Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog de T21 sobre innovación social en la empresa

Hasta los menos clásicos somos clásicos. Propongo una prueba.


Señales de cambio, no solo político: una orquesta al revés
Imaginémonos una orquesta de música. Clásica, claro. Muchos veremos un director más allá de la edad de jubilación común en los mortales y unos músicos no tan mayores como él, en general también entrados en años aunque con varios jóvenes artistas infiltrados. Con un estilo de dirección que transmite una autoridad decantada con el paso del tiempo, un poco distante, sobria, elegante, bien vestida, que se trata de usted. Y una forma de actuar consciente de que se encuentran en un escaparate público de primera. Al final, aplausos que recibe primero el director, luego pide a los más destacados que se levanten y al final lo hace la orquesta entera, incluso con el director bajo el pedestal.
 
Pensemos ahora en el equipo habitual en nuestro trabajo. Los adjetivos igual no corresponden exactamente. Son parecidos, pero habría que adaptarlos. Por ejemplo, la edad quizá es entre diez y quince años más joven, con todo lo que implica de mayor informalidad y cercanía. La batuta es posible que esté más cuestionada. Y la sincronización no es tan milimétrica, ni en apariencia ni en realidad. Hay subgrupos por edades, algunos de los cuales se relacionan difícilmente con el resto. No hay tanta sensación de exposición pública ni se comparte igual el trabajo bien hecho. Y el director recoge flores que no suele repartir.
 
El trabajo del futuro creo que se parecerá al primero de los dos casos. Más aún a lo que sugirió ayer el Coro y Orquesta Nacionales de España, interpretando la Sinfonía Heroica de Beethoven y dirigidos por David Afkham, su próximo director principal. Un director nacido en 1983 (o sea, hoy con 32 años). Igual es por las expectativas que genera todo lo nuevo, pero tuve la suerte de ver de cerca su joven estilo de dirección y la cara de varios de los maduros profesores, y de poder imaginarme algo tan distante del Auditorio Nacional como el mundo profesional en el futuro. Justo por eso, por tratarse de escenarios lejanos, me pareció especialmente inspirador que el más joven fuera el que estuviera dirigiendo una obra maravillosa y sugerentemente titulada en estos momentos de cambio en la sociedad, de un compositor político siempre cercano a las ideas de la revolución francesa. Dirigía con la batuta, pero solo a veces. Con manos de bailarín de danza, con el cuerpo, los gestos y expresiones de su cara, ritmo, energía, caras de asombro, placer, paz o energía, flequillo volador, expresivo parpadeo de miope, incluso señalando con el índice cuando es el momento de callar, atenuar o acentuar unas notas. Como tocando todos los instrumentos a la vez, con paso enérgico de las páginas de la partitura y vestido con un frac impecable, de los de toda la vida. Y, sobre todo, pareciendo que mantenía el contacto visual con cada profesor en los momentos clave para cada uno, animándoles con gestos continuos de aprobación e incluso felicitándolos con la mirada. Un estilo que consiguió mucho más que motivación entre mayores y joven. Sinfonía poco habitual de edades. Una combinación de ilusión, armonía, trabajo colaborativo en un equipo ávido de la profesionalidad de cada actor y enfocado hacia un trabajo que trascendía fuera del escenario. Lo mejor de cada uno y su edad, optimizado por el conjunto.
 
La ovación del público fue recibida con toda la orquesta en pie por indicación del director, que hizo protagonista a un equipo cuya media de edad quizá fuera dos décadas mayor que la suya.
 
No sé cómo trabajaremos dentro de unos años, ni siquiera si seguiremos haciéndolo tal como lo entendemos hoy. Pero apuesto a que nuestra actividad profesional tendrá ingredientes como el talento individual y colectivo, el trabajo colaborativo - suma de lo mejor de la creatividad y autonomía de cada persona -, la combinación intergeneracional de tecnología, energía, experiencia y frescura, el reconocimiento auténtico y la capacidad de ilusionar por su efecto en la sociedad.

¿Qué hace que te levantes con ilusión cada mañana? ¿Cuáles son tus palancas de motivación personal y profesional?


¿Convergen las motivaciones profesionales y las personales?
Todos tenemos algo que nos mueve a la acción, algo que nos inspira, que nos apasiona, que nos genera una sonrisa y por lo que siempre estamos dispuestos a hacer un poco más de lo que se espera de nosotros tanto en nuestra vida personal como en la profesional.
¿Crees que son esas motivaciones las mismas en el entorno laboral y en el personal? ¿Tener un trabajo inspirador puede mejorar nuestra ilusión vital? ¿Estas motivaciones cambian según el ciclo vital en el que nos encontremos?
En la Fundación Empresa y Sociedad hemos iniciado un estudio sobre las palancas de motivación personal y laboral, en tanto que son una de las claves para mejorar la realidad social en el entorno de las empresas. Nos gustaría definir esas palancas a partir de la opinión de personas con inquietudes sociales y activas en los cambios que necesita la sociedad. Se puede hacer dedicando tres minutos a responder a una encuesta de tres preguntas. Las respuestas individuales serán confidenciales. Una vez analizadas, compartiremos los resultados agregados del estudio en formato digital y organizaremos un coloquio en el que podremos profundizar en los datos y las posibles tendencias, e iniciaremos conversaciones en nuestros foros habituales.
Si te animas a ayudarnos a generar ideas inspiradoras de cambio social, puedes participar en la encuesta pinchando aquí


@AmigosEyS
@amigosaBest
Despertar el interés por la edad en las empresas
Apuesto por que los contenidos relacionados con la edad tendrán enseguida una importancia creciente en la agenda pública. En la vida apenas les prestamos atención porque nos absorbe el presente. Hasta que nos empezamos a encontrar con las primeras canas, las lesiones por pérdida de elasticidad, la menor fuerza física, la vista cansada... Es decir, nos damos cuenta de la importancia de la edad con la edad. Y dada la mayor longevidad y la escuálida natalidad, cada vez seremos más los que nos integremos en este grupo. Pura evolución natural.
 
Parece que también se empieza a despertar el interés del sector empresarial. No sé si porque su alta dirección tiene bastantes más años que el resto de sus equipos o porque vamos saliendo de unos años de reestructuraciones, gestionadas sobre todo con criterios demográficos, pero tengo la sensación de que el tema de la edad está en una situación parecida a la que se encontraba el de la hoy cuestionada responsabilidad “social” a finales de los 90, antes de su explosión mediática. Así lo refleja una anécdota relacionada con el estudio que presentaremos en mayo en el IMSERSO sobre tendencias en la gestión de la edad en sus plantillas : las cuarenta y dos empresas participantes nos han pedido que hablemos de ideas y datos agregados, pero que no las mencionemos explícitamente porque no se sienten cómodas todavía como vanguardia de esta idea.
 
Esta especie de estado latente nos ha animado a empezar a estudiar una de sus claves: el cambio de las motivaciones laborales de las personas en las distintas generaciones y etapas de la vida. Lo haremos apoyándonos en una encuesta abierta, que procesaremos gracias a la tecnología de un emprendedor singular. Intuyo un resultado más en línea con las recientes teorías de las motivaciones intrínsecas (lo que nos inspira para vivir, a nivel íntimo) que con las extrínsecas (recompensas, dinero, seguridad, cumplimiento de objetivos...). Pero veremos el resultado del experimento dentro de un par de meses. Si usted también pronostica una victoria de los motores vitales, es que nos mantenemos más jóvenes de lo que creemos. Pero con la sabiduría que solo se consigue con los años. Una combinación imbatible para ser feliz.

Le agradecemos que responda a la encuesta pinchando aquí


La sorprendente realidad sobre lo que realmente nos motiva

 

Da gusto ser autónomo. Me acabo de dar cuenta gracias a un amigo.


