Recomendar este blog Notificar al moderador

RESEÑAS

Comentarios

En defensa del ateísmo Juan Antonio Martínez de la Fe , 30/01/2013

Creer o no creer en Dios es una de las decisiones más importantes que puede tomar un ser humano


En defensa del ateísmo
Ficha Técnica

Título: En defensa del ateísmo
Autor: Roberto Augusto
Edita: Editorial Laetoli, S.L., Pamplona, 2012
Colección: Libros Abiertos
Encuadernación: Rústica con solapas
Número de páginas: 144
ISBN: 978-84-92422-50-0
Precio: 18 euros

La “letra escarlata”, la “A” que simboliza el ateísmo, creada por la compañía de Richard Dawkins, preside la cubierta, escueta y atractiva, de este libro de Roberto Augusto. Y su propio título ya nos permite atisbar bastante de su contenido. En primer lugar, habla de una defensa, lo que supone, bien una prevención contra un posible peligro, bien el realizar acciones para repeler un ataque; en este caso, un ataque que él percibe de las huestes que militan bajo la bandera de la creencia en Dios. Y, en segundo lugar, nos habla del ateísmo, la otra bandera objeto de la ofensiva creyente.

De lo que no cabe duda es de que se trata de una obra que no pasa desapercibida, como lo prueban los diferentes comentarios que ha suscitado. Entre ellos, merece especial mención el del profesor de la Universidad del Zulia, en Venezuela, Gabriel Andrade .

Como deja claro Roberto Augusto, creer o no es una decisión. Y, siendo así, supone una elección que solo se da cuando no existe la evidencia de cuál es la postura correcta. Cada uno adopta su postura, basándose en los argumentos, fruto de la razón, que le inclinan a uno u otro lado de la balanza.

Creer o no creer es una de las decisiones más importantes que puede tomar un ser humano. Con esta frase, comienza Roberto Augusto su obra. Con ella, con su libro, pretende demostrar que las razones dadas por los teístas para justificar sus creencias no tienen la suficiente fuerza probatoria y sostiene que las críticas vertidas tradicionalmente contra los ateos son falsas. Ya Antony Flew, en las prolongadas décadas en que sostuvo con firmeza el ateísmo, afirmaba que la carga de la prueba de la existencia de Dios recaía en quienes la sostenían.
Por tanto, este libro tiene una doble finalidad: 1) Desbaratar los argumentos de los creyentes en un Ser superior, y 2) Defenderse de los ataques que, según Roberto Augusto, reciben de ellos los ateos.

Hay que comenzar definiendo qué entiende el autor por ateísmo; para él, “el ateísmo es un posicionamiento filosófico que consiste en la negación de la existencia de Dios, dioses o deidades de cualquier otro tipo”. Y añade que el ateísmo que propone es racionalista, deteniéndose ampliamente en explicar su concepción de tal atributo, “racionalista”. Lo hace junto al apartado que dedica a la crítica de la postura del teólogo Karl Rahner. No admite algunos de los apoyos esgrimidos por los creyentes para justificar su creencia, tales como alegar que se tiene fe o que encuentran su base en libros sagrados, como la Biblia, a la que considera carente de rigor y fundamento. Pretende apoyar su tesis en la razón y en el conocimiento científico.

A partir de ahí, rechaza el dualismo, incluido el mito de la caverna de Platón, para, seguidamente rebatir el argumento ontológico y las cinco vías de Santo Tomás como justificaciones del creer: la vía del movimiento, la de la causa eficiente, la de la contingencia, la de los grados de perfección y, finalmente, la del orden del mundo o argumento teleológico.

Si sus planteamientos son exactos, entonces, ¿por qué el ser humano cree en Dios? A esta pregunta, el autor da hasta veinte respuestas, explicadas detalladamente cada una y luego expuestas en un cuadro esquemático. Entre estas respuestas podemos encontrar: porque se trata de una creencia socialmente aceptada, por la experiencia recibida de otros creyentes, por los milagros, por la necesidad de ser amado, por no desear la soledad, porque buscamos el perdón o, finalmente, porque tememos a la muerte.

También dedica un apartado a las causas de la secularización de Europa. Encuentra varias, entre las que destaca, sobre todo, el papel desempeñado por la razón y la ciencia; aunque hay otras que no carecen de interés: la moral defendida por el cristianismo, el papel poco relevante de la mujer en la Iglesia católica, la corrupción interna de la Iglesia, la labor de los medios de comunicación social, etc.

Capítulo aparte merece para el autor la encíclica Fides et ratio, de Juan Pablo II, un documento del que ideológicamente se halla totalmente alejado, pero al que le reconoce los tres valores que requiere cualquier texto filosófico: 1) Brevedad; 2) Claridad; y 3) Profundidad. Fundamentalmente, Roberto Augusto rechaza el planteamiento papal de volver a unir la fe y la razón.

Un segundo capítulo de la obra lo dedica a la Refutación de las críticas teístas al ateísmo. Y lo hace seleccionando una pequeña lista de autores, que bien podría ser más amplia o más reducida, pero sirve a Roberto Augusto para el objetivo de su libro, expuesto, además, de manera asequible. Y abre este apartado con la obra La religión demostrada o los fundamentos de la fe católica ante la razón y la ciencia, del padre Albert Hillaire, publicada en 1900; ya el propio Augusto reconoce que, tras el Concilio Vaticano II y la constitución pastoral Gaudium et spes, “la Iglesia [a la que identifica como representante del teísmo] juzga que los motivos del ateísmo deben ser objeto de más profundo examen”, invitando a un prudente y sincero diálogo entre creyentes y no creyentes. El trabajo del P. Hillaire intenta combatir cuatro sistemas, el materialismo, el panteísmo (¿), el positivismo y el evolucionismo o darwinismo, ataques que Roberto Augusto procura desmontar argumentadamente, destacando las despectivas palabras del autor que examina: “el ateo es en realidad digno de lástima, por los absurdos que está obligado a admitir”. Interesantes páginas las que cubren este apartado, que finaliza exponiendo las dos causas que, según el P. Hillaire, se encuentran en la base del ateísmo: el orgullo que oscurece la razón y la corrupción del corazón, al que molesta y espanta la existencia de Dios. Roberto Augusto reconoce que, en la actualidad, no se dan las descalificaciones a los ateos que recoge la obra que comenta, pero encuentra sus hipótesis presentes en el arsenal dialéctico de los teístas.

Xavier Zubiri y su libro Naturaleza, Historia, Dios constituyen el siguiente objeto de análisis del autor, del que critica su idea de la soberbia de la vida que atribuye a los ateos. Dice Zubiri: “La teología cristiana ha visto siempre en la soberbia el pecado capital entre los capitales, y la forma capital de la soberbia es el ateísmo”. A lo que Augusto contrapone su postura: todo ateísmo racionalista, como el que él defiende, debe ser, por definición, humilde.

Y pasamos al filósofo francés Jacques Maritain, quien, en su artículo Ateos y seudoateos critica el ateísmo desde un punto de vista moral. Dice Maritain: “Si existe esta exigencia de hacer el bien, hemos de afirmar que hay un Bien total que fundamenta ese mundo moral, un Bien absoluto del que brota tal exigencia absoluta de hacer el bien”. A lo que Augusto responde afirmando que la exigencia moral de hacer el bien no brota de ningún ser sobrenatural ajeno a la persona, sino de la persona misma, de su voluntad, es decir, de su libertad. Para él, el silogismo del filósofo francés sería: Dios es el bien moral auténtico; el ateo niega a Dios; luego, el ateo niega el bien moral auténtico. Evidentemente, Augusto niega la premisa mayor y dedica esta parte de su obra a desmontar el desarrollo de tales ideas por parte de Maritain.

No podía faltar aquí el problema del mal, que el autor trae de la mano de dos posturas contrapuestas, la de Anton Hilckman y la de Jaume Lores; según el primero, “si los valores morales más altos están ligados a Dios, el abandono de la creencia en Él puede llevarnos hacia una bestialidad moralmente infrahumana, aunque intelectualizada”. Profundiza Augusto en esta postura, exponiendo las líneas maestras de Hilckman. Pero para él, como para Jaume Lores, el mal para el ateo es una realidad consustancial con la vida misma, no ligado a una deidad. Lores reflexiona sobre este extremo en su artículo Los cristianos y ateos ante el mal, concluyendo que “el mal desempeña, al parecer, un papel fundamental en el teísmo y es necesario para que se cumpla el plan divino. Esto no sucede en el discurso ateo, donde se percibe simplemente como algo que debe ser combatido y derrotado”. Siendo el tema de la existencia del mal un asunto muy ampliamente debatido, las líneas que le dedica Augusto en este trabajo son suficientes, sin embargo, para dejar clara su postura.

La crítica teísta al ateísmo es el título de un ensayo de William Lane Craig, en el que tacha de presuntuosos a los ateos, exigiendo que la carga de la prueba de que Dios no existe ha de recaer en ellos, los ateos, en contra de lo que defendiera en su momento Antony Flew. Augusto trata de dar respuesta a este argumentario, señalando que las afirmaciones sobre la existencia de algo son de dos tipos: las razonables y las extravagantes. Caen dentro del ámbito de las primeras las hipótesis en la investigación científica, que son presupuestos de los que se parte como explicación razonable de algo que se desconoce; y, dentro de las segundas, se encontrarían aquellas que, según él, son creaciones sin fundamento, como ocurre con muchas de las verdades de la religión.

Roberto Augusto estima que, cuando Benedicto XVI hizo determinadas declaraciones en septiembre de 2010, en Londres, lo hizo vinculando el ateísmo con el nazismo. Estas fueron las palabras del Pontífice: “al reflexionar sobre las lecciones del extremismo ateo del siglo XX, no olvidemos que la exclusión de Dios, la religión y la virtud en la vida pública llevan al final a una visión truncada del hombre y de la sociedad”. Basándose en esta interpretación suya del texto, el autor demuestra que se intenta vincular el ateísmo con posturas consideradas radicales, de izquierdas o progresistas, cuando, en realidad, no es así, pues nada impide a alguien de derechas ser ateo.

Para acabar este capítulo, el autor enfrenta dos posturas de ateos ante la vida, a fin de convencer de que no necesariamente el ateo ha de ser una persona triste. Y elige a Pío Baroja y su protagonista de El árbol de la ciencia, como representante de la concepción pesimista del existir y a Pablo Neruda y su Oda a la vida como paradigma del amor a la vida, recalcando que ambos autores son ateos.

El tercero y último capítulo del libro se dedica a la Refutación de los argumentos de Richard Swinburne a favor de la existencia de Dios, expuestos en su obra La existencia de Dios. ¿Por qué este autor y no otro? Pues porque, para Augusto, esta obra reúne, expuestos de manera clara, la mayoría de los argumentos que se han utilizado a lo largo de la historia para demostrar la existencia de Dios, exceptuando la prueba ontológica y las cinco vías tomistas, aparte de que constituye un auténtico trabajo de filosofía de la religión al no limitarse a repetir tales argumentos, sino que los somete a una seria reelaboración. Hay afirmaciones que analista y analizado comparten; por ejemplo, que las conclusiones a las que pueden llegar teístas y ateos no son absolutas, es decir, indudables, sino que son solo probables a partir del actual estado de cosas del mundo; lo que equivale a afirmar que la existencia o inexistencia de Dios, desde un punto de vista racional, únicamente puede conducirnos a una hipótesis probabilística. También coinciden ambos en que los argumentos que prueban la existencia de Dios deben considerarse en conjunto y no de manera separada; igualmente, Augusto coincide con Swinburne cuando este afirma que “la acción de Dios no puede explicarse científicamente ni siquiera en parte (…). Ni son científicamente explicables las intenciones de Dios”.

Pero, a partir de ahí, Augusto intenta desmontar los argumentos del autor de La existencia de Dios, comenzando por el que llama en su apoyo la simplicidad de la hipótesis teísta, según la cual, el grado de simplicidad y su alcance determinan la probabilidad intrínseca de una teoría. A lo que contrapone el autor que no cree que el criterio de simplicidad desempeñe ningún papel en la probabilidad de que una teoría científica sea correcta, justificando ampliamente su punto de vista.

Otro argumento a rebatir es el cosmológico, basado en la complejidad del universo físico, que desencadena la guerra a muerte entre ciencia y religión. Que sea difícil de hallar una explicación científica de tal complejidad no significa que no se pueda alcanzar, arguye Augusto, para quien la ciencia y la religión no son aliadas, sino enemigas irreconciliables.

Siguen los argumentos teleológico y estético, el primero de los cuales recuerda la quinta vía de santo Tomás, basado en un patrón general de orden en el universo, lo que supone una finalidad. Piensa Roberto Augusto que el orden del mundo no es una creación humana, una proyección nuestra sobre la realidad, sino que está ahí; pero lo que sí es una invención nuestra son las teorías mediante las cuales se pretende explicar ese orden, así como el aplicarle un concepto de finalidad. Y encuentra muy endeble la argumentación de Swinburne que afirma que Dios tiene todas las razones para producir el proceso de desarrollo desde el Big-Bang por su belleza, aunque Él fuese la única persona que lo observase.

También rebate el autor los argumentos basados en el alma, la moralidad y la providencia. Contra la idea de Swinburne de que la conciencia humana no puede surgir de la materia, incapaz de producir pensamiento, afirma Augusto que el hecho de tener una conciencia no prueba que exista ni el alma ni Dios, lo que razona ampliamente. Tampoco la existencia de un sentido moral en el hombre, que lleva a creer en Dios, causante de que seamos capaces de distinguir el bien del mal, convence al autor, que se basa en la propia afirmación de Swinburne sobre la endeblez de tal planteamiento. Por último, también arguye contra el argumento de la providencia, afirmando que por vivir en un mundo donde podemos tomar decisiones significativas no se deduce una prueba de la existencia de Dios.

No podía faltar el problema del mal y todos los intentos de justificar lo que para el autor es injustificable. Swinburne trata de convencer de que el mal, en el fondo, no es tan malo, ya que es una oportunidad para hacer el bien, tanto se trate de males atribuidos al hombre como el producido por causas fortuitas de la naturaleza. A lo que responde Augusto que el ser humano sabe cómo hacer el mal, sin necesidad de que enfermedades o catástrofes naturales se lo enseñen.

Y si esto es así, mucho menos convencen al autor los posibles milagros que se aportan como prueba de la divinidad. Para él, nunca en la historia de la humanidad, en ningún lugar del mundo, se han tenido pruebas de una persona que resucitara después de muerta, lo que se atribuye a Jesús. Finaliza haciéndose eco de las objeciones que David Hume plantea a los milagros en su Investigación sobre el conocimiento humano.

Tampoco acepta Roberto Augusto el argumento de la experiencia religiosa personal o pública; se pregunta qué credibilidad podemos dar a este tipo de experiencias, que reclaman una credulidad sin base alguna. Y concluye afirmando que un escepticismo moderado es una actitud intelectualmente recomendable, tanto en la ciencia como en la vida cotidiana.

El libro termina con unas líneas dedicadas a conclusiones, que resumen sintéticamente lo expuesto en toda la obra. He aquí alguno de sus párrafos más significativos: “Dios no ha creado al ser humano, sino que el ser humano ha creado a Dios. Y lo ha hecho para satisfacer sus propias necesidades”. “Los libros de teología que hay en las bibliotecas del mundo no han aportado nada al progreso humano. No pienso, sin embargo, como David Hume, que deban ser arrojados al fuego, porque nos proporcionan un conocimiento importante de nuestra naturaleza, pues solo podemos conocernos a nosotros mismos si comprendemos nuestros errores. Lo que debemos hacer es llevarlos de la sección de teología o religión, donde están ahora, a la de mitología, que es donde deberían estar”. “Nuestro principal objetivo debería ser lograr un desarrollo científico y tecnológico compatible con el medio ambiente y el reparto de la riqueza, y ser capaces de permitir que todos los seres humanos tengan una vida digna y puedan luchar por desarrollar su proyecto vital”. Palabras estas últimas que, con toda seguridad, también firmaría la mayor parte de los teístas.

El libro, pues, cumple su objetivo de defender el ateísmo, aunque pueda parecer en su lectura que se olvide las líneas en las que el autor alude a la imposibilidad de demostrar, sin duda posible, la veracidad de la postura atea como la de su contraria, la teísta. Y el desarrollo de la obra se supedita a este objetivo; su exposición, clara, sencilla, con abundancia de prácticos ejemplos, se organiza a tal finalidad: la defensa, y no a una exposición orientada a una finalidad más didáctica de sus razonamientos. Ya lo advertía el autor.

Es cierto que la obra es un compendio de las ideas centrales que explicita cada uno de los dos bandos supuestamente enfrentados, lo que supone resumir mucho un tema que ha llenado cientos de miles de páginas y que aún sigue levantando vivos debates allí donde se suscita. Un ejemplo de ello lo tenemos en la propia revista Tendencias 21, en la que un artículo del profesor Leandro Sequeiros, profundo conocedor de la controversia ciencia-religión, sobre el libro de Stephen Hawking El gran diseño, generó un altísimo número de aportaciones que han dado lugar a la edición, en varios volúmenes, de tales intervenciones (Leandro Sequeiros. ¿La ciencia contra Dios? El debate sobre Stephen Hawking en Tendencias 21. Edit. Bubok, 2012). Esta es la aportación de Roberto Augusto que merece una lectura reposada, aunque no se participe de sus planteamientos.


Índice

Introducción

1. Un ateísmo racionalista

Definición general: crítica a Karl Rahner
Un ateísmo racionalista
La falsedad del dualismo
El argumento ontológico y las cinco vías tomistas
¿Por qué el ser humano cree en Dios?
Causas de la secularización de Europa
La relación entre fe y razón: Fides et ratio de Juan Pablo II

2. Refutación de las críticas teístas al ateísmo

La locura criminal del ateísmo: Albert Hillaire
El ateísmo como soberbia de la vida: Xavier Zubiri
La muerte del bien moral: Jacques Maritain
El irresoluble problema del mal: Anton Hilckman y Jaume Lores
La crítica teísta al ateísmo: William Lane Craig
El extremismo político ateo: Benedicto XVI
La tristeza del ateo: Pío Baroja y Pablo Neruda

3. Refutación de los argumentos de Richard Swinburne a favor de la existencia de Dios

Lo científicamente inexplicable
La falsa simplicidad del teísmo
El argumento cosmológico: la guerra a muerte entre ciencia y religión
Argumentos teleológicos y estéticos
Argumentos basados en el alma, la moralidad y la providencia
El problema del mal: la justificación de lo injustificable
La prueba de los milagros
El argumento de la experiencia religiosa: crítica al principio de credulidad

Conclusiones

Notas

Juan Antonio Martínez de la Fe
30/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

Informe Anual sobre la Política China Redacción , 28/01/2013

Informe Anual sobre la Política China
La séptima entrega del Informe Anual sobre la Política China profundiza en los acontecimientos más importantes transcurridos en 2012 en el gigante asiático. Naturalmente, concede una especial relevancia al XVIII Congreso del PCCh, un evento que singularizará la trascendencia del último año en la vida política del país, inicio formal del adiós de Hu Jintao y del arribo de Xi Jinping, su sucesor al frente de los destinos de China en la próxima década.

El año 2012 fue revelador de las importantes tensiones y dificultades que habitan el universo chino. Lejos de ceder, estas parecen ir a más convirtiéndose inevitablemente en la primera prioridad de la agenda de Xi Jinping, el nuevo secretario general del PCCh elegido en el XVIII Congreso. Este evento, “y sus circunstancias”, logró marcar, de principio a fin, un año “corto”, iniciado con el testamento político de Wen Jiabao en las sesiones anuales de la APN, en marzo, y la realización del propio congreso, en noviembre, tras una convocatoria tardía que fomentó la especulación a propósito de la existencia de graves divisiones en el seno del liderazgo chino.

En la despedida de Hu Jintao, cabe señalar que en sus diez años de mandato al frente del PCCh, la economía china creció a un 10,7% de media anual (el resto del mundo, al 3,9%). China sorteó la crisis de 2008 y sacó de apuros a medio mundo afirmándose como la mayor potencia comercial. La economía del gigante asiático pasó del sexto puesto al segundo en el ranking mundial. El PIB per cápita, que equivalía a 1.135 dólares anuales hace 10 años, asciende ahora a 5.432 dólares. Su legado alude a una agenda más equilibrada pero con enormes desafíos, especialmente en lo social y lo político. Xi Jinping asume el mando de una China más fuerte en muchos sentidos, pero igualmente con carencias estructurales notorias que amenazan seriamente el éxito del proceso de modernización.

El signo del rumbo que China puede adoptar en el próximo lustro apunta a una activación del reformismo económico y social y a un congelamiento timorato de la reforma política. En efecto, cabe esperar un impulso a los ejes esenciales del nuevo modelo de desarrollo, con activación del proceso de urbanización, del aumento de los ingresos de la población y, en paralelo, a la redefinición de los equilibrios público-privados en el orden económico que planteará importantes resistencias corporativas e ideológicas. Mientras, en lo político, la lucha contra la corrupción primará sobre la generalización de los experimentos democráticos en curso y la habilitación de mayores espacios de transparencia a propósito de la gestión pública.

La actuación sobre los principales factores de descontento cívico (desde las desigualdades a los abusos de poder) puede permitir cierta contemporización con la estabilidad, confiando en que la mejora de la calidad del ejercicio burocrático haga olvidar otras reivindicaciones de mayor calado.

El informe, de 67 páginas, incluye los datos más sobresalientes del ejercicio, los protagonistas, previsiones 2013 y una detallada cronología.
Redacción
28/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

Fundamentos y aplicaciones de la logoterapia Alicia Montesdeoca , 28/01/2013

Fundamentos y aplicaciones de la logoterapia
Ficha Técnica

Título: Fundamentos y aplicaciones de la logoterapia
Autor: Viktor Frankil
Edita: Herder Editorial . Barcelona, 2012
Traducción: Claudio César García Pintos
Materia: Psicoterapias
Número de páginas: 176
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-254-3056-5
PVP: 17,80 €
EBOOK


Fundamentos y aplicaciones de la logoterapia surge, dice su autor Viktor Frankl, a partir de una serie de conferencias que dictó este autor en el verano de 1966. “Lo que expresamente se me pidió en esa ocasión, cuenta, fue que explicara el sistema que caracteriza a la logoterapia. Aunque varios autores han señalado que la logoterapia, en contraste con otras escuelas existenciales de psiquiatría, ha desarrollado sus propias técnicas psicoterapéuticas, muy pocas veces se ha notado que, además, se trata de la última psicoterapia conceptualizada de un modo sistemático.

Al ocuparse de los fundamentos del sistema, los capítulos de este libro exponen los enunciados básicos que subyace a la logoterapia. Ellos constituyen una cadena de vínculos interconectados, en la que la logoterapia resulta basada en tres conceptos: 1) la libertad de la voluntad; 2) la voluntad de sentido y 3) el sentido de la vida. La libertad de la voluntad implica la cuestión del determinismo frente al pandeterminismo; a la voluntad de sentido se la distingue de los conceptos de voluntad de poder y voluntad de placer, presentados por la psicología adleriana y freudiana respectivamente y al sentido de la vida nos refiere a la cuestión del relativismo frente al subjetivismo.”

En tiempos como los nuestros, en los que las tradiciones están en decadencia, Vikor Frankl piensa que la psiquiatría debe tener como su principal interés equipar al hombre con la habilidad de encontrar sentido. “En una época en la que los Diez mandamientos, aparentemente, han perdido para mucha gente su incondicional validez, el hombre debe aprender a oír los diez mil mandamientos implicados en las diez mil situaciones que constituyen la vida. En este sentido, espero que el lector pueda encontrar que la logoterapia responde a la necesidad de esta hora”, concluye el autor en el prólogo de esta obra.


