ventaja. Rafa Nadal es diestro de nacimiento pero decidió ejercitar la izquierda para convertirse en un tenista zurdo.

Abrams y Panaggio buscaron en el mundo de los deportes datos para apoyar su teoría del equilibrio entre la cooperación y la competencia. Su modelo predijo con exactitud el número de deportistas zurdos en el béisbol, boxeo, esgrima y tenis de mesa - más del 30% entre los mejores jugadores de béisbol y muy por encima del 10% (la tasa de la población en general) para el resto de los citados, todos ellos de choque directo entre competidores.

En cambio, el número de golfistas zurdos de éxito en la PGA es muy bajo, sólo el 4%. El modelo también predijo esto con precisión, puesto que los golfistas compiten individualmente, sin enfrentamiento directo, y utilizando herramientas que están diseñadas para diestros.

Del mismo modo, escasean los zurdos entre los quarterbacks del fútbol americano. Los equipos deben proteger su lado débil, y por tanto las estrategias son más eficaces cuando los quarterbacks de un equipo tienen la misma mano dominante.

En el hockey ocurre algo curioso: mientras que abundan los zurdos (más del 30%) en defensa y en ataque (puestos simétricos), los laterales derechos son mayoritariamente diestros (más del 90%) y los izquierdos, zurdos (más del 60%). En otros deportes de equipo como el fútbol (soccer) también tienen ventaja los laterales que dominan la pierna correspondiente.


En todos los casos el modelo matemático se ajusta a la realidad con mucha precisión. "La precisión de las predicciones de nuestro modelo cuando se aplica a datos deportivos apoya la idea de que estamos viendo el mismo efecto en la sociedad humana", deduce Abrams.

La lateralidad manual, la preferencia para el uso de una mano sobre la otra, es en parte genética y en parte ambiental. Los gemelos idénticos, que comparten exactamente los mismos genes, no siempre comparten la misma lateralidad.


1 2 3 4 5

Suscribirse a este blog

Compartir este sitio

Perfil
Carlos Gómez Abajo
Eduardo Martínez de la Fe
Carlos Gómez Abajo es máster en periodismo (El País-UAM), Experto en información económica (Universidad de Zaragoza), y licenciado en Ciencias Físicas (UAM), carrera con la que obtuvo el Tercer Premio Nacional Fin de Carrera. Ha trabajado en el diario económico Cinco Días, especializado en Bolsa y tendencias empresariales, y ha sido autor del blog Ojo al dato en ese mismo periódico.