Recomendar este blog Notificar al moderador


DERECHOS HUMANOS

INSTITUTO DE DERECHOS HUMANOS SRI AUROBINDO

Con fecha 4 de junio de 2013 se ha procedido a la inscripción en el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio de Interior, con el número 602931 (Grupo 1, Sección 1), del INSTITUTO DE DERECHOS HUMANOS SRI AUROBINDO.


Me complace comunicaros la creación del INSTITUTO DE DERECHOS HUMANOS SRI AUROBINDO. En el Preámbulo está la base o principios en los que se inspira el Instituto, centrado entre otros desde un punto de vista del respeto y defensa de la libertad de pensamiento, la libertad espiritual y religiosa.

Los datos del Instituto son:

INSTITUTO DE DERECHOS HUMANOS SRI AUROBINDO
At. Juan Ramón Blanco Aristín
Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio de Interior, con el número 602931 (Grupo 1, Sección 1),
CIF G86711918
C/ Desengaño 10
Valdemaqueda 28295
Madrid
+34 639.101.451
idhsriaurobindo@gmail.com
juanramon_b_aristin@hotmail.com


En un pequeño Blog está también puesto el preámbulo:
http://idhsriaurobindo.blogspot.com.es/2013/04/preambulo-de-los-estatutos-del.html

Preámbulo de los Estatutos

INSTITUTO
DE
DERECHOS HUMANOS
SRI AUROBINDO


I.- "La paz mental como esencia de los derechos humanos".

1.- Las vías de hecho puertas cerradas al derecho: hacia la claridad en la conciencia de la Humanidad.


“Cada segundo tiene su eternidad y su propia ley que es una ley de absoluta verdad” .1. “El Obstáculo es la palanca .2. Le Mére (Mirra Alfassa),

"El muro es lo que pensamos de ello. La enfermedad es lo que pensamos de ello. La muerte es lo que pensamos de ello. Y todas las leyes de la especie es también lo que la especie piensa de ellas. Una mentalización de la materia” . 3.(Satprem)


Tal y como se recoge en el Preámbulo del Acta Constitutiva de la UNESCO "que puesto que las guerras nacen en las mentes de las personas, es en el espíritu de las personas donde deben erigirse los baluartes de la paz.”

El odio, el rencor, el dolor y el sufrimiento humano han demostrado que resulta necesario reflexionar y ahondar en las vías de curación, tratamiento de la mente y el corazón humanos. Los gobiernos y la ciudadanía acumulan y drenan rechazos, históricos o actuales, y posturas hostiles por la mera condición de nación, población, grupo, clan, familia, amigos, genero, ideología, pensamiento y credo.

Los abismos entre lo privado y lo público, lo conocido y lo desconocido -o aún ignorado-, lo querido –o deseado y lo que se rechaza-, son infinitos pozos de la conciencia en los que todos nadamos alguna vez, o muchas veces.

El conocimiento, reflexión y aprendizaje de la frustración, el dolor, el sufrimiento, el cansancio, el odio, el miedo, y sus opuestos, no como meras entidades conceptuales, sino como situaciones psicológicas, emocionales, mentales, y espirituales (unidas en lo fisiológico) requieren una entendimiento y práctica más avanzada y normalizada de lo que nos aportan los credos, las filosofías y psicologías en la manera que se han mostrado tradicionalmente. Se puede conceptuar, intelectualizar y razonar sobre estos estados y circunstancias tan humanas, se puede leer sobre ello, pero no conocer nada de cómo funcionan en concreto y en particular en cada uno, y como "ser humano" hay dificultades para poner en la práctica los “remedios” y medicinas para el alma o ser psíquico y la mente o pensamiento.

Hoy en día más que nunca se necesita ahondar y unir estudios, experiencias y esfuerzos por comprender la realidad principal del ser humano, en sus estadios más básicos, el denominado alma animal, o el primer impulso del sistema de defensa y protección en sus vertientes de “defensa y ataque”, “aceptación y negación”, “amor y odio”, “atracción y rechazo”, “gusto y disgusto”, “miedo y confianza”. La herramienta principal que las eras nos apuntan es el “autoconocimiento”, conócete a ti mismo –Noscete Ipsum, reza en el frontispicio de Templo de Apolo en la Isla de Delfos-, y si no puedes, “edúcate a ti mismo” –según señaló Sri Aurobindo-; la educación, o la “autoexploración” dado lo confuso y farragoso de lo que se ha denominado las profundidades del ser.

“La Verdad es una tierra sin caminos. El hombre no puede llegar a ella a través de ninguna organización, a través de ningún credo, a través de ningún dogma, sacerdote o rito, tampoco a través de ningún conocimiento filosófico o técnica psicológica. Tiene que encontrarla a través el espejo de las relaciones, a través de la comprensión del contenido de su propia mente, a través de la observación y no del análisis o la disección introspectiva”. Jiddu Krishnamurti (respuesta a la pregunta de qué yacía en el corazón de sus enseñanzas).

La protección de la integridad y dignidad del ser humano está unida al desarrollo de las técnicas, experiencias, y herramientas sobre los campos denominados como "psíquico, mental, moral, conductual y convencional". El crecimiento espiritual, moral, ético, mezcla de acción y reflexión constantes, debe estar protegido en una sociedad que valora y aprecia el libre desarrollo de la personalidad de cada individuo, y la búsqueda de la felicidad y el bienestar individual y familiar, siendo los derechos humanos su mejor y único marco normativo y de fomento.

¿Se puede avanzar e innovar en derechos humanos?, ¿Existen actualmente enfoques y directrices mundiales para avanzar en el logro de la plenitud que los derechos humanos preconizan y garantizan?. ¿Existen derechos suprahumanos o supramentales?. La respuesta es que Sí. Los movimientos mundiales se han dinamizado muchísimo, la creación de los foros mundiales permanentes, según las listas de temas concretos de derechos humanos, han progresado en los últimos años, y parece oportuno que tanto vectorial y sectorialmente como en los temas de la Asamblea General de la ONU se mantenga una constante apertura y incentivo para el desarrollo de logro humano, de erradicación de la pobreza, la incultura, la enfermedad, la guerra, y evitar las demás violaciones directas o por acción que comportan ataques frontales contra cualquier derecho humano concreto, o por omisión, como ocurre en el "derecho fundamental al desarrollo" aún no logrado o dilatado en los procesos para alcanzar los resultados previstos en los Objetivos del Milenio, (Nueva York, 2000).

Desde la ciencia, la cultura, las actividades universitarias, institucionales y profesionales también se puede aportar a este proceso mundial de varias y diversas formas y maneras. Una de ellas el establecimiento de foros de debate y dialogo mundiales, sectorial y multidisciplinarmente, que permitan la agilidad y renovación constantes de contenidos, acciones y procesos de convergencia en la ayuda humanitaria global.

El mejoramiento de la especie se hará con la educación en ciencia y el crecimiento en conciencia (educación, respeto, tolerancia, autocontrol, autodisciplina, y cómo se adquiere y ejercita). La tolerancia también es un músculo que si no se ejercita se atrofia, produciendo malformación en el sistema en el que se manifiesta. La mente es un cuerpo incesante que debe recibir regeneración, descanso y frescura.

Algunas propuestas de la UE se pueden ver en el catálogo de las 8 competencias clave , en el uso del término "capacidades" supera, corrige, mejora y enfoca con más precisión a la necesidad de síntesis que en momentos de "big-bag del conocimiento y las ciencias" se prescriben para evitar la "disfunción del conocimiento-ignorancia" que crea la superespecialización y expansión tan vertiginosa de la ciencia, el conocimiento y la cultura. La brecha digital no es nada en comparación, con la "brecha en derechos humanos", la "brecha en oportunidades", la "brecha en conocimientos y capacidades", en definitiva la "brecha en bienestar y democracia" del mundo.

Además del término capacidades, podemos usar el de habilidades o recursos internos, psicológicos y espirituales para vivir en las "complejas sociedades modernas", y desentrañar lo nudos y laberintos de la conciencia, a modo de vacunas preventivas para no perderse en el bosque de la inabarcable modernidad. La conciencia es la esencia de la libertad. "La Libertad es un estado de conciencia".

“La conciencia es algo subjetivo aunque bien pudiera ser la única objetividad del mundo .”.4. Satprem

“Hay una consciencia en la materia, es un estado de consciencia celular y no hay nada más contagioso que la materia porque es una sola y misma cosa continua de una parte a otra del universo ”. 5.Madre, Satprem.

“Y la verdad del mundo es que todo es posible”. Madre.


La libertad abarca todas las ramas del ser libre en todos los ámbitos, aspectos y facetas de la naturaleza. Desde la libertad sexual hasta libertad de conciencia. La más básica de las libertades, la sexual aún no lograda en el mundo, es la más elemental de las libertades de la conciencia. Pero la libertad implica madurez y pluralidad de sistemas de creencias. La pluralidad es principalmente aquí entendida como "unidad en la diversidad", y también como pluralidad en acción en dinámica, de choque y confrontación, en un marco de diálogo, convivencia pacífica y libertad ideológica, laica, aconfesional pero integradora de todas las manifestaciones de lo humano antes acotadas en credos y religiones, y hoy mejor ubicadas en los valores de convivencia pacífica humana, siendo la “Paz mental la esencia de los derechos humanos", y el preámbulo o prerrequisito de la libertad, la igualdad y la justicia. ¿o es que existe de algún modo en la guerra posibilidad de libertad, igualdad, o justicia?.

2.- "La paz mental universal como base para el desarrollo libre del ser humano".

“El verdadero cambio de conciencia será el que cambie las condiciones FÍSICAS del mundo y haga de él una creación totalmente nueva . 6.Madre

A cerca de la Visión, Misión, y Fines de los Derechos Humanos: Manifiesto por la paz al amparo de los valores y principios de los derechos universales del ser humano, a saber:

La ciencia tiene el deber de curar las heridas del Mundo,
la Humanidad y el ser humano en el tercer milenio.
El Espíritu creará la nueva especie.


Conscientes que el árbol de la ciencia y del conocimiento, como se le llamó en el libro del génesis, ya destruyó aunque sea en el mito, la leyenda o la historia religiosa, el mundo de paz-armonía verdadera. De ahí la necesidad de preservar y cultivar el Árbol de la Vida, a través de su nuevo y viejo símbolo, la flor de la vida: el ser humano (en expansión de conocimiento, conciencia y bienestar). Se dice que la función del símbolo de la flor de la vida precede a la forma o manifestación, como el pensamiento precede a la acción consciente en el ser humano. Educar al SER HUMANO para que pueda disfrutar del mundo y la vida a cada momento, es hacer efectivo el principio del bienestar universal (personas, especies, mundos) en el que se basa el contrato social vigente en nuestros días reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 10 de diciembre de 1948, y demás acuerdos supranacionales.

La educación y aprendizaje permanentes son el instrumento primero que la justicia social reclama ahora para aunar esfuerzos y sinergias (conjunción de solidaridad, cooperación, integración, redistribución de la riqueza material, cultural y espiritual en el bienestar humano en todos los planos).

El desarrollo, germinación e implantación de sistemas de aprendizaje de conciencia, ciencia y bienestar, en centros de síntesis y cooperación aplicados, que poniendo en practica en una primera fase de autoformación de profesionales, formadores y educadores, puede de la mano implantar las nuevas comunidades de valor superior, en el respeto a los derechos de todos los demás seres vivos que en la interacción “ser humano-humanidad global” vienen en convergencia constante. Modelos de comunidad de vida alternativa en ciencia, conciencia y cooperación multinacionales, multiculturales, multilingües, multipersona, etc... Y es ahí en la “convivencia diaria diversa” donde debemos mejorar a cada instante, para garantizar la plenitud de los derechos humanos.

“Ahora resulta que el cuerpo tiene la impresión no sólo de un movimiento terrestre, sino de un movimiento universal que es de una rapidez tan formidable que sobrepasa la percepción” .7. Le Mére.

3.- Acerca del sujeto de los Derechos Humanos.

“Saca de la Humanidad todo "lo" animal y tendrás ángeles.
Los derechos humanos tienen como aspiración un ser más humano.”


La conciencia es el único posible sujeto de los derechos humanos. Allí nacen, se hacen, habitan. Sin conciencia no hay derechos humanos de ningún tipo.

El ser humano claro que es un cuerpo y conciencia. No se hace referencia ahora al sujeto activo y pasivo de los derechos humanos, sino a que imprimen un tipo mínimo determinado de “relación entre humanos”, y de uno mismo con lo humano o suprahumano. El sujeto interno de los derechos humanos, es uno mismo, cada uno. Sin embargo ese sujeto es reflexivo –uno consigo mismo-, es el ser animal que llevamos dentro, (el conjunto de impulsos, deseos, reacciones, prejuicios, defectos, etc. que empuja desde abajo), que aspira a ser más humano. Y el sentir humano el que actúa sobre su propia naturaleza animal para cambiarla. La aspiración es la acción dentro del propio sujeto, la que configura a un individuo como el sujeto de los derechos humanos.

Ni los estados ni los gobiernos son sujeto de derechos humanos, sino agentes de derechos humanos. Las personas dentro de ellos son más relevantes para la exposición de esta visión de los derechos humanos.

La conciencia tiene, por así decirlo, estadios. En una primera imagen, podemos imaginar cómo sobre una cabeza humana, hay como varios pisos, inconsciente, subconsciente, consciente, y supraconsciente. La conciencia sería como el flujo entre los cuatro. Otra clasificación, sería conciencia física, conciencia mental y conciencia espiritual.

También podemos ver a la conciencia, como sujeto individual, grupal y colectivo de los derechos humanos. Dado que los derechos humanos están centrados sobre estos tres estadios del ser humano, en este preámbulo se ha asumido como propia esta manida división.

La “libertad ideológica”, de conciencia, de pensamiento, de creencia son un principio básico en los Derechos Humanos que aquí se propugna y estimula, y el objetivo del uso de término “creencia, religión, pensamiento”, es materia propia de estudio, investigación y ejercicio para garantizar la libertad en todos los estadios del pensamiento y del espíritu.

Tantas causas de prejuicios están en la religión, en la ideología, el fundamentalismo, el integrismo, la tradición y la cultura, que como dice Sri Aurobindo, la moral, ética y valores humanos de hoy serán mañana vistos como inhumanos, animales, y violadores de sus “derechos humanos” en el futuro.

Tantas causas de guerra, odio y división surgieron de la religión, la ideología, en la lucha de poder y por el poder. El odio, la guerra y el miedo surgen (-como la poesía, la ciencia y la sabiduría-) del interior de la conciencia de cada persona o grupo.

El espíritu humanitario, la conciencia como persona individual y social, aporta un impulso de mejora, de ayuda, apoyo, solidaridad, y humanidad con otros semejantes. No solo en la ética, la religión, la psicología, la democracia hay conciencia. En la amistad y en el amor hay conciencia. La conciencia de los Derechos humanos, la tiene tanto el ateo como un creyente, un agnóstico, un no ilustrado, un inmigrante o un mendigo.

La ética, la religión, el psicoanálisis, la razón aluden a una conciencia individual unida a otras grupales, como la familia, la escuela, el trabajo y la sociedad. La conciencia grupal puede ser vista como una suma de los estados de conciencia individuales de sus miembros (aunque no es sólo eso). El respeto a los derechos humanos es un estado de conciencia que se educa y se aprende, y que hunde sus raíces en el instinto y la familia. Al hablar de derechos humanos, implica otro/s, una socialización o acción entre personas.

El individuo no es sólo un cuerpo y una mente, sino un alma o un ser que habitan en otros planos de realidad distinta. El ser humano es un ser en las múltiples dimensiones en una conciencia universal. Esa nueva conciencia, enfoque o visión es una actitud de apertura a lo desconocido, que rebase la experiencia del propio ser. La conciencia puede ser vista como un cuerpo, como parte de la psíque o un alma, enraizada en nuestro cuerpo físico a nivel celular y "nanocelular". La conciencia no existe en el plano físico de realidad más que ubicada en el cerebro, sin embargo la conciencia es como el cerebro del alma o ser psíquico que el Ser Humano, la Persona Universal, es en otra instancia. El ser integral y supramental unifica la visión interna y externa, individual, global y universalmente.

La Conducta, el comportamiento, los impulsos, las reacciones, las respuestas internas o externas, el carácter, los hábitos, los usos y costumbres, los estados de ánimo psicológicos, los patrones de conducta, los rasgos sociales, las culturas, el aprendizaje individual y colectivo; los principios, los valores, contravalores, creencias, la moral; las necesidades, el clima y la ubicación geográfica; la política, sociedad y economía; condicionan, todos ellos, el marco universal de los derechos humanos y la relaciones de libertad y mejora de la condición humana en todos sus estadios.

La conciencia cambia, la sociedad cambia, y la historia de los derechos humanos evoluciona. Lo importante seria cambiar en la raíz todos los "patrones y matrones (hábitos) de comportamiento" no humano en la conciencia personal de la humanidad (a nivel individual y personal), o como se ha dicho la evolución de la conciencia en sus diversos estadios. Pero lo grupal podría afectar al libre albedrío individual que los derechos humanos sostienen y preconizan, en una dialéctica individuo-grupo-sociedad.

