Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La contaminación atmosférica altera la genética de la placenta

Representa un peligro para la madre y el feto, incluso dentro de la polución aceptada


La exposición a la contaminación atmosférica provoca modificaciones epigenéticas en la placenta y representa un riesgo para la madre y el feto, ha constatado una investigación. Incluso los niveles de dióxido de nitrógeno aceptados por la normativa europea representan un riesgo para el embarazo.




Las mujeres embarazadas expuestas al dióxido de nitrógeno, uno de los principales contaminantes atmosféricos, tienen un riesgo importante de complicaciones fetales porque el dióxido de nitrógeno altera la composición genética de la placenta.

Diversos estudios han mostrado con anterioridad que respirar aire contaminado durante el embarazo expone a la futura mamá a un riesgo de preeclampsia,  una complicación médica del embarazo.

Esta complicación está asociada a hipertensión y a elevados niveles de proteína en la orina. ​ Aunque el signo más notorio de la enfermedad es una elevada presión arterial, puede desembocar en una eclampsia, con daño al endotelio materno, riñones e hígado.

Respirar aire contaminado durante el embarazo está asociado también a nacimientos prematuros, con un peso del bebé inferior al normal, e incluso a un funcionamiento defectuoso de los pulmones y a trastornos en el desarrollo neuronal.
Investigadores franceses del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (Inserm), del Centro Nacional de Investigación (CNRS) y de la Universidad de Grenoble, han descubierto el mecanismo que explica el impacto de la contaminación por dióxido de nitrógeno en las mujeres embarazadas.

668 madres

Después de analizar la situación de 668 madres de familia, descubrieron que las que habían estado más expuestas al dióxido de nitrógeno durante el embarazo, presentaban modificaciones epigenéticas en la placenta, concretamente en el gen ADORA2B.

“Estudios anteriores han atribuido la preeclampsia a defectos en la expresión de este gen”, señala  Johanna Lepeule, una de las investigadoras en un comunicado del Inserm, añadiendo que se trata de una enfermedad frecuente y grave si no se tiene en cuenta.

Otro dato importante obtenido en el estudio: los niveles de exposición al dióxido de nitrógeno de las mujeres embarazas del estudio, estaban dentro de los parámetros aceptados por la Unión Europea.

El dióxido de nitrógeno u óxido de nitrógeno es uno de los principales contaminantes entre los varios óxidos de nitrógeno. Se forma como subproducto en los procesos de combustión a altas temperaturas, como en los automóviles y las centrales eléctricas. Por ello es un contaminante frecuente en zonas urbanas.

Normativa europea peligrosa

Como contaminante atmosférico está regulado por normativas legales en muchos países. El límite anual fijado por directiva europea es 40 microgramos/m³.  Este estudio plantea la necesidad de revisar estas directrices comunitarias, ya que los niveles considerados aceptables en realidad tienen efectos nocivos para las embarazadas.

Este es el primer estudio relacionado con los contaminantes atmosféricos que se basa en datos epigenéticos a gran escala (más de 400.000 localizaciones epigenéticas), ya que los estudios anteriores se han basado únicamente en genes concretos.

Este estudio pone de manifiesto también cómo un factor externo a la naturaleza humana, como es el dióxido de nitrógeno, influye en la manifestación de un gen específico de la placenta y provoca efectos nocivos constatables. Una prueba más de que los agentes ambientales actúan sobre los genes e influyen en su funcionamiento.

Thomas Jenuwin, del Max Planck Institute of Immunobiology and Epigenetics, ha creado una definición de la epigenética que explica bien el mecanismo que se desencadena cuando un factor externo modifica la genética humana.

“La diferencia entre genética y epigenética puede compararse con la que existe entre escribir y leer un libro. Una vez que el libro ha sido escrito, el texto (los genes o la información almacenada en el ADN) será el mismo en todas las copias que se distribuyan entre los lectores. Sin embargo, cada lector puede interpretar la historia del libro de una forma ligeramente diferente, con sus diferentes emociones y proyecciones que pueden ir cambiando a medida que se desarrollan los capítulos. De una forma muy similar, la epigenética permite diferentes interpretaciones de un molde fijo (el libro o código genético) y resultaría en diferentes lecturas, dependiendo de las condiciones variables en las que se interprete el molde.

Referencia

Pregnancy exposure to atmospheric pollution and meteorological conditions and placental DNA methylation. Emilie Abrahama et al. Environment International. DOI:https://doi.org/10.1016/j.envint.2018.05.007


Lunes, 25 de Junio 2018
Redacción T21
Artículo leído 3089 veces


Nota





Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 20 de Septiembre 2018 - 09:00 El consumo de cannabis durante el embarazo afecta al feto

Martes, 18 de Septiembre 2018 - 13:58 La obesidad aumenta el riesgo de demencia



Da alas a tus sueños