¡Soy autónomo!
Por el lado político, tengo la suerte de vivir en el llamado Estado de las Autonomías. Unas Comunidades Autónomas eficientes en las que ya nunca más se van a producir los inadmisibles escándalos de algunos de sus gestores y su extrapolación a todos los ámbitos relacionados con cómo se reparten el dinero público (que es de todos, no de nadie; o sea, mío y suyo, querido lector) una parte de las personas e instituciones más poderosas. Porque las élites más putrefactas de contratistas y adalides de la colaboración público-privada están purgando por sus delitos. Como soy un iconoclasta, confieso que me alegro. Pero, sinceramente, creo que cuando nuestros hijos tengan nuestra edad la situación habrá mejorado mucho. O al menos este es el argumento consolador que les sugiero cuando intuyo que nos echan en cara la sociedad que les íbamos a dejar como herencia. Hace nada era impensable que la justicia procesara a muchas de las personas e instituciones que hoy ocupan las portadas de los medios de comunicación.
 
Por otro lado, trabajo por cuenta propia. Trabajar como autónomo es una maravilla que te permite ser creativo dedicándote libremente a lo que te apasiona. En mi caso, a explorar e impulsar ideas de futuro y cambios en empresas para que la sociedad viva un poco mejor dentro de unos años. Una reinvención continua. Algo que requiere crear necesidades que muchas veces la empresa no se había planteado, con argumentos más basados en la inspiración que en la metodología, el procedimiento y lo inmediatamente cuantificable. Tiene algunos pequeños inconvenientes, pero son menores porque se limitan a lo económico. Por ejemplo, encontrar el nivel de interlocución adecuado para vender a quien puede comprar, tener paciencia con los largos periodos de maduración que siempre requiere lo nuevo o financiar el trabajo considerando que los periodos de pago de una empresa suelen ser directamente proporcionales a su glamour. Insisto, menores si ponemos todo lo demás en el otro plato de la balanza. Aunque mi amigo Carlos me generó un escalofrío esta semana. Ha dejado de trabajar a los 65, porque era autónomo desde los 50 y cada año que trabajara le generaría una rebaja mayor en su pensión pública. Una injusta e ilógica paradoja del sistema, ya que solo computan las cotizaciones sociales de los últimos años. Pero confío en que cambiará pronto la forma de cálculo para no perjudicar al creciente número de compañeros de generación que nos encontraremos en esa situación durante los próximos años. Yo, desde luego, voy a luchar para que evolucione la normativa y seguro que lo conseguimos.
 
Una tercera dimensión es la autonomía personal, según se entiende cuando nos referimos a personas en riesgo de dependencia. Aquí también tengo la suerte de disfrutar de autonomía total, aunque es el tipo de autonomía más frágil y la que seguro que perderé y después disfrutaré durante más años. Solo cuestión de tiempo, porque se ha alargado la esperanza de vida pero no tanto la de vida autónoma. Por eso intento aprender del mundo de la discapacidad, ejemplo continuo de superación personal para muchas personas y familias que nos llevan unos años de ventaja a quienes pensamos que siempre mantendremos un estado físico y de salud como hasta ahora. Recuerdo que, para los mayores, tres cosas hay en la vida. ¿Salud, dinero y amor? Premio con la primera y la tercera. Y premio a quien acierte la segunda.
1 2 3 4 5 » ... 9

Compartir este sitio

últimos tweets
Editado por
Francisco Abad
Eduardo Martínez de la Fe
Coautor del libro "Dentro de 15 años", impulsor de cambios considerando megatendencias sociales (envejecimiento, comunicación hipermedia, emprendedores) y consejero independiente de empresas (www.abest.es). Fundador de la Fundación Empresa y Sociedad. @FranciscoAbadJ


Noticias de la Fundación Empresa y Sociedad





Compartir este sitio
Facebook
últimos tweets
Matchmaking between European cybersecurity scaleups and Spanish Companies https://t.co/3XRalhu30G For you?
Viernes, 22 de Septiembre - 16:30
RT @amigosEyS: Realizamos llamada automática masiva, ética y eficaz para marketing y emergencias https://t.co/oG4EaPhQMV
Viernes, 22 de Septiembre - 16:24
RT @amigosEyS: Pitch empresarial en BANKIA ¿Nos acompañas? https://t.co/bAWxs461rZ vía @enisa
Viernes, 22 de Septiembre - 16:24