Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La agricultura ecológica sí puede competir con la agricultura convencional, señala un estudio

La revisión de más de 100 investigaciones sobre el tema constata una diferencia de rendimiento entre ambos cultivos, pero también la posibilidad de reducirla


Una de las pegas que se suele poner a la agricultura ecológica es que no rinde tanto como la agricultura tradicional y, por tanto, no podría alimentar a toda la población. Sin embargo, la revisión de más de 100 estudios comparativos de ambas agriculturas ha revelado que los rendimientos de la agricultura orgánica son más altos de lo que se pensaba y que, además, se pueden impulsar con medidas concretas. Avanzar en esta dirección ya no es una alternativa; es una necesidad, afirman los autores del trabajo, de la Universidad de California en Berkeley. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Productos ecológicos de la Subbética cordobesa. Fuente: Asociación Subbética Ecológica.
Productos ecológicos de la Subbética cordobesa. Fuente: Asociación Subbética Ecológica.
Una de las pegas que se suele poner a la agricultura ecológica –sistema de cultivo que prescinde de productos químicos de síntesis (pesticidas o plaguicidas) y de organismos genéticamente modificados- es que no rinde tanto como la agricultura tradicional y, por tanto, no puede producir suficientes alimentos como para cubrir la demanda de una población mundial en continuo crecimiento.

Sin embargo, una revisión sistemática de más de 100 estudios en los que se comparó la agricultura ecológica y la agricultura convencional, realizada  por investigadores de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, ha señalado que los rendimientos de los cultivos de agricultura orgánica son más altos de lo que se pensaba.

Además, el estudio revela que ciertas prácticas agrícolas podrían reducir aún más la brecha de productividad entre los cultivos orgánicos y los tradicionales. Estas prácticas impulsarían la expansión de la agricultura ecológica, una  alternativa ambientalmente sostenible a la agricultura intensiva y basada en productos químicos perjudiciales tanto para la salud humana como para el medioambiente.

Se constata un inferior rendimiento

"En términos de comparación de la productividad entre las dos técnicas, el presente documento expone las cosas claramente", afirma la autora principal del estudio, Claire Kremen, en un comunicado de dicha Universidad.

"Con las crecientes necesidades alimentarias mundiales pronosticadas para los próximos 50 años, es fundamental mirar más de cerca a la agricultura ecológica; porque aparte del impacto ambiental que supone la agricultura industrial, la capacidad de los fertilizantes sintéticos para aumentar los rendimientos de los cultivos ha disminuido", asegura la investigadora.

Los científicos de Berkeley realizaron un meta-análisis de un total de 115 estudios en los que se había comparado la agricultura orgánica con la convencional. Encontraron que los rendimientos orgánicos son aproximadamente un 19,2% inferiores a los de la agricultura tradicional, una diferencia menor que la hallada en estimaciones anteriores.

Cómo optimizar el cultivo ecológico

Sin embargo, también constataron que, con métodos que optimicen la productividad de la agricultura orgánica, esta brecha de rendimiento se podría minimizar.

En concreto, los científicos destacan dos prácticas agrícolas: los cultivos múltiples (opuestos a los monocultivos), y la rotación de cultivos. El primer término hace referencia al cultivo de diversas especies sobre una misma superficie agrícola. Esto se puede hacer de manera simultánea (sembrando dichas especies a la vez en cultivos mixtos) o de manera consecutiva (primero unas especies y luego otras).

La rotación de cultivos, por su parte, consiste en alternar plantas de diferentes familias y con necesidades nutritivas diferentes en un mismo lugar durante distintos ciclos, evitando que el suelo se agote y que las enfermedades que afectan a un tipo de plantas se perpetúen en un tiempo determinado.

Con este sistema, se aprovecha mejor el abonado (al utilizar plantas con necesidades nutritivas distintas y con sistemas radiculares diferentes), se controlan mejor las malas hierbas; y se disminuyen los problemas con las plagas y las enfermedades (al no encontrar un huésped, estas tienen más dificultad para sobrevivir).

Según los investigadores, ambas metodologías de cultivo reducirían la diferencia entre el rendimiento agrícola ecológico y el convencional un nueve y un 8%, respectivamente.

Por otra parte, los científicos constataron en su revisión de estudios que los rendimientos de ambos sistemas agrícolas también dependen del tipo de cultivo. Así, no encontraron diferencias significativas entre los rendimientos orgánicos y los convencionales para las legumbres (frijoles, guisantes y lentejas), por ejemplo.

No es una opción, es una necesidad

"Nuestro estudio sugiere que, a través de una inversión adecuada en investigación agroecológica para mejorar la gestión de los sistemas de agricultura orgánica, la brecha de rendimiento podría reducirse e incluso eliminarse para algunos cultivos o regiones", afirman los investigadores.

Imitar a la naturaleza también ayudaría. Por ejemplo, creando granjas ecológicamente diversas en las que se den interacciones beneficiosas para las plantas cultivadas. Una medida es crear cultivos intercalados con árboles y arbustos fijadores de nitrógeno, elemento fundamental para el desarrollo de las plantas. De este modo, los cultivos estarían “asociados” con plantas que los benefician, como a menudo sucede en los ecosistemas.

Los investigadores creen que tomando las medidas oportunas, por tanto, “la agricultura ecológica puede llegar a ser una alternativa muy competitiva a la agricultura industrial para la producción de alimentos”.

Por otro lado, Kremen recuerda que, con el sistema actual de producción agrícola se genera “más comida de la que se necesita para proveer a todo el planeta” y que "la erradicación del hambre mundial requiere aumentar el acceso a los alimentos, y no simplemente la producción”.

La investigadora concluye diciendo que, de cualquier forma, “el aumento de la proporción de una agricultura que utilice métodos sostenibles, orgánicos, no es una opción sino una necesidad. No podremos continuar produciendo alimentos en un futuro sin cuidar de nuestro suelo, del agua y de la biodiversidad”.

Naranjal ecológico de Palma del Río en la provincia española de Córdoba. Fuente: Asociación Subbética Ecológica.
Naranjal ecológico de Palma del Río en la provincia española de Córdoba. Fuente: Asociación Subbética Ecológica.
Agricultura ecológica en España

En España la agricultura ecológica en un sector que crece, al igual que en todo el continente europeo, en el que la extensión de cultivos ha alcanzado ya los 1,5 millones de hectáreas.

Según datos de la Asociación Española de Agricultura Ecológica (SAEA) publicados el pasado mes de noviembre, en nuestro país actualmente hay 1.610.129 hectáreas de terreno en producción ecológica; y más de 33.700 agricultores y ganaderos practicando este tipo de producción agrícola (casi mil más que en 2012). Andalucía se sitúa a la cabeza en este sentido, con el 50,10 % de la superficie, seguida de Castilla La Mancha y Cataluña.

El sector se ha convertido en España, por tanto, en una importante realidad económica, en la que destacan las exportaciones de productos ecológicos, aunque no el mercado interior, que sigue estando insuficientemente desarrollado. Por ello, destaca la SAEA, es necesario impulsar el consumo de productos ecológicos, en los planes de acción del sector.

De cualquier manera, nuestro país prácticamente ha doblado en los últimos años el terreno dedicado a este tipo de cultivo, erigiéndose como el segundo país europeo (después de Francia) con mayor incremento registrado de superficie dedicada al cultivo ecológico.

Referencia bibliográfica:
 
Lauren C. Ponisio, Leithen K. M'Gonigle, Kevi C. Mace, Jenny Palomino, Perry de Valpine, Claire Kremen. Diversification practices reduce organic to conventional yield gap.


Miércoles, 10 de Diciembre 2014
Artículo leído 17646 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por alberto sanchez el 26/09/2015 19:42
solotrabajo
Habra que mejorar nuestra agricultura para mejorar nuestra alimentacion, aunque esta muy lejos si se ponen los medios desde los gobiernos podremos mejorar nuestra alimencion y en definitiva nuestra salud

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >



+etika: propuestas para el cambio





¿QUIERES CONTARNOS TU EXPERIENCIA PARA MICROTENDENCIAS?

Buscamos proyectos innovadores y creativos, desarrollados a nivel local y en cualquier sector; que hayan supuesto un cambio positivo de cualquier índole para entornos, personas, poblaciones, etc.

Si tu proyecto tiene las siguientes características:

- Es novedoso, innovador, creativo
- Ha superado ciertos obstáculos (cuéntanos cómo)
- Ha hecho posibles cambios positivos en su entorno de implantación
- Ha mejorado o enriquecido la vida cotidiana de algunas o de muchas personas
- Puede ser un modelo extrapolable a otros medios o lugares

Escríbenos al mail: info@tendencias21.net, y háblanos de él. Te ayudaremos a darlo a conocer a nuestros lectores.