Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El cerebro aumenta de peso en presencia de depredadores

Se ha comprobado en peces, que pueden así escapar con vida con más frecuencia


El cerebro aumenta de peso en un entorno de depredadores, ha descubierto una investigación realizada con unos peces llamados guppys. De esta manera, estos peces pueden detectar con más facilidad a los depredadores y escapar con vida. Este cambio cerebral sólo se produce en los machos, que presentan colores más atractivos para los depredadores.





Guppys salvajes en un acuario con dos hembras a la izquierda y tres machos (más pequeños y con manchas de color naranja) a la derecha. Foto: Laura Chouinard-Thuly / Université McGill.
Guppys salvajes en un acuario con dos hembras a la izquierda y tres machos (más pequeños y con manchas de color naranja) a la derecha. Foto: Laura Chouinard-Thuly / Université McGill.
Cuando un pequeño pez conocido como guppy o pez millón está expuesto a depredadores, bien en estado salvaje o en cautividad,  el peso de su cerebro es mayor que el de sus congéneres que viven en un entorno exento de peligros, según un nuevo estudio publicado en la revista Functional Ecology.

Investigadores de la Universidad Mgcill, en Montreal, Canadá, reunieron un grupo de estos peces procedentes de dos ríos del norte de Trinidad. En estos ríos, hay unos grupos de peces que consiguen establecerse en un espacio sin depredadores, y otros grupos, más numerosos, que viven en otras zonas con depredadores.

Según explica Adam Reddon, autor principal del estudio, en un comunicado de la citada universidad,  “el pez millón presenta un excelente modelo en el dominio de la evolución, ya que esta especie ha colonizado numerosos ríos aislados de Trinidad, ofreciendo diversas condiciones. Nosotros nos interesamos especialmente en la evolución del cerebro de este pez, que es el preferido de muchos depredadores”.

En el curso de esta investigación, los científicos compararon el peso relativo del cerebro de estos peces millón en entornos sometidos a una fuerte y débil presión depredadora y descubrieron que, en relación con su cuerpo, el peso del cerebro de los machos que vivían en entornos muy peligrosos era de media un 17% más alto que el los otros peces que vivían en las mismas aguas, pero en un entorno con apenas depredadores. Esta tendencia no se aprecia, sin embargo, en los peces hembra.

También en laboratorio

Los investigadores quisieron saber si estos resultados se apreciaban también en un entorno controlado, como es el laboratorio, donde se puede regular a voluntad la presión de los depredadores.

“El cerebro es un órgano muy maleable”, explica Laura Chouinard-Thuly, co-autora del estudio. Y añade: “por eso queríamos ver si el efecto de los depredadores observado en medio salvaje se podía deber a experiencia vivida en los primeros años de su existencia”.

Para comprobarlo,  situaron a un grupo de estos peces en un acuario, a la vista de un depredador que estaba en otro compartimento. Esta exposición, meramente visual, al depredador, se repetía cinco minutos cada vez, cinco veces por semana y durante los primeros 45 días de vida de los peces millón. Al mismo tiempo, otro grupo de peces fue expuesto a la vista y el olor de otros peces no depredadores, para poder contrastar los resultados.

Esta experiencia puso de manifiesto también que los machos expuestos a la vista de un depredador en el momento de su desarrollo, presentaban un cerebro con un peso 21% mayor que el de los cerebros del grupo de control. En este caso, nada indica tampoco que la exposición a depredadores haya influido para nada en la masa cerebral de las hembras millón.

Según los investigadores, esta diferencia entre machos y hembras puede deberse al color que presentan los machos, que son mucho más llamativos y por ende resultan más tentadores para los depredadores.

Añaden que, seguramente, el aumento del peso del cerebro de los machos, en relación con el tamaño de su cuerpo, puede aportarles una ventaja ante la amenaza del depredador, permitiendo posiblemente a estos peces detectarlos antes, descubrir sus tácticas y en consecuencia escapar con más posibilidades de sobrevivir.

Estímulo para el desarrollo cerebral

El cerebro consume mucha energía, por lo que su volumen generalmente está relacionado con las necesidades de un animal para su supervivencia y reproducción. El tamaño del cuerpo de las hembras de estos peces millón es el doble que el de los machos y tienden a vivir más tiempo.

Los investigadores consideran que, dado que las hembras adoptan una estrategia de reproducción lenta y constante, los inconvenientes asociados a la producción y mantenimiento de un tejido cerebral voluminoso podrían compensarse de otra forma, mientras que en el caso de los machos podrían obtener algún beneficio sólo en situaciones de amenaza depredadora.

Con relación a los machos, las hembras guppys poseen un cerebro más grueso en relación al tamaño de su cuerpo, y este estudio ha constatado que el volumen cerebral de los machos sólo aumenta si necesita adquirir una ventaja, si bien todavía se desconoce qué partes del cerebro de estos peces es la que crece y de qué manera estos cambios influyen sobre su comportamiento.

En cualquier caso, parece claro que la amenaza de los depredadores representa un estímulo para el desarrollo cerebral, lo que permite deducir que es uno de los mecanismos de la evolución para elevar la inteligencia en el medio animal.

Referencia

Wild and laboratory exposure to cues of predation risk increases relative brain mass in male guppies. Adam R. Reddon et al. Functional Ecology, DOI:https://doi.org/10.1111/1365-2435.13128


Viernes, 8 de Junio 2018
Redacción T21
Artículo leído 4806 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 18 de Octubre 2018 - 16:46 Una ruta neuronal predice la capacidad musical

Jueves, 18 de Octubre 2018 - 09:00 El cerebro superior modula cómo sentimos el mundo



Da alas a tus sueños