Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Encuentran en Canadá rocas con más de 4.000 millones de años de antigüedad

El descubrimiento arroja nueva luz sobre el proceso de formación de la Tierra y cuestiona la tectónica de placas


Un equipo internacional de geólogos ha encontrado restos de roca con más de 4.000 millones de años de antigüedad en el noreste de Canadá, arrojando nueva luz sobre el proceso de formación de la Tierra. El descubrimiento obliga a revisar la tectónica de placas, tal como se ha entendido hasta ahora.





Rocas de Canadá.  Credit: Rick Carlson.
Rocas de Canadá. Credit: Rick Carlson.
Investigadores norteamericanos y canadienses han encontrado en el noreste de Canadá restos de roca con más de 4.000 millones de años de antigüedad que pueden arrojar luz sobre las primeras etapas de la Tierra, informa el Instituto Carnegie en un comunicado.

La Tierra se formó hace aproximadamente 4550 millones de años mediante un proceso que duró entre 10 y 20 millones de años. La capa exterior del planeta, inicialmente fundida, se enfrió hasta formar una corteza sólida. La corteza y la parte superior fría y rígida del manto superior se conocen comúnmente como la litosfera, y es de la litosfera de lo que están compuestas las placas tectónicas.

Estudiando unas rocas graníticas de la Bahía de Hudson, cuya antigüedad se calcula en 2.700 millones de años, los científicos descubrieron que en realidad esas rocas procedían de la fusión de otras rocas más antiguas, de al menos 4.200 millones de años.

Para conseguir esta datación usaron un sistema basado en la composición isotópica de las rocas. Observaron que esas rocas graníticas contenían cantidades abundantes de neodimio 142, claro indicio de que procedían de otras rocas más antiguas con una composición parecida al basalto.

El basalto es una de las rocas más abundantes en la corteza terrestre que se encuentra también en las superficies de la Luna y de Marte, así como en algunos meteoritos. Es la roca volcánica más común y forma la mayor parte de los fondos oceánicos.

También hay grandes extensiones de basalto sobre los continentes, islas oceánicas y arcos volcánicos continentales e insulares.
La corteza oceánica basáltica sobrevive en la superficie de la Tierra menos de 200 millones de años, ya que a continuación se hunde de nuevo en el interior del planeta debido a la  tectónica de placas.

Sin embargo, este descubrimiento establece que la corteza basáltica creada poco tiempo después de la formación de la Tierra, sobrevivió en la superficie del planeta la Tierra por lo menos 1.500 millones de años.

Tectónica de placas revisada

Este resultado sugiere que la tectónica de placas no se desarrolló en la primera parte de la historia de la Tierra tal como se creía hasta ahora, lo que abre un nuevo campo de investigación.

La tectónica de placas explica la forma en que está estructurada la litosfera (porción externa más fría y rígida de la Tierra) y las placas tectónicas que forman la superficie de la Tierra, así como los desplazamientos que se observan entre ellas en su movimiento sobre el manto terrestre fluido, sus direcciones e interacciones.

Según los geólogos artífices de este descubrimiento, Richard Carlson, del Instituto Carnegie en Estados Unidos, y Jonathan O'Neil, de la Universidad de Ottawa, en Canadá, cuyos resultados se publican en 'Science', la metodología usada para analizar las rocas canadienses se puede utilizar también para estudiar el papel de la corteza más antigua del planeta en la construcción de las rocas más jóvenes, lo que arrojará nueva luz sobre los procesos implicados en la formación de la corteza continental de la Tierra.

En realidad, hay muchas cosas sobre la corteza antigua de la Tierra que los científicos todavía  no entienden, ya que la mayor parte de la corteza original del planeta no se puede estudiar, bien porque se ha hundido por la tectónica de placas, bien porque se ha transformado para hacer rocas más jóvenes.

La metodología usada en este estudio se basó en el método de datación basado en el samario neodimio, una técnica útil para determinar las edades de rocas y meteoritos. La técnica se basa en el decaimiento del isótopo samario (Sm) que posee una vida media muy larga hacia el isótopo neodimio (Nd). El contenido del isótopo Nd es utilizado para brindar información sobre la fuente de material ígneo como también sobre su antigüedad.

La región canadiense donde se ha producido el descubrimiento es la misma en la que fueron hallados recientemente fósiles de los organismos más antiguos que se conocen, tal como informamos en otro artículo.

Un equipo de científicos descubrió micro-organismos fosilizados con una antigüedad de entre 3.800 y 4.300 millones de años en las rocas de Nuvvuagittuq, al norte de Quebec. El descubrimiento sugiere que Marte pudo también albergar formas de vida en esa época.

Referencia

Building Archean cratons from Hadean mafic crust. Jonathan O’Neil, Richard W. Carlson. Science  17 Mar 2017:Vol. 355, Issue 6330, pp. 1199-1202. DOI: 10.1126/science.aah3823
 


Viernes, 17 de Marzo 2017
Redacción T21
Artículo leído 4388 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >