Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Crean una colonia de pingüinos biónicos capaces de autoorganizarse

Esta nueva tecnología se aplica para desarrollar un brazo mecánico con finalidades industriales


La empresa Festo acaba de presentar un pingüino biónico que se regula de manera autónoma y que es capaz de variar su comportamiento para realizar un fin establecido por un grupo. Este desarrollo está pensado para moverse con gran libertad y para funcionar durante unas siete horas con total autonomía. Pero lo importante, dicen sus creadores, son sus aplicaciones prácticas. La primera es un brazo también robótico que puede girar en cualquier dirección y con unas prestaciones difíciles de ver en la actualidad en la industria. Precisamente, esta investigación trata de dar respuesta a la creciente importancia de los procesos autónomos dentro los sistemas de producción automatizada. Por Raúl Morales.




Imagen del AquaPenguin. Foto: Festo
Imagen del AquaPenguin. Foto: Festo
Imagen del AquaPenguin. Foto: Festo
Imagen del AquaPenguin. Foto: Festo
Ingenieros de la empresa Festo han desarrollado dos colonias de pingüinos biónicos que son capaces de demostrar comportamientos colectivos. Este tipo de comportamientos tienen que ver con procesos sociales que surgen de manera espontánea cuando los miembros del grupo interactúan.

Según informa Festo en un comunicado, en términos robóticos, cada pingüino es una unidad que se regula de manera autónoma y que es libre para explorar un medio determinado. Asimismo, es capaz de modificar esos comportamientos en presencia de otros para llevar a cabo un propósito del grupo.

Este animal mide unos 80 centímetros de largo y tiene un diámetro máximo en su torso de 20 centímetros. Gracias a la forma en que administra la energía de sus baterías, el robot puede funcionar unas 6 ó 7 horas seguidas mientras se mueve a unos 5 kilómetros por hora. Pesa sólo 9 kilos de peso y tiene capacidad para recorrer hasta 40 kilómetros bajo el agua sin repostar.

Sus creadores creen que los procesos autónomos y autoregulados, como los representados en estos pingüinos, van a ganar importancia en los sistemas de producción automatizada. Un ejemplo de esta tecnología puede ser la organización de robots autónomos y muy flexibles.

¿En qué se traduce esta investigación en términos de nuestro día a día? Los pingüinos usan una innovadora tecnología llamada 3D Fin Ray Effect para crear un movimiento muy realista de sus cabezas y colas. Estos animales biónicos pueden girar y hacer piruetas casi de la misma manera que sus “colegas” reales gracias a unas varillas de fibra de vidrio flexible que controlan sus cabezas.

Las fibras están colocadas alrededor de la cabeza de cada pingüino, mientras unos motores colocados dentro del cuerpo empujan una o más de ellas para girar el cuello del animal en cualquier dirección, guiándole además en su nado.

Aplicaciones industriales

Este diseño, dicen sus creadores, tiene aplicaciones industriales. De hecho, ha sido adaptado ya por Festo para hacer un brazo mecánico flexible con tenazas en su extremo para usarse en ciertos procesos industriales. El brazo, llamado “BionicTripod”, puede girar 90º en cualquier dirección, proporcionando un increíble grado de destreza. Se trata, ni más ni menos, que de usar el mismo diseño de estos pingüinos biónicos y robóticos para crear un sistema de última generación para coger cosas.

Además, incorporan una especie de sonar 3D, desarrollado por la empresa EvoLogics, que permite a los pingüinos vigilar aquello que les rodea y evitar colisiones con otros pingüinos o con las paredes de la piscina en la que nadan.

Festo acaba de presentar en la Hannover Messe dos colonias de pingüinos biónicos que han llamado mucho la atención. Cada colonia se compone de tres animales y está recluida en un tanque de agua. Este pingüino acuático tiene una variante, llamada AirPenguin. Según Festo, esta propuesta trata de que los pingüinos “recuperen el tiempo perdido”. Se refiere a que los pingüinos fueron incapaces de evolucionar hasta poder volar como otras aves marinas.

Estas variantes son “criaturas” rellenas de helio cuyo espacio disponible en el aire está limitado por una serie de estaciones que transmiten ultrasonidos. Salvo esta limitación, son completamente libres a la hora de moverse por su “mar de aire”. Además, usan un sistema inalámbrico para comunicarse entre ellos.

Inspirarse en la naturaleza

Los ingenieros se inspiran cada vez más en la naturaleza para desarrollar nuevos dispositivos. Hace unas semanas, Tendencias 21 recogía una investigación que trata de imitar la estructura muscular de los tentáculos de un pulpo para crear un robot “invertebrado”. Como informábamos, se trata de un proyecto de ingeniería muy complicado, ya que imitar la increíble flexibilidad de este cefalópodo no es tarea fácil. La propuesta es usar anillos de silicona para copiar sus músculos transversales, mientras que para imitar los longitudinales usarán un polímero que reacciona a una corriente eléctrica, gracias a lo cual se podría contraer como el tentáculo de un pulpo.

Pero no es el único ejemplo. El mes pasado, la revista New Scientist se hacía eco de una investigación de la universidad holandesa de Wageninge y la Universidad Técnica de Delft, también holandesa, para desarrollar un avión capaz de cambiar su forma para imitar la aerodinámica de los pájaros. Se llama RoboSwift y está hecho de un composite de fibra de carbono y, según sus creadores, es capaz de volar de manera mucho más eficiente y rápida, precisamente porque imita a los pájaros.



Jueves, 23 de Abril 2009
Raúl Morales
Artículo leído 4444 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por marco sanchez el 02/05/2009 22:11
me parece muy fino ya que esta tecnologia es un gran avance

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 28 de Febrero 2017 - 12:00 Un nuevo material convierte una rosa en una batería

Da alas a tus sueños