Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




​Las niñas de 6 años no creen que las mujeres puedan ser “brillantes”

Un estudio revela que a esa edad el peso de los estereotipos ya las condiciona


A la edad de 6 años, las niñas se vuelven menos propensas que los niños de su misma edad a asociar la inteligencia brillante con su propio sexo, revela un estudio realizado en EEUU. La investigación demuestra cómo los estereotipos de género tempranos condicionan a las niñas, y que estos pueden tener impacto para ellas a lo largo de toda su vida. Estudios previos habían apuntado a la importancia de la publicidad en el desarrollo de estos estereotipos.




Imagen: Greyerbaby. Fuente: Pixabay.
Imagen: Greyerbaby. Fuente: Pixabay.
A la edad de 6 años, las niñas se vuelven menos propensas que los niños de su misma edad a asociar  la inteligencia brillante con su propio sexo, y tienden más a evitar actividades que requieran “ser brillantes”, ha demostrado un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Nueva York, la Universidad de Illinois y la Universidad  de Princeton (EEUU).

La investigación, dirigida por los psicólogos Lin Bian y Andrei Cimpian, demuestra cómo los estereotipos de género tempranos  condicionan a las niñas,  y su potencial impacto para ellas a lo largo de toda su vida.  

Según Cimpian, estos estereotipos, aunque no coincidan con la realidad, pueden minar las aspiraciones de las niñas y sus posteriores carreras.

Bian por su parte señala que: "Nuestra sociedad tiende a asociar el brillo con los hombres, más que con las mujeres, y esta noción hace que las mujeres se alejen de trabajos para los que se percibe que se precisa brillar".

Qué pasa en niñas pequeñas

Los autores del estudio quisieron averiguar si estos estereotipos afectaban también a menores. Para ello, realizaron experimentos con niños de entre 5 y 7 años.

En uno de ellos, los niños escucharon una historia sobre una persona que era "realmente inteligente", y luego se les pidió que adivinaran cuál de cuatro adultos desconocidos (2 hombres, 2 mujeres) era el protagonista de la historia.

También se les pidió que adivinaran qué adulto en una serie de parejas de adultos de diferentes género era "realmente, realmente inteligente".

Si bien los resultados mostraron que tanto los niños como las niñas de 5 años veían su propio género positivamente, las niñas de 6 y 7 años eran significativamente menos propensas que los niños a asociar la brillantez con su género. Estas diferencias de edad fueron en gran medida similares entre niñas con antecedentes socioeconómicos y raciales y étnicos muy diversos.

En un experimento posterior se analizó si estas percepciones daban forma a los intereses de los niños. En él, se le presentó dos juegos a otro grupo de niños y niñas de 6 y 7 años. El primero fue descrito como para "niños realmente inteligentes" y el otro como para "niños que trabajan realmente muy duro". El contenido y las reglas de ambos juegos eran por lo demás muy similares.

A todos los niños se les hizo cuatro preguntas para medir su interés en estos juegos. Resultó que las niñas se mostraron significativamente menos interesadas que los niños en el juego para niños inteligentes. Sin embargo, no hubo diferencia con los niños en su interés por el juego por los niños trabajadores.

Un experimento final comparó el interés de niños y niñas de 5 y 6 años por los juegos para niños inteligentes. Los resultados no mostraron diferencias significativas en el interés entre los niños de 5 años de edad y las niñas, en consonancia con la ausencia de estereotipos de brillantez a esta edad. Sin embargo, el interés de las 6 niñas por las actividades para niños inteligentes fue nuevamente inferior al de los niños.

"En un trabajo anterior, encontramos que las mujeres adultas eran menos propensas a recibir grados superiores en campos que se cree que requieren" inteligencia brillante ", y estos nuevos hallazgos muestran que estos estereotipos empiezan a afectar las decisiones de las niñas en una edad desgarradora", afirma Leslie.

Sin embargo, los investigadores también advierten que se necesita más trabajo para investigar la amplitud de estos resultados.

El papel de la publicidad 

En la imagen que tienen las niñas sobre su propio sexo parece tener un papel importante la publicidad. En España, por ejemplo, y a pesar de que el papel de la mujer en la sociedad actual ya no es exclusivamente el de ama de casa, los roles de sexo se siguen reflejando hoy en día en la publicidad infantil, revelaba hace unos años un estudio de la Universidad Rey Juan Carlos y de la Universidad Católica San Antonio de Murcia. 

En esta investigación se analizaron 595 anuncios de juguetes emitidos en televisión durante las navidades de 2009, 2010 y 2011, y se demostró que estos fomentan valores que asocian la belleza a las niñas, y la fuerza y el poder a los niños. 

Referencia bibliográfica:

Lin Bian, Sarah-Jane Leslie, Andrei Cimpian. Gender stereotypes about intellectual ability emerge early and influence children’s interestsScience (2017). DOI: 10.1126/science.aah6524.
 

Lunes, 6 de Febrero 2017
Redacción T21
Artículo leído 4179 veces




Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >