Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El consumo de refrescos está asociado a mayor riesgo de muerte

Beber uno, dos o más vasos al día puede derivar en enfermedades digestivas o circulatorias


El consumo de refrescos está asociado con un aumento del riesgo de muerte y de enfermedades circulatorias y digestivas, solo por el hecho de beber uno, dos o más vasos al día. Pero no está vinculado al cáncer.




Un mayor consumo de bebidas tipo refresco, tanto las que tienen azúcar como las endulzadas artificialmente, se asocia con un aumento del riesgo de muerte, según un estudio basado en la población de  451.743 personas de ambos sexos y repartidos en 10 países europeos.

Según este estudio, beber dos o más vasos al día (en comparación con menos de un vaso al mes) de refrescos endulzados con azúcar o endulzados artificialmente, se ha asociado con un mayor riesgo de muerte por todas las causas.

Además, el estudio apreció un mayor riesgo de muerte por enfermedades circulatorias asociadas a consumir dos o más vasos al día de bebidas refrescantes, así como un mayor riesgo de muerte por enfermedades digestivas asociadas a beber uno o más de un vaso al día.

Esta investigación también determinó que incluso el consumo de bebidas ‘light’ y ‘zero’  implica más riesgos para la salud que las demás bebidas azucaradas.

Sin embargo, el estudio, en el que han participado investigadores del equipo de Nutrición y Cáncer del Instituto Catalán de Oncología (ICO) y del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), no encontró ninguna asociación entre el consumo de bebidas refrescantes y la mortalidad por cáncer. Los resultados se han publicado en la revista JAMA Internal Medicine.

Datos recopilados durante 16 años

El estudio analizó del estudio EPIC (European Propective Investigation into Cancer and Nutrition) correspondientes a un seguimiento de 16 años, período en el que se produjeron 41.693 muertes.

El consumo de bebidas refrescantes se recogió en cuestionarios de dieta durante el período 1992-2000. El estudio incluye participantes de Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, Noruega, Suecia, el Reino Unido y España.

Dentro de España, el estudio EPIC incluyó participantes de Asturias, Guipúzcoa, Navarra, Murcia y Granada bajo la coordinación del Instituto Catalán de Oncología.

Se trata del estudio más grande realizado hasta la fecha para investigar la asociación entre el consumo de refrescos y la mortalidad.

Los autores destacan que los refrescos se consumen con frecuencia, pero que hasta ahora se desconocía en qué medida su consumo está asociado con el riesgo de mortalidad.

El estudio ha examinado la asociación entre el consumo total de bebidas gaseosas endulzadas con azúcar y endulzadas artificialmente y la posterior mortalidad total y por causas específicas.

Los autores del estudio sugieren que, para investigar los posibles efectos adversos para la salud de los edulcorantes artificiales, es necesario apoyar las campañas de salud pública en curso dirigidas a reducir el consumo de refrescos.

La OMS alerta

La Organización Mundial de la Salud ha señalado que el aumento del consumo de bebidas azucaradas está asociado con el sobrepeso y la obesidad en los niños y, por tanto, la reducción del consumo de bebidas azucaradas también puede disminuir el riesgo de sobrepeso y obesidad infantil.

Añade que los niños obesos o con sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer problemas de salud graves, como diabetes de tipo 2, hipertensión arterial, asma y otros problemas respiratorios, trastornos del sueño y hepatopatías. Asimismo, pueden sufrir efectos psicológicos, como baja autoestima, depresión y aislamiento social. La obesidad infantil también aumenta el riesgo de obesidad, enfermedades no transmisibles, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta.

Según la Alianza por la Salud Alimentaria, El sobrepeso y la obesidad son de los principales riesgos para desarrollar enfermedades como la diabetes mellitus tipo2, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, triglicéridos elevados y síndrome metabólico.

Un estudio realizado en 2010, citado por la mencionada Alianza, demostró que las personas que consumen cantidades elevadas de bebidas azucaradas tienen 26% más riesgo de desarrollar diabetes y 20% más de desarrollar síndrome metabólico.

Según estatista,  los refrescos representaron el 65% de los ingresos de la industria de bebidas en Europa 2017.

Referencia

Association Between Soft Drink Consumption and Mortality in 10 European Countries. Amy Mullee et al. JAMA Intern Med. September 3, 2019. DOI:10.1001/jamainternmed.2019.2478


Lunes, 9 de Septiembre 2019
Redacción T21
Artículo leído 9233 veces


Nota





Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 4 de Noviembre 2019 - 12:00 El sarampión produce amnesia inmune

Lunes, 16 de Septiembre 2019 - 11:00 Los opiáceos dañan el sistema de recompensa del cerebro



¡Participa en el diseño del futuro!