Índice

Prefacio

Introducción. La situación de la psicoterapia y la posición de la logoterapia

Parte primera. Fundamentos de la logoterapia

Implicaciones metaclínicas de la psicoterapia
Autotrascendencia: un fenómeno humano
¿Qué se entiende por “sentido”?

Segunda parte. Aplicaciones de la logoterapia

El vacío existencial: un vacío para la psiquiatría
Técnicas logoterapéuticas
Ministerio médico

Conclusiones. Dimensiones del sentido

Epílogo. La degurificación de la logoterapia

Apéndice. Sección Bibliográfica


Datos del autor
Alicia Montesdeoca
28/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

La singularidad está cerca Alicia Montesdeoca , 25/01/2013

La singularidad está cerca

Ficha Técnica

Título: La singularidad está cerca
Autor: Ray Kurzweil
Edita: Lola Books. Berlín. Primera edición, diciembre de 2012
Materia: Filosofía Transhumanista
Traducción: Carlos García Hernández
Número de páginas: 706
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 978-3-944203-01-0
PVP: 25 €


La Singularidad está cerca es la obra maestra de uno de los pensadores más influyentes de nuestros días, el ingeniero e inventor Ray Kurzweil. Este libro, dice el autor, es la historia del destino de la civilización hombre-máquina, un destino al que llama Singularidad.

“No estoy seguro de cuándo tomé consciencia por primera vez de la Singularidad. Tendría que decir que fue un despertar progresivo, ya que en el casi medio siglo en el que llevo inmerso en las tecnologías de la computación y sus afines he tratado de comprender el significado y el propósito de la continua agitación que he contemplado a muchos niveles.

Así es como gradualmente he tomado consciencia de un impactante acontecimiento que se cierne sobre la mitad del siglo XXI. Tal y como un agujero negro en el espacio altera la forma dramática los patrones de materia y de energía acelerándolos hacia su horizonte de sucesos, esta inminente Singularidad en nuestro futuro está transformando paulatinamente cada institución y aspecto de la vida humana, desde la sexualidad hasta la espiritualidad.

Entonces ¿qué es la Singularidad? Es un tiempo venidero en el que el ritmo del cambio tecnológico será tan rápido y su repercusión tan profunda que la vida humana se verá transformada de forma irreversible. Aunque ni utópica ni distópica, esta era transformará los conceptos de los que dependemos a la hora de dar significado a nuestras vidas, ya sea en lo que se refiere a modelos de negocio o al ciclo de la vida (incluyendo la muerte). Así, comprender la Singularidad cambiará nuestra perspectiva sobre la relevancia de nuestro pasado y sus repercusiones en el futuro, ya que su comprensión cambia intrínsecamente la visión que uno tiene de la vida en general y de su propia vida en particular.”

Las tres tecnologías que darán lugar a esta singularidad son la genética, la nanotecnología y la robótica (GNR). El desarrollo de estas tres tecnologías conllevará la liberación del ser humano de sus cadenas biológicas y la consagración de la inteligencia como el fenómeno más importante de nuestro universo, afirma. A medida que esta transformación se vaya convirtiendo en realidad, el horizonte que vislumbra Kurzweil es el de que nuestra especie también se enfrentará a nuevos retos jamás antes planteados: un increíble aumento de la inteligencia no biológica, la inmortalidad y un progreso científico sin precedentes. Kurzweil fecha la Singularidad tecnológica en el 2045.

Ver extracto del autor

Biología y tecnología se fusionan en el futuro humano


Contenido


Agradecimientos

Prólogo. El poder de las ideas

Capítulo uno. Las seis eras
Capítulo dos. Una teoría de la evolución tecnológica: la ley de los rendimientos acelerados
Capítulo Tres. Consiguiendo la capacidad de computación del cerebro humano
Capítulo Cuatro. Consiguiendo el software de la inteligencia humana: Cómo aplicar la ingeniería inversa al cerebro humano
Capítulo Cinco. GNR: Las tres revoluciones solapadas
Capítulo Seis. El impacto…
Capítulo Siete. Ich bin ein Singularitarian
Capítulo Ocho. Promesa y peligro del GNR, dos factores íntimamente entrelazados
Capítulo Nueve. Respuesta a los críticos

Fuentes e información de contacto

Apéndice. Reconsideración de la ley de los rendimientos acelerados
Notas
Índice


Datos del autor
Alicia Montesdeoca
25/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

Dios existe Juan Antonio Martínez de la Fe , 22/01/2013

Cómo cambió de opinión el ateo más famoso del mundo


Dios existe
Ficha Técnica

Título: Dios existe
Autor: Antony Flew
Edita: Editorial Trotta, Madrid, 2012
Colección: Estructura y Procesos
Serie: Religión
Traducción: Francisco José Contreras Peláez
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Número de páginas: 167
ISBN: 978-84-9879-368-0
Precio: 16 euros

Lo que el título de esta obra de Antony Flew afirma, no es un aserto libre de polémica. La existencia de Dios ha sido y es objeto de debate, con intensidades diferentes según las épocas. Son, por lo general y últimamente, los ateos quienes han izado la bandera de su postura para lanzar ataques, en sucesivas oleadas, contra los teístas, sin tener en cuenta qué pueda significar esa creencia en un Ser superior o qué se pueda entender por Dios. Es más: en ocasiones, son ellos quienes se consideran atacados por las huestes divinas, hasta el punto de precisar, en su opinión, una defensa de sus planteamientos, dando lugar a obras como la recientemente publicada En defensa del ateísmo.

Que haya quien afirme la existencia de Dios no es nada infrecuente. Pero que lo haga Antony Flew, filósofo de notoria relevancia y, por más señas, acérrimo defensor del ateísmo durante décadas, sí invita a la reflexión. Y eso es lo que procura este libro que comentamos: la reflexión. Evidentemente, no se trata de un argumentario apodíctico, sin posibilidad de réplica; ¡ojalá así lo fuera! Se habrían cerrado siglos de polémica y los ateos se habrían visto obligados a arriar sus estandartes y doblegarlos a la evidencia. Pero no es así. Lo que hace Antony Flew es explicarnos qué argumentos le han llevado a modificar su postura ante este inmenso misterio, inclinándolo más a la aceptación de la existencia de Dios que a la negación que había sostenido hasta ese momento. Y, junto a sus argumentos, la defensa numantina que hace de su honestidad intelectual que le ha llevado toda su vida a perseguir la verdad con toda su capacidad de raciocinio, sin ideas preconcebidas acerca del punto al que esta persecución pueda llevarle. Y esto merece una lectura del texto, recomendable para cualquiera que se alinee en uno de los lados del debate.

Justamente por su importancia, esta obra de Editorial Trotta ha sido ampliamente comentada; muy recomendables son los artículos publicados por Antonio Piñero en su blog Cristianismo e Historia.

Abre este libro un Prólogo a la edición española, que firma el doctor en Filosofía por la Universidad de Bremen y miembro del grupo de investigación de Filosofía de la Física de citada universidad, Francisco José Soler Gil. Este prólogo constituye una excelente introducción a la obra y a su planteamiento, de la que dice que “vale su peso en oro”. El libro tiene como tema principal la conversión de Flew al deísmo filosófico, pero con un alcance que lo trasciende, pues proporciona al lector un testimonio valiosísimo de confianza en la razón. Y ello porque Flew ha seguido una trayectoria estrictamente académica en sus postulados, sin caer en la descalificación de quienes mantienes posturas diferentes a la suya, incluso, en los casos en los que sus adversarios intelectuales sí han sucumbido a tal tentación. El filósofo inglés sigue la norma de presentar los argumentos del adversario de la manera más fuerte posible antes de proceder a su refutación, define meticulosamente los términos de los temas que se van a tratar, busca el procedimiento adecuado para el desarrollo de las controversias y, finalmente, se muestra ausente de cualquier sospecha de ocultas intenciones bajo los argumentos que analiza. ¿Cómo se aproximó Flew racionalmente a Dios? Establece, desde su inicial postura de ateo negativo, que es el teísta el que ha de demostrar la existencia de un ser superior; a lo largo de la primera parte del libro, Flew resume y comenta las respuestas que diversos autores ofrecieron a sus argumentos y cómo el intercambio de reflexiones con dichos autores fue haciéndole cambiar de opinión en algunos de los puntos; para el filósofo, la presunción de ateísmo es el mejor punto de partida metodológico, no una conclusión ontológica. Y, en su peregrinar intelectual, juzgó que las razones a favor del teísmo eran lo suficientemente sólidas para superar aquella presunción ateísta.

