Recomendar este blog Notificar al moderador

INNOVACIÓN

La formación en emprendimiento o emprendedurismo está en auge, aunque al mismo tiempo hay cierta preocupación ante la falta de evidencia sobre la efectividad de los programas educativos y su impacto en cuanto a dar respuesta a las necesidades sociales y económicas del territorio. En esta entrevista con Isabel Rufino hablamos de un proyecto desarrollado en el oeste de Portugal, Fabrica do Empresário, que da algunas claves sobre la articulación entre la educación para el emprendimiento y el desarrollo territorial.



¿Se puede enseñar y aprender a ser emprendedor?

Es la pregunta que venía a mi cabeza momentos antes de encontrarme con Isabel Rufino.
Ya en algún post anterior hemos visto que la respuesta no es fácil.

¿Qué significa ‘emprender’ y ‘ser emprendedor’ y cómo podemos evaluar si lo estamos haciendo bien? ¿Habría que hacerlo en términos generales de generación de nuevos negocios, creación de empresas, start-ups... ? ¿Hay que considerar también empresas 'sociales', iniciativas free-lance y de auto-empleo...? Además, puestos a enseñar, también depende el cómo hacerlo, tanto por sus finalidades como por contenidos y metodologías. ¿Qué papel desempeña el territorio, ‘lo local’ para el desarrollo de eso que llamamos el ‘espíritu emprendedor’? En este post buscamos respuestas a estas preguntas buceando en el pensamiento de Isabel Rufino y Fabrica do Empresário, un proyecto llevado a cabo en la región de Benedita (Portugal).


Tal vez desayunaron como tantas otras mañanas o quizás una dosis de impaciencia hizo despertar a más de un@ a la madrugada. Hoy día 21 de julio se dio a conocer la lista de las 48 becas para continuar estudios de posgrado en America del Norte otorgadas por La Caixa. Toda selección lleva intrínseca una cuota de tristeza, la de aquell@s que no están en la lista. Para ellos queda la impronta de saber que sus proyectos también podrán hacerse realidad a través de otros caminos y otras oportunidades que traerá la vida. ¿Por qué no incluso en las próximas convocatorias de La Caixa? Para los seleccionados, implica comenzar a trabajar duro y asumir la gran responsabilidad de generar conocimientos relevantes y contribuir al avance de la sociedad y la construcción del futuro.


Cristina Álvarez, becaria de La Caixa (2013), co-fundadora de la red de información, comunicación y educación alimentaria y nutricional para América Latina y el Caribe (ICEAN)
Cristina Álvarez, becaria de La Caixa (2013), co-fundadora de la red de información, comunicación y educación alimentaria y nutricional para América Latina y el Caribe (ICEAN)

A veces los caminos para concretar los sueños son difíciles y pueden llegar a verse como ‘imposibles’. Hay quienes piensan en la influencia de la buena suerte, aunque no haya ninguna evidencia científica al respecto. Lo cierto es que una conjunción de factores hace que en un determinado momento una persona tome la decisión de presentarse a una convocatoria para pedir una beca, como las que propone dentro de un amplio programa para continuar estudios de postgrado la Fundación La Caixa

Hoy 21 de julio ha culminado el proceso de evaluación del Programa de posgrado para América del Norte -un proceso transparente donde he tenido el privilegio de participar, cuyos detalles están publicados en la web abriendo la posibilidad de hacer realidad un conjunto de proyectos que evidencian no sólo una gran pasión por investigar sino muchas ganas de contribuir a la mejora de la sociedad y las condiciones de vida en nuestro planeta. Como comenta Ignacio de Sande Palma en un post a propósito de estas experiencias en su blog Caminahora, las mejores universidades de Estados Unidos se caracterizan por ofertar unos programas de posgrado de gran calidad, aunque con unos costes de matriculación absolutamente desorbitados. Programas de becas como éste han ayudado y siguen ayudando a muchas personas a cumplir con el sueño de acceder a estos Master y Doctorados.

He tratado de imaginar el camino seguido por cada candidat@ después del ‘sí, me presento’, ese camino donde van entrelazándose las ganas con cierta inseguridad, el 'miedo a no conseguirlo', ese miedo que representa una especie de línea divisoria entre lo que eres y haces de lo que te gustaría ser y hacer. Quien más, quien menos, esa sensación está presente en cada uno, aún teniendo una preparación y un recorrido académico que rozan lo increíble para personas tan jóvenes, a veces con tan sólo 20 años.

