Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El cambio climático es peligroso para el corazón

La probabilidad de sufrir un infarto aumenta donde el clima se hace más cálido


El riesgo de sufrir un infarto de miocardio inducido por el calor ha aumentado significativamente en los últimos años. Además, el aumento de los factores de riesgo, como la diabetes, ha hecho que la población sea más susceptible al calor.





Un estudio realizado por científicos alemanes ha revelado que el riesgo de sufrir un ataque cardíaco inducido por el calor ha aumentado significativamente en los últimos años. Es un dato importante, teniendo en cuenta que el infarto de miocardio es la principal causa de muerte en todo el mundo.
 

Tanto las subidas como las bajadas extremas de temperatura aumentan el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Sin embargo, no se han registrado cambios comparables en los riesgos de sufrir un infarto en zonas con climas fríos durante el mismo período de tiempo.
 

La investigación ha sido realizada por científicos del Helmholtz Zentrum München, de la Asociación Helmholtz de Centros de Investigación de Alemania, en colaboración con otros centros de la región alemana de Baviera.
 

El clima y el sistema cardiovascular
 

El medio ambiente puede tener un efecto importante en el sistema cardiovascular humano, aumentando la probabilidad de sufrir un ataque al corazón. “En el caso de temperaturas muy altas o muy bajas en particular, esto se ha demostrado claramente”, apunta el doctor Kai Chen, investigador del Instituto de Epidemiología del Helmholtz Zentrum München, en un comunicado. “En este último estudio, queríamos ver hasta qué punto ha cambiado el riesgo de ataque cardíaco en relación con el frío y el calor a lo largo de los años".
 

Junto con sus colegas de la Universidad Ludwig Maximilian en Múnich, el Hospital Universitario de Augsburg y el Hospital de Nördlingen, Chen examinó los datos del Registro de Infarto de Miocardio de Augsburg. El equipo analizó los casos de más de 27.000 pacientes que habían sufrido un infarto entre 1987 y 2014, con una edad media de 63 años. El 73 por ciento eran hombres y aproximadamente el 48 por ciento no sobrevivió al ataque cardíaco.
 

Cada caso se comparó con los datos meteorológicos registrados el día del ataque, además de una serie de factores adicionales, como el día de la semana y el nivel socioeconómico. El hallazgo clave del estudio, según Chen, fue que durante los últimos 28 años, ha aumentado el riesgo de sufrir un ataque cardíaco inducido por el calor.
 

Para demostrar esto, los investigadores compararon los datos de 1987 a 2000 con los datos de 2001 a 2014. "Nuestro análisis mostró que, en los últimos años, el riesgo de ataque cardíaco inducido por el calor al aumentar la temperatura media diaria ha aumentado en comparación con el período de investigación anterior", explica Chen. Las personas con diabetes o hiperlipidemia estaban particularmente en riesgo durante el último período.
 

Los investigadores sospechan que los resultados del estudio se deben, en parte, al calentamiento global, pero también son consecuencia de un aumento en los factores de riesgo como la diabetes y la hiperlipemia, que han hecho que la población sea más susceptible al calor.


¿Es el cambio climático un factor de riesgo?
 

"Nuestro estudio sugiere que se debe prestar mayor atención a las altas temperaturas como un posible desencadenante de los ataques cardíacos, especialmente en vista del cambio climático", explica la doctora Alexandra.
 

"Los fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor de 2018 en Europa, podrían provocar en el futuro un aumento de las enfermedades cardiovasculares”, señala Schneider. “Al mismo tiempo, es probable que haya una disminución en los ataques cardíacos relacionados con el frío aquí, en Alemania”.
 

Los días muy fríos seguirán representando un posible desencadenante de los ataques cardíacos. Todavía no está muy claro hasta qué punto su disminución contrarrestará el aumento de los ataques relacionados con el calor.
 

Los investigadores también planean corroborar sus hallazgos mediante la realización de estudios clínicos adicionales en colaboración con más centros, y completarlos con estudios adicionales de otras disciplinas que puedan explicar con más detalle la relación entre las muertes por infarto de miocardio y el aumento de la temperatura. Hasta ahora, lo que se sabe es que esta afecta la coagulación, la presión arterial y la viscosidad de la sangre.


Referencia

Temporal variations in the triggering of myocardial infarction by air temperature in Augsburg, Germany, 1987 to 2014. C. K. et al. European Heart Journal, 11 March 2019. DOI: 10.1093/eurheartj/ehz116.



Jueves, 21 de Marzo 2019
Eva Reneses
Artículo leído 1982 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por juan carlos mirre el 24/03/2019 21:43
Mucho peor para el corazón y la vida es que el CO2 atmosférico disminuya a menos de 200ppm y desaparezca la vida sobre el Planeta

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >


¡Participa en el diseño del futuro!