Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog sobre pensamiento social de Tendencias21

Bitácora

0Voto(s)



Lunes, 24 de Julio 2017
Fuente: pxhere.com
Fuente: pxhere.com
 
El ser humano no sabe que como especie ha de despertar a su dimensión espiritual. Esta dimensión se va materializando en la medida que contempla el afuera y reconoce las cualidades de la naturaleza que le rodea: la tierra, el agua, el aire,  los animales, las plantas; los fenómenos meteorológicos, los ciclos que se perciben a través del día y la noche, de las estaciones del año; de las dimensiones de lo pequeño y de lo inmenso, de lo inmediato y de lo lejano.
 
Sus descubrimientos están estimulados por sus propias necesidades de supervivencia, por sus instintos más primarios y, también, por su inclinación natural  a conocer, comprender, interpretar lo que le sucede y lo que siente.
 
El ser humano es una especie abocada a la caza constante de horizontes y al esfuerzo de superar retos e incertidumbres. Cuando fija la atención en algo, ese algo le inquieta y le estimula a buscar su razón de ser, a descubrir lo que representa en relación a él.
 
El ser humano necesita reconocer y nombrar lo de afuera porque, sin saberlo, esa aventura le lleva a identificar su propia razón de ser y de existir, su propia naturaleza. En la medida que conoce el afuera se siente, se descubre poseyendo cualidades, facultades, capacidades que pone al servicio de sus necesidades y de las de sus congéneres.
 
Más adelante, descubrirá lo específico de su individualidad, las características diferenciales en relación a su grupo de iguales y, cómo estos, también, se diferencian de él mismo. Todo este proceso de conocimiento externo e interno le lleva a generar un pensamiento, una interpretación de la realidad.
 
De este proceso, que siempre es colectivo, surgen las estrategias que  sirven para actuar y que terminarán, a través de las experiencias que se lleven a cabo, configurando parámetros de conductas individuales y colectivas. Con ello veremos emerger una cultura de grupo que se transmitirá a las nuevas generaciones que amanezcan.
 
Alicia Montesdeoca

Bitácora

2votos



Jueves, 20 de Julio 2017
Fuente: flickr.com
Fuente: flickr.com

Algún día los seres humanos serán conscientes de que conviven con todas las expresiones de la realidad –las que perciben con los sentidos y las que intuyen-, sintiendo que esa relación les crea y les sostiene; les hacen ser lo que son y a la vez les hacen sentir la trascendencia de los símbolos que crearon para explicar lo numinoso, construyendo en ese proceso culturas.
 
Cuando el ser humano se sienta uno con todo lo que le rodea (lo vivo y lo inerte; lo que es y lo que crea; las dimensiones y el vacío…) entonces podrá medir su papel de creador. Previamente, para llegar ahí, ha de ser consciente de la responsabilidad que tiene y del motor que moviliza todo: el Amor.
 
Tiene sentido la existencia desde la perspectiva de la evolución de la conciencia. Tiene sentido el vivir, tiene sentido el poder creador que despierta en el ser humano consciente de sí mismo, de lo que él despliega y de lo que se despliega a su alrededor. El sentido lo da el Amor y sólo a través de él se crean los mundos.
 
Mientras llega ese momento cumbre, el ser humano se busca sus mitos, sus diosas y sus dioses. En esos símbolos pone unos dones y unos poderes que le sirven de referencias y de guía para encontrar el camino hacia sí mismo, al que está abocado y que así también construye.
 
Preveo que esta vieja humanidad, enraizada en este maravilloso planeta, llegará a ese tiempo. Para alcanzarlo solo tenemos que entregarnos confiados –mujeres y hombres- a la experiencia de vivir y al proyecto de aprender a ser lo que ya intuimos, a través de nuestros torpes pasos y de nuestras experimentales creaciones, a las cuales, sin saberlo conscientemente, les asignamos las capacidades y los poderes que vamos adquiriendo nosotros mientras aquellas se materializan.
 

 
 
 
 
 
Alicia Montesdeoca

Bitácora

0Voto(s)



Miércoles, 12 de Julio 2017
Fuente: pixabay.com
Fuente: pixabay.com

 
El ser humano busca, añora, desea el paraíso: un lugar que extraña pero que no sabría describir. Imagina sus formas, sus  estructuras, sus contenidos… y decide materializarlo.

En ese materializar, lo creado le subyuga y vive de él. Al tiempo descubre  que su creación tiene límites y que su anhelo continúa.

Impulsado por la inquietud que persiste en él, sigue imaginando, vuelve a materializar una y otra vez, continuando en su empeño, aprendiendo a afinar la obra. Llega un momento que lo que buscaba fuera le lleva a sí mismo… De esta manera, a lo mejor, encuentra el paraíso anhelado.
 
Alicia Montesdeoca

Bitácora

1Voto(s)



Lunes, 6 de Febrero 2017
Fuente: pixbay.com
Fuente: pixbay.com
Alguien dijo una vez:

“Cambiar el mundo solo es posible si se construye sobre cimientos del mundo que se pretende cambiar, y ahí radica la capacidad de evolucionar (que no de revolucionar) del ser humano” .
 
Y añadió:

“Estáis viviendo una transformación social y política que encuentra resistencias en los que quieren que todo siga igual. Y, entre las posturas de estos y las de quienes quieren cambiar todo, hay una vía que será la que se imponga, lo cual es un cambio en sí mismo”.
 
Todos estamos en esa tesitura y, para poner nuestro grano de arena en el proceso evolutivo, hemos de empezar por dirimir, con esa visión evolutiva, los conflictos cotidianos que hay con los integrantes de nuestro entorno. Sanar una parte ya es el comienzo para sanar el todo.
 
Pongamos “flores y velas” simbólicas en los lugares en que los conflictos se manifiestan: es el acto Instintivo que surge cada vez que se pone de manifiesto la capacidad destructiva de los seres humanos.
 
Alicia Montesdeoca

Bitácora

1Voto(s)



Jueves, 5 de Enero 2017
Lo humano sin tapujos



El poder sobre los otros es corrupción
La negación del otro es corrupción
La anulación de sus derechos es corrupción
Acaparar los bienes comunes es corrupción
Ignorar las emociones es corrupción
Despojar de la dignidad humana es corrupción.
 





Pues,
 
El sometimiento lleva a la anulación del sentir
La invisibilidad a la destrucción de la conciencia
La negación de los derechos a la degeneración de lo humano
La privatización de los bienes comunes a la inanición
La represión de las emociones a la muerte física, psíquica y mental
La negación de la dignidad a la invisibilidad del Alma.
 
Alicia Montesdeoca


Editado por
Alicia Montesdeoca
Montesdeoca Rivero Alicia
Licenciada en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, Alicia Montesdeoca es consultora e investigadora, así como periodista científico. Coeditora de Tendencias21, es responsable asimismo de la sección "La Razón Sensible" de Tendencias21.



Enlaces

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile