Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Implantan con éxito mini-cerebros humanos en ratones

Los organoides se desarrollaron hasta la madurez, pero no aportaron inteligencia a los roedores


Científicos norteamericanos han implantado un mini-cerebro humano (organoides) en ratones y descubierto que se desarrollan hasta alcanzar la madurez, pero sin añadir inteligencia alguna a los roedores. La finalidad es desarrollar nuevas terapias para curar lesiones cerebrales en personas.





El equipo de científicos que ha realizado la proeza (de izquierda a derecha): Sarah Fernandes, Daphne Quang, Stephen Johnston, Sarah Parylak, Rusty Gage, Abed AlFattah Mansour, Hao Li. Credit: Salk Institute
El equipo de científicos que ha realizado la proeza (de izquierda a derecha): Sarah Fernandes, Daphne Quang, Stephen Johnston, Sarah Parylak, Rusty Gage, Abed AlFattah Mansour, Hao Li. Credit: Salk Institute
Científicos norteamericanos han implantado un mini-cerebro humano en la corteza cerebral de ratones. El implante puede observarse a simple vista como una pequeña tapa transparente que sustituye una parte de su cráneo. Los resultados de esta investigación se publican en Nature Biotechnology.

Es la primera vez que se describe la implantación exitosa de organoides del cerebro humano en otra especie. Los organoides  son cultivos de células o tejidos tridimensionales que imitan la estructura y la función de un órgano, en este caso del cerebro humano.

El éxito del implante se debe en parte a que el cerebro del ratón suministra suficiente sangre y otros nutrientes al mini cerebro humano para mantenerlo con vida y desarrollarse durante meses.

La finalidad de este experimento, según se explica en un comunicado del  Instituto Salk para Estudios Biológicos, es comprender mejor el desarrollo del cerebro humano y descubrir si estos organoides, en el futuro, podrían sustituir regiones cerebrales dañadas en seres humanos.

Sin embargo, aunque los biólogos ya han tenido éxito en el cultivo de pequeños "organoides" cerebrales basados ​​en células madre en tubos de ensayo con fines de diagnóstico y terapéuticos, estos sistemas aún están lejos de representar la complejidad del cerebro.

Al conseguir implantar el organoide humano en el cerebro de un ratón,  estos científicos han dado un paso más para el tratamiento de enfermedades mentales, testar nuevos medicamentos e incluso allanar el camino para el trasplante de poblaciones sanas de células humanas al cerebro de personas con daños neuronales.

Resultados espectaculares

La implantación de organoides del cerebro humano en el cerebro de un ratón ha tenido resultados espectaculares: alrededor del 80% de los implantes necesitaron 200 experiencias en total. En 12 semanas, estos organoides hicieron germinar neuronas complementarias, incluidas las que se encuentran en regiones específicas de la corteza cerebral humana.

Asimismo, después de 14 días, los organoides habían desarrollado una red prolífera de vasos sanguíneos que transportaban oxígeno y nutrientes, permitiéndoles vivir hasta 233 días. Su estructura y madurez celular eran las de un recién nacido.

Los organoides implantados enviaron asimismo axones, filamentos biológicos encargados de transportar las señales cerebrales de una neurona a otra, a los dos lados del cerebro de los ratones.

Como parte del estudio, el equipo dividió cada organoide por la mitad antes del trasplante y mantuvo una de las mitades en cultivo para poder comparar directamente el beneficio de ambos ambientes. Descubrieron que las mitades cultivadas se llenaban con células agonizantes después de unos pocos meses, mientras que los organoides de los roedores con edades similares estaban sanos.

Lo sorprendente es que los ratones implantados no conseguían ser más inteligentes que sus congéneres. Los científicos lo comprobaron en un experimento: si bien el primer día los ratones implantados cometían menos equivocaciones, al segundo día esta ventaja desaparecía completamente.

Referencia

An in vivo model of functional and vascularized human brain organoids.  Abed AlFatah Mansour et alia. Nature Biotechnology. doi:10.1038/nbt.4127


Jueves, 19 de Abril 2018
Redacción T21
Artículo leído 3546 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Miércoles, 21 de Noviembre 2018 - 12:00 El cerebro usa dos relojes internos para anticipar el futuro



Da alas a tus sueños