Recomendar este blog Notificar al moderador
Blog de Tendencias21 sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global


La conjetura esencial de mi obra Hacia un Nuevo Mundo, comentada en este blog, es sin duda que el “proyecto universal de desarrollo solidario” que responde a la nueva sensibilidad ético-utópica de la sociedad de nuestro tiempo (el nuevo orden internacional que haría “otro mundo posible”), debería ser promovido por un movimiento de acción civil que denominamos Nuevo Mundo. ¿En qué debería consistir? Nuevo Mundo sería una novedad que asume y hace entrar en un nivel cualitativo superior los numerosos movimientos civiles hoy existentes. Pero, ¿es viable el nacimiento y organización de Nuevo Mundo? Nuestros argumentos y conjeturas teóricas nos dicen que sí. Es claro que, si Nuevo Mundo llegara a nacer y prosperar, su éxito dependería de los líderes civiles que hubieran afrontado el compromiso de promoverlo. Estos líderes deberían haber considerado fríamente la empresa, calculando las dificultades y los desafíos, pero asumiendo racionalmente que la magnitud inmensa de los resultados en beneficio de la humanidad merecen la decisión de comprometerse en la gestión social de Nuevo Mundo. La verdad es que, si se entiende qué podría significar Nuevo Mundo como movimiento de acción civil, no creo que pudieran hallarse otros proyectos que tuvieran una mayor grandeza moral.


Es obvio que el movimiento de acción civil Nuevo Mundo es, en este momento, una pura propuesta teórica formulada en el marco de un discurso en Filosofía Política. No tiene, pues, existencia real alguna. Por esto he encabezado este artículo apuntando a “qué debería ser”. Nuevo Mundo es, en efecto, un movimiento civil diseñado como conjetura cuya posibilidad se argumenta al considerar que existen numerosos indicios y señales de que la lógica de la historia pudiera estar llevándonos a la organización de un movimiento civil de las características de Nuevo Mundo, tal como he estudiado en mi obra Hacia un Nuevo Mundo.

¿Es esto así? ¿Qué debería ser Nuevo Mundo? ¿Qué papel debería jugar en la historia? Sólo si estas preguntas se responden correctamente se puede estar en condiciones de distinguir claramente que Nuevo Mundo no es lo mismo que otras organizaciones civiles ya existentes, o que otras propuestas hechas en los últimos años para intentar mejorar la situación del mundo, luchando solidariamente contra la pobreza (así los movimientos civiles, las ONGs, la propuesta del 0.7 destinado a combatir la pobreza, o la aplicación de la tasa Tobin encaminada a los mismos fines). Estas iniciativas son obviamente excelentes, pero no son lo mismo que Nuevo Mundo, aunque sí pueden ser consideradas muestras evidentes del nuevo protagonismo histórico creciente de la sociedad civil que se está abriendo camino. Su culminación histórica debería ser la organización de Nuevo Mundo, donde el movimiento civil naciente acabaría hallando el verdadero protagonismo que la lógica de la historia está promoviendo. Sería entonces cuando la sociedad civil estaría en condiciones de imponer al poder político el rumbo de la historia.

Sobre Nuevo Mundo hacemos algunas observaciones muy precisas. 1) Que responde a la lógica de la historia. 2) Que esta lógica histórica ha hecho emerger una nueva sensibilidad de la gente, una forma intuitiva de sentir cómo deberíamos combatir la indignidad humana apoyándonos en la libertad y en la solidaridad. 3) Que la lógica de esta nueva sensibilidad popular, propia del tiempo nuevo que vivimos, conduce por sí misma a delimitar finalmente con precisión (más allá de los primeros movimientos civiles premonitorios antes aludidos) qué debería hacerse para combatir la indignidad humana por la libertad y por la solidaridad: debería promoverse el proyecto universal de desarrollo solidario (proyecto UDS) que responde a características precisas. 4) Que Nuevo Mundo, como movimiento de acción civil, sería la forma más eficaz para promover el proyecto UDS. 5) Que para poder hacerlo Nuevo Mundo debería tener un conjunto de propiedades y características de diseño, digamos retóricamente “de ingeniería civil”, que le permitieran con pragmatismo, urgencia y eficacia real, llevar a la consecución de sus fines. 6) Que Nuevo Mundo no se identifica con ninguno de los movimientos civiles hoy existentes, aunque en todo caso los asume por elevación y los sitúa en un plano cualitativo superior: representa algo nuevo no ensayado hasta el momento, pero por otra parte exigido por la lógica misma de la historia. 7) Que Nuevo Mundo responde a un diseño perfectamente viable y posible, con toda precisión, tal como he mostrado en Hacia un Nuevo Mundo. 8) Que, si Nuevo Mundo llegara a existir, los resultados naturales de su actuación podrían suponer para la humanidad unos beneficios no comparables a los de ningún otro proyecto, ya que haría posible un nuevo orden internacional socio-político-económico, libre y solidario, comprometido finalmente en la lucha contra el sufrimiento y la indignidad humana. 10) Que, desde el momento en que se contempla la viabilidad intelectual del proyecto Nuevo Mundo (propuesto por los intelectuales), se convierte en un reto moral que pesa sobre aquellos que pudieran contribuir a su nacimiento, bien sea a partir de los líderes civiles o de organizaciones existentes que iniciaran el patronazgo del proyecto.

Por tanto, Nuevo Mundo debería ser un movimiento civil orientado exclusivamente a promover el proyecto UDS. Tendría, pues, una finalidad precisa y definida que excluiría cualquier otro objetivo camuflado. Sería por ello mismo universal, es decir, posible objeto de consenso de parte de hombres de toda condición –cultura, religión, o categoría social– y, por ello, extendible internacionalmente y universal. Debería, además, tener un diseño y una dirección que lo hiciera formalmente fiable. De todo ello, y otras muchas cosas, hemos hablado en Hacia un Nuevo Mundo.
Javier Monserrat
09/03/2011

Facebook Google + Twitter LinkedIn Del.icio.us Google Reddit Y! Technorati Meneame Pinterest

Hacia un Nuevo Mundo describe la filosofía y estructura funcional de la organización internacional de acción civil Nuevo Mundo hacia este nuevo protagonismo histórico emergente de la sociedad civil. La Filosofía Política comienza hoy a perfilarse: pero faltan los líderes civiles que sepan afrontar el riesgo de hacer nacer a Nuevo Mundo.


Sufrimiento, compasión y compromiso socio-político

Uno de los fenómenos sociales más importantes es la movilización actual de la sociedad civil a favor de un mundo más justo y solidario. La convicción de que otro mundo mejor es posible se ha extendido por todas partes, y el clamor universal por un Nuevo Mundo solidario, sin pobreza e injusticias, es hoy incesante. El concepto de Nuevo Mundo representa, ya desde el descubrimiento de América, el horizonte utópico de una vida mejor. La apelación a un Nuevo Mundo está hoy omnipresente y a ello hace referencia el título de Hacia un Nuevo Mundo, haciéndose eco de esta aspiración universal.

Este clamor social responde a una nueva sensibilidad ético-utópica emergente en la sociedad civil de nuestro tiempo, en la convergencia y superación tanto de la modernidad como del comunitarismo. Esta sensibilidad conduce a la configuración progresiva de los perfiles de un nuevo proyecto de acción en común para el desarrollo universal solidario y a las estrategias de gestión política que pueden conducir a promoverlo eficazmente. La lógica de la filosofía de la historia confluye hoy en la emergencia de un nuevo protagonismo histórico de la sociedad civil en la gestión eficiente que nos conduzca a un Nuevo Mundo.

Más allá de la obra asistencial de las ONG, la Filosofía Política establece el marco conceptual hacia un nuevo nivel cualitativo del compromiso de la sociedad civil con el Nuevo Mundo. La sociedad civil deberá organizarse eficazmente en un movimiento solidario de alcance internacional, no para sustituir sino para controlar al poder político y forzar el avance real hacia el Nuevo Mundo. Hacia un Nuevo Mundo describe la filosofía y estructura funcional de la organización internacional de acción civil Nuevo Mundo hacia este nuevo protagonismo histórico emergente de la sociedad civil. La Filosofía Política comienza hoy a perfilarse: pero faltan los líderes civiles que sepan afrontar el riesgo de hacer nacer a Nuevo Mundo.

Javier Monserrat
05/02/2011

Facebook Google + Twitter LinkedIn Del.icio.us Google Reddit Y! Technorati Meneame Pinterest

Editado por
Javier Monserrat
Eduardo Martínez de la Fe
Javier Monserrat es jesuita y profesor en la Universidad Autónoma de Madrid. Estudia psicología y filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, donde se doctora con una tesis sobre Hegel. Estudia también teología en la Philosophische-Theologische Hochschule Sank Georgen, Frankfurt am Main. Entre otras estancias en universidades extranjeras, en 1992-1993 permanece un año como visiting researcher en la University of California, Berkeley, en el Institute of Cognitive Studies estudiando ciencia de la visión. Es miembro del Seminario X. Zubiri y Director de la revista PENSAMIENTO. Es también asesor de la Cátedra Ciencia, Tecnología y Religión, en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad Comillas. Es también editor de los primeros cuatro volúmenes de la serie especial Ciencia, Filosofía y Religión (2007-2010) de la revista PENSAMIENTO y editor de Tendencias de las Religiones en Tendencias21. Su docencia e investigación en la UAM, y en las facultades eclesiásticas de la Universidad Pontificia Comillas, ha versado sobre percepción, ciencia de la visión, epistemología, filosofía y psicología de la cultura, filosofía política, filosofía de la religión y teología. En los dos blogs de TENDENCIAS21 se limita al comentario de tres de sus últimas obras: Dédalo. La revolución americana del siglo XXI, Biblioteca Nueva, Madrid 2002; Hacia un Nuevo Mundo. Filosofía Política del protagonismo histórico emergente de la sociedad civil, Publicaciones UPComillas, Madrid 2005; Hacia el Nuevo Concilio, El paradigma de la modernidad en la Era de la Ciencia, San Pablo, Madrid 2010. El blog titulado Hacia un Nuevo Mundo se centra en filosofía política de la sociedad civil; el blog titulado Hacia el Nuevo Concilio aborda los temas filosóficos y teológicos.


Conoce mi otro blog


Archivo


Tendencias de las religiones: últimos artículos

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile