Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





Hawking reabre un debate que se creía superado

Su último libro sugiere que la muralla entre Dios y la ciencia es permeable


Para muchos, los intentos por trazar una frontera clara entre la ciencia y la religión estaban superados porque la comunidad científica no se ocupaba de eventuales conflictos entre ambos. Pero entonces llega el físico Stephen W. Hawking, escribe que no hace falta Dios para explicar el Universo y se produce una tormenta mediática. ¿No se consideraba este tema una prueba superada? Para muchos, se trata de asuntos donde no se mezclan la ciencia y la religión porque la primera utiliza un método en teoría blindado a las propias creencias y porque va a lo que va, sin dejarse influir por la segunda. La repercusión que ha tenido el libro "El gran diseño" de Stephen Hawking, sin embargo, hace pensar que la muralla entre Dios y la ciencia es permeable. Por Juan Antonio Martínez de la Fe y Leandro Sequeiros.



Foto: Serge Villa. Stocklib.
Foto: Serge Villa. Stocklib.
El regreso de las vacaciones de verano de 2010 ha coincidido con la noticia de que el prestigioso físico y matemático Stephen Hawking, iba a publicar un libro que se presume provocador y escandaloso. The Grand Design (El Gran Diseño), salió a la venta el 7 de septiembre en EEUU y el día 9 en el Reino Unido. Se prepara la edición castellana.

En la prensa española se han publicado algunos fragmentos. De su lectura parece que Hawking intenta demostrar científicamente que Dios no existe. Los medios de comunicación han titulado de maneras muy diferentes los pocos fragmentos que se conocen: “Dios no es necesario”, “Hawking demuestra que Dios no existe”, “Dios Creador es un mito que se ha desmoronado”, “Hawking demuestra científicamente que Dios no existe”, “Dios desbancado del Universo”…

Hemos rastreado más de un centenar de páginas web en las que se comentan los contenidos del libro de Hawking. Nadie lo ha leído completo. Pero tanto los racionalistas duros como sectores religiosos han terciado enseguida en el debate. Los primeros, con entusiasmo, como quien ha encontrado la piedra Roseta de sus tesis; los segundos, condenando sin conocerlas las propuestas de The Grand Design. Pero, ¿qué es lo que realmente defiende Hawking en su libro? ¿Nos encontramos ante una gigantesca operación de marketin para vender la piel antes de matar el oso?

I. La historia

Hawking descarta el mito del Dios creador del Universo” leemos en un blog de izquierda radical. Y en diario El Mundo (2 de septiembre) se reproduce una expresión similar. Será necesario situar The Grand Design en el contexto de la obra de Stephen Hawking. El 20 de septiembre de 2010 hemos encontrado 30.000 entradas en Google para este concepto referido a Hawking, nacido en 1942 y genial profesor de la Cátedra Lucasiana de Matemáticas que ocupó en su tiempo sir Isaac Newton, en la universidad de Cambridge.

Retrocedamos más de 20 años: en octubre de 1988 salió a la venta la primera edición castellana de un libro muy esperado: la Breve Historia del Tiempo. Del Big-bang a los agujeros negros del físico de Cambridge, Stephen W. Hawking. El libro venía precedido por las polémicas surgidas en los países anglosajones por su audacia conceptual. En tres meses se editaron seis ediciones en castellano. Se vendieron más de diez millones de ejemplares en todo el mundo (no sabemos si todos lo leyeron y lo entendieron) y en España se editaron 250.000 copias. Muchos lo tacharon de ateo.

En un artículo anterior en Tendencias21 de las Religiones (publicado en 2008) sobre Hawking, la Historia del Tiempo y el teísmo, se abría la posibilidad de una relectura teísta de la obra de Hawking de 1988. El artículo suscitó el interés de los lectores que aportaron 17 opiniones bien fundamentadas al trabajo. En este ensayo de Tendencias21 se comentaba el estudio titulado “Lo divino y lo humano en el Universo de Stephen Hawking” (Francisco José Soler Gil, Ediciones Cristiandad, Madrid, 2008) y presentábamos sus ideas fundamentales.

La Historia del Tiempo de Stephen Hawking hizo correr ríos de tinta hace más de veinte años. Con anterioridad (1985), John Boslough, profesor de Historia de la Ciencia en la Universidad de Princeton, había publicado el ensayo El Universo de Stephen Hawking (William Morrow, New York, y traducido al castellano en 1986 en la Biblioteca Científica Salvat, Barcelona). En este ensayo se anticipan algunas de las intuiciones revolucionarias de Hawking.

En el año 2001, Hawking nos volvió a sorprender con otro libro, profusamente ilustrado, que pretendía llevar al gran público sus ideas. La traducción castellana no se hizo esperar: en 2002 se publicó con el título El Universo en una cáscara de Nuez (aludiendo a una frase de William Shakespeare) [Editorial Crítica, Barcelona]. Últimamente (2005) ha aparecido en castellano su Brevísima historia del Tiempo.

El 24 de septiembre de 2008, el mismo Hawking volvió a sorprendernos con unas declaraciones al diario El País en las que afirmaba que “la ciencia no deja mucho espacio ni para los milagros ni para Dios”. Esta frase ha sido interpretada en clave ateística por algunos, mientras otros han querido ver una afirmación de la autonomía de la ciencia y la religión.

¿Una creación sin Creador?

En el texto de la solapa delantera de la edición castellana de la Historia del Tiempo se lanzaban algunas preguntas para guiar la lectura: “¿Hubo un principio en el tiempo? ¿Habrá un final? ¿Es infinito el universo? ¿O tiene límites? (...) ¿Cuál es la naturaleza del tiempo? Al colapsarse un universo en expansión, ¿viaja el tiempo hacia atrás? ¿Por qué recordamos el pasado y no el futuro? ¿Puede ser el universo un continuum sin principio ni fronteras? Si así fuera, el universo estaría completamente autocontenido y no se vería afectado por nada que estuviese fuera de él. No sería ni creado ni destruido, simplemente sería. ¿Qué lugar queda entonces para un Creador?”

Como se puede ver, las ideas que ahora se expresan en el nuevo libro estaban de alguna manera insinuadas en sus trabajos anteriores.

En las últimas páginas de la Historia del Tiempo leemos esta frase que a algunos parece un tanto sarcástica como conclusión (pág. 223-224): “No obstante, si descubrimos una teoría completa, con el tiempo habrá de ser, en sus líneas maestras, comprensible para todos y no únicamente para unos pocos científicos. Entonces todos, filósofos, científicos y la gente corriente, seremos capaces de tomar parte en la discusión de por qué existe el universo y por qué existimos nosotros. Si encontrásemos una respuesta a esto, sería el triunfo definitivo de la razón humana, porque entonces conoceríamos el pensamiento de Dios”.

El prólogo de Carl Sagan

La Historia del Tiempo estaba precedida por un breve y provocador prólogo del divulgador científico Carl Sagan, muy conocido del gran público por su serie Cosmos, que finaliza de esta manera: “...También se trata de un libro acerca de Dios... o quizás acerca de la ausencia de Dios. La palabra Dios llena estas páginas. Hawking se embarca en una búsqueda de la respuesta a la famosa pregunta de Einstein sobre si Dios tuvo alguna posibilidad de elegir al crear el universo. Hawking intenta, como él mismo señala, comprender el pensamiento de Dios. Y esto hace que sea totalmente inesperada la conclusión de su esfuerzo, al menos hasta ahora: un universo sin un borde espacial, sin principio ni final en el tiempo y sin lugar para un Creador” (pág. 14-15).

Las referencias a Dios, al Creador, a la Divinidad salpican el libro dejando un sabor escéptico. Para algunos, el éxito de Hawking –amplificado por los medios de comunicación y la explotación de la imagen física del científico arrumbado en una silla de ruedas- no fue sino un mero producto de las técnicas de publicidad que determinan hoy en día las modas intelectuales.

Las preguntas abiertas de la Historia del Tiempo

Para el autor de este nuevo libro, Francisco José Soler Gil, el fenómeno Hawking no es sólo un producto mediático. Hay preguntas que hay que plantearse: en primer lugar está la cuestión del valor del modelo cosmológico de Hawking desde el punto de vista de la física. Y, en segundo lugar, está la cuestión del valor de las incursiones filosóficas y teológicas de Hawking en su libro y en otros textos que han ido apareciendo posteriormente.

La tesis de Lo divino y lo humano en el Universo de Stephen Hawking de Francisco José Soler Gil (Madrid, Cristiandad, 2008) es que, “a pesar de todos los posible errores y deficiencias que puedan contener los planteamientos cosmológico-filosóficos de Stephen Hawking, merece la pena entrar en un diálogo con su obra” (pág. 13).

Planetario del Museo de Ciencias Naturales de Nueva York. Foto: Fritz Geller-Grimm. Wikipedia.
Planetario del Museo de Ciencias Naturales de Nueva York. Foto: Fritz Geller-Grimm. Wikipedia.
Cosmología, Teología natural y Antropología en la Historia del Tiempo de Hawking

"Lo divino y lo humano en el universo de Hawking", de Francisco José Soler Ruiz, “trata de proseguir el diálogo fronterizo entre la cosmología y la filosofía iniciado por Stephen Hawking en Historia del Tiempo, estudiando algunas de las posibles consecuencias ontológicas de la descripción del universo propuestas por el autor” (pág. 24-25). Para concretar este objetivo, el autor sugiere que “nos ocupemos de lo divino y lo humano en el universo de Stephen Hawking. Lo divino, sintetizado en la pregunta acerca de cómo se relaciona este universo con la idea de un Dios creador del cosmos. Y lo humano, sintetizado en la pregunta acerca de cómo encaja la experiencia humana de la temporalidad en semejante marco físico” (pág. 25).

La segunda parte del ensayo de Soler Ruiz (“El universo de Hawking y la Teología natural”) intenta responder a la pregunta sobre si queda un lugar para el Creador en ese universo. Es el desafío de Hawking a la Teología natural. Para facilitar la comprensión se estructura en tres capítulos: el primero de ellos está destinado a exponer las consecuencias para la concepción de Dios como Creador y del universo como creación que Hawking ha deducido de su modelo cosmológico. El segundo capítulo de esta sección resume las respuestas más destacadas a los planteamientos llamemos anti-teológicos de Hawking, de entre las opiniones ofrecidas por algunos especialistas en teología natural a lo largo de estos veinte años transcurridos desde la publicación de Historia del Tiempo. Entre estos autores están el físico sudafricano Georg F. R. Ellis, John Polkinhorne, Ian G. Barbour y R. J. Russell.

II. Los textos de la polémica

Pero ¿qué es lo que ha dicho Hawking? En "The Grand Design", escrito junto a su colega Leonard Mlodinow, Hawking parece escandalizar. Todos los que hablaban de su libro a principios de Septiembre no lo habían podido leer aún. Sólo hablaban de referencias vagas y de filtraciones de textos sueltos publicados en The Times, aparentemente filtrados pero posiblemente intencionalmente para provocar la curiosidad. Por tanto, falta aún una lectura reposada.

Tal vez, éste es el texto más citado y polémico: “Porque existe una ley como la de la gravedad: el universo puede y podría crearse por sí mismo de la nada. La creación espontánea es la razón por la que resulta redundante el papel de un creador”.

Pero estas afirmaciones no son nuevas en Hawking. En "El Universo en una cáscara de nuez", leemos: “Debemos intentar comprender el comienzo del Universo a partir de bases científicas. Puede que sea una tarea más allá de nuestras capacidades, pero al menos deberíamos intentarlo.” Y también: “A muchos científicos no les agradó la idea de que el universo hubiese tenido un principio, un momento de creación”. Y en otro lugar de la misma fuente “Einstein había rechazado la idea de que Dios juega a los dados. Sin embargo, todas las evidencias indican que Dios es un jugador impenitente.”

En su libro "Agujeros negros y pequeños universos (y otros ensayos)", editado en 1993, puede leerse:

“La ciencia podría afirmar que el universo tenía que haber conocido un comienzo.”

“Limitar nuestra atención a cuestiones terrestres sería limitar el espíritu humano.”

“En la teoría clásica de la relatividad general [...] el principio del universo tiene que ser una singularidad de densidad y curvatura del espacio-tiempo infinitas. En esas circunstancias dejarían de regir todas las leyes conocidas de la física.”

“Aun si hay solo una posible teoría unificada, es solo un conjunto de reglas y ecuaciones. ¿Qué fue lo que insufló fuego en las ecuaciones e hizo un universo para describirlas?”

“Me alegró saber que él no se había percatado de que había presentado una ponencia en la que teorizaba sobre cómo empezó el universo. No me hacía gracia la idea de ser entregado a la Inquisición como Galileo”. [Nota: Se refiere a que según él, Juan Pablo II le pidió que no estudiara el origen del universo, puesto que sólo compete a Dios].

Otros textos de Hawking van en la misma dirección:

“Mientras más examinamos el universo, descubrimos que de ninguna manera es arbitrario, sino que obedece ciertas leyes bien definidas que funcionan en diferentes campos. Parece muy razonable suponer que haya algunos principios unificadores, de modo que todas las leyes sean parte de alguna ley mayor”.

“Einstein se equivocaba diciendo que “Dios no juega a los dados con el universo “. Considerando las hipótesis de los agujeros negros, Dios no sólo juega a los dados con el universo: a veces los arroja donde no podemos verlos”.

“Se han concedido muchos premios Nobel por mostrar que el universo no es tan simple como podíamos haberlo pensado”.

“Preguntarse qué había antes del Big Bang es como preguntarse qué hay al norte del polo norte”. “No puedes permitirte estar discapacitado en espíritu a la vez que físicamente”.

“Los virus de computadoras deberían ser considerados como vida. Pienso que esto dice algo acerca de la naturaleza humana, que la única forma de vida que hemos creado es puramente destructiva. Hemos creado una forma de vida a nuestra imagen y semejanza.”

“La vida es una cosa maravillosa y hay tantas cosas por hacer”. “La raza humana necesita un desafío intelectual. Debe ser aburrido ser Dios, y no tener nada que descubrir”.

“Cada vez que escucho hablar de ese gato, empiezo a sacar mi pistola”. (Acerca de la Paradoja de Schrödinger

Y otro texto de Hawking para finalizar:

“Durante millones de años, la humanidad vivió justo como los animales. Entonces algo pasó que desató el poder de nuestra imaginación. Aprendimos a hablar. Y aprendimos a escuchar. Hablar nos permitió la comunicación de ideas, permitiendo al ser humano empezar a trabajar unidos. Para construir lo imposible. Los más grandes logros del ser humano vienen por hablar. Y los más grandes fracasos por no hablar. ¡No tiene que ser así! Nuestras grandes esperanzas pueden llegar a ser realidad en el futuro. Con la tecnología a nuestra disposición, las posibilidades son ilimitadas. Todo lo que necesitamos hacer es asegurarnos de seguir hablando”.

Stephen Hawking, junto a su hija Lucy,  imparte una conferencia en Washington. AFP
Stephen Hawking, junto a su hija Lucy, imparte una conferencia en Washington. AFP
III. Los líderes religiosos, en pie de guerra contra Hawking

Antes de que el polémico libro The Grand Design hubiera aparecido en las librerías, algunos líderes religiosos pusieron el grito en el cielo. Así, el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, y otros líderes religiosos británicos han criticado al astrofísico Stephen Hawking por descartar a Dios como creador del Universo: «Creer en Dios no consiste en como taponar un agujero y explicar cómo unas cosas se relacionan con otras en el Universo, sino que es la creencia de que hay un agente inteligente y vivo de cuya actividad depende en última instancia todo lo que existe», declaró el líder anglicano al diario The Times.

«La física por sí sola no resolverá la cuestión de por qué existe algo en lugar de nada», agregó Williams.

Por su parte, el gran rabino de Inglaterra, Jonathan Sacks, señala en un artículo publicado en el mismo diario, The Times, que «la ciencia trata de explicar y la religión, de interpretar. A la Biblia sencillamente no le interesa cómo se creó el Universo». Y añade: «La ciencia desarticula las cosas para ver cómo funcionan. La religión las junta para ver qué significan. Son dos empresas intelectuales distintas. Incluso ocupan diferentes hemisferios del cerebro», señala Sacks.

El arzobispo de Westminster y primado de la Iglesia católica de Inglaterra y Gales, Vincent Nichols, dijo suscribir totalmente las palabras del gran rabino sobre la relación entre religión y ciencia. También el presidente del Consejo Islámico de Gran Bretaña, Ibrahim Mogra, atacó las tesis de Hawking y dijo que «si uno mira el Universo, todo apunta a la existencia de un creador que le dio origen».

Por otra parte, el biólogo y ateo militante Richard Dawkins, autor del libro 'El Espejismo de Dios', declaró a The Times que «el darwinismo expulsó a Dios de la biología, pero en la física persistió la incertidumbre. Ahora, sin embargo, Hawking le ha asestado el golpe de gracia».

Por el contrario, para el astrofísico y teólogo David Wilkinson, «el Dios en el que creen los cristianos es un Dios íntimamente involucrado en todo momento de la historia del universo y no sólo en sus comienzos».

A su vez, el presidente de METANEXUS, la Sociedad Internacional de la Ciencia y la Religión, George Ellis, rechaza el argumento expuesto por Hawking en su libro en el sentido de que la filosofía no tiene ya sentido al haber sido suplantada por la ciencia. «La filosofía no está muerta. Todo punto de vista está imbuido de filosofía. ¿Por qué la misma ciencia merece la pena? La respuesta es filosófica y emocional. La ciencia no puede responder a la pregunta sobre sí misma», explica Ellis.

IV. La interpretación de los medios de comunicación

Como comentamos al comienzo, hemos recopilado unas cien entradas procedentes de Internet, en las que los medios de comunicación (prensa, radio, televisión, redes sociales, youtube..) comentan y toman postura ante el libro The Grand Design de Stephen Hawking.

Entre todas ellas hemos escogido una crónica procedente del diario andaluz Ideal, que ha sistematizado muy bien, a nuestro juicio, el estado de la cuestión. En las páginas de SOCIEDAD (21 De septiembre), titula: “La ciencia va más allá”. Y subtitula: “Los propios teólogos admiten que «la ciencia es atea» y que sería «un milagro» que pudiera probarse la existencia o inexistencia de Dios”.

La periodista de Vocento Isabel Urrutia, escribe, entre otras cosas:

“Dios se ha convertido, para algunos, en una vaca de la que se puede sacar leche y queso!». No se asusten, que no es una blasfemia. Lo decía un místico alemán, Eckhart de Hocheim, un dominico simpático y con buena pluma que nació en la Edad Media y ha inspirado a un sinfín de filósofos, creyentes y no creyentes. El bueno de Eckhart se quejaba simplemente del tan traído y llevado concepto del Sumo Creador, al que se exprime hasta la última gota cuando «por definición se escapa a nuestra comprensión». Pero no importa, siempre hay excusa para entrar al trapo y engolfarse en dimes y diretes con motivo de la existencia (o no) de Dios. En pleno siglo XXI, sigue dando mucho juego a la hora de vender libros. Ver para creer”.

Y respecto al libro de Hawking escribe: “El último capítulo lo ha escrito Stephen Hawking junto a su colega Leonard Mlodinow en 'The Grand Design' ('El gran diseño'), que sale a la venta hoy en Gran Bretaña y ha hecho correr ríos de tinta antes de que nadie haya tenido oportunidad de leérselo de cabo a rabo. ¿De verdad Dios es una idea superflua? Si lo afirma Hawking, alguna credibilidad habrá que darle. ¿O no es para tanto? Toda la tormenta mediática, que va creciendo por momentos, tiene ese punto de partida. Y muy posiblemente se recrudezca con motivo de la primera visita de Benedicto XVI a Reino Unido -justo dentro de una semana-, ya que no faltará quien saque a colación el tema de marras en un país que cuenta con varios científicos obsesionados con el Más Allá. Además del zoólogo ateo Richard Dawkins, autor de 'El espejismo de Dios', ahora acaba de saltar a la palestra Hawking con su vehemencia habitual. El debate está servido."

La periodista reconoce que sabe poco del libro: “Por lo poco que ha trascendido de 'The Grand Design' (extractos publicados en el diario inglés The Times), el catedrático emérito de Cambridge se reafirma en una idea que lleva años defendiendo a machamartillo: Dios no es necesario para explicar el origen del Universo”.

Y prosigue: “Es una hipótesis que encaja a la perfección en su forma de pensar, modelada en su infancia por una madre apasionadamente comunista que más tarde le sirvió en bandeja las obras completas del filósofo Bertrand Russell, un ateo militante que dejó clara su posición en 'Por qué no soy cristiano'. En aquel ensayo, Russell sostenía que '(...) la religión cristiana organizada como Iglesia ha sido y es aún la principal enemiga del progreso moral en el mundo'. Quede claro que Hawking nunca ha llegado públicamente a suscribir algo así, pero le habrá dado mucho que pensar”.

La periodista comenta: “Pensar se le da de maravilla y su amplitud de miras llama la atención: no sólo teoriza sobre el 'Big Bang' o los multiversos (la posibilidad de que existan universos simultáneos), sino que forma parte de la Academia Pontificia de las Ciencias, un organismo que promueve la investigación bajo la protección del Papa. No depende directamente del Vaticano, pero el protocolo de esta institución prescribe que los miembros sean oficialmente elegidos por el Pontífice. Nada, todo hay que decirlo, que cause malestar al autor de The Grand Desig'. Hawking no se encomienda ni a Dios ni al diablo. Va por libre. No hay cosa que le cause más placer que darle vueltas sin límites al magín. Incluso hasta salirse de los estrictos confines de su especialidad para adentrarse en esa nebulosa que algunos, como el mismísimo San Agustín, daban por impenetrable... «Si lo comprendes, entonces no es Dios», alertaba el hijo de Santa Mónica, un apasionado de la especulación y los libros igual que Hawking”.

El artículo de IDEAL de Granada incluye algunas opiniones contrastadas: “Lo propio de la ciencia es la cautela. Pisar sobre suelo firme. No obstante, para abrir camino hacen falta hipótesis que luego se confirman o descartan. Pues bien, como recordaba recientemente Jorge Wagensberg, profesor de Teoría de los Procesos Irreversibles en la Universidad de Barcelona, «la no necesidad de Dios es una hipótesis, ¡no una tesis!». O sea, se trata de una conjetura, nada que esté probado. Y eso no hiere la sensibilidad de nadie: baste recordar el caso emblemático del biólogo molecular y genetista Francisco José Ayala, un ex dominico que se define como 'neodarwinista'. En su trabajo diario prescinde de Dios tranquilamente y, a la hora de posicionarse más allá de la ciencia, no duda en defender su existencia”.

“¿Religión y ciencia son, por tanto, compartimentos estancos?” se pregunta la periodista. «Nosotros nos ocupamos de la mente, vosotros del cerebro», solía repetir Juan Pablo II a los científicos, apelando a la típica distinción cuerpo-alma. Una separación que, como es lógico, trae de cabeza a los neurólogos: ¿puede haber mente sin cerebro? En fin, ahí queda el debate.

Y continúa: “Nada que escandalice al jesuita Juan Antonio Estrada, catedrático de Filosofía de la Religión en la Universidad de Granada: «La ciencia es metodológicamente atea». Su campo de trabajo son los hechos comprobables y punto. Sería un milagro que pudiera probar la existencia (o no) de Dios. «Y sabe lo que le digo, yo creo que la gente de a pie, sobrada de sentido común, tampoco lo entiende perfectamente», añade el teólogo”.

“A su juicio, la verdadera dificultad para defender la existencia de Dios es otra muy distinta, alejada de la ciencia y tan antigua como el hombre. Lo mismo piensa Javier Leach, director de la Cátedra Ciencia, Tecnología y Religión de la Universidad de Comillas. «El mal es una pregunta sin respuesta». Ahí reside el mayor de los problemas: ¿cómo explicar la existencia de un Dios misericordioso ante la muerte de un niño? Ese dolor remueve los cimientos del alma mucho más que cualquier teoría sobre el 'Big Bang' o los 'multiversos burbuja' que nacen de forma espontánea en el 'continuum' espacio-tiempo”.

“Juan Antonio Estrada reconoce que, desde la perspectiva cristiana, sólo queda entonces emular la figura de «un hombre que luchó contra el mal y puso en manos de Dios su destino». Aquella figura es Jesús de Nazaret. En definitiva, no hay nada nuevo bajo el sol. Estrada está convencido de que los 'multiversos burbuja' y el 'Big Bang' no hacen sombra al inspirador del cristianismo. Seguro que le haría gracia el chiste que una vez soltó el premio Nobel de Física Leon Lederman: «¿El origen del mundo? Puuuf, qué difícil. ¡Dios sabe lo que pasó!». Al tiempo. La ciencia es imparable”.

Conclusión

El libro de Hawking tendrá un gran éxito de ventas. Eso es seguro. Y es lo que se pretendía con toda esta polvareda, demasiado artificial para algunos. En el diario El País (6 septiembre 2010), la periodista Mónica Salomone, se pregunta por la legitimidad de la ciencia por dictaminar si existe o no existe Dios.

Escribe: “para muchos, los intentos por trazar una frontera clara entre la ciencia y la religión estaban superados porque la comunidad científica no se ocupaba de eventuales conflictos entre ambos. Pero entonces llega el físico Stephen W. Hawking, escribe que no hace falta Dios para explicar el Universo y se produce una tormenta mediática. ¿No se consideraba este tema una prueba superada? No."

Antes de decidirse a hacer el primer trasplante de órganos entre humanos, en 1954, el cirujano Joseph E. Murray, Nobel de Medicina en 1990, consultó a varios líderes religiosos: "Parecía lo natural", ha dicho Murray. Es sólo uno de los múltiples ejemplos del vínculo entre religión y ciencia. Un nexo tan vigente aún hoy como encendidos han sido los debates sobre la investigación con células madre o la enseñanza de la teoría de la evolución.

Para muchos, se trata de asuntos donde no se mezclan la ciencia y la religión porque la primera utiliza un método en teoría blindado a las propias creencias y porque va a lo que va, sin dejarse influir por la segunda. La repercusión que ha tenido el libro "El gran diseño" de Stephen Hawking, sin embargo, hace pensar que la muralla entre Dios y la ciencia es permeable.


Juan Antonio Martínez de la Fe y Leandro Sequeiros son Colaboradores de la Cátedra Ciencia- Tecnología y Religión de la Universidad Comillas.



Lunes, 18 de Octubre 2010
Juan Antonio Martínez de la Fe y Leandro Sequeiros
Visitas de este artículo: 88168



Nota

Comente este artículo
Los más recientes primero | Los más antiguos primero

1.Publicado por Alejandro Álvarez Silva el 18/10/2010 16:36
Artículo muy interesante como compilación de textos, pero sigo creyendo que Hawking desde hace años ha entrado en terrenos que no le corresponden, al menos desde el lugar en que le situaba su bien ganado prestigio científico. Vuelvo a recomendarle en estos temas la lectura de la obra "Accesible e inaccesible" en el Blog Simbiotica. Saludos:
Alejandro Álvarez

2.Publicado por Jp el 18/10/2010 16:43
esta debate es muy interesante ... es cierto que va a hacer muy dificil deja de creer en un dios (suponiendo que no exista) ya que esta creencia esta muy clavada en nuestros pensamientos, en nuestra manera de vivir y se extiende desde hace cientos de años ... pero si no existe un dios ... suena algo "nauseabundo" e incomodo pensar que despues de la muerte no existe nada ... pensar que todo lo que hacemos , todos nuestros planes se van a ver obstaculizados por la inminente muerte y que no existe nada despues me deja un escalofrio terrible ...(yo pienso que la religion ayuda a muchas personas a tener animos de vivir y a superarse dia a dia sin caer en la desesperacion que la muerte nos trae)



3.Publicado por Luis H. el 18/10/2010 18:04
Quieres conocer a Dios: 'nosce te ipsum', 'conócete a ti mismo' y conocerás al universo y a los dioses, inscripción griega inscrita en el Templo de Apolo en Delfos. Como verán este tema no es nuevo.

Podríamos empezar por contemplarnos en un espejo, primero con los ojos abiertos, luego, con los ojos cerrados. Porque si no podemos sentir al espíritu del Hacedor dentro de nosotros algo va mal.

La idea del Profesor Hawking no es la de denegar la existencia de Dios, sino la de exponer la idea de que Dios no es en realidad tal y cual nos lo han presentado (un Dios falsificado). El Dios real es mucho más, es el Supremo Espíritu que aún no logramos podemos entender.

4.Publicado por juan carlos el 18/10/2010 18:43
Hawking no dice que no existe dios. simplemente que no fue o no es necesario para la existencia del universo. ! quizas habràn espiritualistas que adviertan que las leyes de la fisica fueron creadas por dios.!

5.Publicado por Fernando C. P. el 18/10/2010 21:24
Amigo nadie dice que sea difícil de no creer en un dios, no tienes que creer en dios para hacer lo razonablemente bien en función a la supervivencia de las entidades que están dentro del universo incluyéndote a ti. ademas nadie dice que el al morir tu energía residual se transforme en algo que quizas se llame alma y que la misma este en un plano o dimensión desconocida con objetivos diferentes, así como una estrella al morir se transforma en supernova, luego en agujero negro o tal vez un quosar, es probable que al morir tu energía se transforme.

La religión sirvió en algún momento para orientar tal vez, pero para estas épocas ya no es necesario, solo es utilizar la escencia de la razón en función a la supervivencia de la existencia. a medida que evolucionamos esta razón podrá tener variantes porque nada es absoluto todo es relativo.

6.Publicado por Samuel el 18/10/2010 22:44
Un artículo que escribí hace poco sobre lo relacionado con este tema podéis leerlo en mi blog: http://quevidaesta2010.blogspot.com/2010/10/divina-metafisica.html

Por favor, dejar vuestra opinión si os apetece.

Un saludo..

7.Publicado por Ron Krumpos el 18/10/2010 23:17
In "The Grand Design" Stephen Hawking postulates that the M-theory may be the Holy Grail of physics...the Grand Unified Theory which Einstein had tried to formulate but never completed. It expands on quantum mechanics and string theories.

In my e-book on comparative mysticism is a quote by Albert Einstein: “…most beautiful and profound emotion we can experience is the sensation of the mystical. It is the sower of all true science. To know that what is impenetrable to us really exists, manifesting itself as the highest wisdom and most radiant beauty – which our dull faculties can comprehend only in their primitive form – this knowledge, this feeling, is at the center of all religion.”

E=mc², Einstein's Special Theory of Relativity, is probably the best known scientific equation. I revised it to help better understand the relationship between divine Essence (Spirit), matter (mass/energy: visible/dark) and consciousness (f(x) raised to its greatest power). Unlike the speed of light, which is a constant, there are no exact measurements for consciousness. In this hypothetical formula, basic consciousness may be of insects, to the second power of animals and to the third power the rational mind of humans. The fourth power is suprarational consciousness of mystics, when they intuit the divine essence in perceived matter. This was a convenient analogy, but there cannot be a divine formula.

8.Publicado por abel el 19/10/2010 03:09
EL UNIVERSO NO NECESITA UN CREADOR , SOLO NECESITA EL AZAR , LA BUENA SUERTE, LA CASUALIDAD, ETC para haberse hecho mas y mas complejo, sin lugar a dudas parece creible, pero si lo comparamos con todas las cosas hechas por el hombre, ya sea una estacion espacial, una moto, una ratonera, un alfiler, un superprocesador TODOS ESTAS AL SER ESTUDIADAS POR LOS FUTUROS ARQUEOLOGOS QUE ESTUDIES COMO ERA NUESTRA TECNOLOGIA EN EL SIGLO 21 diran que todo esos artefactos son producto de una INTELIGENCIA CON PROPOSITO, no pudieron ser producidos por casualidad sino por seres inteligentes que equilibraron todo eso compuesto para producir algo util, AHORA SI ESTUDIAS UNA BACTERIA, UNA CELULA, te daras cuenta que son muy complejos y que no pueden funcionar si todas sus partes no estas y funcionan al 100% . ASI QUE NECESITAS UN DISEÑADOR PARA UNA MOTO PERO NO UN CREADOR PARA EL UNIVERSO.

Hawking y todos lo evolucionistas y ateas lo saben PERO NO QUIEREN RECONOCER
LA BIBLIA romanos 1:22 "profesando ser sabios se hicieron necios"

9.Publicado por Jp el 19/10/2010 16:08
"todo es relativo" ¿exepcto que todo es relativo? como que cae en contradiccion... (bueno no soy un fanatico religioso ni nada de eso .. soy de mentalidad abierta y me gusta opinar... y debatir) segun todo lo que dice hawking no es necesario a un dios para que aiga existido la creacion... bueno y entonses donde se pone a dios¿? o es que ya no se necesita para nuestras vidas¿? o solo tenemos que ser de "mente cerrada" y creer solo en la razon y la ciencia (aun que esto traiga todos los problemas que estamos viviendo en la actualidad)
...

10.Publicado por Beatriz Basenji el 19/10/2010 18:15
Lo he manifestado en múltiples oportunidades: Soy persona de una profunda Fé, y no me cabe ninguna duda de la existencia de la Divinidad. Pero, el dios descripto en la Biblia , no lo reconozco como tal. Puedo pensar que era un viajero del Espacio o del Tiempo ; puedo pensar que el tal Jehová pertenecía a una Civilización superior a la nuestra .E insisto en que los seres humanos, poseemos a la par Naturaleza humana y divina. Estamos facultados a través de nuestra mente a explorar el Universo a mayor velocidad que la Luz.

11.Publicado por Angel38 el 19/10/2010 20:47
Pero no hay necesidad que Hawkins explique lo lógico, lo razonable, la creencia de un Dios ah ido mermando poco a poco en el pensamiento de la humanidad y en unos cuantos milenios evolucionaremos a algo más que el imperfecto hombre contemporaneo. Afirmar su no existencia es una redundancia que se pudo evitar.

12.Publicado por Samuel el 20/10/2010 13:01
Divina Metafísica

La metafísica estudia los aspectos de la realidad que son inaccesibles a la investigación científica. Según Immanuel Kant, una afirmación es metafísica cuando afirma algo sustancial o relevante sobre un asunto ("cuando emite un juicio sintético sobre un asunto") que por principio escapa a toda posibilidad de ser experimentado sensiblemente por el ser humano.

La metafísica aborda problemas centrales de la filosofía, como lo son los fundamentos de la estructura de la realidad y el sentido y finalidad última de todo ser, todo lo cual se sustenta en el llamado principio de no contradicción.

El principio de no contradicción, o a veces llamado principio de contradicción, es un principio clásico de la lógica y la filosofía, según el cual una proposición y su negación no pueden ser ambas verdaderas al mismo tiempo y en el mismo sentido. El principio también tiene una versión ontológica: nada puede ser y no ser al mismo tiempo y en el mismo sentido; y una versión doxástica: nadie puede creer al mismo tiempo y en el mismo sentido una proposición y su negación. El principio de no contradicción es, junto con el principio de identidad y el principio del tercero excluido, una de las leyes clásicas del pensamiento.


Introducción.

El estudio sobre la existencia de Dios como causa última de la realidad o, lo que es lo mismo, la teológica, es uno de los tópicos fundamentales de la metafísica tradicional. Y es, además, universalmente aceptado que dicho estudio forma parte del mundo metafísico.

Podemos inferir esta afirmación de la siguiente manera:

(1) Toda afirmación metafísica escapará siempre a cualquier tipo de experimentación, ya que no puede haber experiencias sensibles sobre la misma [por definición de metafísica].

(2) Una afirmación que no puede ser contrastada experimentalmente no es una afirmación científica [por definición de ciencia].

Luego:

(3) La ciencia no puede conocer cuestiones metafísicas, por lo que no tiene sentido hablar de ellas desde la ciencia [a partir de 1 y 2].

Y esto es así, es algo incuestionable. La única forma de negarlo lógicamente es cambiando las definiciones de ciencia y de metafísica. De no hacerlo, deberemos aceptar inmediatamente, que cuando un científico, por muy importante y famoso que sea, se pone a interpretar teorías o a hablar sobre cuestiones metafísicas, está filosofando y no haciendo ciencia.

Por poner el ejemplo más reciente, cuando Stephen Hawking afirma que Dios no es necesario para explicar el mundo, es evidente que está haciendo metafísica. Me explico:
Entendemos por el mundo a todo aquello de lo que tenemos experiencias directas o indirectas. Afirmar que no es necesario Dios para explicar el mundo, es equivalente a afirmar que no es necesario nada trascendente al mundo para explicarlo. Esta última afirmación es claramente metafísica. No hay NINGUNA experiencia sensible que indique que el mundo no necesita de una entidad o proceso transcendente como causa o que indique que no existe o no es necesaria tal causa. Por poner un ejemplo práctico y claro; nuestro mundo podría (y podría no) ser la consecuencia de, por ejemplo, el cómputo de un algoritmo por parte de un ordenador transcendente. Una especie de Matrix. Ese computador transcendente lo podemos tomar como una entidad de la que no tenemos experiencias, e incluso podríamos llamarlo Dios.
Ahora bien, para explicar el porqué esencial de nuestro mundo, en nuestro ejemplo, encestaríamos obligatoriamente hacer referencia a ese computador, porque explicar es relacionar causa y efecto, y; en este ejemplo, la causa de nuestro mundo, sería el computador transcendente.
Evidentemente, la existencia de tal Matrix es una cuestión metafísica; que se corresponderá o no con la realidad, pero pone de manifiesto que cuando Stephen Hawking afirma que Dios (entidad transcendente) no es necesario para explicar el mundo, está realmente filosofando.
Podremos conocer cómo funciona el mundo con mayor o menos exactitud, podemos aceptar incluso que llegaremos a una infinita exactitud si alcanzamos la teoría del todo, pero seguiremos sin saber el porqué todo funciona como funciona. Para ello encestaríamos conocer la causa transcendente que produce ese comportamiento, y eso entra dentro de la metafísica. Afirmar que no existe tal causa transcendente o que no es necesaria es pues filosofar, y es lo que Sthepen Hawkins hace con su afirmación.

En resumen:

Incluso si conseguimos explicar toda la realidad sólo a partir de leyes naturales, todavía nos quedará explicar dichas leyes naturales. Y conocer lo que causa la existencia de dichas leyes, o justificar que nada causa dichas leyes, es algo que entra dentro del campo de la metafísica.


¿Conocimiento metafísico?

Parece entonces que la única forma que tenemos de conocer la realidad de la que no tenemos experiencias (o de conocer que no existe tal realidad transcendente) es mediante la metafísica pero, ¿realmente nos lleva la metafísica a algún tipo de conocimiento? Pues; desgraciadamente, no al tipo de conocimiento que nos gustaría.

Es innegable que el ser humano busca y desea conocimientos universales y necesarios. Ese tipo de conocimiento es el que nos proporciona la ciencia sobre lo tangible, y ese tipo de conocimiento es el que desearíamos conseguir sobre lo transcendente. Es decir; queremos conocimientos objetivos, ¿puede la metafísica ofrecernoslos?

Mucho me temo que no. La ciencia basa toda su potencia de universalidad y objetividad en la inducción de experiencias. Lo que ha pasado mil veces, suponemos (sin justificación) que pasará mil y una veces. Esta suposición no justificada ha dado numerosos frutos y a conducido a la tecnología actual. Es útil y sus teorías y leyes se suponen universales y necesarias (aunque sólo sea por conveniencia). Como todos podemos contrastar una teoría cuando queramos y (probablemente) obtendremos que se cumple la inducción, tomamos dicho conocimiento como objetivo.

La metafísica no tiene experiencias con las que trabajar, por lo que no podemos usar el “truco” de la inducción para aparentar universalidad y objetividad en sus afirmaciones. La razón humana es una herramienta evolutiva aparecida en el transcurso de millones de años para mejorar nuestras espectativas de supervivencia. No parece que una herramienta creada para solucionar problemas del mundo sensible pueda servir para mucho más. De momento, no se ha encontrado ninguna otra forma de conocimiento “objetivo” -y objetivo con comillas- que no se base -o utilice al menos- experiencias sensibles.


Lo subjetivo.

Lo que se suele hacer es renunciar a obtener dicho conocimiento objetivo desde la razón, e intentar imponer la objetividad de manera irracional. Es lo que se suele llamar fe. Si todos compartimos una fe concreta, ese “conocimiento” se volverá objetivo. Entonces surge el problema de quién decide que es lo que se debe creer y sobretodo, qué es lo que se debe creer. Aparecen así los “conocimientos” dogmáticos, y la guerra entre distintos grupos rivales por imponer sus dogmas. Es una guerra compleja donde entran en juego intereses políticos, y sociales en general. Pero eso no es lo esencial del asunto.

Lo esencial es que; al no poderse contrastar experimentalmente, una argumentación metafísica, puede ser tan válida y Real como su opuesta, y no hay nada que podamos hacer para decidir objetivamente cuál es la que se corresponde con la realidad (incluso la supuesta teoría de que no hay nada metafísico, es una afirmación metafísica, con lo que ello supone).

Es decir; aceptar una u otra metafísica es algo completamente arbitrario, y que; finalmente, "creamos" una afirmación o su contraria, es una cuestión subjetiva, siempre motivadas y dirigidas por nuestras necesidades.


Escepticismo metafísico.

¿Qué actitud queda, pues, tomar; si queremos seguir comportándonos racionalmente? Lo más razonable es resignarse a nuestra incapacidad de conocer objetivamente la verdad transcendente (o resignarse a nuestra incapacidad de conocer objetivamente que no existe ninguna verdad transcendente).

Es una actitud compleja de tomar, porque supone una rendición, y, es evidente, al ser humano no le gusta perder. Además, no es una actitud evolutivamente estable para aquellas personas que tienen más necesidad de consuelo; aquellas que menos tienen y que más sufren -un gran porcentaje, por cierto, del total de personas que vivimos actualmente-.


Conclusión.

Para todos aquellos a los que su orgullo no se lo impida, y para aquellos a los que no se lo impida su necesidad de consuelo, la actitud que parece más razonable y noble, resulta ser la actitud escéptica.

Sobre las Verdades metafísicas, sólo sé que no sé nada, y sobre las demás, no sé ni lo que realmente sé.


Nota. Adicionalmente, cabría nombrar el revés que ha supuesto para el principio de no contradicción en que se basa la metafísica, el descubrimiento de la mecánica cuántica y lo mal que se lleva con el sentido común. Por ejemplo; la superposición de estados supone que un ente es y no es - y está y no está- al mismo tiempo hasta que colapse la función de onda.

13.Publicado por Leandro el 20/10/2010 17:23
El libro de Hawking está suscitando mucho interés en todo el mismo. Tal vez se trate de una estrategia mediática para vender más libros.. Tal vez. Pero lo que si es claro es que suscita polémica. La relación entre la ciencia y la religión no es un problema tal resuelto como se cree. Hay conflicto. Y a veces, no se tienden todos los puentes que se debiera. A veces, falta un intento de comprensión por ambas partes. Nunca como ahora es más necesario el encuentro desde la diferencia entre los científicos y los teólogos. Respetando la autonomía de ambos.

14.Publicado por Samuel el 20/10/2010 21:36
No hay tanto que respetar. Ambos pueden y deben dar su punto de vista sobre el conocimiento del mundo. La ciencia lo hace desde la experimentación, y por consiguiente de modo objetivo, y la religión ni siquiera se puede decir que llegue a un conocimiento, sino que se inventa lo que le conviene y lo transmite en forma de dogma -que ha que creer sin necesitar ninguna justificación-.

En realidad no se trata de un conflicto entre ciencia y religión; sino un conflicto entre ciencia y metafísica -la teología sólo una pequeña parcela de la metafísica-.

Desde Kant sabemos que es dudoso que desde la metafísica se pueda llegar alguna vez a un conocimiento objetivo, más bien al contrario, parece que siempre escapará de nuestra capacidad.

El problema viene cuando científicos de renombre empiezan a hacer metafísica y nos intentan colar que hacen ciencia. Ahí está el error. En el mismo momento que en un argumento cualquiera se introduce el concepto de Dios -o cualquier otro concepto transcendente-, ese argumento pierde la calidad de científico y se vuelve metafísico -filosófico-.

Un saludo.


15.Publicado por Jorge iniesta el 22/10/2010 09:47
La cuestión que más demuestra la inexistencia de dios es la paleoantropología. Pensad en la larga evolución de la especie Homo desde los parántropos por ejemplo. No había ningún dios cuidando de estos parántropos; ellos tuvieron que arreglársela con lo que tenía en la naturaleza. Desde el Homo habilis y el Homo erectus empiezan los manejos de piedras convirtiéndolas en útiles líticos con funciones de supervivencia; no había ningún dios que cuidara de estos Homo y así sucesivamente. Si pensamos en los dinosaurios que estuvieron viviendo en la Tierra nada menos que 160 millones de años vemos que el hombre es una evolución muy tardía de la vida. Fue gracias a la extinción de estos dinosaurios lo que permitió la evolución de pequeños mamíferos parecidos a las musarañas. Siguiendo esta linea evolutiva se desembocó en los Homo. El hombre es el producto de billones de billones de mutaciones de la vida desde el principio de ésta hace uno 3.800 millones de años.

16.Publicado por Samuel el 22/10/2010 09:56
Jorge, eso no demuestra ni justifica nada. Lo único que justifica eso es que los seres humanos somos el resultado de un proceso evolutivo natural.

Pero de ahí -hecho cinetífico- a afirmar -y justificar- que Dios no existe -metafísica- porque somos consecuencia de un proceso evolutivo natural hay un largo trecho.

Podemos ser el resultado de un proceso evolutivo, pero eso no impide que finalmente existe algo transcendente que origine esas leyes naturales que permiten que se produzca esa evolución.

17.Publicado por Jorge iniesta el 22/10/2010 15:48
Te entiendo Samuel, pero si unimos lo que he escrito con el hecho de que ningún dios se ha aparecido a nadie ni se tiene el menor rastro de él entoces la probabilidad de que no exista ningún dios es absoluta; es decir, de valor 1. Por lo demás en el caso de que existiese un dios sería extraordinariamente más complejo que nuestro universo o los infinitos universos que es posible que existan según algunos cosmólogos. La realidad universal ya es lo suficientemente compleja como para que le añadamos la complejidad de algún dios de esos que polulan en las mentes de los creyentes.

18.Publicado por Jorge iniesta el 23/10/2010 12:05
Samuel:

no sé si entiendes bien en qué consiste la evolución de las especies. Nosotros, los Homo sapiens sapiens (que de sabios tenemos muy poco salvo escepciones) no somo la finalidad de la vida en la Tierra; muy bien podría ser otro animal el de mayor inteligencia en el planeta si la evolución hubiese tomado otro rumbo. La evolución es por selección natural; no hay un finalismo teleológico hacia el hombre. Si los dinosaurios no hubiesen desaparaceido hace 65 millones de años muy bien podría haber en este planeta un ser inteligente, bípedo, etc. que ahora creería que él es la finalidad de la evolución. Nosotros no somos la finalidad de nada; somos el resultado de miles de billones de mutaciones infinitesimales; producto del mero azar. Nos creemos importantes pero no lo somos, por eso creemos que somos los elegidos de dios; nada más alejado de la verdad.

19.Publicado por Samuel el 23/10/2010 12:43
Jorge, de lo que no hay evidencias empíricas a favor ni en contra es igual de probable que exista como que no exista. Según la probablidad tenemos que hay un caso favorable (que exista o que no exista) para dos casos posibles (o existe o no existe); es drcir: 1/2.

Lo de que por no haber visto nunca evidencia empírica de un Dios -u otro ente transcendental- tenemos certeza de que no existe es una incongruencia lógica. Me explico con un ejemplo práctico:

Imagina que nos meten -con los ojos tapados- en un edificio enorme, y dentro del edificio; nos meten en una habitación cerrada y completamente hermética. No sabemos nada del resto del edificio y no nos llega ninguna experiencia sensible de lo que hay fuera de nuestra habitación.

Pues bien, calquier cosa que se afirme sobre lo que hay fuera de nuestra habitación es una cuestión metafísica. Imagina que alguien dice que fuera de la habitación hay un carcelero con barbas y vestido de blanco. Como no nos llega ninguna experiencia sensible de lo que hay fuera de nuestra habitación, la probabilidad de que exista ese carcelero es igual a la probabilidad de que no exista el mismo: 1/2.

El que no tengamos evidencia alguna de ese carcelero ni significa que sepamos con absoluta certeza que no existe. ¿Comprendes?

Pues eso es lo que pasa con las afirmaciones metafísicas; hablamos de cosas que no podemos comprobar experimentalmente, por lo que tan válido es uan afirmación metafísica -Dios no existe- como su opuesta -Dios existe-.

La únca salida a esta situación es resignarse y declararse agnóstico. Es la posición más razobale, según mi punto de vista.

Lo de la complejidad de Dios como prueba de su inexistencia, es otra incongruencia lógica. Cometemos el error de querer colocar a Dios -supuesto ente transcendente- y estudiarlo de acuerdo a nuestro concimiento del mundo -por ejemplo las leyes de la termodinámica- pero, es que ese supuesto Dios -o cualquier ente transcendental- existiría en un mundo transcendental del que no tenemos ninguna experiencia. En dicho mundo, podría ocurrir -y podría no ocurrir; al 1/2- que las leyes de la termodinámica no se cumplan, y; por lo tanto, lo que se entiende por complejidad en dicho mundo no se correspondería a lo que entendemos en el nuestro.

Parece rebuscado pero es así. La postura que tú -y, también el famoso Richard Dawkins- toma de restar probabilidad a la existencia de entes transcendentales hablando de complejidad no tiene sentido, porque no sabemos nada del supuesto mundo transcendental donde exisitiría el ente transcendental. tomar esa postura, es hacer un acto de fe, al mas purto estilo religioso, y dar por supuesto que Dios proviene o existe, en un mundo donde se cumplen las mismas leyes naturales que en el nuestro. Eso NO se puede justificar y demostrar, es una afirmación metafísica.

Aunque también es ceirto que esta imposibilidad de llegar a conocimientos Verdaderos sobre cuestiones metafísicas, y que sea igual de probable una afirmación como su opuesta porque...¡es igual de probable que exista el Dios cristiano, el Dios musulmán, Los Dioses Hindues, el mostruo spaguetti volador, o que no exisa nada transcendente.

Ante esta situación, la mejor opción razonable es; si nuestra necesidad de consuelo nos lo permite, tomar una postura totalmente agnóstica.

Un saludo.











20.Publicado por Jorge iniesta el 23/10/2010 13:54
Estimado Samuel:

La metafísica no existe; no hay nada más allá de la física; más allá de los universos infinitos. Cuando hablamos de dioses siempre hablamos de un dios concreto; por ejemplo, el dios del cristianismo-catolicismo. Los cristianos católicos desde el principio de su implementación en el sistema social en el año 380 han estado hablando de los pobres del mundo; hoy a finales del año 2010 siguen hablando y hablando de los pobres sin solucinar el problema ya que los dejan en manos de dios, de la providencia. Ahora bien no sólo no se ha resuelto el problema sino que no se resolverá mientras exista el catolicismo y su fe en un dios de Amor providente y padre. Los hechos de la naturaleza y de la sociedad demuestran la no existencia del dios católico. Sólo cuando comprendamos que no hay ningún dios católico ni musulmán ni judío, etc. estaremos libres de dios y enfrentados a nuestra responsabilidad hacia los pobres. Mientras se crea en la providencia del dios católico no habrá solución y los pobres seguirán siendo pobres porque cremos que la providencia de amor los salvará de la pobreza. Pero no sólo hay pobres sino que hay personas que son mucho menos que pobres; son las personas de África que mueren a millones por año de hambre, sed e infecciones de todo tipo; la existencia de este hecho demuestra la no existencia de un dios de amor católico.

21.Publicado por Samuel el 23/10/2010 16:52
Jorge:

Respecto a lo de que sólo somos máquinas de reproducir genes creadas por la evolución, y que nuestra vida; como la vida de todo ser vivo, no tiene ni persigue ninguna finalidad esencial, es algo en lo que -con pequeños matices que no son importantes- estoy de acuerdo contigo. La vida del hombre no tiene ningún sentido esencial superior.

A ese punto de vista; en filosofía, se le llama nihilista. Nosotros dos somos nihilistas, no hay duda.

Pero, sin embargo, te repito que saber lo que somos: autómatas de reproducir genes que no se diferencian en nada esencial del resto de seres vivos, no justifica de ninguna manera ninguna inferencia metafísica que hagamos a partir de ello.

Es deicr; sabemos lo que somos, pero usar ese conocimiento científico para inferir Verdades metafísicas no es válido.

Es duro de acpetar, pero finalmente, cualquier metafísica podría ser finalmente Verdadera y jamás lo sabremos.

Por ejemplo, es posible, y totalmente posible, que nuestro mundo finalmente sea el resultado del computo de un algoritmo por parte de un computador transcendental -tipo Matrix-. En dicho caso, toda nuestra ciencia seguiría siendo válida, y nosotros seguiríamos siendo máquinas creadsa por un proceso evolutivo, pero, en dicho ejemplo, sí existiría un ente transcendental -el computador que nos computa- al que podríamos llamar Dios.

No sé si me explico. Lo que te quiero mostrar es que; por mucho que la ciencia avance, jamás podremos justificar o demostrar afirmaciones metafísicas transcendentales -y nótese que negar que existan tales Verdades transcedentales es, a su vez, una afirmación metafísica que no se podrá justificar-.

Jorge, lo que te quiero decir es que; ahora que sabemos que no somos nada especial y que no tenemos más que la capacidad intelectual necesaria para sobrevivir, debemos ser más modestos con respecto a nuestras capacidades reales de conocer Verdades. Debemos resignarnos y aceptar el escepticismo metafísco.

Un saludo.









22.Publicado por Samuel el 23/10/2010 16:58
Por cierto, Jorge; veo que eres una persona abierta de mente -hay que serlo para aceptar el darwinismo hasta sus últimas consecuencias-.

Es muy posible que te interese el trabajo de uno de los mejores -en mi opinión- filósofos actualmente activos en España: Carlos Castrodeza. Él también defiende -con valentía- una filosofía nihilista naturalista. Es profesor de filosofía de la ciencia de la Universidad Complutense de Madrid, y es además, doctorado en biología.

Un saludo.

P.D. Quizás mi blog también te resulte de interés. Toco temas muy relacionados con los visto en nuestra discusión.

23.Publicado por Jorge iniesta el 23/10/2010 21:23
Estimado Samuel:

claro que podríamos ser seres tipo Matrix. En este sentido te recomiendo el magnífico libro La estructura de la realidad. La computadora y el programa es el universo: él nos ha creado. La física moderna intuye la existencia del multiverso formado por un número finito de universos o quizás por un número infinito de universos; ésto sería la realidad como totalidad infinita. Esto podría ser llamado Dios pero no es el Dios de las religiones que es un mero antropomorfismo, lo que se ve con claridad en el caso de yahvé y luego, por derivación, en el dios cristiano: Todos estos dioses son creación humana, meros sueños humanos.

24.Publicado por Samuel el 23/10/2010 22:06

Estimado jorge Iniesta:

"La metafísica no existe", siento decirte que esa afirmación tuya, es; a su vez, una afirmación metafísica, o incluso peor; meta-metafísica.

Todo lo que infieres, pues, a partir de ella no tiene valor objetivo alguno.

Un saludo.

25.Publicado por Samuel el 24/10/2010 11:50
Estimado Jorge Iniesta:

Respecto al libro La estructura de la realidad. Lo leí hace tiempo, y siento decirte que es un trabajo filosófico, que poco tiene que ver con la ciencia. Se trata de un trabajo de interpretación subjetiva, que no empieza mal, pero donde sus últimos capítulos son tan inverosímiles como las sagradas escrituras. Es un libro que no se me ocurrirá jamás recomendárselo a nadie.

"claro que podríamos ser seres tipo Matrix"

Con esa frase estás mostrando que tienes prejuicios. Por un lado aceptas alegremente que podría existir una realidad transcendente que creó nuestro Universo, pero por otra, niegas la idea de Dios cristiana o musulmana. Pues bien, ambas ideas; la de Matrix, y la de Dios con barba, son ambas ideas metafíscias, y por lo tanto, en igualdad de condiciones.

El que a tí te parezca más verosimil la idea de Matrix o de un Dios panteista, y reniegues de un Dios teísta, es sólo el resultado de tus prejuicios. Tan posible y probable es lo uno como lo otro.

Argumentas que la idea de un Dios teísta es resultado de la imaginación y la necesidad humana, pero es que la idea de Matrix o de un Dios panteísta, también es consecuencia de la imaginación humana y de su necesidad de comprender lo transcendente.

Resulta duro de aceptar pero, cualquier afirmación metafísica puede finalmente ser la Verdadera, y a nosotros, sólo nos queda elegir subjetivamente la que más nos agrade a partir de cuales sean nuestras necesidades y nuestros prejuicios.

"La física moderna intuye la existencia del multiverso formado por un número finito de universos o quizás por un número infinito de universos"

Estás en un error. La física moderna nos ha dado la habilidad de poder predecir fenómenos cuánticos con mucha precisión -más de 9 decimales-, pero ahí se queda. Nos explica claramente CÓMO parece que funciona el mundo a nivel cuántico, pero es incapaz de explicar el porqué.

Sugen entonces las INTERPRETACIONES de la mecánica cuántica, que no es más que filosofía metafísca disfrazada. Existen muchas interpretaciones de la MC, una de las cuales es la teoría de los múltiples universos de everet -o, actualmente, del grupo de la Universidad de Oxford-.

Pero es sólo eso, una interpretación; sin valor científico, al no poseer una base experimental sólida -ni de ningún tipo-.

La idea del multiverso que tanto te apasiona, es, en el fondo,una idea metafísica, que podrá o no podrá tener relación con la realidad.

Está muy de moda actualmente mezclar ciencia y filosofía, sin diferenciar claramente cuando se hace una cosa y cuando la otra. El resultado lo podemos ver en tí; un chico inteligente y abierto de mente, que no sabe diferenciar lo que es ciancia de lo que es filosofía.

Sólo decirte que, aunque te parezca imposible de asimilar, tan probable y posible es que la idea del Dios de barba blanca cristiano sea verdad, como que la idea de Matrix sea la verdadera, como que realmente exista un multiverso.

Entra todo dentro del campo de la metafísica, es decir; aquello de lo que no se tiene evidencia empíica.

La mejor opción -a mi parecer-, es ser más humilde, y aceptar nuestras limitaciones cognitivas. Hacerse agnóstico en fin.
























26.Publicado por Jorge iniesta el 24/10/2010 12:00
"La metafísica no existe", siento decirte que esa afirmación tuya, es; a su vez, una afirmación metafísica, o incluso peor; meta-metafísica.

Todo lo que infieres, pues, a partir de ella no tiene valor objetivo alguno.

Un saludo.
_____________________________________________________________
Estimado Samuel: la palabra metafísica significa más allá de la física o fysis o naturaleza, o universo o infinitos universos que también son fysis. Lo que tenemos es la fysis. Todo lo que está relacionado con las diversas ciencias son fysis. El problema es si la palabra metafísica tiene correspondencia con lo real universal. Por lo que parece no la tiene dado que tendría que haber otra realidad que no fuese la pysis y que fuese metafysis. Ahora bien de esto no hay el menor rastro. Todos los físicos y cosmólogos trabajan con la fysis-naturaleza como la única realidad existente ya que los metafísicos no han explicado en qué consiste la metafísica o mundo allende de la fysis. Como sabes hay un principio lógico de la retórica que dice que : "prueba el que afirma, no el que niega", Así que los metafísicos nos tienen que explicar en qué consiste ese mundo que está más allá de la fysis. Hasta ahora no lo han explicado porque no tienen ni idea de en qué consiste ese mundo fuera de la fysis. Si tú crees que la metafísica existe, explícame en que consiste ese mundo más allá de la naturaleza -universo.

un saludo

27.Publicado por Jorge iniesta el 24/10/2010 12:13
aceptas alegremente que podría existir una realidad transcendente que creó nuestro Universo
_________________________________________________
Estimado Samuel: yo no acepto que exista una realidad transcendente que creó nuestro universo. No hay ninguna razón para pensar esto. La idea de transcendencia aparece en la mente humana como un más allá espiritual allende al más acá o mundo-fysis. No hay ninguna prueba de que exista algo transcendente que haya creado la realidad de la energía-materia.

28.Publicado por Ramon López de Mántaras el 24/10/2010 19:36
Para mi también está claro que debe de haber un espeso muro de separación entre ciencia y religión. Las (pseudo)explicaciones basadas en la fe no solo no tienen nada que ver con el método científico sino que lo niegan. La religión es altamente perniciosa para el progreso de la ciencia y para el progreso de la sociedad en general. Por eso siempre he considerado fuera de lugar que en "Tendencias" haya una sección dedicada a "Ciencia y Religón".

29.Publicado por Mariano Gómez de Olea el 24/10/2010 19:55
Hawking basa todo su conocimiento científico y todas sus conclusiones sobre la necesidad de Dios en la teoría de la relatividad y en la teoría de la física cuántica (teoría irreconciliable con la fuerza de gravedad). Es decir, sólo son teorías. Aunque una gran parte de las pruebas experimentales confirman ambas teorías, también es verdad que existen pruebas experimentales que no pueden ser explicadas por dichas teorías. Por ejemplo, la conservación de la velocidad de los cuerpos en el exterior de las galaxias, independientemente de la distancia al centro galáctico (Vera Rubin 1970 y otros), la variación estructurada de la velocidad de la luz (y de la constante de estructura fina) en el universo (John K. Webb 2001-2006)., etc.

La base de la teoría de la relatividad es el principio de la constancia universal de la velocidad de la luz, basado en los experimentos de Michelson, Bradley y De Sitter, cuyos resultados eran contradictorios aparentemente. Einstein tomó la solución más sencilla, pero no intentó (que sepamos) buscar otra alternativa, como por ejemplo, admitir los resultados tal y como se presentaban.
En el libro "La materia, energía oscura" se deduce una alternatica mediante la cual no es necesario dicho principio, a pesar de que se obtienen las mismas fórmulas que las relativistas para la masa y la energía. Se deduce la variación de la medida del tiempo en los relajes atómicos, etc. todos ellos concordantes con todos los resultados experimentales. Así que ni el concepto del continuo espacio-tiempo de Einstein, ni las ideas de Hawking son necesarias.
Las opiniones científicas de Hawking no nos pueden servir para afirmar que "Dios no es necesario".
(magolea@telefonica.net)


30.Publicado por Samuel el 24/10/2010 20:11
Estimado Jorge:

"yo no acepto que exista una realidad transcendente que creó nuestro universo"

De acuerdo,pero que sepas que esa actitud es arbitraria. No tienes ninguna prueba ni evidencia que justifiquen que no existe nada transdendente.

Estás pues, haciendo un acto de fe que te es necesario para cuadrar tus teorías. En el fondo haces lo mismo que los creyentes; tomar por cierto algo de lo que no tienes evidencia alguna. Los creyentes "creen" en algo transcendental para consolarse, y tú "crees" que no hay nada transcendental para cuadrar tus teorías.

Pero ni los creyentes tienen evidencias de su adorado ser transcendental, ni tú puedes justificar de ninguna manera tu afirmación de que no existe nada transcendental.

Y es que en el fondo de eso trata todo este artículo de Hawkins. Cuando se empieza a hablar de temas metafísicos; es decir, de objetos de los que no se tiene evidencia empírica, se deja de hacer ciencia y se empieza a hacer filosofía -con lo que ello supone-.


Nota. Debe quedar muy claro que negar la existencia de algo transcendente a nuestro mundo es; se mire como se mire, una afirmación que no se puede justificar empíricamente, es decir, experimentalmente, por lo que es un tema metafísico. Es hablar, por hablar.

31.Publicado por Samuel el 24/10/2010 20:18
Estimado Jorge:
la palabra metafísica significa más allá de la física o fysis o naturaleza


Jorge, esa definición de metafísica es ambigua y poco útil. Desde Kant, se toma como buena aproximación la siguiente: una afirmación es metafísica cuando afirma algo sustancial o relevante sobre un asunto ("cuando emite un juicio sintético sobre un asunto") que por principio escapa a toda posibilidad de ser experimentado sensiblemente por el ser humano.

Según esta definición -que es la más estandar y útil-, tanto tu afirmación de que no existe ningún objeto transcendente; como tu afirmación de los múltiples universos, forman parte del campo de la metafísica, ya que no hay ninguna evidencia empírica a favor o en contra de las mismas. Haces filosofía -con lo que eso supone-.

Espero que te quede ahora clara mi postura.



32.Publicado por Beatriz Basenji el 24/10/2010 21:36
A veces pienso que el problema estriba en la palabra DIOS . Es mas adecuada la palabra china TAO , tal como nos la explica el mismo Confucio. El Sentido . Ese Sentido esta disponible para todos. Es lamentable que los seres humanos hagamos tan poco para relacionarnos directamente con EL. Afortunadamente hay científicos como Collins, uno de los "padres" del Genoma humano, que en el transcurso de sus investigaciones seguramente llegó a captar EL SENTIDO. Para aquellos que hemos captado una infinitésima parte de ese Sentido, lo tenemos presente no solo allá donde nuestros ojos se dirijan, sino que lo detectamos con este maravilloso cuerpo que nos permite movernos por este Mundo. Es ese mismo que, cuando tenemos malos pensamientos, nos hace doler cierta zona cardíaca.

33.Publicado por Samuel el 24/10/2010 22:21
El mensaje de Mariano Gómez de Olea deja claro, porque se ve que sabe de lo que habla, de lo prepotente que son los positivistas lógicos.

A partir de dos teorías incapaces de dar cuenta de todos los fenómenos observados y que, además, son incompatibles entre sí, el señor Hawkins pretende justificar la no existencia de nada transcendente. Es para echarse a reir.

Pero vamos, que aunque tuviesemos la deseada teoría del todo, seguiríamos sin ser capaces de justificar nada que no sea sensible. De aquello de lo que no tenemos -ni quizás tendremos- evidencias a favor ni en contra, no puede obtener conocimiento.




34.Publicado por Sphynx el 25/10/2010 01:03
Yo creo que entre la ciencia y la religión no hay conflicto posible, ello porque la ciencia se ocupa de explicar el mundo mientras que la religión se ocupa de la moral, son mundos o magisterios, no superpuestos.

El planteo científico y el enfoque teológico son diametral y herméticamente opuestos y se encuentran tan distantes que no pueden influir uno en otro, son esferas de influencia que imparten conocimientos sin invadirse, pero que no por ello están absolutamente separados, por el contrario, permiten un diálogo continuo, son como el agua y el aceite, nunca se mezclan, pero su contacto es de gran íntimidad.

Por otra parte, ¿alguien supone imposible que la Ciencia fabrique religiones...?
¿Qué ocurre cuando la Ciencia no confirma sus hipótesis con las observaciones…?

Hay muchas teorías científicas que a pesar de no haber sido confirmadas son sostenidas como si lo fueran, es un proceso de exasperación de las ideas que se llama "ideología", en esa instancia los científicos son tan ciegos, feroces y fanaticos como los adeptos a cualquier religión.

Cuidado con voltear dioses de sus pedestales para reemplazarlos por científicos obcecados, porque se corre el riesgo de aceptar la Verdad de la misma manera que la Religión, por Fé.


35.Publicado por Jorge iniesta el 25/10/2010 09:31
Samuel:

precisamente niego la existencia de algo trascendente a la fysis porque los que afirman que existe ese algo trascendente no lo han probado. La carga de la prueba, como sabes, es del que afirma que algo trascendente existe o que dios existe: Probat qui dicit, non qui negat. Como no se ha demostrado la existencia de ningún dios o la existencia de un mundo trascendente cabe colegir que ese dios o ese mundo trascendente no existe. Si tú consideras que existe ese mundo trascendente dime en qué consiste.

36.Publicado por Jorge iniesta el 25/10/2010 09:47
Desde Kant, se toma como buena aproximación la siguiente: una afirmación es metafísica cuando afirma algo sustancial o relevante sobre un asunto ("cuando emite un juicio sintético sobre un asunto") que por principio escapa a toda posibilidad de ser experimentado sensiblemente por el ser humano.
=============================

Estimado Samuel: me llama la atención esta definición de Kant. Si un creyente dice y afirma: "existe Dios" ¿tú crees que esto es un juicio sintético? Para que sea un juicio sintético tiene que dar información sobre la realidad. ¿Qué hacen los teólogos? ¿Emitir juicios sintéticos sobre Dios?.



37.Publicado por Jorge iniesta el 25/10/2010 10:50
Hay muchas teorías científicas que a pesar de no haber sido confirmadas son sostenidas como si lo fueran, es un proceso de exasperación de las ideas que se llama "ideología", en esa instancia los científicos son tan ciegos, feroces y fanaticos como los adeptos a cualquier religión.
==============================

Sphynx : las teorías que no son confirmadas se llaman hipótesis. Por ejemplo, la teoría del multiverso es una hipótesis así como la teoría de los infinitos universos. Si algún día son confirmadas se convertirán en hechos científicos. Parece que la teoría de los universos múltiples de Everett se deduce de la física cuántica. La ciencia se basa en hipótesis o conjeturas que deben ser confirmadas experimentalmente y matemáticamenteo bien refutadas o falsadas en el sentido de Popper. Hay teorías que sí han sido confirmadas como la teoría de la evolución y se siguen llamando teorías en un sentido distinto, como sucede con la teoría de la Relatividad confirmada muchas veces. Este es en esencia el funcionamiento de la ciencia. No veo que "los científicos son tan ciegos, feroces y fanaticos como los adeptos a cualquier religión." Las diversas ciencias tratan de la verdad-de-lo-real, de la realidad, de lo que tiene realidad; es decir, tratan del mundo como totalidad sea este mundo un solo mundo o sean muchos mundos (lo cual es una hipótesis de la cosmología).

38.Publicado por Jorge iniesta el 25/10/2010 12:00
Una de las preguntas que podrían hacerse los creyentes católicos es ¿por qué existe sólo un mundo trascendente a nuestro universo y no dos, o tres, o 20.000, o n-mundos trascendentes?. Para los católicos el mundo trascendente al nuestro es el Cielo católico (el territorio o nación celestial) donde está Dios (el monarca) con sus ángeles (el ejército), Jesús (el hijo), el espíritu santo (el primer ministro). Pero muy bien sería posible que existiesen más mundos trascendentes con otros Dioses, otros hijos, otros ángeles, otros espíritus santos,.. Puestos a creer se puede creer en cualquier cosa-mundo trascendente. Los creyentes no tienen que quedarse en 1-mundo trascendente sino que pueden creer en n-mundos trascendentes.

39.Publicado por Jorge iniesta el 25/10/2010 12:53
El papa dice que Dios es Amor. Esta frase da una medida del desconocimiento absoluto que el papa tiene del funcionamiento de la naturaleza. Hay una avispa que pica a un gusano en los gánglios nerviosos de una oruga paralizándola pero manteniéndola viva; a continuación le hace un agujero e introduce sus larvas; estas larvas crecen en el interior de la oruga alimentándose de ella mientras está viva lo que consigue comiendo primero la zona del estómago y manteniendo el corazón de la oruga para el final. ¿Es esto compatible con un dios de Amor? Los ejemplos podrían multiplicarse numerosamente.

40.Publicado por Samuel el 25/10/2010 15:11
Jorge:

Te explico por n-ésima vez el error de tu argumentación -y de la de Hawkins-:

1) Afirmas sin lugar a dudas que no existe nada trascendente.
2) Te niegas a demostrar o justificar formalmente -evidentemente porque no sabes cómo- la afirmación 1).

Conclusión: Aceptas 1) sin justificar su veracidad. Eso es un acto de fe, que en nada se diferencia de lo que hace un creyente.

Y no vale la excusa barata de que es el que afirma el que debe demostrar porque tú también estás afirmando.

Sacado lo siguiente de la wiki:
"No debe confundirse la afirmación como acto de reconocimiento de una verdad enunciada, con el hecho de que dicho enunciado sea gramaticalmente afirmativo o negativo"

Eso es lo que hacéis los que defendéis la no existencia de nada trascendente. Engañar y engañaros mediante el significado de "afirmar".

Debe quedar claro que las dos propuestas siguientes son afirmaciones:

1) Existe algo transcendente. (afirmación de un enunciado gramaticalmente afirmativo).
2) No existe algo trascendente. (afirmación de un enunciado gramaticalmente negativo).

Pero tanto 1 como 2 son afirmaciones que, el que las quierad efender desde la razón, deberá justificar dicha afirmación con pruebas.


Ahora te digo, si sigues afirmando que no existe nada trascendente, ¿qué pruebas formales tienes para justificarlo? ¿qué pruebas aporta Hawkins? Evidentemente ninguna, y eso se debe a que se está mezclando ciencia y filosofía, que es lo que haces tú constantemente en tus comentarios.

Un saludo.







41.Publicado por Samuel el 25/10/2010 15:16
Jorge:

¿por qué existe sólo un mundo trascendente a nuestro universo y no dos, o tres, o 20.000, o n-mundos trascendentes?.


¿Y por qué no existe nada trascendente? Te repito que es igual de metafísica la afirmación de que hay algo trascendente como que no hay nada trascendente. ;)

Cierto es que los creyentes hacen un acto de fe cuando seleccionan una de las infinitas posibilidades trascendentes, pero debes también ver claro que tú también haces un acto de fe cuando afirmas creer que no hay nada trascendente sin justificarlo formalmente. Estás en igualdad de condiciones con aquellos de los que tanto reniegas, eres un creyente; un creyente ateo.




42.Publicado por Samuel el 25/10/2010 15:26
Estimado Jorge:

Estimado Samuel: me llama la atención esta definición de Kant. Si un creyente dice y afirma: "existe Dios" ¿tú crees que esto es un juicio sintético? Para que sea un juicio sintético tiene que dar información sobre la realidad. ¿Qué hacen los teólogos? ¿Emitir juicios sintéticos sobre Dios?.


Esto demuestra tu ignorancia -y la de todos los los científicos- respecto a temas filosóficos.
si te molestas en ir a la wike verás que juicio sintético es:
"Se denomina juicio sintético a aquel juicio en el que el predicado no está incluido en la noción de sujeto. Estos juicios dan información o son extensivos, amplían nuestro conocimiento".

Según esto cualquier juicio que no incluya al sujeto en el predicado es un juicio sintético. ¿Dónde está el problema? La afirmación Dios no existe es un juicio sintético, ¿y qué pasa?

No te inventes cosas, porque sino mal vamos.

La definición de Kant de metafísica, es muy útil y está ampliamente aceptada, incluso por la comunidad científica.

Y según ella, no paras de hacer metafísica en tus discursos.

Por ponerte un ejemplo, cuando hablas de universos paralelos, que por la definición de Everett son totalmente independientes unos de otros, y que están completamente incomunicados unos de otros, no haces física, sino filosofía. estás INTERPRETANDO la mecánica cuántica.
No hay evidencias de los múltiples universos, y es muy probable que jamás la haya, por lo que se trata de una hipótesis sí, pero de una hipótesis metafísica.

Un saludo.








43.Publicado por Samuel el 25/10/2010 15:37
Jorge:

¿Es esto compatible con un dios de Amor?


Está claro que hay afirmaciones metafísicas más creibles y otras menos. Un Dios panteísta es más creible que un Dios teísta, pero ocurre que en metafísica no importa lo creible que algo sea, TODO puede ser finalmente la Verdad.

Un científico ve más creible la idea metafísica de que no hay nada trascendente, mientras que una persona necesitada de consuelo verá más creible la idea de un ente trascendente favorable a su situación y que le consuele, pero lo que debe quedar claro es que todo es metafísica, y que cualquier afirmación metafisica puede ser finalmente la Verdadera, todas tienen la misma posibilidad, incluso la metafísica que niega que exista nada metafísico.

Tan posible es que exista un Dios del Amor, como un Dios del Odio, como ningún Dios, pero ocurre que jamás estaremos seguro de cual es la respuesta correcta, sólo nos queda la duda; el escepticismo.
Mientras tanto, cada cual tomará la postura que subjetivamente le parezca la más creible, pero llamar a eso conocimiento es ser muy optimistas.

Un saludo.


44.Publicado por Jorge iniesta el 25/10/2010 15:41
Samuel:

¿qué pruebas aporta Hawkins?
======================================
Pues no sé si Hawkins aporta alguna prueba en su libro. Si Hawkins o cualquier otro cosmólogo logra explicar el origen del Big Bang; es decir: la generación de nuestro universo por leyes internas a la física entonces habrá demostrado que no existe ningún creador o dios.
Mi hipótesis es que hay una infinidad de universos que generan otros universos en un proceso infinito; la infinidad de universos siempre ha existido, son eternos en su conjunto aunque cada universo esté sujeto a la entropía. La energía de los infinitos universos siempre ha estado ahí: el primer principio de la termodinámica afirma que la energía no ha sido creada ni destruida sino que sólo se transforma; por lo tanto la energía siempre ha existido y siempre existirá. Esto quiere decir que la energía de nuestro universo ha surgido de otro universo. Claro que esto es una hipótesis. Corresponde a los físicos y cosmólogos demostrar si esta hipótesis es cierta o no lo es. Creo que queda bastante tiempo antes de que se demuestre o se false científicamente dicha hipótesis. También el papel de las ecuaciones matemáticas es fundamental en cosmología.

45.Publicado por Sphynx el 25/10/2010 16:10
La Ciencia no trata de la "Verdad o de lo que es real" sino de aquello que "supone que lo es", especula sobre ellas y aún cuando no tiene pruebas "cree en ellas", incluso sigue creyendo aún cuando las constataciones no llegan, o peor aún, cuando las que llegan son contradictorias con lo que se esperaba encontrar.

De esta manera, lo que se está haciendo es devaluar a la ciencia y hacerla muy similar a un sistema basado en la fe. Se 'cree' en la ciencia debido a que son afirmaciones de un experto”, dela misma manera que un profeta baja de una montaña y nos dice que en esas piedras trae la escritura de Dios ...

El big bang es, en esencia, una ideología creacionista, porque abre las puertas a un origen sobrenatural del universo.Se nos pide que creamos en él porque los expertos pregonan que es la verdad. Y como las pruebas no llegan traen nuevas hipótesis para emparchar las anteriores cuando lo que se impone es abandonar la hipótesis inicial. ¿Cual es la diferencia entre ese experto y un sacerdote....?

Este proceso que describo tiene un enorme componente de fe que en nada diferencia a la Ciencia de la Religión.

46.Publicado por Jorge iniesta el 25/10/2010 17:04
Jorge:


¿por qué existe sólo un mundo trascendente a nuestro universo y no dos, o tres, o 20.000, o n-mundos trascendentes?.


¿Y por qué no existe nada trascendente? Te repito que es igual de metafísica la afirmación de que hay algo trascendente como que no hay nada trascendente. ;)

Cierto es que los creyentes hacen un acto de fe cuando seleccionan una de las infinitas posibilidades trascendentes, pero debes también ver claro que tú también haces un acto de fe cuando afirmas creer que no hay nada trascendente sin justificarlo formalmente. Estás en igualdad de condiciones con aquellos de los que tanto reniegas, eres un creyente; un creyente ateo.
=========================
Estimado Samuel:

lo trascendente siempre ha sido asociado con Dios. Ahora bien el concepto de Dios como monoteismo es una derivación cultural. Los griegos, los romanos, los germanos, etc. creían en varios Dioses. Los judíos creían en un solo Dios Yahvé. Con la llegada del cristianismo ese Yahvé se transformó en Dios con unas características definidas por los teólogo como por ejemplo: Dios = Amor. Ahora bien basta mirar la naturaleza y la sociedad para darse cuenta de que estas definiciones de Dios como la omnipotencia, omnisciencia, todo amor, etc. no cuadran de ninguna de las formas con los hechos de la naturaleza y de la sociedad. Así, lo que ha sido considerado trascendente (=Dios) no encaja con la realidad de lo que acontece. Por eso no soy un creyente ateo. Lo que hago es contrastar lo que los teólogos han dicho del trascendente Dios ("Dios es el Totalmente Otro") con la realidad natural, social, cultural, histórica y científica.

47.Publicado por Jorge iniesta el 25/10/2010 17:12
Estos juicios dan información o son extensivos, amplían nuestro conocimiento".
===================================

Samuel: efectivamente estos juicios sintéticos amplían nuestro conocimiento. ¿En qué amplía nuestro conocimiento la proposición "Dios existe"?

48.Publicado por Jorge iniesta el 25/10/2010 17:32
¿Cual es la diferencia entre ese experto y un sacerdote....?
Este proceso que describo tiene un enorme componente de fe que en nada diferencia a la Ciencia de la Religión.
=================================================

Sphynx:

¿Quieres decir que un científico es igual a un sacerdote; es decir que las dos cosas son lo mismo?

49.Publicado por Samuel el 25/10/2010 18:03
La Ciencia no trata de la "Verdad o de lo que es real" sino de aquello que "supone que lo es", especula sobre ellas y aún cuando no tiene pruebas "cree en ellas", incluso sigue creyendo aún cuando las constataciones no llegan, o peor aún, cuando las que llegan son contradictorias con lo que se esperaba encontrar.

De esta manera, lo que se está haciendo es devaluar a la ciencia y hacerla muy similar a un sistema basado en la fe. Se 'cree' en la ciencia debido a que son afirmaciones de un experto”, dela misma manera que un profeta baja de una montaña y nos dice que en esas piedras trae la escritura de Dios ...

El big bang es, en esencia, una ideología creacionista, porque abre las puertas a un origen sobrenatural del universo.Se nos pide que creamos en él porque los expertos pregonan que es la verdad. Y como las pruebas no llegan traen nuevas hipótesis para emparchar las anteriores cuando lo que se impone es abandonar la hipótesis inicial. ¿Cual es la diferencia entre ese experto y un sacerdote....?

Este proceso que describo tiene un enorme componente de fe que en nada diferencia a la Ciencia de la Religión.


Totalmente de acuerdo, amigo.

50.Publicado por Samuel el 25/10/2010 18:09
Estos juicios dan información o son extensivos, amplían nuestro conocimiento".
===================================

Samuel: efectivamente estos juicios sintéticos amplían nuestro conocimiento. ¿En qué amplía nuestro conocimiento la proposición "Dios existe"?


Venga, jorge, no te hagas el tonto.

Evidentemente cualquier juicio analítico que se justifique adecuadamente seguro que amplía nuestro conocimiento.

A eso se refiere, no a que todo juicio analítico amplíe nuestro conocimiento. Sólo los justificados lo harán.
Si resulta que mañana podemos justificar el juicio Dios existe, pues ampliará nuestro conocimiento indudablemente, ¿¿o no??

Ningún juicio sintético, ni siquiera los más científicos o formales, amplían nuestro conocimiento si no se justifican su verdad.

Vamos, que no quieras darle la vuelta al a tortilla sacando de contexto, Jorge.

Lo único que estás demostrando es tu fanatismo cientificista, agarrandote a cualquier cosa por justificar tu extremismo intelectual.




1 2 3 4 5 » ... 27
Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >