Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Encuentran pistas sobre la vida marciana en el desierto chileno

Las condiciones de este entorno terrestre son similares a las del planeta rojo


Una misión de prueba de la NASA en el desierto chileno de Atacama, similar a Marte, ha recogido con éxito bacterias resistentes del subsuelo. Los investigadores creen que la posible vida marciana, presente o pasada, podría ser similar.





El rover de la NASA recogió con éxito muestras de sedimentos hasta una profundidad de 80 centímetros en el subsuelo del desierto chileno de Atacama. Imagen: Prof. Stephen B. Pointing / Frontiers.
El rover de la NASA recogió con éxito muestras de sedimentos hasta una profundidad de 80 centímetros en el subsuelo del desierto chileno de Atacama. Imagen: Prof. Stephen B. Pointing / Frontiers.

Un equipo de investigadores de Estados Unidos y Singapur ha realizado una expedición en el entorno más parecido a Marte en la Tierra, el desierto de Atacama en Chile, para recoger muestras de microorganismos bajo su superficie. Se trata de una misión de prueba para encontrar signos de vida, y en la que se han recogido muestras subterráneas con éxito.
 

Estas muestras contenían microbios inusuales y altamente especializados, que los investigadores han relacionado con la disponibilidad limitada de agua, los nutrientes escasos y la química del suelo. Estos hallazgos ayudarán en la búsqueda de signos de vida durante las futuras misiones planeadas a Marte.
 

Un ensayo remoto en el entorno más parecido a Marte en la Tierra
 

“La mayoría de los científicos están de acuerdo en que cualquier vida en Marte tendría que ocurrir en el subsuelo para evitar las duras condiciones de la superficie, donde la alta radiación, la baja temperatura y la falta de agua hacen que la vida sea poco probable", explica  Stephen Pointing, profesor en el Yale-NUS College de Singapur, a la revista Frontiers.
 

“Encontramos microbios adaptados a altos niveles de sal, similares a lo que se puede esperar en el subsuelo marciano”, señala Pointing. "Estos microbios son muy diferentes a los que viven en la superficie de los desiertos".
 

En 2020, tanto la NASA como la Agencia Espacial Europea se embarcarán en misiones para desplegar rovers en la superficie de Marte. Buscarán señales de vida pasada o presente y, por primera vez, perforarán debajo de la superficie, donde aún pueden existir refugios para la vida microbiana simple.
 

Para ayudar a garantizar que estas misiones espaciales tengan éxito, la tecnología se prueba primero rigurosamente en la Tierra. El núcleo del desierto de Atacama en Chile es extremadamente seco, experimentando décadas sin lluvias. Tiene una alta exposición a la radiación ultravioleta en la superficie y está compuesto por un suelo muy salado. "Es la coincidencia más cercana que tenemos en la Tierra a Marte, lo que lo hace bueno para probar misiones simuladas a este planeta", argumenta Pointing.


Nueva técnica para encontrar vida en Marte
 

El dispositivo autónomo de perforación y muestreo robotizado que ha dispuesto la NASA para las labores en el desierto de Atacama ha sido diseñado por el Instituto de Robótica de Carnegie-Mellon, para probar si podía recuperar con éxito muestras de sedimento hasta una profundidad de 80 centímetros.
 

Pointing y su equipo compararon muestras recogidas por el rover con muestras de suelo tomadas cuidadosamente a mano. Usando la secuenciación del ADN, descubrieron que la vida bacteriana en los sedimentos recuperados por ambos métodos era similar, lo que indica el éxito de la operación. Sin embargo, también se puso de manifiesto que la vida microbiana era muy irregular por la disponibilidad limitada de agua, los escasos nutrientes y la geoquímica del suelo.
 

"Estos resultados confirman una regla ecológica básica, según la cual la vida microbiana es irregular en los hábitats más extremos de la Tierra, lo que sugiere que la vida pasada o presente en otros planetas también puede presentar irregularidades", explican las coautoras del estudio Nathalie Cabrol y Kim Warren-Rhodes del Instituto SETI.
 

"Si bien esto hará que la detección sea más difícil, nuestros hallazgos proporcionan posibles indicadores para guiar la exploración de la vida en Marte, lo que demuestra que es posible detectar la vida con estrategias inteligentes de búsqueda y muestreo robóticos", añaden las investigadoras.
 

Para las futuras misiones en el planeta rojo, se prevé realizar perforaciones de aproximadamente dos metros, por lo que tener una comparación basada en la Tierra ayudará a identificar problemas potenciales y la interpretación de los resultados una vez que se hayan desplegado los rovers allí.
 

Los estudios ecológicos que ayudan a los investigadores a predecir las áreas habitables para las comunidades microbianas en los entornos más extremos de la Tierra también serán fundamentales para encontrar vida en otros planetas.


Referencia

Subsurface Microbial Habitats in an Extreme Desert Mars-Analog Environment. K. A. Warren-Rhodes et al. Frontiers in Microbiology, 28 February 2019. DOI: https://doi.org/10.3389/fmicb.2019.00069.



Viernes, 8 de Marzo 2019
Redacción T21
Artículo leído 1893 veces



Nota




1.Publicado por LearnFinder el 15/03/2019 09:57

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >


¡Participa en el diseño del futuro!