Recomendar este blog Notificar al moderador

RESEÑAS

Comentarios

Ecolalias Alicia Montesdeoca , 20/12/2008

Sobre el olvido de las lenguas


Ficha Técnica

Título: "Ecolalias"
Autor: Daniel Heller-Roazen
Editorial: Katz editores. Madrid, diciembre 2008

Así como es posible adquirir un lenguaje también es posible perderlo. Las personas pueden olvidar palabras, frases o incluso lenguas completas que alguna vez conocieron. También los pueblos dejan escapar, en el transcurso del tiempo, las lenguas que alguna vez fueron suyas, lenguas que desaparecen y dejan paso a otras que les siguen.

Daniel Heller-Roazen reflexiona en esta obra sobre las múltiples formas del olvido lingüístico, ofreciendo al lector una rica y amplia investigación filosófica acerca de la persistencia y la desaparición del habla. El autor se mueve entre las culturas clásica, medieval y moderna, y explora las relaciones entre el habla, la escritura, la memoria y el olvido con ejemplos tomados de la literatura, la filosofía, la lingüística, la teología y el psicoanálisis. Heller-Roazen nos lleva de Ovidio, Dante o la moderna ficción a la literatura clásica árabe o al nacimiento de la lengua francesa, la lingüística estructuralista o los escritos de Freud sobre la afasia, y examina con claridad y precisión las formas, los efectos y las consecuencias últimas del olvido de la lengua. Desde el balbuceo infantil hasta el legado de Babel, de la lengua sagrada del judaísmo y del islam hasta el concepto de lengua muerta y los lenguajes hoy amenazados, Ecolalias traza un elegante y original itinerario filosófico que nos invita a reflexionar de un modo novedoso.Lea un fragmento.

Datos del Autor

Daniel Heller-Roazen Canadá, 1974
Nacido en Toronto, Canadá, Daniel Heller-Roazen estudió filosofía en la Universidad de Toronto, y luego se trasladó a la Universidad Johns Hopkins con la intención de dedicarse a la literatura alemana. Sin embargo, una vez obtenido un master en estudios alemanes decidió abordar los estudios medievales y, en particular, la relación entre poesía y filosofía en la Edad Media. En el año 2000 obtuvo un doctorado en literatura comparada en la Universidad Johns Hopkins, y luego se desempeñó como profesor en Princeton. Heller-Roazen habla fluidamente nueve idiomas además del inglés: provenzal antiguo, hebreo bíblico, árabe clásico, italiano (ha traducido tres obras de Giorgio Agamben), francés, yiddish, alemán, griego antiguo y latín. Reconocido en todo el mundo como especialista en estudios medievales así como en la teoría crítica contemporánea, su conocimiento de numerosos idiomas le ha permitido explorar los problemas de la transmisión y la traducción de los textos filosóficos.

Fragmento de la obra

"La cumbre del período de balbuceo"

Como bien se sabe, los niños al principio no hablan. En cambio, emiten sonidos que parecen anticipar los sonidos del lenguaje humano y que a la vez se encuentran, en su esencia, en las antípodas. A medida que se aproximan al momento en el que comienzan a formar las primeras palabras reconocibles como tales, tienen a su disposición tal potencial para la articulación que nadie, ni siquiera el más dotado de los adultos políglotos, aspiraría a igualar. Es precisamente por esta razón que Roman Jakobson se sintió cautivado por el balbuceo de los niños, además de sentirse atraído por cosas tales como el futurismo ruso, la métrica eslava comparada y la fonología estructural, es decir, la ciencia que estudia las formas sonoras del lenguaje. En 'Lenguaje infantil, afasia y leyes generales de la estructura fónica', que escribió en alemán entre 1939 y 1941 durante su exilio en Noruega y Suecia, Jakobson observó que "un niño es capaz de articular en su balbuceo una suma de sonidos que nunca se encuentran reunidos a la vez en una sola lengua, ni siquiera en una familia de lenguas: consonantes con los puntos de articulación variadísimos, palatales, redondeadas, sibilantes, africadas, clics, vocales complejas, diptongos, etc.". Respaldado por las investigaciones realizadas por psicólogos infantiles con formación lingüística, Jakobson llegó a la conclusión de que en aquello que él dio en llamar "la cumbre del período de balbuceo" ('die Blüte des Lallens'), no pueden fijarse límites a las capacidades fónicas del niño que balbucea. Respecto de la articulación, Jakobson sostenía que los niños son capaces de todo. Sin el menor esfuerzo pueden producir todos y cada uno de los sonidos incluidos en todas las lenguas humanas.

Cabría pensar que, con tal potencial para el habla, la adquisición del lenguaje habría de ser una tarea rápida y sencilla para el niño. Sin embargo, no es así. Entre el balbuceo del niño y sus primeras palabras no sólo no hay un pasaje fluido sino que hay pruebas de que se produce una interrupción muy marcada, algo parecido a un momento decisivo en el que las capacidades fonéticas hasta entonces ilimitadas parecen tambalear. En las propias palabras de Jakobson, "los observadores comprueban, entonces, con gran sorpresa, que el niño pierde prácticamente todas sus facultades de emitir sonidos cuando pasa de la etapa prelingüística a la adquisición de sus primeras palabras, primera etapa lingüística propiamente dicha". Por cierto, a esta altura no ha de sorprender cierta atrofia parcial de las capacidades fónicas; cuando el niño comienza a hablar una lengua dada, obviamente ya no utiliza todas las consonantes y vocales que alguna vez supo articular, por lo que es absolutamente natural que, al dejar de emplear los sonidos no contenidos en la lengua que está adquiriendo, pronto olvide cómo se producen. Pero cuando comienza a aprender una lengua, no pierde sólo la capacidad de producir sonidos que exceden ese sistema fonético dado. Lo que resulta aun más sorprendente ('auffallend'), acotó Jakobson, es que otros muchos sonidos comunes a su balbuceo y a la lengua adulta ahora desaparezcan del acervo del niño; es en este preciso momento cuando puede decirse que se ha iniciado verdaderamente el proceso de adquisición de una lengua. A lo largo de varios años, el niño comenzará, poco a poco, a dominar los fonemas que definen la estructura sonora de lo que habrá de constituir su lengua madre, de acuerdo con un orden que Jakobson presentó por primera vez en forma estructural y estratificada: comenzando con la emisión de las dentales (como la 't' y la 'd'), el niño aprenderá a pronunciar las palatales y velares (como la'k' y la 'g'); a partir de las oclusivas y las labiales (como las 'b','p' y 'm'), adquirirá la posibilidad de formar las constrictivas o fricativas (como las 'v', 's' y '?') y así sucesivamente hasta que, al término de su proceso de aprendizaje de lengua, el niño se convierte en un "hablante nativo", para usar la expresión con la que todos estamos familiarizados pero cuya imprecisión es notable.

¿Qué sucede en el período de transición con los numerosos sonidos que el niño solía pronunciar fácilmente? ¿Cuál es el destino que le espera a su capacidad de producir los sonidos de todas las lenguas antes de aprender los sonidos de una única lengua? Es como si la adquisición del lenguaje sólo fuera posible a través de un acto de olvido, una suerte de amnesia lingüística infantil (o amnesia fónica, ya que lo que el niño parece olvidar no es la lengua sino una capacidad infinita para la articulación indiferenciada). ¿Es posible que el niño esté tan cautivado por la realidad de una lengua que opta por abandonar la tierra sin fronteras pero a la vez estéril que encierra la posibilidad de existencia de todas las demás? ¿O acaso uno debiera observar la lengua recién adquirida para buscar una explicación?: ¿es acaso la lengua madre la que se apodera del nuevo hablante y se rehúsa a dar cabida siquiera a la sombra de alguna otra? Todo se complica aun más por el hecho de que en el momento en que el niño se sume en el silencio, ni siquiera puede decir "yo", por lo que dudamos en atribuirle conciencia de hablante. En todo caso, cuesta imaginar que los sonidos que el niño alguna vez pudo producir con tanta facilidad se hayan desvanecido por completo de su voz y hayan dejado nada más que una estela de humo (y el humo, de hecho, es algo). Al menos dos cosas nacen de esa voz vaciada por el retiro de los sonidos que el niño que ha aprendido a hablar ya no puede producir: a partir de la desaparición del balbuceo nacen una lengua y un hablante. Bien podría tratarse de algo inevitable. Tal vez el niño deba olvidar la infinita serie de sonidos que alguna vez pronunció en "la cumbre de su período de balbuceo" para así lograr el dominio del sistema finito de consonantes y vocales que caracteriza a una lengua específica. Tal vez la pérdida de un arsenal fonético ilimitado es el precio que el niño deba pagar por el documento que le confiere condición de ciudadano en la comunidad de la lengua a la que pertenece.

¿Las lenguas de los adultos retienen algo del balbuceo infinitamente variado del que surgieron? Si es así, entonces lo que perdura es apenas un eco, ya que allí donde hay lengua el balbuceo desapareció mucho tiempo atrás, al menos en la forma en que alguna vez existió en boca de ese niño que aún no había aprendido a hablar. Sería apenas un eco de otra habla y de algo diferente al habla: una ecolalia, que supo resguardar la memoria de ese balbuceo indiferenciado e inmemorial que, al perderse, permitió la existencia de todas las lenguas.


Alicia Montesdeoca
20/12/2008
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

Cartas que cambiaron el mundo Alicia Montesdeoca , 20/12/2008


Ficha Técnica

Título: “Cartas que cambiaron el mundo
Autor: Gonzalo Ugidos
Edita: JdeJ Editores. Madrid, 2008


En esta obra, Gonzalo Ugido nos hace viajar a los mundos de 25 cartas, de 25 autores, de 25 historias implicadas. A través de ellas nos resitúa en acontecimientos conocidos desde otras perspectivas, descubriéndonos los cambios de orientación que le dieron al curso de algunos sucesos o especulando sobre las probabilidades de otros derroteros históricos, si los mensajes que portaban, se hubieran descifrado en otras claves diferentes de las que fueron utilizadas.

El autor aprovecha cada carta para situarnos en su contexto histórico. “Estas cartas que cambiaron al mundo, estas historias que hicieron historia, son eso: historias. En todas ellas hay una carta, pero hay también un personaje, un paisaje, una pasión, que es la fórmula de las mejores novelas. No puedo estar seguro de que todo lo que se narra aquí sea la verdad estricta, porque con toda nuestra sabiduría el pasado sigue siendo un milagro inescrutable y un arcano estimulante”. Por eso, dice más adelante (…) “he tratado de bordear las lagunas y de conciliar las versiones con recursos más propios del narrador temerario que del historiador impotente”.

Hoy con el impresionante desarrollo de las técnicas de comunicación, la interacción humana se ha intensificado, la información es instantánea, los traslados físicos a distancias de miles de kilómetros forman parte de nuestra cotidianidad. El correo electrónico ha sustituido, en parte, a los servicios públicos o privados de correos; la velocidad con la que hoy se recibe un texto en nada se parece a aquellos tiempos en que una confidencia, una propuesta, una idea o una carta de amor eran pasadas de mano en mano hasta que llegase al destinatario.

Sin embargo, si bien los tiempos han cambiado con el desarrollo de los medios y las técnicas de comunicación, las cartas, en su más variado soporte, siguen siendo un recurso indispensable para plasmar creaciones con la palabra y, como nos muestra el autor, para seguir ayudando a materializar las historias humanas.

Porque aunque una carta sea un suceso cotidiano, un objeto más, en las manos de un distribuidor o mensajero, otra cosa es la trascendencia de su contenido para el o la que la escribió y para su receptor o receptora y, tal y como queda demostrado en Cartas que cambiaron el mundo, nunca o casi nunca son intrascendentes sus consecuencias: “detrás de los acontecimientos que pusieron el mundo patas arriba, dice el autor, suele haber algo trivial, de menor cuantía, pero con poderosa capacidad genésica, como un átomo de uranio enriquecido que genera la fisión y una reacción en cadena capaz de borrar una ciudad de la faz de la Tierra”.

Esta obra tiene la capacidad de reconocer el protagonismo del género epistolar, que no es un género menor: la carta como entidad viva, generadora de más vida. “Una carta entregada por un mensajero, una confesión epistolar, una idea escrita y enviada por vía postal, muchas veces fueron el germen de una revolución, de un invento, de un estado de ánimo capaz de crear algo hasta entonces inexistente”, afirma Gonzalo Ugido.

Si puede parecer excesivo lo afirmado más arriba, queda sin embargo demostrado que: las cartas recogidas en esta obra han tenido la capacidad de desencadenar situaciones que han hecho girar la tendencia de los acontecimientos, o han puesto en evidencia las causas que los desencadenaron. También sugieren las probabilidades que existían de impedir el transcurso de determinados acontecimientos, vistos con perspectiva histórica.

La lectura de esta obra es un interesante ejercicio de contextualización de los fenómenos y de seguimiento de los procesos. Es como dar con la punta de un ovillo y a partir de ella ir desenvolviéndolo y dando con la naturaleza que configuraba una realidad consolidada desde la perspectiva de hoy. Es como captar el inicio del vuelo de una mariposa y percibir como se va produciendo el despliegue del “acontecimiento atmosférico” en el otro extremo del tiempo, paso a paso.

Otra de las características de la obra es la de invitar al lector o a la lectora a comenzar su lectura por el capítulo que le sea más atractivo o que le despierte una mayor curiosidad. Hecha esta primera incursión, quedarán enganchados por la propuesta literaria e investigadora.



ÍNDICE

Carta I
El despertar de los Faraones
El temor de Nefertiti

Carta II
Los reinos combatientes y el origen de las Murallas Chinas
El informe de un espía

Carta III
La muerte del César y la consolidación del Imperio Romano
Cicerón instiga a los asesinos de Julio César

Carta IV
La derrota de los cátaros y los orígenes de la Inquisición
La pasión de la ortodoxia

Carta V
Estrelleros, cartógrafos y el descubrimiento de América
La engañosa dulzura del rey de Portugal

Carta VI
La pasión de saber en el Renacimiento
Un ruego desesperado

Carta VII
El fin del Imperio Español
La excusa de un sedicioso

Carta VIII
La invención de Australia
La invitación a colonizar el último continente

Carta IX
El affaire del collar y el estallido de la Revolución Francesa
Una joya maligna

Carta X
De la pena común a la neurosis de angustia: las fuentes filosóficas del psicoanálisis
La forja de un filósofo

Carta XI
La furia romántica
Nostalgia de la imposible felicidad

Carta XII
Suez, los responsables de dos mares
Una empresa en las nubes

Carta XIII
Los orígenes de la poesía moderna y las flores del mal
El pudor del maldito

Carta XIV
Muerte de Maximiliano y desplome del Imperio Mexicano
Testimonio de un resentimiento

Carta XV
Las fuentes del Nilo y el reparto de África
Livingstone propone la colonización de África

Carta XVI
La caída del Imperio Austro-Húngaro
Conspirador contra sí mismo

Carta XVII
Partición e independencia de La India
Una invitación a la rebeldía

Carta XVIII
El advenimiento del Comunismo
Un consejo desatendido

Carta XIX
La era de los aviones
“Soy un entusiasta, no un chiflado”

Carta XX
La emergencia del arte moderno
El desamor del que nació la rabia

Carta XXI
Los padres de la utopía sionista
La declaración de Balfour

Carta XXII
KafKa, la premonición del horror
La ruptura que inspira el castillo

Carta XXIII
Colapso de la monarquía y guerra civil en España
Alfonso XIII avala la dictadura

Carta XXIV
La era atómica
Einstein propone la construcción de una bomba nuclear

Carta XXV
Los campos de exterminio
“Somos testigos y llevamos el peso”


Datos del autor

Gonzalo Ugidos (León 1956) es periodista y escritor. Ha sido profesor universitario, speech writer de conocidas personalidades, director de la revista Cómplice y del gabinete de comunicación de la Universidad Complutense. Colaborador de Yo Dona, Joyce, Ilustración de Madrid y El Mundo. Todas las semanas publica en el Magazine de el Mundo cartas históricas que están en el origen de este libro. Es autor de Vidas Contadas, un espacio de Radio Cinco (RNE) en el que a diario “resucita” a desconocidos gloriosos (genios, héroes, rebeldes, místicos o canallas) que urdieron sobre el cañamazo del tiempo una biografía excepcional. En sus trabajos periodísticos ha ido catalogando una galería de muertos que estuvieron demasiado vivos y convirtieron la vida en ebriedad o en exceso





Alicia Montesdeoca
20/12/2008
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios


Ficha Técnica

Nombre de la revista: "Inteligencia y Seguridad: Revista de análisis y prospectiva"b
Directores: Fernando Velasco y Diego navarro
Periodicidad: Quinquenal
Número: 4
Fecha: Julio-Noviembre, 2008
Editan: Cátedra Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos (Universidad Rey Juan Carlos); Instituto Juan Velázquez de Velasco de Investigación en Inteligencia para la Seguridad y la Defensa (Universidad Carlos III de Madrid); Plaza y Valdés

Contenido

- Editorial: Diego Navarro Bonilla y Fernando Velasco Fernández

- “Inteligencia y contraproliferación. Las relaciones entre Corea del Norte y Pakistán”. Gracia Abad y Alberto Priego

- “Nuevos retos para la inteligencia estratégica en las operaciones complejas”. Pedro Baños Bajo

- “Hacia una definición inclusiva de inteligencia”. Gustavo Díaz Matey

- “Alerta temprana para la protección de infraestructuras críticas y el camino hacia la información público-privada compartida”. Myriam Dunn Cavelty y Manuel Suter

- “Fuentes abiertas de información: sus implicaciones para el análisis y los analistas de inteligencia económica y competitiva”. Graig Fleisher

- “Respuestas legales a la financiación como estrategia de lucha contra el terrorismo”. Beatriz Larriba Hinojar

- “Protección marítima y piratería en el siglo XXI: de la necesidad de inteligencia como elemento clave”. Rubén López Pulido

- “La prospectiva y la investigación del futuro”. Jordi Serra del Pino

- Crítica de libros: Joan Antón Mellón y Miguel Ángel Esteban Navarro

- Agenda: Julia Pulido







Alicia Montesdeoca
11/12/2008
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

En pie de paz Alicia Montesdeoca , 11/12/2008

Ficha Técnica

Título: “En pie de paz"
Autor: Federico Mayor Zaragoza
Prólogo: José Saramago
Ilustradora: Mercedes Gómez Pablo
Editorial: Gedisa. Barcelona, 2008


Este es un libro acerca de una de las formas más terribles de la belleza. Federico Mayor Zaragoza escribe en este poemario acerca del instante en que el hombre decide asumir las violentas consecuencias de ser un animal político: las guerras, las anónimas proezas de los inmigrantes, la pobreza, la justicia…

En su compromiso, el autor ha recorrido muchas ciudades, muchos escenarios de lo terrible de la barbarie, de lo hermoso de la supervivencia, y estos poemas en ocasiones son una bitácora del recorrido interior que supone asomarse a tales abismos; pero sus líneas también son el cuaderno de bocetos en el que se perfilan las herramientas de voluntad y emoción para los puentes y los caminos del futuro.

José Saramago, en el prólogo de esta obra, nos dice que Federico Mayor Zaragoza transforma en poemas los dolores y las angustias que trae en su conciencia, para apelar a la conciencia del mundo desde un conocimiento de la humanidad y del mundo que posee, este autor ,como pocos: “no es un voluble turista de las ideas, de esos que dedican lo mejor de su atención a saber de qué lado sopla el viento y, luego, ajustar los rumbos siempre que lo consideren conveniente”.

Poemas entresacados de esta obra

No podemos guardar silencio
No podemos cerrar los ojos
No podemos ni un día más
dejar de decir
alto y fuerte
lo que sentimos y pensamos.
Alto y fuerte
para que llegue
a todas partes.
Y será la brisa permanente
la que prevalezca
sobre el viento huracanado.
No podemos guardar silencio
ni cerrar los ojos,
porque todos tenemos
un futuro común.
Uno solo.


Rabat, 16 de febrero de 1998


Pondremos flores
en el ánima
de los fusiles.
Y ramos
en los cañones.
(Los niños verán
los cohetes y las bombas
en los museos…).
Y el resto
lo fundiremos
para hacer vigas
para que todos
tengamos techo…
Pondremos flores
en los fusiles
y caricias
en vez de armas
en las manos
de nuestros hijos


A Mario Soares

Madrid, 30 de octubre de 2004


Y otra vez
fingí no ver
lo que veía.
En el centro urbano,
en el suburbio,
en la calzada
y en el lodo…
Fingí que no sentía
y hoy sé
que cada uno es todo
o todos somos nada.
Fingí que no sabía.
Y ahora queda
mi conciencia
insomne
noche y día


La gente mísera en la calle de Bombay; de Nueva York; Madrid

Marzo, 1999
Alicia Montesdeoca
11/12/2008
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

Estrategias de Comunicación Alicia Montesdeoca , 03/12/2008

Ficha Técnica

Título: “Estrategias de Comunicación” (4ª Edición)
Autor: Rafael Alberto Pérez
Prólogo: Jesús Martín-Barbero
Edita: Ariel Editores. Barcelona, 2008



En esta obra se hace, por primera vez, un abordaje transdisciplinar de las estrategias de comunicación, llevándose a cabo una refundación de la teoría estratégica pero con una clara orientación a la acción. Su autor Rafael Alberto Pérez, es un teórico/práctico, y reivindica esta condición que le permite contrastar las Estrategias de Comunicación Pública, que imparte desde hace 34 años en la Universidad Complutense de Madrid con su aplicación práctica durante 40 años como consultor en el mundo profesional.

Si bien hay una extensa literatura sobre estrategia en general, en cambio es muy escasa la literatura que indague y explique ampliamente los caminos para pensar y hacer una “estrategia de comunicación” y que vincule los métodos y preocupaciones conceptuales y cognitivas sobre la cuestión.

El profesor Antonio Roveda, de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá afirma que esta obra aporta una nueva mirada: “El valor de este libro, desde una primera mirada crítica, dice, es que estamos ante un riguroso trabajo de investigación conceptual, de reflexión teórica, de análisis crítico y de concreción práctica de la comunicación como un lugar estratégico en un mundo que requiere hoy de nuevos mapas, nuevas miradas y nuevos hombres”.

De “Estrategias de Comunicación” se ha dicho que es un “texto fundamental para todos los profesionales de las Ciencias Sociales y Humanas, y en especialmente para los comunicadores que deseen formarse en los debates y prácticas para el diseño, planeación, ejecución, implementación y evaluación de programas, proyectos y productos en comunicación para cualquier tipo de organización, empresa o escenario” Signo y Pensamiento, 2008.

Algunos datos del autor

Nacido en A Coruña en 1942, Rafael Alberto Pérez es un teórico-práctico que ha sabido compaginar su actividad de profesor universitario con la de consultor. Dr. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, y Dr. Ex tesis en Derecho, es profesor desde 1973 de la Facultad de Ciencias de la Información en esta misma Universidad y presidente del Foro Iberoamericano Sobre Estrategias de Comunicación (FISEC). Profesor invitado por más de cincuenta Universidades y Escuelas de Negocios Latinoamericanas y Europeas para dar cursos y seminarios sobre comunicación estratégica corporativa y política. Autor de referencia sobre estrategias de comunicación, su primer libro mereció el Premio Nacional de Investigación (Madrid, 1974) Y el último: “Estrategias de Comunicación”, Ariel, 2001, ha sido reconocido con el Premio de la IV Cumbre Iberoamericana de Comunicadores al “Mejor Libro iberoamericano sobre Comunicación”, (Santo Domingo, 2005) y con el “Prémio de Excelência da Investigaçâo na Área de Estratégia”, de la Universidade do Algarve, (Faro, Portugal,2006).

Alicia Montesdeoca
03/12/2008
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo






Editado por
Alicia Montesdeoca
Este blog ofrece comentarios de libros seleccionados, que nuestra Redacción considera de interés para la sociedad de nuestro tiempo. Los comentarios están abiertos a la participación de los lectores de nuestra revista, que pueden enviar sus reseñas a la dirección de correo adjunta. La coordinación la realiza Alicia Montesdeoca. (Enviar un mail)



Secciones


Compartir contenidos
RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile