Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Confirman la influencia humana en los desajustes estacionales

Los inviernos más cortos y veranos más largos están relacionados con los gases de efecto invernadero


Una investigación que analizó 38 años de datos de satélites ha determinado que la acción humana es la responsable de los desajustes en las estaciones anuales, que provocan inviernos más cortos y veranos más largos. El "latido" estacional se está volviendo más fuerte por las emisiones humanas de dióxido de carbono.





El "latido" estacional se está volviendo más fuerte debido a las emisiones de gases efecto invernadero. Foto: Lawrence Livermore National Laboratory.
El "latido" estacional se está volviendo más fuerte debido a las emisiones de gases efecto invernadero. Foto: Lawrence Livermore National Laboratory.
Un estudio que ha analizado 38 años de datos acumulados por satélites ha confirmado que la acción humana es la que está provocando los desajustes en las estaciones anuales.

Las estaciones son los periodos del año en los que las condiciones climáticas imperantes se mantienen en unos parámetros estables. Las estaciones son normalmente cuatro y duran tres meses: primavera, verano, otoño e invierno.

Las estaciones están sufriendo en las últimas décadas profundos cambios como consecuencia de la evolución del clima. El calentamiento global no sólo ha traído temperaturas más cálidas (según este estudio, la temperatura troposférica global ha subido una media anual de 0.7ºC desde 1979 hasta 2016), sino que también ha afectado a su distribución, provocando inviernos más cortos y veranos más largos, entre otros efectos.

El nuevo estudio ha podido determinar que la probabilidad de que los cambios observados en las estaciones se deban a procesos naturales y no a la actividad humana, es de 5 sobre un millón. Los resultados se publican en la revista Science.

Troposfera recalentada

Los investigadores se centraron especialmente en la troposfera, la parte de la atmósfera que se extiende desde la superficie terrestre hasta aproximadamente 16 kilómetros en los trópicos y hasta 13 kilómetros en los polos.

Esta investigación aporta la evidencia de que los veranos están calentando esta capa de la atmósfera, de cuyo espesor dependen las estaciones anuales. Este calentamiento, según los investigadores, no tiene ninguna explicación de origen natural y sólo se justifica por las concentraciones de gases de efecto invernadero generados por la actividad humana.

Por cada año de los 38 (de 1979 a 2016) de registros de satélites, Ben Santer y su equipo del Lawrence Livermore National Laboratory (USA) seleccionaron la temperatura mensual más baja (valle) y la más alta (pico) registrada en la troposfera durante ese periodo.  En los primeros años, el diferencial entre la temperatura más baja y más alta se fue acentuando, hasta acelerarse a finales de 2016.

Analizaron asimismo los cambios en la duración del ciclo estacional de la temperatura troposférica en diferentes lugares de la superficie de la Tierra. Este patrón proporcionó información sobre los contrastes de temperatura entre los meses más cálidos y más fríos del año.

Latido más fuerte

Lejos de los efectos moderadores de los océanos, las regiones de latitudes medias de los continentes del hemisferio norte tienen un gran ciclo estacional de temperatura atmosférica, con inviernos fríos y veranos calurosos. Sin embargo, los datos de temperatura de los satélites son consistentes con los modelos que proyectan que este "latido" estacional se está volviendo más fuerte con las emisiones humanas de dióxido de carbono.

Otras características comunes a las observaciones y simulaciones de modelos son pequeños cambios en el ciclo de temperatura estacional tropical y una disminución en la duración del ciclo estacional en la región antártica.

"Nuestros resultados sugieren que los estudios de atribución con el ciclo estacional cambiante proporcionan evidencia poderosa y novedosa de un efecto humano significativo sobre el clima de la Tierra", dijo el científico principal y autor principal de LLNL, Benjamin Santer, en un comunicado.

El clima de la Tierra se ve afectado simultáneamente por diferentes factores externos e internos. Ejemplos de influencias externas son los cambios naturales en la producción de energía del Sol y los aumentos causados por la actividad humana en las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero.

Las influencias internas incluyen una amplia gama de ciclos naturales, como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS o ENSO), un patrón climático que consiste en la oscilación de los parámetros meteorológicos del Pacífico ecuatorial cada cierto número de años, o la Oscilación decenal del Pacífico (PDO), un patrón de temperatura en el Océano Pacífico que está aproximadamente 20-30 años en fase fría o en fase cálida.

Buscando huellas climáticas

Desde el inicio de esta búsqueda de  “huellas dactilares” climáticas a fines de la década de 1970, los científicos han utilizado métodos de reconocimiento de patrones para detectar cambios inusualmente notables en el clima y para atribuir estos cambios a diferentes influencias externas.

Los estudios iniciales se concentraron en la temperatura superficial y atmosférica. La investigación posterior sobre huellas dactilares climáticas consideró los cambios en una amplia gama de variables, incluido el calor del océano, el ciclo hidrológico, la circulación atmosférica, la extensión del hielo marino y el comportamiento de los eventos extremos.

Finalmente, el equipo desarrolló simulaciones de modelos climáticos impulsados por cambios históricos atribuidos a factores humanos. Una conclusión extraída de estas simulaciones es que en las latitudes medias, la duración del ciclo de temperatura estacional aumenta marcadamente. Este aumento es el resultado de un mayor calentamiento en la temporada de verano de cada hemisferio. A su vez, el calentamiento de verano en latitudes medias más grandes parece deberse a las sequías veraniegas en la superficie terrestre.

Debido a las diferencias en la capacidad calorífica de la tierra y el océano, y debido a que existe sustancialmente más tierra en el hemisferio norte, los aumentos en latitudes medias en la duración del ciclo de temperatura estacional son mayores en el hemisferio norte que en el hemisferio sur.

Patrones similares a gran escala de cambio de ciclo estacional ocurren en los datos de temperatura de la troposfera. La "coincidencia de patrones" entre la huella digital de influencia humana y los patrones extruidos de satélites sobre el cambio del ciclo estacional es altamente significativa. No es probable que la coincidencia se debiera a la variabilidad climática interna natural, concluyen los investigadores.

Referencia

Human influence on the seasonal cycle of tropospheric temperature. Benjamin D. Santer et al.  Science  20 Jul 2018: Vol. 361, Issue 6399, eaas8806. DOI: 10.1126/science.aas8806


Martes, 24 de Julio 2018
Redacción T21
Artículo leído 3102 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >


Da alas a tus sueños