Cada nombre de la lista alberga la llama de una fuerte motivación (tanto intrínseca como extrínseca), la minuciosa organización de los links más apropiados, la atención y el cariño puestos para escribir una memoria explicando de la mejor manera un sueño con forma de proyecto. ¡Cuánta ilusión, trabajo y perseverancia hay detrás de cada click, con cada trozo de información! Al final, pasada la última revisión y los últimos consejos, llega el suspiro de la labor cumplida, la satisfacción de decirse a sí mism@: ¡me merezco esta oportunidad!… y la parte menos grata, la espera.

Me imagino la enorme alegría que están sintiendo hoy estos nuevos becari@s de La Caixa, la enorme satisfacción de sus familiares y sus amigos, las de muchos de sus profesores ... Un tímido reflejo puede verse en las opiniones de quienes las obtuvieron en ediciones anteriores gracias a youtube o la página en facebook

Me hubiera gustado que el número de becas fuese mayor, por la gran calidad y potencialidad tanto en investigación como en innovación de las numerosas propuestas presentadas. Estoy convencida de que -más allá de los resultados- el proceso en sí mismo constituye una excelente oportunidad para aprender ... y para repetir la experiencia. Intuyo que en la mayoría de los casos la postulación incluye una suerte de análisis FODA personal, una ocasión para reflexionar sobre:

- las propias fortalezas (unas ideas que parecen geniales, el fortalecimiento de 'soft' skills y competencias),
- las oportunidades (ver la manera de ir adelantando contactos con investigadores y centros donde se proyectan cientos de ilusiones),
- las debilidades (¿qué hago con este expediente que no es tan ‘excelente’ si lo comparo con otros?, ¿cómo defiendo esos aspectos menos interesantes de mi proyecto?)
- las amenazas (lo que quiero hacer, ¿no estará ya muy visto?, ¿cuánto aportará de bueno a la sociedad, cómo será su impacto … para justificar que se invierta tanto dinero en mi propuesta?).

A quienes quieran seguir apostando por sus sueños y desean una información sobre esta convocatoria, adjunto un par de videos con la presentación del programa del 2015, que detalla las características y antecedentes de este programa, así como algunos consejos prácticos a la hora de preparar las entrevistas y algunas entradas en blogs que serán de utilidad para preparar la convocatoria del 2016.

A los que han sido elegidos les toca esperar un poco antes de ese encuentro formal donde pueden llegar a experimentar lo mismo que Luis Díaz del Dedo, ahora CEO en Gamisfaction, cuando el presidente de La Caixa dijo su nombre.
Redactado por Mónica Edwards el Martes, 21 de Julio 2015 a las 18:18 | Comentarios

A pesar de las dudas que suscita la famosa frase de Peter Drucker afirmando que 'lo que no se puede medir no se puede gestionar', dedicamos mucho esfuerzo en el intento de 'asegurar' muchas cosas, como la dudosa eficiencia de las políticas de ciencia e innovación y la mejora de la educación y la calidad de nuestra vida. Establecer indicadores e instrumentos para evaluar procesos y resultados se ha vuelto una práctica indispensable para ver si avanzamos de algún modo hacia un desarrollo humano sostenible. El concepto de Investigación e Innovación Responsables (Responsible Research & Innovation) se está extendiendo con rapidez en la unión europea sumando una visión esperanzadora con el mismo propósito. Un grupo de expertos de la Comisión Europea ha propuesto un marco de indicadores con el objetivo de monitorizar y tratar de promover la RRI en la práctica. ¿Serán de utilidad para ver cómo pasar de la visión a la acción en esto de poner en un primer plano la responsabilidad de investigar, generar conocimiento e innovar?


Indicando el camino de la RRI

El concepto de Investigación e Innovación responsables (Responsible Research and Innovation, RRI) no escapa a la tortuosa limitación que aparece de modo recurrente en las ciencias sociales: el problema de ponerse de acuerdo a la hora de dar una definición. En la práctica, eso que llamamos la realidad social (the social realm) sigue su curso, mientras intentamos llegar a un consenso en el significado que atribuimos a expresiones como 'sostenibilidad', 'responsabilidad', 'institución' y 'repertorio de prácticas sociales'.

En otro post ya comenté el resurgimiento y rápida difusión que está teniendo la RRI en el ámbito europeo. Como siempre en estos casos, en que una nueva jerga terminológica se introduce desde las prácticas políticas, surge la inmediata preocupación por encontrar la mejor definición desde una perspectiva académica (ergo, científica) así como el mejor modo de ver cómo hacerla operativa. Es así que a principios de 2014 la Comisión Europea nombró a un grupo de expertos con la intención de explorar modos de evaluar los avances y el impacto que está teniendo o podría tener la RRI. En junio vio la luz un reporte titulado Indicators for promoting and monitoring Responsible Research and Innovation donde se propone un marco común de referencia y y se sugieren algunos modos de concretar la RRI como tema transversal.

Como no estaba segura en el uso correcto de la palabra monitorizar (¿se puede usar monitorear?), busqué su significado en la Real Academia Española y parece ser que se refiere a 'observar mediante aparatos especiales el curso de uno o varios parámetros fisiológicos o de otra naturaleza para detectar posibles anomalías'. Un ejemplo en Google me resultó bastante sugerente: 'en medicina se monitoriza a los enfermos graves para controlar todas sus variables fisiológicas' ... Pensé en las numerosas heridas del gran proyecto europeo, y en el reciente artículo de Paul Krugman hablando de la probabilidad de su deceso debido al colapso griego. También pensé en el idealismo subyacente a las miradas comunes en torno a unos estándares difíciles de satisfacer... si se tienen en cuenta los matices que imprimen las múltiples y diversas realidades europeas.

El reporte aclara expresamente que el propósito de los indicadores es apoyar y desarrollar la buena gobernanza del sector de la sociedad que se está supervisando, considerando que las dinámicas entre interacciones varían de país en país. La 'buena gobernabilidad' a la que se aspira se rige por cinco principios sustantivos: apertura, participación, responsabilidad, eficacia y coherencia (pág. 11 del documento). En cuanto a la definición y los posibles alcances de la RRI no hay mucha novedad: el reporte reconoce la falta de consenso sobre qué implica exactamente la RRI y sobre cómo medir su impacto. No obstante, toma como base la definición propuesta por von Schomberg en 2011, estableciendo que se trata de 'un proceso transparente e interactivo por el cual actores sociales e innovadores se hacen mutuamente responsables los unos de otros en vista a la aceptación (ética), la sostenibilidad y la deseabilidad social del proceso de innovación y sus productos comercializables (orientados a permitir los adecuados avances científicos y tecnológicos insertos en nuestra sociedad'. Siguiendo el núcleo de esta definición, las claves son la responsabilidad compartida y la interacción entre múltiples actores sociales,

Un aspecto que ha llamado mi atención es el énfasis en la necesidad de ser muy cuidadosos a la hora de tratar de medir el impacto de la investigación y la innovación, que necesita ser 'adaptado' a la realidad de los contextos específicos donde tienen lugar los procesos de cambio, ya sean tecnológicos, institucionales o de comportamiento o -como ocurre muchas veces- una mezcla de los mismos. El impacto debe (o debería) capturar las interacciones existentes en las redes formadas por los diferentes actores en aspectos concretos como la identificación de los tipos de contacto, la comunicación y el intercambio de recursos materiales y financieros, por citar algunos aspectos. Este tipo de análisis ya viene siendo aplicado en instrumentos metodológicos desarrollados en proyectos europeos como Siampi (Social Impact Assessment Methods for research and funding instruments through the study of Productive Interactions between science and society)




La desbocada aceleración anunciada por Giddens ya lo pedía a gritos: necesitamos recuperar espacios para una vida más lenta. Porque vivir sin reflexionar no es vivir y reflexionar demanda una dosis mínima de lentitud. Al salvajismo del grandprix neoliberal se vienen oponiendo los movimientos ‘slow’: comida ‘slow’, vestimenta ‘slow’, sexo ‘slow’ y estilos de vida ‘slow’… A la marea ‘fast’ de métricas e indicadores marcando el juego de ‘mayor financiación versus mayores niveles de excelencia académica’ se opone un nuevo movimiento: el ‘slow scholarship’. Por una vida académica que merezca ser vivida.


Portada del informe 'The Metric Tide'
Portada del informe 'The Metric Tide'

Jugar, utilizar el rol-playing, gamification o serious playing, pueden ser un excelente instrumento para enseñar y aprender a 'abrir el juego' de un diálogo colectivo para reflexionar y construir políticas participativas en ciencia, tecnología e innovación. También para llevar a la práctica lo que llamamos investigación e innovación responsables (Responsible research & Innovation). ¿Jugamos?


Leyendo noticias en la Facultad de Matemática y Física (Famaf), me encontré con un atractivo video elaborado por una estudiante, Lisha Davila, como parte de su Trabajo Final Integrador en la Especializacion en Comunicacion Publica de la Ciencia y Periodismo Cientifico. El video captura la esencia de los dilemas que atañen a la construcción de políticas de ciencia y tecnología (y también vale para las políticas de innovación) desde la perspectiva del juego. Los juegos son poderosas herramientas de aprendizaje, sobre todo para aprender un juego tan complejo como el de las políticas de Ciencia, tecnología e Innovación (CTi). Como se afirma en la introducción del video, 'en general los juegos tienen objetivos, reglas y normas que necesitan ser respetados. Pero jugar también puede consistir en cambiar reglas, modificarlas o reinventarlas, creando nuevas formas'. Después nos invita a entrar en el juego de las políticas públicas ... y a ver qué pasa. No cuento más, porque el video necesita ser disfrutado. :)




La expresión Responsible Research & Innovation (RRI, Investigación e Innovación Responsables), últimamente simplificada en 'Responsible Innovation', viene haciéndose cada vez más visible bajo el impulso de las narrativas de la Comisión Europea. Es uno de los tópicos fundamentales en el programa de investigación e innovación Horizonte 2020, donde ha sido integrado horizontalmente en todas las áreas. El tema no es nuevo: la responsabilidad y los aspectos éticos en relación a la producción y usos del conocimiento científico y tecnológico se vienen debatiendo durante décadas. Los complejos y numerosos dilemas que plantea la convergencia y crecimiento de lo neuro, bio, nano junto a las TIC reclama con urgencia un meta-debate sobre la gobernabilidad y los límites de una investigación e innovación irresponsables.


Aunque todavía no es trend topic (al menos si lo buscamos en google trends) sí lo es para la mayoría de investigadores europeos, dada su presencia en los programas de financiación y las convocatorias realizadas desde el antiguo programa marco y el floreciente Horizonte 2020. Es en este contexto donde está expandiéndose con rapidez a través de numerosos proyectos, como por ejemplo Gobernanza para la Innovación Responsable (Governance for Responsible Innovation, GREAT, el Foro de Responsabilidad Responsibility Forum, RRI-Tools, Responsible industry, junto otras iniciativas. Para una lista detallada, ver aquí.

¿Por qué esta 'fiebre' de la responsabilidad? Aunque parezca repentina, en realidad se hunde en profundos debates sobre la ética y los límites al quehacer científico, que se han profundizado en la explosiva sociedad del conocimiento y de la innovación. El impacto social de la investigación y la innovación se está volviendo más y más evidente... pero también impredecible.

Desde 2008, la Organización Holandesa para la Ciencia y la Investigación (NWO) ha sido una de las pioneras en esta temática, advirtiendo que la más prometedora de las innovaciones puede fallar si no se tienen en cuenta sus posibles consecuencias éticas, legales y sociales a tiempo. Menciona como ejemplos el uso de archivos electrónicos de pacientes, el secuestro de dióxido de carbono en Barendrecht y el 'medidor eléctrico inteligente'.

La sociedad, la gente, tiene -o debería tener- grandes expectativas sobre la contribución que puede hacer la ciencia y la tecnología a la vida de las personas y a un desarrollo humano sostenible. El papel que puede desempeñar la revolución de la Internet of Things, la nanociencia y nanotecnología, la neurobiofísica y las ciencias biomédicas, en conjunción con las TIC es descomunal. Se habla ya de una inminente revolución nano-industrial impulsada por la molecular manufacturing.
¿Cuánto pueden y podrían aportar a la resolución de los problemas globales de alimentación, salud, seguridad, vivienda y transporte, para paliar los efectos del cambio climático y hacer frente al gran desafío energético? ¿Cuánto puede contribuir esta 'revolución' a resolver la presente situación de insostenibilidad en aspectos ecológicos, económicos, sociales y culturales? Estos asuntos constituyen una prioridad en las políticas y las agendas sociales y de desarrollo de todo el mundo. Los llamados a la responsabilidad no son casuales, teniendo en cuenta las soluciones que el know-how tecnológico y científico son capaces de aportar a los problemas de la sociedad, examinar sus aspectos éticos y sociales resulta crucial.


Decidí abrir un nuevo blog. Fue un día trece y martes, aunque no soy fan del dios romano de la guerra y tampoco padezco de trezidavomartiofobia o triscaidecafobia. ¿El motivo? Escribir y experimentar desde una visión más intimista vivencias y reflexiones sobre cómo sobrevivir en la sociedad del conocimiento y el aprendizaje. Adjunto el enlace a una de las últimas entradas: 'Entre tiburones antropófagos y la máquina de movimiento perpetuo'. A propósito del publicar o morir y la relevancia (o irrelevancia) del conocimiento que estamos generando.



Esta fue la pregunta central de una conferencia que tuve el privilegio de compartir en la última (la Nº 41º) Feria Internacional del Libro en la ciudad de Buenos Aires. Ya al llegar a las proximidades del predio de La Rural me emocioné mirando esas largas de colas por entrar a un lugar donde los principales protagonistas eran los libros, la educación, el CONOCIMIENTO con mayúscula, bailando al compás de las animadas conversaciones y las carcajadas que impregnaban los coloridos pabellones. La charla fue en el pabellón rojo...aunque yo iba impregnada de ganas de violeta.


¿Cómo serán los ingenier@s del futuro?

Tuve el placer y el privilegio de estar allí, compartiendo una conversación animadísima con una audiencia de lujo. Esta Feria Internacional del Libro me impresiona de modo muy particular. Quizás porque sus más de 45.000 metros cuadrados y diversidad de actividades la hacen ser la más concurrida en el mundo de habla hispana, quizás porque es un espacio que invita a un profundo ejercicio de la libertad para pensar y sentir ...
Tres semanas donde transitan más de un millón de lectores y miles de profesionales del sector editorial. Lo mío fue una modesta y atrevida reflexión sobre el futuro de las carreras de ingeniería dentro de uno de los espacios de la Feria: el 15.º Foro Internacional de Enseñanza de Ciencias y Tecnologías
Aquí comparto algunas fotos y parte de lo que conversamos (¡qué poco puede a veces capturar un power point.


Which are the relationships between art and research and vice versa? Some people recognize that art enhances the scientific quest and boundaries between art and research are increasingly blurring. Art can be seen as a powerful instrument in both the creative process involved in a scientific discovery and innovation. But... what about research in a typical 'creative' domain like painting and music? Heidi Steinman, a young artist from California, answers to this question in the following interesting interview.



1. Please tell me something about Heidi Steinman ...
I am an artist, I have been my whole life. I loose myself in creating. Oil painting is my forte. Instruction can be good to lead me to a new challenge, but it isn´t necessary. Art comes out of me naturally as if it were meant to be. I was born and raised in California in a family of 6 and I'm the youngest of my siblings. As for education, I have a high school diploma and an associates degree in general education.

2. What are you doing in valencia (Spain)?
Well ... I like to travel. Now I am in Spain, painting, learning Spanish, and following my heart. I came to Spain for these three reasons.

3. Where else can we find you? (Blog, website, twitter, facebook ...
I am on facebook and fine art America

4. Which is your paint style and what’s your favorite piece of work that you have created? (Including a link and/or photo would be great!)
My style is a mixture of realism and impressionism. I paint the details I love. Sometimes these details are smooth and precise, and sometimes they are loose and playful. I like to paint texture, light, and colors to capture the emotions I feel and to express what I see. My favorite pieces of artwork are “Love”, “Dogwood Blossom”, and “Guatemalan Princess”.

5. What is your favorite artist?
Some of my favorite artists are Monet and Van Gogh, though I confess I would like to learn more art history and see more art museums.
Art as a research journey
Redactado por Mónica Edwards el Jueves, 9 de Abril 2015 a las 17:03 | Comentarios

Más de una vez habrás escuchado a una persona decir 'yo no soy nada creativo'. Tomar conciencia sobre la propia capacidad creativa, sobre la posibilidad que todos tenemos de ejercitarla y desarrollarla forma parte de las creencias y los modos en que percibimos la realidad. ¿Puede ayudarnos el ZEN a cultivar nuestra creatividad? Sobre esta cuestión los participantes de un curso sobre Creatividad y tecnologías emergentes que estoy impartiendo plantearon un debate muy interesante que me complace compartir.



¿Cómo puedo desarrollar 'mi propia' creatividad?, es la pregunta que surge una y otra vez. Resulta curioso que los participantes del curso (dentro del Master en Gestión de la Ciencia y la Innovación insistan aún después de valorar una diversidad de técnicas de creatividad que van desde las clásicas brainstorming, Ide-Art, los mapas mentales de Tony Buzan al análisis morfológico o TRIZ. Una y otra vez parece repetirse el mismo dilema que planteó Michael Michalko en ThinkerToys: cómo dejar de ser gatitos para convertirnos en monos.

Me explico: para este autor se trata de dos actitudes básicas 'ante los negocios' y la manera en que afrontamos el cambio. Uno puede ser un gatito que se siente confuso y en peligro y maúlla buscando que su madre lo lleve a un lugar seguro, o un monito que ante el peligro salta y se aferra por sí mismo a la espalda de su madre. Esa actitud, en su opinión, basta para iniciar el camino de la búsqueda y el propio aprendizaje.

Mejor mono que gato. Aunque... ¡todo depende del desafío que cada persona se haga! El deseo de 'aprender' a ser más creativo trasciende el ámbito de los negocios, tiene que ver directamente con una actitud ante la vida y la manera en que afrontamos el cambio. Para profundizar un poco el debate que se había iniciado en un foro on-line, les invité a leer un artículo sobre siete estrategias zen para desarrollar la creatividad, escrito por Franc Ponti y Xavier Ferrà (también desarrolladas en su libro Pasión por innovar).

Diagrama de las 7 estrategias creativas (adaptado de Pasión por innovar, p. 79)
Diagrama de las 7 estrategias creativas (adaptado de Pasión por innovar, p. 79)
1 2 3 4 5 » ... 6


Editado por
Mónica Edwards
Mónica Edwards
Mónica Edwards Schachter combina la investigación con otras actividades como consultora, escritora y ama de casa. Actualmente es investigadora en INGENIO, Instituto de Innovación y Gestión del Conocimiento dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y la Universidad Politécnica de Valencia. Posee una amplia formación multidisciplinar que integra ciencias naturales y ciencias sociales; es Doctora por la Universidad de Valencia con la tesis doctoral “La atención a la situación del mundo en la educación científica”, Licenciada en Matemática y Física, Ingeniera Electrónica, ha recibido un Diploma en Gestión del Conocimiento por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en el año 2004 (México) y es Especialista en Proyectos de Ingeniería e Innovación por la Universidad Politécnica de Valencia (2006).
Tiene una experiencia de más de 20 años en docencia, formación del profesorado y consultoría en innovación y planificación educativa en distintos niveles educativos en numerosas instituciones. De 1991 a 1997 fue ingeniera responsable del Laboratorio de Espectroscopía de Resonancia Magnética Nuclear e Infrarrojo en la Facultad de Química de la Universidad de Córdoba (Argentina). Es autora y co-autora de un centenar de publicaciones, entre libros, capítulos de libros, artículos y presentaciones en congresos y seminarios internacionales.

Ha recibido varias distinciones literarias en Argentina, entre ellos el Segundo Premio Concurso Literario Departamental con el poema “El Duelo" (1974), Segundo Premio de poesía en el Certamen Nacional de Cuento, Ensayo y Poesía Premio Homenaje Alicia Moreau de Justo (1986), Primer premio Concurso Literario de la Municipalidad de Córdoba (1993), Primer Premio en el I Concurso Literario Internacional para profesionales de la Ingeniería con la obra “De los legados, el amor y la muerte” (1997). En 2004 le fue concedido el segundo premio en el Concurso de Ensayo Manuel Castillo (patronato Nord-Sud de la Universidad de Valencia) con la obra “Redes para la Paz”, publicado recientemente por el Seminario Gallego de Educación para la Paz y la Fundación Cultura de Paz. Participa en un programa formativo (5º edición) sobre motivación en educación científica que ha sido recabado como ejemplo de buenas prácticas en un reciente informe de la UNESCO. En la actualidad sus principales líneas de investigación son innovación social, desarrollo tecnológico y sostenibilidad, temas de Ciencia-Tecnología-Sociedad-Ambiente, desarrollo y formación basada en competencias, especialmente en competencias en creatividad, innovación y emprendimiento.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile