Recomendar este blog Notificar al moderador
INNOVACIÓN

Regreso con mucha culpa a este espacio, pero con el firme propósito de enmendar tanto vacío. Mejor que explicar los porqués de la ausencia, me parece más adecuado referirme a lo que está en boca de, como suele decirse, medio mundo: la crisis.



Hablo de la crisis económica, superpuesta a otras crisis: la ecológica, la social, la ética, la de la búsqueda del sentido de eso que damos en llamar "desarrollo de la humanidad".

La crisis económica tiene la ingrata virtud de dejar al descubierto algo que todos sabemos pero que la compleja trama de la vida que venimos construyendo parece empeñada en mimetizar: cada uno de nosostros, cada ser humano, lucha por encontrar un pequeño lugar en el mundo. Y somos demasiados. Y dependemos unos de otros. La lucha por encontrar ese pequeño resguardo para nuestra vida se ha vuelto más que injusta, se ha vuelto insólita y en muchos casos insoportable.

La injusticia viene de larga data, nos basta tener presentes que la conquista de los derechos y libertades y su generalización para la mayoría de los seres humanos es el resultado de un proceso que lleva milenios y que su universalización, esto es, su formalización, se llevó a cabo hace tan sólo 60 años en la Declaración Universal de Derechos Humanos.
Aunque el primer artículo declara que "todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos" lo cierto es que la esclavitud todavía persiste y los enormes desequilibrios existentes entre distintos grupos humanos y personas constituyen en sí mismos violaciones de los derechos humanos elementales.

El matiz insólito tiene que ver con el ejercicio descarnado de la insolidaridad, tiene que ver con la negligencia a la hora de tomar decisiones. Y es insólito porque hace emerger cuadros del mundo no sólo incompatibles sino perversos. No hace falta pensar en las miles de personas que mueren de hambre cada día y que se han vuelto repentinamente invisibles, en el mismo corazón del llamado mundo desarrollado se habla de millones de parados, mientras se intenta por todos los medios que no decaiga el hiperconsumo y se promueve una innovación al servicio de la producción desmesurada de satisfactores que ya no satisfacen.

"La innovación asociada al consumidor en el proceso de consumir -escribe Justo Nieto en su libro "Y tú, ... ¿innovas o abdicas?"- está condicionada por razones culturales de la sociedad en donde el consumo se realiza, y de cómo dicha sociedad integra la novedad, la moda y la Innovación. El consumidor confunde normalmente deseo y necesidad, pero también se consume por solo deseo aunque no se necesite, por solo necesidad aunque no se desee, o incluso sin deseo y sin necesidad".

Pero sin duda la mayor perversión a la que estamos asistiendo en los proscenios de la crisis económica tienen que ver con la decisión de rescatar al sistema financiero. En una conferencia pronunciada el 12 de noviembre en la Universidad Politécnica de Valencia, nos dice Federico Mayor Zaragoza: "Estamos asistiendo perplejos a un torrente de miles de millones de dólares para el rescate de un sistema financiero que es el que nos ha conducido a la situación actual y, sin embargo, ¿dónde están los fondos para el rescate de los seres humanos que viven en unas condiciones absolutamente insoportables? ¿Cuándo acudiremos en rescate de la gente, en rescate de las personas?"

No se qué piensan ustedes, pero yo necesito reflexionar sobre la multicrisis global como una oportunidad para transformar el futuro, lo que pasa por erradicar ciertas enfermedades de la economía y pensar seriamente en las finalidades de la innovación. Pero, por sobre todo, soy alguien más en este planeta que quiere dejar de ser un náufrago en estos tiempos sombíos que corren, al decir de Bertolt Brecht, y que en el fondo, desea ser rescatado con urgencia.



Redactado por Mónica Edwards el Sábado, 24 de Enero 2009 a las 11:30 | Comentarios

Comentarios

1.Publicado por Ariel el 31/01/2009 23:08
Navegando por internet encontré por casualidad su artículo y decidí hacer este comentario al leer sus datos.En primer lugar es usted profesora de ciencia e ingeniería electrónica, lo cual viene al pelo para que analice mi propuesta desde el punto de vista científico.En segundo lugar es usted investigadora y escritora, lo cual denota una persona lo suficientemente sensible, lo cual queda claro también al leer su artículo.En tercer lugar es usted una mujer,cosa que yo valoro mucho ya que para mí las mujeres son lo más grande de la creación.Yendo al grano tengo una propuesta para la "crisis" económica.Pienso que el mundo moderno se basa en la energía eléctrica de la cual usted entiende bastante.Si hubiera disponible más energía, más barata,los costos de producción bajarían, y los bienes de consumos serían más accesibles.Hay en el planeta una pila de una duración aproximada a los ochenta años y cuya vida útil abarca un 85% ó 90% de su duración, es una pila muy eficiente en cuanto al aprovechamiento de su energía y de la cual hay disponible varios miles de millones de unidades, prontas a ser usadas y que aparte de eso son de muy fácil fabricación.Esa pila es capaz de entregar su energía durante 12 ó 14 horas por día para recién ser recargada y con un mantemiento mínimo, un automantenimiento.Dicha pila no contamina el medio ambiente y es de fácil almacenamiento y transporte.De lo que estoy hablando es del propio cuerpo humano.Yo comenzaría el proyecto MATRIX como un plan piloto en las cárceles; lamentables lugares creados con el fin de recluír a ciertos individuos margionales de la sociedad para que se regeneren pero en realidad lo que sucede por lo general es todo lo contrario y resultan en verdaderas escuelas del crimen.Estas personas caminando voluntariamente y con incentivos de rebaja de años de prisión y aparte de una lógica remuneración pasarían de ser meros ciervos del señor de las tinieblas a ser seres de "luz", literalmente.Las personas andarían sobre un caminador conectado a una especie de dínamo o alternador, produciendo lógicamente electricidad, esto podría tener varias formas de implementación, desde caminadores individuales, en pareja o grupales, y hasta con sana competencia entre ellos con premios por productividad incluso.Pronto el proyecto piloto trascendería los muros carcelario para ser aplicado primero en oficinas públicas con dos horas de entrega remunerada para que así se haga justicia y cumplan un horario de ocho horas como el resto de los mortales que sufrimos en el valle de lágrimas; en una tercera fase del proyecto MATRIX, se comenzaría a extender la práctica de producción de energía al resto de la sociedad, llegando pronto a ser una manía mundial más poderosa incluso que la propia internet.El proyecto MATRIX, no se si llegaría a resolver totalmente el problema mundial de la energía;creo que no, pero generaría muchos efectos colaterales muy positivos: en primer lugar acabaría con el problema, de encontrar ese pequeño lugar en el mundo del que usted habla, ese pequeño resguardo para nuestra vida, eso ya no sería problema porque no habría desocupación, cualquier persona por incapaz que sea podría caminar para MATRIX, a menos que tuviera algún defecto en el aparato locomotor, pero aún así habría otras formas de aprovechar su productividad ya sea por su energía calórica o química de las cuales hablaré en otra oportunidad,.Ya no seríamos demasiados, al contrario estaríamos en falta de brazos o mejor dicho de piernas para producir energía haciendo una actividad por demás gratificante como lo es caminar, para la cual el hombre cuenta con una preparación natural, ya que es para eso que estamos adaptados como especie y no para correr a grandes velocidades, ni trepar,ni volar,ni ninguna otra forma de locomoción imaginable.MATRIX acabaría con problemas como drogadicción, alcoholismo y vagancia, ya que la serotonina producida en nuestro cerebro por el ejercicio físico harían supérfluas las necesidades de productos externos, como drogas y alcohol.MATRIX reduciría la necesidad de médicos, enfermeras, farmacéuticos y otros profesionales que son un mal necesario en nuestra enfermiza sociedad, ya que el ejercicio físico regular y constante está harto demostrado es lo mejor para curarse en salud.(perdón a los grandes laboratorios)Matrix reduciría también la necesidad de policías, ya que nadie necesitaría robar para obtener dinero, por incapaz que fuere, cualquiera puede caminar, y ganarse dignamente su pan y aún el que no lo haga y persista en las prácticas delictivas tendrá que hacerlo en la cárcel so pena de peores condiciones de vida que los otros detenidos..Matrix reduciría tambien sustancialmente la necesidad de ejércitos ya que el bien más codiciado dejaría de ser tierra, oro, petróleo y otros ítems que tradicionalmente son motivo de disputas entre los hombres; el bien más codiciado pasaría a ser el megavatio, que pasaría incluso a ser el respalsdo de las monedas del mundo.Matrix reduciría sustancialmente la infertilidad humana ya que no hay cosa mejor para la libido que u n buen ejercicio físico al son de una buena cumbia, se reduciría importantemente la repugnante práctica de la fertilización in vitro.Por hoy es todo.

2.Publicado por Luis Palenzuela el 25/05/2009 09:35
Pensaba que la actual crisis actuaría como un revulsivo promotor de nuevas ideas que aportaran propuestas de cambio o mejora al actual modelo económico.

Pero pasa el tiempo y todos parecemos instalados en la idea de que "esto" se resuelve solo. Resuelta la crisis financiera, resuelto todo lo demás. Y la crisis financiera la resolvemos poniendo en marcha la máquina de imprimir dinero.

No sé si esta sensación es solo eso o es ciertamente una realidad. Si fuera una realidad, tampoco comprendo si se debe a falta de voluntad o a que la dimensión planetaria del problema es demasiado grande para la "caja de herramientas" disponible.

En cualquier caso, percibo un bajo interés en promover, divulgar y debatir ideas que pudieran dar respuesta a la crisis y sus consecuencias. Incluso la muy reconocida empresa tecnológica Google parece haber renunciado a continuar con su proyecto "10 elevado a 100", convocatoria de ideas para cambiar el mundo ayudando a tantas personas como sea posible.

Mucho me temo que la mayoría de nosotros con más, menos, mejores o peores ideas, con mayor o menor interés en aportar alguna de nuestras capacidades a la búsqueda de soluciones para lo que parece que no marcha bien, somos parte de las causas del problema. Es muy probable que las soluciones, o al menos la voluntar de solucionar, no pueda surgir del mismo lugar del que surgen las causas del problema. Tal vez sean los que están "en el otro lado" los que más resolutivamente quieran participar en la solución de los problemas, ahora bien, posiblemente ellos no lo quieran hacer desde el terreno de las ideas.

Nuevo comentario:



Editado por
Mónica Edwards
Mónica Edwards
Mónica Edwards Schachter combina la investigación con otras actividades como consultora, escritora y ama de casa. Actualmente es investigadora en INGENIO, Instituto de Innovación y Gestión del Conocimiento dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y la Universidad Politécnica de Valencia. Posee una amplia formación multidisciplinar que integra ciencias naturales y ciencias sociales; es Doctora por la Universidad de Valencia con la tesis doctoral “La atención a la situación del mundo en la educación científica”, Licenciada en Matemática y Física, Ingeniera Electrónica, ha recibido un Diploma en Gestión del Conocimiento por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en el año 2004 (México) y es Especialista en Proyectos de Ingeniería e Innovación por la Universidad Politécnica de Valencia (2006).
Tiene una experiencia de más de 20 años en docencia, formación del profesorado y consultoría en innovación y planificación educativa en distintos niveles educativos en numerosas instituciones. De 1991 a 1997 fue ingeniera responsable del Laboratorio de Espectroscopía de Resonancia Magnética Nuclear e Infrarrojo en la Facultad de Química de la Universidad de Córdoba (Argentina). Es autora y co-autora de un centenar de publicaciones, entre libros, capítulos de libros, artículos y presentaciones en congresos y seminarios internacionales.

Ha recibido varias distinciones literarias en Argentina, entre ellos el Segundo Premio Concurso Literario Departamental con el poema “El Duelo" (1974), Segundo Premio de poesía en el Certamen Nacional de Cuento, Ensayo y Poesía Premio Homenaje Alicia Moreau de Justo (1986), Primer premio Concurso Literario de la Municipalidad de Córdoba (1993), Primer Premio en el I Concurso Literario Internacional para profesionales de la Ingeniería con la obra “De los legados, el amor y la muerte” (1997). En 2004 le fue concedido el segundo premio en el Concurso de Ensayo Manuel Castillo (patronato Nord-Sud de la Universidad de Valencia) con la obra “Redes para la Paz”, publicado recientemente por el Seminario Gallego de Educación para la Paz y la Fundación Cultura de Paz. Participa en un programa formativo (5º edición) sobre motivación en educación científica que ha sido recabado como ejemplo de buenas prácticas en un reciente informe de la UNESCO. En la actualidad sus principales líneas de investigación son innovación social, desarrollo tecnológico y sostenibilidad, temas de Ciencia-Tecnología-Sociedad-Ambiente, desarrollo y formación basada en competencias, especialmente en competencias en creatividad, innovación y emprendimiento.





Noticias de Innovación


RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile