Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





El trastorno por atracón, desorden alimenticio más común en EEUU

La obesidad y los trastornos alimenticios, mal endémico del mundo desarrollado.


La primera encuesta nacional realizada en Estados Unidos a gran escala sobre los hábitos de alimentación de la población norteamericana ha revelado que el trastorno por atracón, o comer sin control hasta no poder más, es el trastorno más común entre los estadounidenses. Menos normales aunque muy graves son los casos de anorexia y bulimia. Todas estas enfermedades afectan mucho más a las mujeres que a los hombres, aunque se ha observado un aumento de su incidencia en ambos géneros. Estos datos vuelven a poner de relieve el mal endémico de las sociedades desarrolladas, cuyos hábitos y formas de vida están produciendo formas alocadas de relación con la comida. Formas que se derivan en un problema de salud pública de gran magnitud. Por Olga Castro-Perea.



El trastorno por atracón, desorden alimenticio más común en EEUU
Una encuesta nacional realizada en Estados Unidos, con la participación de 9.000 hombres y mujeres de más de 18 años, ha puesto de relieve los hábitos alimenticios negativos más extendidos socialmente en el país.

Alrededor de un 0,6% de la población estadounidense padece de anorexia y el 1% de bulimia. Sin embargo, la palma se la lleva, con casi el 3%, otro problema grave de la alimentación: el llamado trastorno por atracón o binge-eating.

Los atracones comienzan a ser un problema cuando se pierde el control de lo que se come, y esto ocurre de manera periódica. Su conducta compensatoria, que es la bulimia nerviosa, con la autoinducción del vómito, el consumo de laxantes o el ejercicio físico frenético, entre otras conductas, no aparece en estos casos.

Durante estos episodios, generalmente en menos de dos horas, la persona afectada ingiere incontroladamente grandes cantidades de comida, alcanzando incluso el consumo de hasta 20.000 calorías. Al igual que en la anorexia y la bulimia nerviosa, este trastorno se da bastante más en mujeres que en hombres.

Especialmente entre jóvenes

Se consideran afectadas por esta enfermedad aquellas personas que sufren un acceso de este tipo al menos dos veces por semana durante una media de tiempo de al menos seis meses. La mayoría de ellos son personas obesas.

La presente encuesta, que es la primera que se realiza a nivel nacional sobre esta cuestión en el país, fue llevada a cabo entre 2000 y 2003, a través de cuestionarios en persona.

Además de los porcentajes, el estudio ha revelado que la incidencia del trastorno por atracón va en aumento tanto entre hombres como entre mujeres, aunque éstas doblan en número a los hombres que lo padecen. Por otro lado, el problema se da más entre la gente joven.

Comprensión del problema

La encuesta confirma que la anorexia nerviosa y la bulimia son enfermedades poco comunes aunque muy graves, especialmente entre mujeres. Y, también, que muchos más individuos, sobre todo aquéllos obesos, padecen el trastorno por atracón.

Los especialistas señalan que su número reclama una mejor comprensión del problema, por las consecuencias médicas que conlleva, que incluso deberían ser consideradas en las políticas de salud pública.

Por otro lado, los trastornos alimenticios a menudo vienen acompañados de otros problemas psiquiátricos, como la depresión o las fobias. Más de las mitad de los participantes afectados de bulimia sufrían asimismo depresión, el 50% padecía fobias y un tercio abusaba además de drogas o del alcohol.

En general, el 94% de los bulímicos, el 56% de los anoréxicos y el 79% de los enfermos de binge-eating presentaban algún otro problema psíquico.

Podría ser mucho más

Los resultados de esta encuesta han sido publicados por la revista Biological Psychiatry a principios de febrero. El estudio fue llevado a cabo por investigadores del Departamento de Psiquiatría de la Harvard Medical School, del Biological Psychiatry Laboratory y del McLean Hospital, y estuvo financiado por los National INstitutes of Health (NIH) y las compañías farmacéuticas Johnson & Johnson y Eli Lilly & Co.

Pero, a pesar de su importancia, y según declaraciones de uno de sus autores, el doctor James I. Hudson del departamento de psiquiatría de la Harvard Medical School y del Biological Psychiatry Laboratory, para el Herald Tribune, la limitación más significativa de dichos resultados radica en que la investigación contó con las declaraciones personales de los participantes. Y dado que la gente tiende a minimizar sus problemas acerca de los desórdenes alimenticios, seguramente la cuestión sea aún más grave de lo que ha podido registrarse.

Trastorno por atracón, a nivel mundial

Se calcula que el trastorno por atracón podría estar presente en un 50% de la gente obesa, y que, a nivel mundial podría estar afectando ya a entre un 1% y un 2% de la población. Su diagnóstico se establece a partir de la incapacidad para controlar lo que se come, con lo que no debe confundirse, señalan los expertos, con la glotonería casual o el picoteo.

De todos es sabido que los trastornos alimenticios no se limitan sólo a Estados Unidos, sino que parecen un mal endémico de las sociedades desarrolladas, cuyos hábitos alimenticios y sus formas de vida están dando lugar a problemas sanitarios de gran magnitud: las prisas, la comida rápida y el consumismo desmesurado conllevan cambios de actitud hacia la alimentación.

España, sin ir más lejos, y según datos de la Comisión Europea, es el segundo país de la UE, después de Malta, en cantidad de niños obesos (9% de los escolares) o con sobrepeso (33% de los escolares). La obesidad afecta ya al 27% de los hombres europeos y al 38% de las mujeres de Europa.


Sábado, 17 de Febrero 2007
Olga Castro-Perea
Artículo leído 26812 veces


Noticias sobre alimentación