Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El tiempo se diluye en el universo cuántico

El principio de causa y efecto no rige para las partículas elementales


El tiempo cuántico está en una superposición de estados en la que pasado, presente y futuro se funden, y en la que los procesos de causa y efecto se invierten. Toda una promesa para la futura computación cuántica.


Eduardo Martínez de la Fe
Eduardo Martínez de la Fe, es el Editor de Tendencias21. Saber más del autor



Ilustración del experimento imaginario en el que dos naves espaciales se destruyen y salvan a la vez, cuando un planeta cercano está en una superposición de estados que se proyecta sobre el tiempo. Imagen: Universidad de Queensland.
Ilustración del experimento imaginario en el que dos naves espaciales se destruyen y salvan a la vez, cuando un planeta cercano está en una superposición de estados que se proyecta sobre el tiempo. Imagen: Universidad de Queensland.
La superposición cuántica es una de las extrañas propiedades del mundo subatómico que permite a las partículas elementales de la materia estar simultáneamente en dos lugares o estados diferentes.

Tal como explicamos en otro artículo, para explicar la superposición de estados, el físico Erwin Schrödinger imaginó en 1935 un gato encerrado en una caja junto a una botella de gas venenoso y un plato de comida. El gato puede jugar con el dispositivo venenoso y morir o tomar el alimento y vivir, con una probabilidad del 50% para cada opción.

Según el mundo cuántico, el gato está en realidad vivo y muerto a la vez, en una superposición de estados, hasta que un observador (el científico), abre la caja para ver lo que ha pasado y se produce un salto cuántico que concreta la suerte del gato.

El gato de Schrödinger es solo un experimento imaginario que explica lo que supuestamente ocurre en el universo cuántico.

Pero ahora, un grupo de físicos de la Universidad de Queensland, dirigido por Magdalena Zych, ha desarrollado otro experimento imaginario no menos sorprendente.

Ha descubierto que la superposición de estados no sólo es una propiedad de las partículas elementales, sino también del tiempo. Eso significa que no solo el gato de Schrödinger está vivo y muerto a la vez, sino que está tomando el alimento y el veneno al mismo tiempo en un bucle interminable.

Dinámica incomprensible

Es decir, según este nuevo experimento imaginario, el tiempo cuántico está también en una superposición de estados en la que el pasado, el presente y el futuro se funden, y en la que los procesos de causa y efecto se invierten, convirtiendo el efecto en causa y la causa en efecto indistintamente, en una dinámica incomprensible para los sentidos.

"La secuencia de eventos puede convertirse en mecánica cuántica", explica uno de los autores de esta investigación, Igor Pikovski, del Centro de Ciencia e Ingeniería Cuántica del Instituto de Tecnología Stevens, en un comunicado.

Y añade: “observamos el orden temporal cuántico, en el que no hay distinción entre un evento que causa el otro o viceversa. Al mismo tiempo, A puede causar B y B puede causar A, en un bucle cuántico que desdibuja las líneas de causa y efecto".

El trabajo, publicado en Nature Communications, se encuentra entre los primeros en revelar las propiedades cuánticas del tiempo.

Merced a estas propiedades cuánticas, el flujo del tiempo cuántico no sigue una flecha hacia el futuro, sino que está en un estado en el que la causa y el efecto pueden coexistir en una dirección que tanto avanza hacia adelante como retrocede hacia atrás (el pasado).

Superposición en el espacio

El experimento imaginario de este grupo de físicos no se desarrolla en una caja, sino que usa la imaginación para investigar qué pasaría con dos naves espaciales que estuvieran en la misma situación que el gato, es decir, afectadas por una superposición de estados.

En el primer momento del experimento imaginario, las dos naves acuerdan dispararse recíprocamente unos proyectiles y evitar daños. Y lo consiguen conviniendo los tiempos de los disparos: sabiendo cuándo va a disparar la otra nave, la atacada se desplaza un poco antes y escapa al proyectil. Si cualquiera de las naves dispara demasiado pronto, destruirá a la otra.

Hasta aquí, todo funciona tal como se desarrolla en el mundo ordinario. Pero los investigadores fueron más lejos e introdujeron en el experimento una teoría formulada por Einstein en 1915.

Según la relatividad general, la presencia de un objeto masivo ralentiza el flujo del tiempo, por lo que los investigadores imaginaron que colocaban un planeta cerca de una de las dos naves espaciales para ralentizar su flujo del tiempo.

Aunque conozca el momento en el que la otra nave va a efectuar el disparo, la nave cercana al planeta no evita su destrucción, ya que su tiempo ha dejado de coincidir con el de la nave atacante. Esa asincronía temporal, resultado de la relatividad general, habría acabado con una de las naves.

En la siguiente fase del experimento imaginario, los investigadores, en vez de introducir la relatividad general, recurrieron a la mecánica cuántica y pusieron al planeta en un estado de superposición de estados cerca de una de las naves.

Aspecto cuántico del tiempo

El resultado fue tan sorprendente como el que obtuvo Schrödinger hace casi 85 años: cerca de un planeta en superposición de estados, las dos naves son destruidas y sobreviven al mismo tiempo, porque la superposición del planeta se prolonga a la secuencia de ataques y desvíos programada por las dos naves.

En consecuencia, las naves estelares se destruyen y sobreviven simultáneamente en dos eventos separados,  ilustrando por primera vez cómo puede ocurrir este escenario cuántico y cómo puede verificarse científicamente.

"Mover planetas es difícil", dijo Pikovski. "Pero imaginarlo nos ayudó a examinar un   aspecto cuántico del tiempo que antes era desconocido", concluye.

Otro de los autores, Fabio Costa, de la Universidad de Queensland, añade a su vez: "Aunque una superposición de planetas nunca sea posible, la tecnología permitió una simulación de cómo funciona el tiempo en el mundo cuántico, sin usar la gravedad".

Y destaca la importancia del hallazgo para las tecnologías futuras: los ordenadores cuánticos pueden aprovechar esta particularidad del tiempo cuántico para realizar operaciones de manera mucho más eficiente que los ordenadores actuales, sometidos a la secuencia fija del tiempo ordinario.

Referencia

Bell’s theorem for temporal order. Magdalena Zych et al. Nature Communications, volume 10, Article number: 3772 (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-019-11579-x
 


Martes, 3 de Septiembre 2019
Artículo leído 29210 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Evma el 03/09/2019 22:05
Alguien se ha molestado en investigar la Ley de Jean Pierre Garnier Malet?

2.Publicado por Daniel Gálvez el 04/09/2019 09:05
Y este tipo de cosas son las que pasan cuando los físicos no tienen clara cuál es la definición de "tiempo" y en cada contexto usan una diferente que trate de asemejarse a la intuitiva. ¿Y si acaso el propio concepto no tiempo no tuviera sentido en el mundo cuántico?

3.Publicado por Héctor Da Silva el 04/09/2019 19:58
¡Qué falta de imaginación! El tiempo no se diluye en el mundo cuántico: !Se crea en el mundo cuántico!.Cuando la luz ha recorrido 300.000km no ha transcurrido un segundo, !se ha creado un segundo!

4.Publicado por Hector04 el 05/09/2019 03:52
La causalidad no es universal. Ojala que quede claro... Esta acotada por la escala... A pequeña escala pierde su significado y las cosas resultan más aleatorias a gran escala la causalidad adquiere protagonismo y se vuelven más deterministas... Ni uno ni otro domina...uno emerge del otro... Este paradigma tiene casi 100 años es hora de entenderlo.

5.Publicado por Daniel el 09/09/2019 15:58
Lo único que no me gusta del artículo el título ya que es un clickbait

6.Publicado por jose el 09/09/2019 17:25
Voy a emplear la imaginación pensante creadora, ¡El tiempo no existe! esa es la cuestión. Se debe ampliar la neurona para llegar a crear una imaginación positiva que induce un constructo sobre el tiempo. Y así no existe ni ayer ni mañana sino tan solo hoy que es una creación ficticia de la neurona para vivir en estas condiciones abstractas.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 2 de Febrero 2016 - 10:30 El tiempo podría tener la estructura de un cristal



¡Participa en el diseño del futuro!