Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog de Tendencias21 sobre Poéticas, Lecturas y Propuestas Culturales


ENTREVISTA Al POETA CANARIO DANIEL BELLÓN


Martes, 7 de Enero 2014| Leído 709 Comentario(s)

Víktor Gómez nos lanza a un grupo de poetas, participantes, de alguna manera, en su proyecto editorial Once, una serie de preguntas como pedruscos. Amablemente nos ofrece elegir dos de las siete primeras (las que mejor nos vengan, dice) para contestar, y la octava siempre. Como no me suelen preguntar estas cosas, voy a tratar de contestar las ocho, con algo más de 30 palabras, para seguir las instrucciones de Viktor.


ENTREVISTA Al POETA CANARIO DANIEL BELLÓN
 
 
1/ ¿Cuál es el punto de partida de tu escritura actual? ¿Qué cuestión o cuestiones indaga, provocaron su consumación en poemario? ¿Contra qué escribes?
 
Creo que en mis últimos poemas trato de hacer algo que llamo apalabrar la tensión. Pienso que vivimos en sociedades tensas, profundamente disconformes y descontentas, más allá incluso de la duración de la actual crisis económica. Vivimos en un “estado de malestar”, que no tiene que ver con las mayores o menores prestaciones sociales. Este malestar se expresa en tensión en todos los ámbitos de la vida (individual, familiar, colectiva, social...) sino con un proceso de cambio radical del que apenas vislumbramos sus consecuencias negativas y positivas. Habitamos la incertidumbre. ¿Como hacer que esa tensión habite los poemas sin caer en lo panfletero, en lo condescendiente o en la desesperanza? No tengo una respuesta que no sea vivir en las preguntas. Trato, en ese sentido, de no escribir contra (aunque a veces resulte inevitable, cuando la agresión te dispara los dedos) sino de escribir desde mis circunstancias, que no son demasiado extraordinarias, sino más bien muy comunes. Los “contras” salen solos, sin forzarlos. Es mucho más duro encontrar y alimentar los lazos, las conexiones, los afectos, las solidaridades.
 
2/ ¿Cómo se entiende que la poesía que escribes pudiera encajar en los procesos sociopolíticos de la actualidad?
 
Esta es difícil de contestar en más de treinta palabras. No creo que la poesía tenga que encajar en los procesos sociopolíticos de la actualidad, al menos como programa a seguir indefectiblemente. Otra cosa es que se crucen, tal vez de manera inevitable. Un poema digamos, de amor, puede ser más explosivo que cualquier soflama, por eso volvemos a Safo o a Basho o a Shiki o a los sonetos de Quevedo, y por eso me conmueve más el Brecht de sus poemas del lugar y la circunstancia, que el expresamente militante.
 

 


3/ ¿Qué significación tiene para ti la voz del yo poético en tu escritura? ¿En qué manera son autobiográficos los poemas y que voluntad hay de incidir en la objetividad subjetiva?
 
Antes de entrar en estas tres (son tres Viktor, tramposillo...) preguntas, comentar que siempre me ha parecido un  poco castrante la obsesión por tener una “voz” propia y un “Yo” poético siempre bien presente y obstinadamente intransferible. ¿Tiene que ser siempre igual y la misma la voz del poeta? ¿Sólo ha de ser una? ¿No podrían ser varias o múltiples? Hechas mis preguntas, las respuestas:
 
Primera: el yo... uf, el yo que escribe mis poemas tal vez pueda definirse desde la mirada. Por lo que mira y lo que señala.  Es alguien que mira, y a veces habla y en ambas ocasiones con intención a veces oculta de partida para mí mismo. Cuando es alguien y no “alguienes”, que en ocasiones sucede.
 
Segunda: escasamente, salvo que nos paremos a definir qué es autobiográfico: lo que leemos (la de vidas que hemos leído) lo que soñamos o anhelamos, lo que imaginamos, lo que sucede a quienes nos rodean, lo que vemos en las noticias… forma parte de nuestra biografía, ¿no? 
 
Tercera:  trato de no olvidar nunca este “no” de Ezra Pound: “Considera el estilo del científico antes que el estilo del agente de anuncios sobre un  nuevo jabón. Dicho esto, no entiendo muy bien que es la objetividad subjetiva... Uno escribe desde una posición sobre la que creo que no debe el poeta engañarse ni engañar, no sé si esto es una respuesta.
 
 
4/ ¿Cómo crees que se está resolviendo la cuestión "estética" en tus procesos creativos, especialmente en este libro en el que estás trabajando o acabas de cerrar respecto a los anteriores?
 
 Llevo dos años con un proyecto abierto de obra que aún no tiene un nombre fijo, aunque sí tiene una línea de escritura desde el aspecto formal: concreción-contención: evitar a toda costa la inflación de palabras para tratar de apalabrar la tensión (emocional, social, política, sexual, etc). Pero sin olvidar que cada poema busca su propia forma, y a veces a contrapelo de la idea inicial del poeta. Siempre he pensado que la poética es más una explicación que un programa.
 

ENTREVISTA Al POETA CANARIO DANIEL BELLÓN
5/ ¿Qué buscas como lector en tus lecturas más personales? ¿qué funciones podría atender la poesía para el ciudadano de hoy?
 
En cuanto a la lectura de poesía cuando ojeo un libro de poemas en una librería busco un poema que me deje frito al leerlo. Bloqueado. No sé muy bien cuando sucede, así que no sé lo que busco hasta que se me aparece, pero sí sé muy bien de lo que huyo: Huyo de la retórica que se autoalimenta, de cierta “musiquita poética” fácilmente detectable incluso bajo el verso libre, de las terminologías estandar según escuela (esas colecciones de palabras semiobligatorias...), y de los mensajes precocinados para covencer a los convencidos. Respecto al papel de la poesía y el arte en este tiempo de redes, me encanta una cita de Manuel Castells que ya he usado en otras ocasiones:
 
“El arte siempre ha servido para tender puentes entre las diversas y contradictorias expresiones de la experiencia humana. Este podría ser ahora, más que nunca, su papel fundamental en una cultura caracterizada por la fragmentación y la potencial incomunicación de códigos, una cultura donde la multiplicidad de expresiones puede acabar finalmente minando la cooperación. La falta de un significado común a todos podría dar paso a la alienación generalizada de los humanos, ya que todo el mundo hablaría un lenguaje diferente, construido en torno a su hipertexto personalizado. En un mundo de espejos rotos, formados por textos no comunicables, el arte podría ser, sin seguir ningún programa, con su mera existencia, un protocolo de comunicación y un instrumento de reconstrucción social. Sugiriendo, ya sea a través de la desconcertante ironía o de la pura belleza, que seguimos siendo capaces de convivir y disfrutar con dicha convivencia. El arte, que es cada vez más una expresión híbrida de materiales virtuales y físicos, puede convertirse en un puente cultural fundamental entre la red y el yo.”
 
Alimentar y mantener los vínculos que nos hacen humanos y nos hacen reconocer como humanos a los demás... no es poca tarea.
 
6/ ¿Qué tratas de evitar conscientemente cuando escribes, lees, reflexionas sobre poesía y poder?
 
Me gusta que ciertos conceptos se concreten lo más posible para no perderme: ¿Qué poder?: ¿el del estado, el del pensamiento oficial u oficialmente alternativo, el de la iglesia, el del capital, el del capital procedente de algún lugar determinado, el del colectivo al que uno pertenece que puede manifestarse liberador hacia afuera pero opresor en el interior? Soy poco de grandes categorías. Entiendo que el poeta cuando escribe está cruzado por las tensiones de la sociedad en que vive, afectado, condicionado, manipulado... o no, por diferentes poderes. Es importante ser consciente de que todos tenemos antecedentes. Otra cuestión sería la relación de la poesía como “gremio” o “profesión” con el poder, si aplica sus habilidades para sostener o enfrentar a uno o varios poderes... ahí no tengo ni admito recetas. Caso por caso. Si bien parto de que en general la experiencia parece demostrar que cuando el poeta se ha dejado acariciar el lomo por el poder correspondiente (a veces por un poder  “revolucionario” incluso) no ha salido bien parado, ni como poeta ni, en muchas ocasiones, como mero ciudadano...
 
 7/ ¿Qué importancia tiene en tu obra la oralidad? ¿Quién guía en la fase creativa y en los objetivos estéticos (políticos) de tu poesía, lo performativo o lo discursivo? ¿Qué pierde la poesía cuando no se expone fonéticamente?
 
 Entiendo la oralidad no como la inclusión de un conversacionalismo más o menos prosaico o cool (si acoge ciertas jergas consideradas así) en el poema. Para mí la oralidad es el descubrimento de la poesía en el lenguaje del común, en el habla de los paisanos y paisanas que disparan sin saberlo auténticas bombas. Yo, cuando hablo de este tema siempre recurro para explicarme a una expresión que se utiliza con frecuencia en Gran Canaria. Cuando una persona está nerviosa o inquieta o asustada, dice que está “desalada”... agüita. Desalado: sin alas, con las alas cortadas. Desalada: sin sal, un elemento básico para la vida. Y todo esto dicho como nada... Entiendo la oralidad también como un cierto ritmo, que varía en las diferentes orillas del español. Descubrir y aprovechar estos tesoros es trabajo de poeta, creo yo. Hay quien lo considera “costumbrista”, o a veces cercano a lo dialectal, eso me parece una mirada muy corta, pero  allá cada cual.
 
Tengo la sensación de que en los últimos tiempos hay una aproximación a una poesía para ser dicha en voz alta, recitada, que se decía antes. Creo que esto se vincula a la reconquista de espacios públicos de los que el poeta se había, de algún modo, retirado. Y me parece bien, pero creo que eso no debe ir en perjuicio de una poesía que busca otro tipo de ritmos, menos explícitos tal vez, o que trata de romper, precisamente, con los ritmos más asumidos para producir una fractura que obligue al detenimiento, a que el lector, fuera de su zona de confort,  pare y se concentre en las palabras y en su peso, lo que es, por otra parte, algo muy personal. Esa relación íntima entre el poema y su lector es la maravilla de la poesía frente a otras artes.
 
8/¿Qué relación si es que la hay podrías exponernos entre tu escritura y algunas de estas  palabras: "Daño", "Exilio", "Violencia", “Miedo”, “Transtierro”, Música, Inutilidad, Libertad, Política, Deseo, Fracaso, Verdad, Erotismo, Vulnerabilidad, Tú? Intentar al menor relacionar tres, si fuera posible.
 
El eje de toda la rueda me temo que es el miedo, un miedo con minúsculas, pero insidioso y siempre acompañante. A su alrededor giran palabras como Daño, Violencia, Exilio, Transtierro, Fracaso, Vulnerabilidad... La única manera de romper el círculo es desde otro eje, el que configura la palabra Tú. A su alrededor giraría otra nebulosa de palabras: Deseo, Erotismo, Verdad, Libertad... y alguna de esa lista de palabras que planteas podría estar en un eje y en el otro según contexto. ¿Como esto se vincula a mi escritura? Rayos, no sé. Sí sé que  soy muy consciente del peso que en la vida de cualquiera tienen todas esas palabras. Por eso mismo hay que ser extremadamente cuidadoso al emplearlas. En general creo que hay que temer a las mayúsculas.
 
Las Palmas de Gran Canaria, 3 de enero de 2014




En la misma rúbrica
< >

Martes, 4 de Febrero 2014 - 19:28 ENTREVISTA Al POETA CANARIO ERNESTO SUÁREZ