Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Descubren cómo el cerebro aprende a leer

La “caja de las letras” nace vacía y se forma cuando el niño empieza a leer


No nacemos con la región del cerebro que nos permite leer, llamada la “caja de las letras”, sino que se forma en el momento en el que reconocemos palabras. Esa caja nace vacía, sin repertorio alfabético alguno, y cuando se desarrolla bloquea en parte la capacidad de reconocimiento visual para propiciar un aprendizaje más rápido de la lectura.





Investigadores franceses han observado por primera vez cómo se modifica el cerebro humano durante el proceso de aprender a leer. Lo han conseguido observando el cerebro de 5 niños y 5 niñas de seis años de edad durante un curso de la escuela preparatoria, en el momento de la vida en el que a los niños se les enseña a leer.

A través de la técnica de imágenes de resonancia magnética de su actividad cerebral, pudieron descubrir cómo se forma la región del cerebro especializada en el reconocimiento de palabras durante el aprendizaje de la lectura, conocida como la “caja de las letras”.

Ya se sabía que la corteza visual central, situada en la parte posterior del cerebro, contiene diversas regiones especializadas que se activan cuando reconocemos objetos, caras o lugares. En los seres humanos, estas regiones se modifican por el aprendizaje musical, de las matemáticas o de la lectura.

En los adultos humanos que saben leer, existe también una zona específica de esa corteza visual central que se activa cuando miramos palabras escritas: se llama área visual de formación de palabras (VWFA del inglés Visual Word Form Area), también conocida como la “caja de las letras”.

Lo que no se conocía hasta ahora es cómo se forma en los niños esa región específica del cerebro que nos permite interpretar textos escritos, y si esa lectura sustituye o toma el lugar de otra de las capacidades cerebrales de la corteza visual central.

Lo que descubrió esta investigación es que, en los niños, cada categoría de imagen observada visualmente activa, al igual que en el adulto, una región concreta de la corteza visual. Pero que eso no ocurre con las palabras.

La caja de las letras no nace, se hace

Es decir, no nacemos con una “caja de las letras” que se activa cuando empezamos a leer, sino que se crea cuando se inicia el aprendizaje de la lectura. Concretamente comienza a formarse unos meses después del inicio del curso escolar en el que se enseña a los niños a leer.

Para otros niños, se forma incluso más tarde, una vez que ya han desarrollado algunas habilidades lectoras. Al año, la “caja de las letras” ya está perfectamente instalada en el hemisferio izquierdo.

Otro descubrimiento de esta investigación es que, cuando se forma, la “caja de las letras” está vacía, es decir, no contiene el repertorio alfabético necesario para la comprensión de las palabras leídas. También descubrió que cuando se desarrolla, esta “caja de las letras” bloquea el desarrollo de la zona cerebral asociada al reconocimiento de los rostros en el hemisferio izquierdo.

Eso significa, según los investigadores, que cuando un niño empieza a leer, su cerebro ya está preparado para el reconocimiento facial, pero sacrifica en parte esta capacidad a favor de la capacidad de lectura. En los niños que no aprenden a leer, se desarrolla antes el reconocimiento facial.

Rincón específico para las palabras

Toda la investigación se desarrolló con niños que todavía no sabían leer. Observaron su actividad cerebral mientras aprendían a leer.

Cuando estaban en el escáner de resonancia magnética, tenían que mirar imágenes diferentes de casas, objetos diversos, rostros, palabras y números, y apretar un botón cuando aparecía ante ellos un personaje conocido de dibujos animados.

Cada una de las imágenes mostradas a los niños activa una región visual especializada, como en el adulto. Sin embargo, los investigadores observaron que las palabras activan una región diferente del cerebro, más sensible a las palabras que a las imágenes: la “caja de las letras”.

La investigación también descubrió que, una vez que se automatiza la lectura en el niño, la “caja de las letras” se implanta en una región del cerebro libre de toda especialización. Eso significa que, cuando aprendemos a leer, el cerebro no utiliza habilidades adquiridas para categorías visuales, sino que crea un rincón específico para las palabras.

Asimismo, los investigadores constataron que el desarrollo de la lectura en el hemisferio izquierdo (el del lenguaje oral) bloquea el desarrollo de la región cerebral que responde a las caras en ese hemisferio, contrariamente a lo que pasa en el hemisferio derecho.

Esta investigación ha constatado así que enseñamos a leer a los niños en un momento de plasticidad de esa región cerebral, que aumenta su capacidad de respuesta a los rostros en un medio natural.

Eso significa que el momento escogido por el sistema educativo para enseñar a los niños a leer aprovecha las ventanas de plasticidad ofrecida en ese momento por el proceso de maduración del cerebro humano para permitir un aprendizaje más eficaz.

Referencia

​The emergence of the visual word form: Longitudinal evolution of category-specific ventral visual areas during reading acquisition. Ghislaine Dehaene-Lambertz et. al., 6.3.2018, PlosBiology, https://doi.org/10.1371/journal.pbio.2004103
 
 


Miércoles, 14 de Marzo 2018
Redacción T21
Artículo leído 29529 veces



Nota




1.Publicado por C. el 26/08/2018 11:02
Interesante. Pero al decir que la 'caja de letras' se hace y no se nace, puede precisarse en que al formarse las estructuras neurales sí puede existir una influencia heredada. Es decir, se haría en función de las facilidades o dificultades que aporta la herencia genética.

Un claro ejemplo es mi propio caso que he observado en mis primeros años de aprendizaje de la lectura y avances posteriores. He notado que tenía una facilidad para redactar sin faltas ortográficas desde el principio en mi aprendizaje de la escritura, sin tener ni el conocimiento adquirido previo. Mis profesores lo destacaban con asombro.

En cambio, no sucedía eso en todos mis compañeros de curso y cometían sus errores normales del aprendizaje, hasta que con los años pudieron escribir sin apenas faltas ortográficas.

Se sabe que el cerebro de un niño es único pero con potenciales desarrollos estructurales del cerebro heredadas por combinación de la madre y el padre, de igual forma que algunos desarrollan sus formas de rostro combinado, color de ojos, color del cabello, etc.

Sospecho entonces que parte de mi habilidad innata de la ortografía (no tanto en gramática) proviene de la intensidad alta de lectura que siempre ha tenido mi madre. Obviamente no se hubiera desarrollado sin el aprendizaje de la lectura y escritura.

Nacemos con una 'caja de letras' vacía, pero con unas guías para que éstas se formen de algún modo u otro. Ese guiado de expresión neuronal se trazaría según la herencia genética y el estímulo ambiental.

2.Publicado por Estrella Fugaz el 26/08/2018 19:16
Más misterioso aún,realmente la pregunta es si percibías con anticipación los símbolos correctos de las letras que no conocías o adivinabas las “letras misteriosas” ???,y no te equivocabas nunca !!!,un misterio escabó aún más el pozo negro !!.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 21 de Septiembre 2018 - 09:00 El cerebro libra una batalla para que podamos hacer deporte



Da alas a tus sueños