¡Para que todo cambie haría falta un poder directo¡. Haría falta un poder que haga sentir directamente, es decir, de célula a célula, crear vibraciones idénticas. La Madre.

II.- Carta de la UNESCO.

La idea expuesta en el preámbulo del Acta constitutiva o Declaración de la Constitución de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la ONU afirma:

“que puesto que las guerras nacen en las mentes de las personas, es en el espíritu de las personas donde deben erigirse los baluartes de la paz.”

«La unidad en la diversidad» como principio de armonía y paz que inspira todos las desarrollos y dimensiones del ser humano, colaborando en la creación de un proyecto social, educativo, y humano y, al mismo tiempo, contribuyendo a la trasferencia del pensamiento lineal al complejo, o no dual, en un mundo cada vez más global e interconectado. Construir una Cultura, la cultura de paz en la raíz y base del crecimiento interior y exterior del ser humano (cuatro edades: infancia, adolescencia, madurez y vejez; cuatro dimensiones, física-material, emocional-mental, psíquica-espiritual, y superiores) dentro y fuera de los sistemas educativos y formativos, para potenciar el ejercicio de una ciudadanía mundial más humana y responsable en la sociedad y pensamiento complejos o no duales.

En el preámbulo de su Declaración Universal de los Derechos Humanos se decía textualmente:

“La Asamblea General, proclama la presente Declaración Universal de los Derechos Humanos como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos…”

En el artículo 26.2 de la Carta Universal se expresa:

“La educación tendrá por objeto (…) el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos; y promoverá el desarrollo de las actividades de Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.”

III.- Recomendaciones de la UNESCO "sobre la Educación para la Comprensión, la Cooperación y la Paz Internacional y la Educación relativa a los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales"

3.1.- La UNESCO tiene una "Recomendación sobre la Educación para la Comprensión, la Cooperación y la Paz Internacional y la Educación relativa a los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales ".8., aprobada por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, en su 18.ª reunión el 19 de noviembre de 1974.

“Consciente de la obligación que incumbe a los Estados de alcanzar mediante la educación los fines enunciados en la Carta de las Naciones Unidas, la Constitución de la UNESCO y la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los convenios internacionales de Ginebra, del 12 de agosto de 1949, encaminados a proteger a las víctimas de guerra, a fin de fomentar la comprensión, la cooperación y la paz internacionales y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, (…)

Comprobando, por otra parte, que en muchos casos sigue mediando una gran distancia entre los ideales proclamados, las intenciones declaradas y la realidad,”

3.2.- "Congreso Internacional sobre la paz en la mente de los hombres" de julio de 1989.

La idea de una cultura de paz se elaboró por primera vez en el "Congreso Internacional sobre la paz en la mente de los hombres"(10), que se celebró en Yamusukroôte d'Ivoire), en julio de 1989, dicho movimiento tenía los siguientes ámbitos de Acción: 1. Promover una cultura de paz por medio de la educación 2. Promover el desarrollo económico y social sostenible 3. Promover el respeto de todos los derechos humanos 4. Garantizar la igualdad entre mujeres y hombres. 5. Promover la participación democrática 6. Promover la comprensión, la tolerancia y la solidaridad. 7. Apoyar la comunicación participativa y la libre circulación de información y conocimientos. 8. Promover la paz y la seguridad internacionales.

IV.- Tratados y convenciones de la UE

Con mención de la “Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea ” de 29 de noviembre de 2007, (art.1 Dignidad Humana, art. 2 De la integridad personal, art. 4 Prohibición de la tortura y de los tratos degradantes, art. 6 Libertad y Seguridad, art. 7 Respecto a la vida privada y familiar, art. 10 Libertad de Pensamiento, religión y conciencia, art. 11 Libertad de expresión y de información, art. 13, Libertad de investigación, art. 14 “Derecho a la educación”, art. 20 Igualdad ante la Ley, art. 22 Diversidad cultural, religiosa y lingüística, art. 47 Derecho a la tutela judicial efectiva y al juez imparcial, art. 48 Presunción de inocencia y derecho de defensa, art. 49 Principios de legalidad y de proporcionalidad de los delitos y las penas, art. 50 Ne bis in idem o legalidad penal), y en ese marco europeo destacamos los principios y derechos de evolución y desarrollo integral del ser humano, recogidos en los artículos 149 y 150 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, que crearon las bases del sistema educativo europeo.

Particularmente resulta necesario aludir a la Comunicación de la Comisión Europea titulada “Hacer realidad un espacio europeo de aprendizaje permanente” y la posterior Resolución del Consejo de 27 de junio de 2002 sobre “Educación permanente”, que determinaron la necesidad de fijar con carácter prioritario las capacidades, cualidades o “nuevas competencias básicas” e insisten ”en el aprendizaje permanente que debe de comenzar en la edad preescolar y seguir más allá de la edad de la jubilación.” Por ello hacemos nuestra la Recomendación del Parlamento Europeo (dictamen de 26 de septiembre) y del Consejo de 18 de diciembre de 2006, sobre “Las competencias clave para “el aprendizaje permanente“ (2006/962/CE). De ahí resulta el marco del programa de Trabajo de la “Educación y Formación 2010” que incluyen como objetivos el desarrollo de las capacidades para la sociedad del conocimiento y otros más específicos encaminados a promover la Educación permanente en valores de paz, unidad, armonía, pluralismo (diversidad, multidiversidad, complejidad, “valores, métodos y sistemas transdisciplinares, integrales, y no dualistas y supramentales”).

Así, a través del “método abierto de coordinación” propuesto por la legislación de la Unión Europea, en un método abierto de cooperación y desarrollo de la conciencia en parámetros de estabilidad, paz, armonía (interna y externa), derribando los muros que cada día se elevan en nuestras vidas cotidianas, con las herramientas de “inteligencia armónica” como savia de la conciencia universal prevista en todos los convenios y tratados internacionales sobre derechos humanos.

V.- Convenio de Roma, TEDH y Estatuto de Roma sobre la Corte Penal Internacional.

Con cita del Estatuto de Roma de 17 de octubre de 1998 que creó la Corte Penal Internacional, el Convenio de Roma de 4 de noviembre de 1950 sobre Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales que creó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la Carta Europea de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 30 de marzo de 2010, y las Declaraciones de Luarca de 30 de octubre de 2006 y de Santiago de Compostela de 10 de diciembre de 2010 sobre el Derecho Humano a la Paz, como guía y meta de pensamiento y acción.

VI.- Constitución Española

La Constitución Española creó el Estado social y democrático de Derecho español dibujado en su art. 1º los valores superiores de justicia, libertad, igualdad y pluralismo político.

La relación individuo-humanidad se debe desarrollar en el marco de dos principios inalienables, “la unidad en la diversidad y el respecto verdadero a toda forma de vida, pensamiento o conciencia”, creando vínculos de amistad, confianza, respecto, y convivencia pacífica y estable. La aplicación de los valores superiores de la humanidad en acciones singulares, integra y auspicia la unidad y armonía de la Justicia, la Libertad, la Igualdad y el pluralismo. La justicia buscada desde lo individual es igualdad como justicia social (Sri Aurobindo). El cuarto valor de la Revolución francesa, la Fraternidad (amistad, solidaridad, cooperación, humanitarismo) se ha redefinido como Solidaridad en la Carta de Derechos Fundamentales de la UE (DOCE C83/02, 30.03.2010) y está resurgiendo ahora en un fuerte asociacionismo y compromiso individual, como se pone de manifiesto en alianzas y hermanamientos de pueblos, ciudades y estados, o en asociaciones, institutos y universidades. Ese cuarto valor fraternal o de amistad-unidad, fue concebido como el equilibrio entre la tensión libertad-igualdad, pero hoy debe redefinirse, como UNIDAD en la diversidad superando el mero pluralismo político.

A través de la reflexión pueden ofrecerse planteamientos o reformulación de ideas y conceptos para permitir superar la conciencia o secuencia del pensamiento lineal, en una visión humana más inclusiva e integradora, en un abrazo más amplio y estable, desmitificando tabúes y dogmas con el objeto de mostrar la vertiente humana y vital de los derechos humanos.

Para hacer más efectivos los derechos fundamentales expresados en los artículos 1, 10, 14, 15, 16, 17 a 29 de la Constitución Española, que proclaman el “Estado social y democrático de derecho”, y establecen que la “dignidad de la persona”, “el libre desarrollo de la personalidad”, “el respeto a los derechos de los demás”, “el derecho a la Vida”, “a la integridad física y moral”, “la libertad espiritual o de conciencia”, “la libertad de pensamiento”, “el derecho de tutela judicial efectiva” y legalidad penal, etc., son “derechos universales, inderogables, inalienables e inviolables”, sin embargo “el ser humano ideal” que preconizan, se ha de construir desde la base y desde la niñez, por lo que se enarbola principalmente el derecho a la Educación y Libertad de enseñanza y el aprendizaje permanente. Así aplicando los valores superiores del ordenamiento jurídico español, de la Unión Europea, y demás organizaciones supranacionales y universales, desde la base de la educación y la Justicia, se aspira, a través de la formación permanente, a la encarnación de esos valores de respecto universal en el logro y realización de lo cotidiano, en la vida diaria de cada uno, en un marco único global en constante unidad, inclusión o pertenencia y trascendencia, surgiendo del “Estado” de derecho como marco de protección y crecimiento, a los estados individuales de Conciencia individual y Universal.

“Esto es lo que el cuerpo está aprendiendo: reemplazar el gobierno mental de la inteligencia por el gobierno espiritual de la consciencia (del otro estado). Y esto establece (aparentemente no es nada, es posible que ni nos demos cuenta), establece una diferencia formidable, hasta el punto de que centuplica las posibilidades del cuerpo. Cuando el cuerpo está sometido a normas, y sus posibilidades están limitadas por ellas. Pero cuando está gobernado por el espíritu y la consciencia (del otro estado)… ¡adquiere unas posibilidades y una flexibilidad incomparables¡ Y es esto lo que le dará la capacidad de prolongar su vida. Las necesidades han perdido su autoridad: uno puede adaptarse así o de otra manera. Todas las leyes –esas leyes que eran “Leyes de la Naturaleza”- han perdido su despotismo, por así decirlo. Es como una victoria progresiva sobre todos los imperativos. Así que, naturalmente, todas las leyes de la Naturaleza, todas las leyes humanas, todos los hábitos, todas las normas, se están haciendo flexibles y acabarán siendo inexistentes. Y, sobre todo, desaparecerá lo que la mente ha aportado de rigidez, de absoluto y casi de invencible” .11. Le Mére.
____________________________________________________________________________________________
[1] La Mente de las Células. Satprem. Instituto de Investigaciones Evolutivas, pág. 113.
[2] La Mente de las Células. Satprem. Instituto de Investigaciones Evolutivas, pág. 117.
[3] La Mente de las Células. Satprem. Instituto de Investigaciones Evolutivas, pág. 117
[4] Véase la Recomendación del Parlamento Europeo (dictamen de 26 de septiembre) y del Consejo de 18 de diciembre de 2006 (2006/962/CE).
[5] La Mente de las Células. Satprem. Instituto de Investigaciones Evolutivas, pág. 129.
[6] La Mente de las Células. Satprem. Instituto de Investigaciones Evolutivas, pág. 150.
[7] La Mente de las Células. Satprem. Instituto de Investigaciones Evolutivas, pág. 149.
[8] La Mente de las Células. Satprem. Instituto de Investigaciones Evolutivas, pág. 127.

[9] La Recomendación aplica el siguiente “Significado de los términos”:

“-1.-a) la palabra "educación" designa el proceso global de la sociedad, a través de los cuales las personas y los grupos sociales aprenden a desarrollar conscientemente en el interior de la comunidad nacional e internacional y en beneficio de ellas, la totalidad de sus capacidades, actitudes, aptitudes y conocimientos. Este proceso está limitado a una actividad determinada.
-b) los términos "comprensión", "cooperación" y "paz internacionales" deben considerarse como un todo indivisible, fundado en el principio de las relaciones amistosas entre los pueblos y los Estados que tienen sistemas sociales y políticos diferentes, así como en el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales. En el texto de la presente Recomendación, las diversas connotaciones de esos términos se sintetizan a veces en una expresión sucinta: "educación para la comprensión internacional".
-c) los "derechos humanos" y las "libertades fundamentales" son los definidos en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Pactos Internacionales de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y de Derechos Civiles y Políticos.

2.-Campo de aplicación: La presente recomendación se aplica a todas las etapas y formas de educación.
3.-Principios rectores: 3. La educación debería inspirarse en los fines y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas, la Constitución de la UNESCO y la Declaración Universal de Derechos Humanos, particularmente en conformidad con el párrafo 2 del artículo 26 de esta última.
4. A fin de permitir a cada persona contribuir activamente a la consecución de los fines a que se refiere el párrafo 3, y de fomentar la solidaridad y la cooperación internacionales, necesarias para resolver los problemas mundiales que influyen en la vida de los individuos y las comunidades, y en el ejercicio de sus derechos y libertades fundamentales, los siguientes objetivos principales deberían considerarse como los principios rectores de la política educacional:

a) una dimensión internacional y una perspectiva global de la educación en todos sus niveles y en todas sus formas;
b) la comprensión y el respeto de todos los pueblos, sus culturas, civilizaciones, valores y modos de vida, incluidas las culturas étnicas tanto nacionales como las de otras naciones;
c) el reconocimiento de la creciente interdependencia mundial de los pueblos y las naciones;
d) la capacidad de comunicarse con los demás;
e) el conocimiento no sólo de los derechos, sino de los deberes que tienen las personas, los grupos sociales y las naciones para con los demás;
f) la comprensión de la necesidad de la solidaridad y la cooperación internacionales;
g) la disposición por parte de cada uno de participar en la solución de los problemas de su comunidad, de su país y del mundo entero.
5. Combinando el aprendizaje, la formación, la información y la acción, la educación para la comprensión internacional debería fomentar el adecuado desenvolvimiento intelectual y afectivo del individuo. Debería desarrollar el sentido de la responsabilidad social y de la solidaridad con los grupos menos afortunados y debería conducir a la observancia de los principios de igualdad en la conducta diaria. Debería también contribuir a fomentar cualidades, aptitudes y capacidades que lleven a los individuos a adquirir una comprensión crítica de los problemas nacionales e internacionales; a entender y explicar los hechos, las opiniones y las ideas; a trabajar en grupo; a aceptar y participar en libres discusiones; a observar las reglas elementales de procedimiento aplicables a toda discusión; y a basar sus juicios de valor y sus decisiones en un análisis racional de los hechos y factores pertinentes.

6. La educación debería recalcar que la guerra de expansión, de agresión y de dominación y el empleo de la fuerza y la violencia de represión son inadmisibles y debería inducir a cada persona a comprender y asumir las obligaciones que le incumben para el mantenimiento de la paz. Debería contribuir a la comprensión internacional y al fortalecimiento de la paz mundial, y a las actividades de lucha contra el colonialismo y el neocolonialismo en todas sus formas y manifestaciones, y contra todas las formas y variedades de racismo, fascismo y apartheid, como también de otras ideologías que inspiran el odio nacional o racial y que son contrarias al espíritu de esta Recomendación."(....)

[10] En junio de 1999, con el fin de destacar su importancia, el Consejo Europeo de Colonia consideró oportuno recoger en una Carta los derechos fundamentales vigentes en la Unión Europea (UE). De acuerdo con las aspiraciones de los Jefes de Estado o de Gobierno, esta Carta debía contener los principios generales recogidos en el Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950 y los derivados de las tradiciones constitucionales comunes de los países de la UE, así como los derechos económicos y sociales enunciados en la Carta social europea del Consejo y en la Carta comunitaria de los derechos sociales y fundamentales de los trabajadores, así como los principios que se derivan de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La Carta fue elaborada por una convención compuesta por un representante de cada país de la UE y de la Comisión Europea, así como por miembros del Parlamento Europeo y de los Parlamentos nacionales. Fue formalmente proclamada en Niza en diciembre de 2000 por el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión. En diciembre de 2009, con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, la Carta adquirió el mismo carácter jurídico vinculante que los Tratados. A tal efecto, la Carta fue enmendada y proclamada por segunda vez en diciembre de 2007.

[11] Satprem, La Mente de las células, (página 200, 201


Juan Ramón Blanco Aristín


Facebook Google + Twitter LinkedIn Del.icio.us Digg Google Technorati Meneame Viadeo Pinterest

Miércoles, 12 de Junio 2013

Nuevo comentario:


Búsqueda

Editado por
Juan Ramón Blanco Aristín
Juan Ramón Blanco Aristín
Juan Ramón Blanco es Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio. Es asimismo asesor jurídico de Tendencias21, Secretario General Técnico del Instituto Ciencia y Sociedad y socio fundador del Instituto de Derechos Humanos Sri Aurobindo.