Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





Brillante versión de “La importancia de llamarse Ernesto” para las noches de verano

Durante el mes de agosto, Ramón Paso dirige en el Teatro Lara de Madrid el clásico de Óscar Wilde


Durante este mes de agosto se representa en el Teatro Lara de Madrid el clásico de Oscar Wilde “La importancia de llamarse Ernesto”. Dirigida por Ramón Paso, la obra supone una hora y media al calor de las ingeniosidades y pequeñas perversidades del gran dramaturgo irlandés. Una representación brillante, diríase que perfecta, para estas largas noches de verano. Por Ángel García Galiano.




Vuelve Ramón Paso al Teatro Lara de Madrid, esta vez no con una obra propia sino con, ni más ni menos, el clásico de Oscar Wilde, la última obra que escribió, estrenada en 1895, en plena época victoriana.

Acudí a la representación el día del estreno (estará en cartelera hasta el próximo 1 de septiembre) y, a pesar de cierta hesitación, torpeza y algún trabado de lengua, el público que abarrotaba la sala acogió con una soberana ovación el buen hacer de este estupendo elenco de actores (actrices, sobre todo) y de su brillante director.

El cual no ha sucumbido en la tentación de “modernizar” la obra, lo que es de agradecer pues perdería todo encanto y la “maldad” de algunas réplicas sonarían ridículas o desfasadas. De hecho, la pequeña broma del móvil que sirve como diario funciona perfectamente.

El director ha prescindido de dos personajes de la obra original (un criado y la institutriz) que ha resuelto haciendo que el cura sirva el té, con sotana y todo, y recurriendo a un tercer “diario” para verificar el desenlace de la famosa maleta con asas que resuelve en carcajada final la mascarada sutil y divertida que urdiera Wilde hace más de un siglo.

Imperecedero humor inglés

Hay que decir que el teatro Lara conserva un aroma decimonónico que lo hace perfecto para acoger una obra como esta. Creo que pocos planes mejoran este agosto en Madrid al de sumergirse en la castiza Corredera Baja y pasar una hora y media al calor de las ingeniosidades y pequeñas perversidades del gran dramaturgo irlandés. 

Sobre todo si está tan dignamente vestido como en esta brillante y fiel adaptación. No se prodiga mucho Wilde en nuestros escenarios y muy raras veces se ha asomado su Honesto/Ernesto a nuestras tablas. Me dio la sensación de que buena parte del público no conocía la obra y se sorprendía con los giros dramáticos, además de reírle las maldades. Auguro una fortuna merecida a esta pieza imperecedera del “humor” en su sentido más inglés. Fina, malévola, venial. 

Creo que hay que destacar la agilidad de las transiciones, con entradas y salidas de escena francamente brillantes, acaso un exceso de aspavientos (me refiero a los que no están teatralizados explícitamente, ya que esos funcionan muy bien) en algunos (como el cura) y un cierto hieratismo en tía Augusta, personaje memorable, representada con quizá excesiva contención por Paloma Paso, la nieta de Jardiel y madre del director. 

Deseo subrayar y aplaudir el papel de las tres actrices jóvenes, a quienes ya conocemos de anteriores empresas,  también en sus recursos de gestémica corporal en donde brilla la mano del director. Ana Azorín está impecable y sus mohines y caras de asombro, ira o sorpresa hacen las delicias del respetable. 

En definitiva, una representación brillante, notable, diríase perfecta para estas noches de verano agosteño. Para disfrutar de la ironía impecable de Wilde, de su riqueza verbal, de su finura políticamente al margen de lo correcto o previsible, abandónense al deleite de esta enésima reescritura de la Comedia de las mentiras de Plauto y recuerden que el teatro es el arte total, el arte ciudadano por antonomasia, y que el tema de la comedia es siempre y solo la familia, la casa, lo doméstico. De lo político ya se encarga la tragedia. 

Los de mi edad o mayores verían en 1968 un Estudio 1, aún en blanco y negro, en que se adaptó la obra con un joven Paco Valladares como protagonista en el papel de Ernest Worthing. No se lo van a creer, pero Valladares estaba sentado a mi derecha el día del estreno.

Referencia:

Obra: La importancia de llamarse Ernesto.
Autor: Oscar Wilde.
Reparto: Paloma Paso Jardiel, Ana Azorín, Inés Kerzan, Jordi Millán, David Degea, Ángela Peirat, Guillermo López-Acosta.
Versión y Dirección: Ramón Paso
Lugar y fechas de representación: Hasta el 1 de septiembre en el Teatro Lara de Madrid.
 


Miércoles, 14 de Agosto 2019
Ángel García Galiano
Artículo leído 5099 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >


STAFF de Tendencias Literarias

Dirección. Yaiza Martínez.
Narrativa: Pilar Fraile Amador, Jesús Ortega, Carmen Anisa, Ángel García Galiano.
Poesía: José Luis Gärtner, Javier Gil Martín, Carmen Anisa, Víktor Gómez Ferrer, Arturo Borra.
Teatro: Ángel García Galiano.
Ensayo: Víktor Gómez Ferrer, Arturo Borra.









¡Participa en el diseño del futuro!