Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Bacterias beneficiosas podrían proteger contra el cáncer de mama

Un hallazgo sugiere que el consumo de probióticos ayudaría a tratar y prevenir esta enfermedad


Un estudio realizado en Canadá con más de 80 mujeres ha revelado que las mamas de mujeres con cáncer tienen abundancia de un tipo de bacterias, mientras que las de mujeres sanas presentan abundancia de otras. El descubrimiento apunta a que el consumo de probióticos podría proteger contra esta enfermedad.




Imagen: geralt. Fuente: Pixabay.
Imagen: geralt. Fuente: Pixabay.
 En las pacientes con cáncer de mama, hay bacterias que potencian esta enfermedad; mientras que en los pechos de mujeres sanas hay más bacterias beneficiosas, apunta una investigación publicada en la revista de la Sociedad Americana de Microbiología Applied and Environmental Microbiology.

El hallazgo podría conducir en última instancia al uso de probióticos para proteger a las mujeres contra el cáncer de mama, afirman los autores del estudio, Gregor Reid y sus colaboradores del Lawson Health Research Institute de Canadá.

Para la investigación, se recogieron tejidos de las mamas de 58 mujeres que fueron sometidas a mastectomías por tumores benignos (13 de ellas) o cancerosos (45 mujeres); así como de 23 mujeres sanas que habían sido sometidas a reducciones o mejoras de mamas.

Utilizando las técnicas de secuenciación de ADN, los científicos identificaron a partir de las muestras tomadas las bacterias presentes en los tejidos, y además cultivaron estos últimos para confirmar que dichas bacterias estaban vivas.

Resultados obtenidos


Se comprobó así que los pechos de las mujeres con cáncer de mama tenían niveles elevados de dos bacterias: la Escherichia coli y Staphylococcus epidermidis.

Ya se sabía, por trabajos realizados con células humanas en cultivo (del tipo conocido como células HeLa), que estas dos bacterias inducen roturas de cadena doble en el ADN (ambas cadenas de la doble hélice del ADN quedan rotas), un daño que, según los científicos “es el tipo de daño más perjudicial para el ADN”, pues puede provocar problemas en el genoma.

Además, cuando estas roturas se producen, se pone en marcha un mecanismo de reparación de la doble cadena que es altamente propenso a errores; y estos errores pueden conducir al desarrollo del cáncer.

Por el contrario, otras dos bacterias, el Lactobacillus y el Streptococcus, consideradas como promotoras de la salud, fueron más prevalentes en los senos sanos que en los cancerosos. Ya era conocido que estas bacterias tienen propiedades anticancerígenas. Por ejemplo, el  Streptococcus thermophilus produce antioxidantes que neutralizan las especies reactivas de oxígeno que pueden causar daños en el ADN, y en consecuencia, cáncer.

El porqué de este estudio

La motivación para la presente investigación fue el conocimiento de que el cáncer de mama disminuye con la lactancia materna, explica Reid.

"Puesto que la leche humana contiene bacterias beneficiosas, nos preguntamos si estas podrían estar jugando un papel en la reducción del riesgo de cáncer. O si otros tipos de bacterias podrían influir en la formación del cáncer en la glándula mamaria, en mujeres que nunca habían dado de mamar. Para explorar estas cuestiones, en primer lugar necesitábamos mostrar qué bacterias estaban realmente presentes en el tejido mamario".   

Pero la lactancia podría no ser necesaria para mejorar la flora bacteriana de los senos, señalan los investigadores. "Colegas de España han demostrado que los lactobacilos probióticos ingeridos por las mujeres pueden llegar a la glándula mamaria", afirma Reid.

“Esto, combinado con nuestro trabajo, plantea la cuestión de si las mujeres, en especial aquellas con riesgo de cáncer de mama, deberían tomar lactobacilos probióticos para aumentar la proporción de bacterias beneficiosas en sus senos. Hasta la fecha, los investigadores no han siquiera considerado estas cuestiones, y de hecho algunos se han resistido a que exista alguna relación entre las bacterias y el cáncer de mama o la salud", sigue diciendo el científico.

Además de luchar contra el cáncer directamente, tal vez sería posible aumentar la abundancia de bacterias beneficiosas con probióticos. Los antibióticos dirigidos a bacterias que impulsan el cáncer podrían ser otra opción para el control del cáncer de mama, señala Reid.

En cualquier caso, algo mantiene a las bacterias bajo control en los senos, igual que sucede en el resto del cuerpo. "¿Qué pasaría si ese ‘algo’ fueran otras bacterias, en colaboración con el sistema inmune del huésped? No hemos respondido  a esta pregunta, pero corresponde a los expertos en el campo el considerar esa posibilidad”, concluye el equipo canadiense.

Referencia bibliográfica:

Camilla Urbaniak, Gregory B. Gloor, Muriel Brackstone, Leslie Scott, Mark Tangney, and Gregor Reid. The microbiota of breast tissue and its association with tumours. Applied and Environmental Microbiology (2016). DOI: 10.1128/AEM.01235-16.
 

 


Lunes, 27 de Junio 2016
Redacción T21
Artículo leído 8611 veces


Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 12 de Diciembre 2017 - 09:00 La meditación frena el envejecimiento cerebral