Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La adicción a los móviles crea las mismas conexiones cerebrales que los opiáceos

Además provoca soledad, aislamiento y depresión en los adictos


La adicción a los móviles y otros dispositivos crea las mismas conexiones cerebrales que los opiáceos. Además, usa los mismos mecanismos cerebrales de alerta para situaciones de peligro, pero sólo para recibir información trivial. Asimismo, provoca soledad, aislamiento y depresión.




La adicción a los teléfonos inteligentes y otros dispositivos crea conexiones neurológicas en el cerebro similares a las que forman los opiáceos, ha descubierto una investigación de la Universidad Estatal de San Francisco, en Estados Unidos.

“La adicción al uso de teléfonos inteligentes comienza a formar conexiones neurológicas en el cerebro de forma similar a como lo hace la adicción a los opioides que experimentan las personas que toman un opiáceo para el alivio del dolor, es decir,  gradualmente", explica el autor principal de esta investigación, Erik Peper, en un comunicado de la citada universidad.

Asimismo, las notificaciones automáticas, vibraciones y otras alertas en nuestros teléfonos, tabletas, pulseras y ordenadores nos hacen sentirnos obligados a mirarlos porque activan las mismas vías neuronales  que en nuestro pasado evolutivo nos alertaron de un peligro inminente, como un ataque de un tigre o de otro depredador grande.

"Ahora estamos secuestrados por esos mismos mecanismos cerebrales que una vez nos protegieron y nos permitieron sobrevivir, pero esas alertas sólo nos advierten de una información trivial", añade Peper.

Los investigadores señalan que ser adicto a los dispositivos inteligentes y todo su universo de posibilidades  puede afectar negativamente al desarrollo de nuevas conexiones neuronales entre los jóvenes y perjudicar el pleno desempeño de sus facultades superiores en la edad adulta.

La investigación, publicada en la revista NeuroRegulation, confirma asimismo que esta adicción provoca un creciente distanciamiento y aislamiento, que se intensifica en la misma medida en que aumenta la adicción a los teléfonos y otros dispositivos inteligentes.

Los teléfonos inteligentes son una parte integral de la vida de la mayoría de las personas, lo que nos permite estar conectados e informados en todo momento. La desventaja es que muchos quedan adictos a los constantes timbrazos,  vibraciones y otras alertas de nuestros dispositivos, que los hacen incapaces de ignorar nuevos correos electrónicos, textos e imágenes.

Este comportamiento afecta seriamente a la salud, especialmente de los jóvenes universitarios, ha constatado esta investigación, desarrollada mediante una encuesta a 135 estudiantes del Estado de San Francisco, donde está ubicada la citada universidad.

Según los datos reflejados por esta encuesta, los estudiantes que usan sus estos dispositivos inteligentes con mayor frecuencia señalan niveles más altos de aislamiento, soledad, depresión y ansiedad.

Además, creen que la soledad es consecuencia de sustituir la interacción cara a cara con otra persona,  con una forma de comunicación en la que el lenguaje corporal y otras señales no pueden interpretarse.

Multitareas

Otro dato revelado por la encuesta es que esos estudiantes que se sienten aislados y deprimidos también realizan constantemente diversas tareas al mismo tiempo que estudian, comen o asisten a clase.

Esta actividad constante deja poco tiempo para que los cuerpos y las mentes se relajen y regeneren, añade Peper. Además, tiene como consecuencia que no realizan bien ninguna de las tareas que acometen simultáneamente.

Los investigadores advierten que la adicción digital no es culpa de los jóvenes, sino que está provocada el deseo de la industria tecnológica de aumentar las ganancias corporativas: "a más ojos, más clics, más dinero", dijo Peper.

Pero así como podemos entrenarnos para comer menos azúcar, por ejemplo, podemos tomar las riendas y entrenarnos para ser menos adictos a nuestros teléfonos y ordenadores, señalan los investigadores.

El primer paso es reconocer que las compañías tecnológicas están manipulando nuestras respuestas biológicas innatas al peligro.

Como medidas preventivas, Peper sugiere desactivar las notificaciones automáticas, responder al correo electrónico y a las redes sociales sólo en momentos específicos del día y establecer períodos de tiempo sin interrupciones para centrarse en tareas importantes.

Referencia

Digital Addiction: Increased Loneliness, Anxiety,and Depression. Erik Peper and Richard Harvey. NeuroRegulation, Vol 5, No 1 (2018). DOI: 10.15540/nr.5.1.3


Lunes, 16 de Abril 2018
Redacción T21
Artículo leído 3354 veces


Nota





Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 19 de Marzo 2018 - 12:00 El amianto sigue en las tuberías de agua potable



Da alas a tus sueños