A este prólogo le siguen unas páginas que, bajo el título de Prefacio, firma Roy Abraham Varghese. Incide en el intento de mostrar la postura sostenida por los ateos beligerantes, que intenta desmontar, en unas pocas pinceladas, basándose en sus posibles contradicciones. Especial atención presta al positivismo lógico del Círculo de Viena y sus adeptos, así como a Dawkins, quien fue especialmente duro en su crítica a Flew.

Y se entra de lleno en el contenido, partiendo de una introducción del autor. Una introducción en la que expresa que esta obra puede ser considerada su testamento intelectual, pues en ella expone su proceso hacia el deísmo, que no obedece a ninguna de las imputaciones que le achacan sus antiguos compañeros del ateísmo. Añade que su postura actual no implica que crea en una vida tras la muerte. Y justifica su cambio de manera de pensar. Explica que el libro consta de dos partes; en la primera, de tres capítulos, expone su no creencia previa, mientras que en los siete que contiene la segunda parte explica cómo llegó a ser deísta.

Mi negación de lo divino es el título que ampara toda la primera parte del libro, cuyo primer capítulo es La creación de un ateo. En él, Flew hace un bosquejo biográfico en el que explica cómo de ser hijo de pastor metodista llegó a ser ateo, fundamentalmente por la problemática que le creaba la existencia del mal en el mundo.

El segundo capítulo es Donde lleve la evidencia. Se trata de la máxima que preside la labor filosófica de Flew. Si en el anterior apartado hacía un recorrido biográfico, en este resume el desarrollo de su pensamiento que, evidentemente, no se circunscribe únicamente al problema de Dios, aunque sí se trata del que le ha dado mayor notoriedad y al que ha dedicado obras fundamentales. Así, se refiere a su inicial interés por la parapsicología y su afán lector sobre el particular; el impacto de la sugerencia de que la biología evolucionista podía proporcionar una garantía del progreso; el intento de extraer conclusiones neoberkeleyanas de los avances de la física del siglo XX, etc. Durante su estancia en Oxford se vio envuelto por la llamada revolución en la filosofía, que hacía especial hincapié en el lenguaje. Su planteamiento del problema del mal, que le arrastró al ateísmo, se fundamentaba en dos pilares: la existencia del mal refuta la existencia de un Dios infinitamente bueno y omnipotente, y que el recurso a la libertad del hombre no eximía al Creador de su responsabilidad por los manifiestos defectos de la creación. Es la época de la publicación de Teología y falsificación con la que pretendía esclarecer la naturaleza de las afirmaciones mantenidas por los creyentes religiosos y reanimar el por entonces mortecino diálogo entre el positivismo lógico y la religión cristiana; se trata de una obra ampliamente debatida y que aportó a su autor enriquecedores planteamientos. A esta le siguió Dios y la filosofía, en la que proponía una argumentación sistemática a favor del ateísmo. Y, posteriormente, La presunción de ateísmo, en la que defendía que la carga de la prueba de la existencia de Dios corresponde a quienes la defienden. Desde su perspectiva de años posteriores, analiza estas publicaciones y reconoce, modestamente, que, como filósofo, ha cambiado varias veces de postura en su persecución de la evidencia, le lleve ésta adonde le lleve.

El tercer y último capítulo de esta primera parte se titula El ateísmo detenidamente considerado. Se encierra en un paréntesis que arranca con la que Flew determina como su culminación de la defensa de la increencia, su obra La presunción de ateísmo; y se cierra en mayo de 2004, en Nueva York, cuando manifiesta públicamente que ahora aceptaba la existencia de Dios. En medio, va detallando los diferentes debates que sostuvo con significados teístas. Y lo cierra con su polémica con Dawkins, de quien, si bien defendió su ateísmo, no aceptó su idea del gen egoísta.

Mi descubrimiento de lo divino es el título de la segunda parte del libro, que abarca los siete capítulos siguientes, el primero de los cuales es Una peregrinación de la razón. Como justificación de su honestidad y coherencia intelectual, parte de la facilidad con que dejamos que las teorías preconcebidas conformen el modo en que percibimos los datos, en lugar de dejar a los datos conformar nuestras teorías. Y plantea a sus excompañeros ateos la cuestión de qué tendría que ocurrir o haber ocurrido que pudiera suponer una razón para que, al menos, consideraran la existencia de una mente superior. Y expone su credo: “Creo ahora que el universo fue traído a la existencia por una Inteligencia infinita. Creo que las intrincadas leyes de este universo manifiestan lo que los científicos han llamado la Mente de Dios. Creo que la vida y la reproducción tienen su origen en una fuente divina”. ¿Y por qué este cambio de postura? Arguye que tal es la imagen del mundo que emerge de la ciencia moderna, a través de las tres dimensiones con que atisba la naturaleza: 1) La naturaleza obedece leyes; 2) la dimensión de la vida, la existencia de seres organizados inteligentemente y guiados por propósitos, que surgieron de la materia; 3) la propia existencia de la naturaleza. Y en este viaje no solo se ha apoyado en la ciencia, sino también en la reconsideración de los argumentos filosóficos clásicos, especialmente de Sócrates. Para Flew, tres son las áreas de indagación científica que le son importantes: 1) ¿Cómo llegaron a existir las leyes de la naturaleza? 2) ¿Cómo pudo emerger el fenómeno de la vida a partir de lo no vivo?, y 3) ¿Cómo llegó a existir el Universo? Sobre todo, le convenció la argumentación del filósofo David Conway. A dar respuesta a estas cuestiones dedica varios de los siguientes capítulos de la obra.

Así, el quinto, ¿Quién escribió las leyes de la naturaleza? Antes que nada: ¿qué entiende por ‘ley’ el autor? Simplemente, una regularidad o simetría en la naturaleza, una regularidad que es matemáticamente precisa, universal y que, en su conjunto, son leyes entrelazadas unas con otras. La pregunta que deberíamos hacernos es por qué la naturaleza viene empaquetada de esta forma. A partir de aquí, se apoya en testimonios de Hawking, Einstein, y de los padres de la física cuántica Planck, Heisenberg, Schrödinger y Dirac como pilares de su creencia en una mente superior, junto a planteamientos similares de significados filósofos, con especial dedicación a contraargumentar la postura sostenida por Dawkins.

¿Sabía el Universo que nosotros veníamos? A esta pregunta intenta dar respuesta el siguiente capítulo. En él trata fundamentalmente del argumento del ajuste fino, es decir, las leyes que rigen en el universo parecen haber sido diseñadas de forma que puedan impulsar el universo hacia la aparición de la vida; en otras palabras, el llamado principio antrópico; situación que requiere un diseño. ¿Un diseño divino? Esa es la cuestión. Hay una alternativa a un diseño divino: la teoría del multiverso, con todas sus variantes, tales como el universo inflacionario, la tesis del agujero negro, o la existencia de universos en dimensiones espaciales diferentes. Teorías que, como parece lógico, cuentan con otros tantos científicos que las niegan.

Dicho esto, ¿Cómo llegó a existir la vida? Es el tema del capítulo séptimo, donde contrapone los planteamientos filosóficos a los de biólogos. Este es su planteamiento: “La cuestión filosófica que no ha sido resuelta por los estudios sobre el origen de la vida es la siguiente:¿cómo puede un universo hecho de materia no pensante producir seres dotados de fines intrínsecos, capacidad de autorreplicación y una química codificada?” Tres aspectos filosóficos considera Flew: 1) La materia viva posee una intrínseca organización teleológica que no aparece por ningún lado en la materia que la precedió. 2) El origen de la autorreproducción. Y 3) La codificación y procesamiento de la información que es esencial en todas las formas de vida. Y los analiza a la luz de los últimos aportes científicos, aunque, siempre, desde un punto de vista filosófico. Y concluye con George Wald, que reconoció la preexistencia de una mente superior: “Esta es también mi conclusión. La única explicación satisfactoria del origen de esta vida orientada hacia propósitos y autorreplicante que vemos en la Tierra es una Mente infinitamente inteligente”.

El siguiente capítulo se plantea bajo la cuestión ¿Salió algo de la nada? Ya Santo Tomás advirtió de que no podía demostrarse filosóficamente que el universo tuvo un comienzo. Pero, al conocerse la teoría del Big Bang, Flew comienza a pensar que las cosas cambiaban mucho si el universo tenía un comienzo; una reflexión que mantiene pese a la argumentación de modernos cosmólogos que aluden a la teoría de los multiversos, o a la de Setphen Hawking sobre el universo autocontenido. Y retoma, entonces, el argumento cosmológico, desmontando las apreciaciones en contra de Hume. Concluye que “el universo es algo que requiere una explicación”.

Y comienza el peregrinar del autor Buscando un lugar para Dios. El problema del que partió era cómo concebir una persona (un Dios persona) sin cuerpo y cómo podría ser identificada una persona tal. En primer lugar, considera que ningún argumento antidualista muestra que el cuerpo sea una condición necesaria para ser un agente, pues la condición para ser un agente consiste, simplemente, en ser capaz de acción intencional. Siguiendo los estudios de Tracy y Leftow, concluye que la idea de un Espíritu omnipresente no es intrínsecamente incoherente, si vemos tal Espíritu como un agente situado fuera del espacio y el tiempo que únicamente ejecuta sus intenciones en el continuum espacio-temporal.

Y llegamos así al último capítulo de esta obra de Flew, Abierto a la omnipotencia. Dice: “La ciencia en cuanto tal no puede proporcionar un argumento que demuestre la existencia de Dios. Pero los tres problemas que hemos considerado en este volumen –las leyes de la naturaleza, la vida con su organización teleológica y la existencia del universo- solo pueden resultar explicables a la luz de una Inteligencia que da razón tanto de su propia existencia como de la del mundo”. Confiesa que ha seguido a la razón hasta donde ella le ha llevado, que ha sido la aceptación de un Ser autoexistente, inmutable, inmaterial, omnipotente y omnisciente. ¿Que existe el mal y el sufrimiento? Cierto, pero, desde un punto de vista filosófico, se trata de un tema distinto al de la existencia de Dios. ¿Por dónde irá ahora Antony Flew? Afirma estar abierto a aprender más sobre la Realidad divina y a la cuestión de si lo Divino se ha revelado en la historia humana.

El libro se cierra con dos apéndices. El primero se titula El nuevo ateísmo: una aproximación crítica a Dawkins, Dennett, Wolpert, Harris y Stenger, y lo firma Roy Abraham Varghese, a invitación de Flew, con la idea de completar sus reflexiones con un análisis y valoración de los argumentos de la generación actual de ateos.

El segundo apéndice, La autorrevelación de Dios en la historia humana: Un diálogo sobre Jesús con N.T. Wright, diálogo sostenido entre Flew y el obispo Wright sobre la tesis según la cual hay una revelación de Dios en la historia humana en la persona de Jesucristo. Para el filósofo las respuestas del clérigo a sus críticas previas a la idea de una autorrevelación divina son la defensa más poderosa del cristianismo que haya visto.

En resumen: se trata de un libro profundo en sus planteamientos, aunque muy accesible por el estilo didáctico del autor. Su lectura es ciertamente recomendable, si no por la aportación de argumentos científicos que avalen su postura (cosa inalcanzable a la vista de tanto debate), sí por la justificación razonada que ha inclinado la balanza hacia una postura teísta de quien, durante varias décadas, defendió enérgicamente el ateísmo. La honestidad y el rigor de sus planteamientos son un acicate para acceder a la obra, incorporando nuevas aportaciones a un debate que tanto nos afecta.


Índice

Prólogo a la edición española, por Francisco José Soler Gil
Prefacio, por Roy Abraham Varghese
Introducción

I. Mi negación de lo divino

1. La creación de un ateo
2. Donde lleve la evidencia
3. El ateísmo detenidamente considerado

II. Mi descubrimiento de lo divino

4- Una peregrinación de la razón
5. ¿Quién escribió las leyes de la naturaleza?
6. ¿Sabía el universo que nosotros veníamos?
7. ¿Cómo llegó a existir la vida?
8. ¿Salió algo de la nada?
9. Buscando un lugar para Dios
10. Abierto a la omnipotencia


Apéndices

Apéndice A: El nuevo ateísmo: Una aproximación crítica a Dawkins, Dennett, Wolpert, Harris y Stenger, por Roy Abraham Varghese

Apéndice B: La autorrevelación de Dios en la historia humana: Un diálogo sobre Jesús con N. T. Wright, por Antony Flew y N. T. Wright

Juan Antonio Martínez de la Fe
22/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

Adaptative Collaborative Approaches in Natural Resource Governance
Título: Adaptative Collaborative Approaches in Natural Resource Governance
Autor: Hemant R. Ojha, Andy Hall & Rasheed Sulaiman V (Editores)
Edita: Earthscan from Routledge
Colección: Environment & Sustainability/Natural Resource Management/ Agriculture
Materia: Gestión de Recursos Naturales, Gobernanza, Desarrollo
Número de Páginas: 327
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 978-0-415-69653-1 hbk
ISBN: 978-0-415-69910-5 pbk
ISBN: 978-0-203-13629-4 ebk
PVP: 59,95 USD



Esta recopilación de experiencias académicas pone en evidencia cómo el aprendizaje y la colaboración son procesos clave en la gobernanza y gestión de la agricultura y los recursos naturales. En la obra se presentan cuatro enfoques: (1) la gestión colaborativa y adaptativa; (2) la investigación basada en acciones participativas; (3) el aprendizaje social; y (4) los sistemas de aprendizaje e innovación sociales. Estos cuatro enfoques relacionados y con áreas de solape, si bien han sido generados en diferentes marcos institucionales, políticos o/y epistemológicos, los autores muestran los vínculos que los relacionan.

En Adaptative Collaborative Approaches in Natural Resource Governance se muestran varios enfoques de gestión colaborativa y adaptativa desarrollados para afrontar la complejidad social y biofísica de diversos sistemas de recursos naturales situados en Bangladesh, Ecuador, Nepal y Zimbaue. El contexto de estas experiencias abarca desde las Escuelas de Cultivos Agrarios (Farmer Field Schools en inglés), la gestión de tierras de cultivo inundables o la gestión forestal comunal. Hemant R. Ojha, Andy Hall y Rasheed Sulaiman V aportan abundantes evidencias de cómo los enfoques adaptativos y colaborativos fueron aplicados para sinergiar diferentes tipos de aprendizaje, fomentar la colaboración entre actores locales y nutrir procesos de desarrollo innovadores.

Finalmente, a través de los capítulos de introducción y conclusiones, los autores establecen un marco teórico e identifican un conjunto de metodologías prácticas para combinar diferentes sistemas de conocimiento que permitan generar y optimizar la innovación y la traducción de la investigación en práctica.



Índice

Lista de figuras
Lista de tablas
Notas de los autores
Lista de acrónimos
Agradecimientos

1. Adaptive Collaborative Approaches in Natural Resource Governance: An Introduction.Hemant R. Ojha, Andy Hall and Rasheed Sulaiman V

2. Adaptive Collaborative Approaches: Traditions, Foundations and Frontiers. Hemant R. Ojha and Andy Hall

3. The Ups and Downs of Institutional Learning: Reflections on the Emergence and Conduct of Adaptive Collaborative Management at the Centre for International Forestry Research. Carol J. Pierce Colfer

4. Learning in the Social Wild: Farmers Field School and Politics of Agricultural Science and Development in Ecuador. Stephen Sherwood, Marc Schut and Cees Leeuwis

5. Learning through Networking: Enabling Adaptive Learning Network of Local Communities for Integrated Floodplain Management in Bangladesh. Parvin Sultana and Paul Thompson

6. Learning in Contested Landscapes: Applying Adaptive Collaborative Management in Forested Landscapes of Zimbabwe. Tendayi Mutimukuru-Maravanyika and Frank Matose

7. Learning to Improve Livelihoods: Applying Adaptive Collaborative Approach to Forest Governance in Nepal. Mani Ram Banjade

8. Learning through Action: Reflections on Action Research in Natural Resource Management.Robert Fisher

9. Confronting Challenges in Applying Adaptive Collaborative Approaches: Lessons from Practice. Hemant R. Ojha and Andy Hall

10. Moving Forward with Adaptive Collaborative Approaches. Hemant R. Ojha, Andy Hall and Rasheed Sulaiman V



Datos de los editores

Yeray Martínez Montesdeoca
17/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

El mapa del tesoro Alicia Montesdeoca , 14/01/2013

De la Ley de la Atracción al poder de la Acción


El mapa del tesoro
Ficha Técnica

Título: El mapa del tesoro. El poder de la acción
Autores: Álex Robira y Francesc Miralles
Edita:Conecta. Barcelona. Tercera edición, mayo de 2012
Materia: Formación
Número de páginas: 192
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-15431-24-4
PVP: 16,90 €


En las páginas escrita en la obra conjunta de Álex Rovira y Francesc Miralles, El mapa del tesoro. El poder de la acción, proponen emprender “un viaje teniendo en cuenta las lecciones más sabias para construir nuestro propio mapa del tesoro, a partir de dos grandes océanos de sabiduría.

Por un lado, extraeremos, dicen los autores, los conocimientos, hábitos y prácticas valiosos de aquellos que han sido capaces de generar una gran prosperidad colectiva; mujeres y hombres que, con su trabajo, han creado nuevas soluciones y ha realizado descubrimientos que han cambiado la historia de la humanidad y nos han permitido a todos gozar de una mayor calidad de vida, comodidad, bienestar, conocimiento y belleza.

Por otro lado, aprenderemos también de la sabiduría perenne, de la sabiduría eterna que contienen libros de todas las épocas y todos los tiempos, escritos por aquellos maestros del pasado que reflexionaron sobre cuestiones esenciales que tienen que ver con la creación de bondad, belleza y prosperidad. Lecciones que a veces pueden parecer obvias, pero que precisamente por ello han sido obviadas y tan olvidadas que cuando al fin somos capaces de recuperarlas y ponerlas en prácticas nuestra realidad cambia de una manera radical.

Creemos que estas dos grandes fuentes de sabiduría unidas desvelan muchas posibilidades de acción y de realización que, bien aplicadas, pueden mejorar no solo tu vida, amiga y amigo lector, sino también la vida de la gente a la que amas y te rodea, así como, por supuesto, la de aquellas personas a quienes quieras servir, ya seas autónomo, emprendedor, gran empresario o empleado, siempre que tu vocación sea ofrecer lo mejor de ti mismo a los demás para que todos, tanto tú que te entregas como quien recibe tus dones y te lo agradece pagando por ellos, salgáis siempre ganando.”


Índice

Prólogo
Cómo crear tu propio mapa del tesoro


Primera parte. En busca de El Dorado

1. Con la ley de la atracción no basta. Anita Roddick: el triunfo de la conciencia
2. La ley de la acción. Jimmy Wales: la democratización del conocimiento
3. Los seis pozos de la prosperidad
4. La varita del zahorí: intuición y creatividad. Larry Page: un motor de búsqueda para el mundo
5. Cartografía de la isla del tesoro

Segunda parte. La travesía áurea

6. Antes de partir: ojo a la tripulación. Bill Gate: el visionario del PC
7. Programar cada escala. Ingvar Kamprad: diseño y belleza para todos
8. Cómo sortear tormentas y huracanes. Steve Jobs: el arte de unir los puntos
9. Navegar a contracorriente. Warren Buffet: un soñador sin límites
10. El tesoro a tu alcance

Tercera parte. Consejos de oro

11. Lo que el hombre más rico de Babilonia ya sabía
12. El barómetro de oro. Mark Zuckerberg: la red de la prosperidad
13. Dinero que llama al dinero. Henry Ford: arquitecto de la vida moderna
14. Fluir con el río de la oportunidad. Richard Branson: un soñador sin límites
15. Cuando estás sentado sobre el tesoro y no te habías dado cuenta. Vicente Ferrer: la utopía real

Conclusiones: El mapa del tesoro
Nota final: ¿Funciona o no funciona?


Datos de los autores
Alicia Montesdeoca
14/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

Portada del libro. Foto: Icaria.
Portada del libro. Foto: Icaria.
Ficha técnica

Título: China pide paso. De Hu Jintao a Xi Jinping
Autor: Xulio Rius
Edita: Icaria. Primera edición: Diciembre 2012
Colección: Antrazyt
Materia: Análisis contemporáneo
Número de páginas: 272
ISBN: 978-84-9888-466-1
PVP: 20€
 
 
 
China enfrenta la última etapa de su proceso modernizador. La década de Hu Jintao (2002-2012) al frente del PCCh sentó las bases de un cambio que se aventura crucial para confirmar la emergencia de China y su viabilidad como proyecto autónomo en el orden global.

En este libro, Xulio Rius analiza las principales aportaciones de Hu Jintao en el ámbito ideológico, político, económico, social, en política exterior, seguridad y defensa o en las relaciones con Taiwán, definiendo los contornos esenciales de un legado que deberá gestionar su sucesor, Xi Jinping, quien ha tomado el relevo en el XVIII Congreso celebrado en Beijing en noviembre de 2012.

“Entramos en una nueva era en la que la institucionalización debe ganar en consistencia y asegurar un procedimiento mucho más complejo pero igualmente fiable y democrático,  aunque por el momento oligárquico, que debe garantizar igualmente la estabilidad, esa obsesión permanente del poder político ya que de ella se hace depender el éxito o el fracaso de la actual estrategia”, escribe Xulio Rius.

Y añade: “Para ello es importante que las reglas sean respetadas y por eso uno de los mayores retos del presente es la apertura a nuevos conceptos e ideas que aporten legitimidad al ejercicio político con el mayor grado de participación social posible”.

Tras el último congreso del partido comunista, Hu Jintao cede el paso a una nueva generación que tendrá en Xi Jinping la principal referencia. “Pese a los numerosos avances registrados en la década pasada, el legado de Hu Jintao resulta enormemente complejo, lo que confiere a la nueva etapa una singular importancia en el proceso de transformación de China y de cuya exitosa gestión económica dependerá en gran medida la culminación o no de la reforma y apertura iniciadas en 1978.”
 
Contenidos

Introducción.

1.      Nortes y desnortes ideológicos de Hu Jintao
2.      La acción política de Hu Jintao
3.      La contestación de las nacionalidades minoritarias
4.      Auge económico y nuevo modelo de desarrollo
5.      Una sociedad en transformación
6.      El mundo armonioso de Hu Jintao
7.      El esfuerzo en defensa y seguridad
8.      La nueva política para Taiwan
9.      El XVIII Congreso del PCCh: antecedentes, contexto y resultados
10.   El legado de Hu Jintao

Selección bibliográfica
 

Redacción
13/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

Latinoamérica 2030: Escenarios Posibles
El Millennium Project acaba de publicar un fascinante informe sobre el futuro de Latinoamérica. El libro se llama Latinoamérica 2030 y presenta cuatro escenarios posibles para nuestra región durante las próximas dos décadas. La idea del informe es considerar los 200 años pasados y visualizar los 20 años futuros, es decir, utilizar las celebraciones del bicentenario de la independencia de la mayor parte de la región para pensar sobre escenarios posibles al 2030.

El Millennium Project nació en 1996 como la parte futurista de las Naciones Unidas, específicamente dentro del Consejo Americano de la Universidad de las Naciones Unidas. Desde entonces ha ido creciendo y ahora es una ONG (organización no-gubernamental) con cerca de medio de centenar de nodos alrededor del mundo. En Latinoamérica hay más de una decena de nodos desde México hasta Argentina y Chile, al igual que en otras partes del mundo como África, Asia, Europa, Norteamérica y Oceanía.

Latinoamérica 2030 resume un trabajo de más de dos años con la participación de cerca de 550 expertos de alrededor de 60 países alrededor del mundo. La primera fase del estudio consistió en una encuesta internacional de expertos (usualmente llamada encuesta Delphi, en alusión al oráculo de Delfos) para considerar diversos acontecimientos, buenos y malos, a nivel tanto latinoamericano como internacional. Dichos acontecimientos fueron analizados según su probabilidad e impacto durante un periodo de 20 años. Gracias a las numerosas respuestas durante la primera fase, los autores del Millennium Project realizaron una segunda encuesta para validar los escenarios posibles para la región. Entonces cuatro escenarios fueron diseñados en un matriz de dos ejes principales (un eje horizontal tecno-económico y un eje vertical socio-político). Dichos escenarios son:

1-) "Mañana" es hoy: éxito latinoamericano.
2-) La tecnología como ideología: creyentes y escépticos.
3-) Región en llamas: el presente informe es secreto.
4-) La red: muerte y renacimiento.

El libro desarrolla los cuatro escenarios con historias relevantes que consideran los acontecimientos identificados por los expertos, incluyendo algunos eventos poco probables pero con gran impacto (es decir, los llamados “cisnes negros”). Los expertos también corroboraron el “ascenso” de China y el posicionamiento de Brasil como el país más influyente de Latinoamérica. El libro termina con una serie de estadísticas históricas y futuras de variables como población, producto interno bruto (PIB), esperanza de vida, usuarios de Internet y muchas otras comparaciones entre los países de la región y otros del resto del mundo.

Latinoamérica 2030 tiene presentaciones de la mexicana Alicia Bárcena (Secretaria Ejecutiva de la CEPAL), del chileno José Miguel Insulza (Secretario General de la OEA) y del uruguayo Enrique V. Iglesias (Secretario General Iberoamericano, SEGIB). El libro además tiene palabras de Diego Arria (ex Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas), Ban Ki-moon (Secretario General de las Naciones Unidas), Fernando Henrique Cardoso (ex Presidente de Brasil), Leonel Fernández (ex Presidente de la República Dominicana), Eduardo Frei Ruiz-Tagle (ex Presidente de Chile), Carlos Alberto Montaner (famoso escritor y periodista cubano), Andrés Oppenheimer (periodista argentino ganador del Premio Pulitzer), Enrique Peña Nieto (Presidente de México), Ramón Tamames (reconocido político y economista español) y Álvaro Vargas Llosa (politólogo y galardonado escritor peruano). Es decir, el informe cuenta con el visto bueno de grandes personalidades, lo que garantiza que es una lectura importante para cualquier latinoamericano preocupado (y ocupado) con el futuro de nuestra región.


Contenidos

Agradecimientos
Presentaciones. Alicia Bárcena, José Miguel Insulza y Enrique V. Iglesias,

Introducción

Parte 1: Estudio Delphi sobre eventos en Latinoamérica y el mundo al año 2030

1.1. Consideraciones preliminares
1.2. Diseño de la primera ronda del Real-Time Delphi
1.3. Los participantes
1.4. Síntesis de las respuestas
1.5. Razones de las respuestas
1.6 Ideas preliminares sobre escenarios simples
1.7. Conclusiones

Parte 2: Estudio Delphi sobre escenarios para Latinoamérica al año 2030

2.1. De la primera a la segunda ronda Real-Time Delphi
2.2. Los participantes
2.3. Matriz de escenarios
2.4. Escenario 1 – Mañana es hoy: Éxito latinoamericano
2.5. Escenario 2 – La tecnología como ideología: Creyentes y escépticos
2.6. Escenario 3 – Región en llamas: El presente informe es secreto
2.7. Escenario 4 – La red: Muerte y renacimiento
2.8. Conclusiones

Apéndices

Apéndice I: Estadísticas históricas y futuras de Latinoamérica y el mundo usando el modelo IFs (International Futures)
Apéndice II: Respuestas completas al estudio Delphi sobre eventos en Latinoamérica y el mundo al año 2030 (en CD-ROM y en Internet: 241 páginas)
Apéndice III: Respuestas completas al estudio Delphi sobre escenarios para Latinoamérica al año 2030 (en CD-ROM y en Internet: 312 páginas)
Apéndice IV: Posibilidades entre Latinoamérica y Europa: El Nuevo Mundo y el Viejo Mundo (por Héctor Casanueva)
Apéndice V: Posibilidades entre Latinoamérica y Estados Unidos: ¡Pobre Latinoamérica! Tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos (por José Luis Cordeiro)
Apéndice VI: Posibilidades entre Latinoamérica y Asia: Nada que perder, todo por ganar (por Mario Ignacio Artaza)

Bibliografía
Biografía de autores




Redacción
09/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




Comentarios

Historia Social del conocimiento Vol. II Alicia Montesdeoca , 07/01/2013

De la Enciclopedia a la Wikipedia


Historia Social del conocimiento Vol. II
Ficha Técnica

Título: Historia Social del conocimiento. De la Enciclopedia a la Wikipedia
Autor: Peter Burker
Edita: Paidós . Barcelona. Primera edición, septiembre de 2012
Colección: Orígenes
Materia: Historia
Traducción: Carmen Font Paz y Francisco Martín Arribas
Número de páginas: 400
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-493-2749-0
PVP: 28,90 €
Libro electrónico (ePub): 15,99 €


Peter Burke prosigue su magistral Historia social del conocimiento, ocupándose en este caso del período que abarca desde 1750, con la publicación de la Encyclopedie francesa, hasta la eclosión de la Wikipedia. Al igual que en el volumen anterior, también publicado por Paidós, Burke nos presenta la historia social del conocimiento, en el sentido en que no sólo se centra en los individuos, sino en los grupos, las instituciones, las prácticas colectivas y las tendencias generales.

La obra está dividida en tres partes. En la primera, se sostiene que las actividades que parecen ser intemporales (como la búsqueda, el análisis, la difusión y el empleo del conocimiento) son, de hecho, limitadas en el tiempo y adoptan diferentes formas en distintos períodos y lugares. La segunda parte intenta contrarrestar la tendencia a escribir una historia triunfalista del “crecimiento” del conocimiento, aportando datos sobre las pérdidas de distintos conocimientos y el precio de la especialización. La tercera parte ofrece unas panorámicas geográficas y sociológicas, comparando las experiencias de los centros en los que se genera el conocimiento y sus periferias, y sosteniendo que cada una de las corrientes principales del período (la profesionalización, secularización, nacionalización, democratización, etc.), coexisten e interactúan con sus opuestos.

Peter Burke nos ofrece una impresionante panorámica de la gestación del conocimiento a lo largo de la historia escrita con la claridad y la sencillez que le caracterizan. Este segundo volumen, largamente esperado, se convertirá en una lectura esencial para todas las personas interesadas en las humanidades y las ciencias sociales.


Sumario

Lista de ilustraciones
Agradecimientos
Introducción

Primera parte. Prácticas del conocimiento

1. Recabar conocimientos
2. Analizar conocimientos
3. Difundir conocimientos
4. Emplear conocimientos

Segunda parte. El precio del progreso

5. Perder conocimientos
6. Dividir conocimientos
Tercera parte. Una historia social en tres dimensiones
7. Cartografías del conocimiento
8. Sociologías del conocimiento
9. Cronologías del conocimiento

Notas
Bibliografía
Índice analítico y de nombres

Alicia Montesdeoca
07/01/2013
Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo




1 2


Editado por
Alicia Montesdeoca
Este blog ofrece comentarios de libros seleccionados, que nuestra Redacción considera de interés para la sociedad de nuestro tiempo. Los comentarios están abiertos a la participación de los lectores de nuestra revista, que pueden enviar sus reseñas a la dirección de correo adjunta. La coordinación la realiza Alicia Montesdeoca. (Enviar un mail)



Secciones


Compartir contenidos
RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile